30 de junio de 2022

Petróleo para todos

Tiempo para pensar. Todos podemos arribar a conclusiones erróneas, pero si ni siquiera nos dedicamos a pensar por qué pasan las cosas, repetiremos el mismo error una y otra vez. A nadie le interesa indagar, decir "vamos a ver qué hay escondido bajo la alfombra", por lo tanto, el hecho de aceptar como verdad lo que dicen los medios o un tipo con aires de economista en un bar, no es saludable. Me refiero a todo tipo de medios, mayormente a los nacionales, a los que tienen una línea editorial muy marcada y evidente. Leo muchos portales de noticias cada día, y son más interesantes los regionales que los otros. Si hacés la prueba, podés ver más claramente cómo está posicionado Lobos respecto al resto de los municipios. No hay otra manera de hacerlo, a menos que vayas haciendo una recorrida en colectivo o en auto. 

Hablando de vehículos, cuando yo era chico, el gasoil valía casi la mitad que la nafta. Sin embargo, había pocos autos diesel, porque se decía que el mismo combustible arruinaba el motor, además de que eran demasiado ruidosos. Con el tiempo se fueron desarrollando modelos más avanzados, pero ya dejó de ser rentable tener un auto gasolero, ni siquiera como remís. Entonces, apareció el GNC, con similares pros y contras que tenían el resto de los combustibles en su momento.

Una vez fui a un encuentro de cupés Renault Fuego que hicieron en la Laguna, que mecánicamente hablando era un fiasco, porque todas esas "naves" usaban GNC. Era el año 2003, si mal no recuerdo. Es como darle agua mineral a un tipo que siempre tomó whisky. Claro que, un motor 2.0, a los valores de la nafta en ese momento, y para un auto deportivo que alcanzaba casi los 200 km/h, no estaba al alcance de todo el mundo. Cuando a mediados de los '70 estalló la crisis del petróleo a nivel global, hasta en Yanquilandia tuvieron que hacer algunos cambios. Los autos que vemos en las series, larguísimos, sin estética, casi cuadrados, y de puertas gigantes, ya no eran funcionales, porque para darle de comer a un Ford Fairlane, tenías que ser el dueño de Shell, más o menos. Entonces aparecieron los compactos, autos más pequeños y con un diseño increíble para la época, como los Toyota Corolla. Todo estaba tan al revés que hubo desabastecimiento de nafta en EE. UU. y se importaban autos de Japón, concebidos para un mercado que no se permitía el lujo de quemar dólares en nafta para poner en movimiento una mole de 2.000 kilos. 

Cuando camino por la calle, siempre veo algún Torino, casi de colección, por el cuidado que se nota en la pintura y en el habitáculo. Imposible imaginar, hoy por hoy, andar todos los días a velocidad crucero en un auto como ése, casi un emblema argentino. 

Los países productores de petróleo (por lo general pobres), se unieron y empezaron a fijar el precio que ellos querían o pretendían, con dos boicots, en 1974 y 1979, no estoy seguro de las fechas exactas pero en Wikipedia seguro que está. Eso hizo que el precio del crudo pegara un salto y por ende, los demás debían pagar esos dólares por barril, o bien buscar otra alternativa. Una de ellas era la de invadir militarmente a esos territorios exóticos y petrodependientes para apoderarse del recurso natural que tenían. Pero no siempre era (o es) tan sencillo. Incluso la primera potencia mundial, debía justificar ante la ONU algún argumento para meterse en un confllicto bélico. Por eso eligieron para el lado de Oriente, aunque Venezuela les queda más cerca.

 Nadie, ni aún los yanquis, van a meterse a confrontar inútilmente en una guerra si no están en condiciones de ganar. Y si los rusos bancan a países pobres, mejor mirar para otro lado. Con Rusia no joden, de lo contrario ya hubieran asumido el rol de pacificadores con todo este tema de Ucrania hace rato. Pero Ucrania les importa un rábano y no tiene peso geopolítico, así que para qué movilizar tropas si no hay un rédito que lo justifique. Bueno, vamos a darles unos misiles a esta gente y que se arreglen, habrá pensado Biden, un viejo gagá pero que no por ello es estúpido. Así fue como todo este tema de Ucrania y Rusia ocupó un gran espacio en los diarios durante un determinado tiempo, y luego se fue diluyendo, más aún en países como el nuestro que poco tenemos que ver con lo que está pasando allá. Es más importante para el lector promedio la economía doméstica, que lo que está pasando a 10.000 km. de distancia, salvo que se trate de fútbol. En otra nota tal vez profundice un poco más sobre esto, porque da para hablar largo y tendido, tratando de no aburrir. Nos estamos viendo pronto. Punto final.

Ultima nota de junio de 2022

Jueves soleado, inusualmente cálido en Lobos, ¿Qué más se puede pedir? Probablemente, esta sea la última nota del mes, que se va despidiendo de esta manera luego de que nos tocó atravesar una terrible ola de frío. Pero eso no es novedad, y de hecho se volvió tema de conversación cotidiana, incluso entre desconocidos, quizás porque nadie se iba a poner a discutir por un asunto menor. Tenemos que buscar la forma de aprovechar el tiempo, porque es lo único que no vuelve, ni se puede recuperar. Discutir por boludeces, es el ejemplo perfecto de perder tiempo, como así también hacerlo por cuestiones políticas. Como nadie puede controlar mi pensamiento, yo dejo que los demás opinen lo que quieran de tal o cual gobierno, y listo. A veces puedo hacer algún comentario, pero sólo al pasar, y si la persona con la que hablo tiene la capacidad de ser tolerante aunque tengamos enfoques distintos. 

Desde hace unos días, he tratado de hacer algo por mí y retomé el gimnasio luego de casi un mes. Lo hice porque el clima acompañaba y además, no puedo inventarme excusas a mí mismo para ir o no ir a determinado lugar. Una cosa es el ocio y otra el trabajo. Lo prioritario es el laburo porque es lo que te genera el dinero necesario para los gastos corrientes, y es posible que el tiempo libre también esté relacionado de alguna manera, porque nunca nos desconectamos del todo. Para mí, leer algo si me quedan unas horas de margen, o buscar algún tutorial en You Tube, no es tiempo al pedo, por más que no se trate de trabajo. Lo fundamental es no preocuparse por cosas o gente que no valen la pena (es mucho más fácil decirlo que asimilarlo e incorporarlo). Por ejemplo, si tengo problemas con el celular, busco algún tutorial en Internet, intento resolverlo, y si no funciona... bueno, en ese caso sí tendría que ver a alguien confiable que lo sepa solucionar. La prioridad son los insumos que empleás para trabajar, o lo que se suelen llamar herramientas de trabajo. Necesito un teléfono que saque buenas fotos, porque es eso lo que yo le ofrezco al lector, además de los videos y otros contenidos multimedia. Y la inversión que yo haga debe estar dentro de lo que yo pueda pagar, es decir que no puedo comprar un Iphone que vale 350 dólares. Y aun si pudiera, creo que tampoco lo haría. 

Hay que optimizar recursos: Lo que vos tenés, lo podés aprovechar mucho más de lo que realmente uno supone. Yo sé que mi notebook no es de última generación, pero es lo que pude pagar en su momento, y mientras ande bien, quedará así. Claro que, a veces, me doy un gusto personal de comprarme algo, o lo que fuere, pero como cada vez tengo menos margen para eso, me las rebusco con lo que está a mi alcance. Si vos tenés una Mac de Apple, que es como comprarte una Ferrari, pero no sabés redactar, la máquina no te lo va a solucionar. Es una limitación tuya, de no haber tenido formación o de no haber leído lo suficiente. En resumen: La tecnología de punta no sustituye la capacidad para hacer bien un laburo. Hoy por hoy, le podés "hablar" a Google y te busca lo que vos dijiste en el micrófono. Pero no te va a enseñar qué o cómo buscar información. Hace mucho tiempo que se viene debatiendo la sustitución del recurso humano por las máquinas, y el tema es muy simple, las máquinas no funcionan por sí mismas, siempre va a haber un "humano" atrás. Instagram puede ser útil para tirar facha con alguna foto o bien con fines publicitarios. Sea como fuere, el enfoque se lo das vos, como hasta no hace mucho era con Facebook. Tener errores al escribir, al pegar un ladrillo, al amasar un pan, o lo que sea que te dediques, no es malo en sí, en la medida de que lo quieras mejorar. Yo no podría enseñarle a nadie como vivir, como esos tipos que hacen coaching, counsellor o como mierda se llame, por ende, me resisto a que esas personas quieran imponer en libros o en charlas (pagas), su forma de ver la vida y de ser feliz. Al igual que casi todas las religiones, no deja de ser un gran negocio. Nos estamos viendo pronto. Punto final. 

26 de junio de 2022

Nuevos desafíos

Domingo por la tarde en la ciudad. De vez en cuando, entro en un "bloqueo creativo", pero de a poco me cebo unos mates y me surgen algunas ideas. La falta de inspiración les pasa también a los escritores consagrados y a muchos periodistas más reconocidos que yo. Básicamente, lo que sucede es que los textos no te salen enseguida, podés tenés una idea de lo que pretendés redactar pero no llega a ser convincente. También tiene que ver con los estados de ánimo. Si uno está afrontando un hecho que le genera una preocupación, es muy difícil remarla en lo cotidiano, y más aún si tenés que escribir una nota. Hay músicos o bandas que pasan hasta 10 años sin lanzar un disco nuevo, y cuando lo hacen, no siempre el resultado es el mejor. Pero es apenas un mero ejemplo, porque yo jamás me podría dar el lujo de estar 10 años "parado", es demasiado tiempo y además no tendría de qué vivir. Siempre intento no repetir un determinado tema, o si lo hago, buscarle un enfoque diferente. Me planteo nuevos desafíos, que salgan bien o no ya es otra historia.

 Como hace 17 años que escribo en este blog, inevitablemente (si leen las notas que están disponibles en el archivo), encontrarán contradicciones o tópicos que se reiteran. Tampoco ayuda, por así decirlo, que el país, en los últimos 20 años, transite por un sendero que nadie sabe bien hacia dónde va. Hemos tenido períodos de prosperidad, sí, pero son demasiado breves y por ese motivo todo vuelve a ser como antes. La presidencia de Kirchner tuvo algunos puntos positivos. Además, el tipo era "la esperanza", era "lo nuevo", sobre todo para quienes nunca lo habíamos escuchado nombrar, porque venía de una provincia como Santa Cruz que es ignorada para el común de la prensa nacional ya que carece por completo de federalismo. Hay, es cierto, algunas frases que no lo dejan bien parado, como cuando Menem visitó ese territorio y Néstor lo calificó como "el mejor presidente de la historia después de Perón". Pero bueno, esas cosas caen pronto en el olvido y quizás se dejó llevar por la euforia del momento y las regalías del petróleo, por no mencionar que fue un ferviente defensor de la privatización de YPF, empresa que luego CFK terminó estatizando nuevamente. Claro que no fue gratis: A cambio, tuvo (o tuvimos) que otorgarle una indemnización millonaria a Repsol. Los gallegos no se iban a ir con las manos vacías. 

Nadie guarda un buen recuerdo de 2002. Es más: Hay gente que prefiere pensar que ese año nunca existió. Ayer se cumplieron 20 años de la masacre de Avellaneda, cuando dos policías asesinaron a Kosteki y Santillán, esos militantes de los cuales casi todos conocemos solamente el apellido. Ver las fotos que sacaron los reporteros de Clarín y La Nación en ese momento, hiela la sangre. Esos muchachos no merecían morir, en realidad sólo pocas personas merecen desparecer bajo tierra (dictadores, narcotraficantes, violadores, y un par personajes más). No hay argumento válido para que esos muchachos hayan sido acribillados a escopetazos, en el mejor de los casos los hubieran metido en cana y listo... Lo que está claro es que alguien dio la orden de reprimir, como ocurrió también en 2001. Y esos tipos nefastos con una mísera cuota de poder deberían estar presos como los autores intelectuales del crimen. 

Muchas veces el tiempo termina dándonos la razón, y en otras, nos demuestra que estuvimos francamente equivocados. No es lógico hacer pronósticos a largo plazo respecto a la Argentina. Esa inestabilidad se traduce en lo emocional, y retomo lo que decía al principio: la gente acaba enfermándose de estrés o de depresión, tragando pastillas todos los días para sentirse en condiciones de afrontar un día con algo de calma. Lo que sucede en el día a día repercute en tu salud, y por eso hay que surfear en aguas clamas o embravecidas. Claro que yo podría enumerar más causas que nos llevaron a la debacle, pero no tiene mucho sentido, porque la mayoría de ustedes las conocen, y se repiten de un modo casi masoquista, como si nos gustara caer en el pozo cada dos o tres años. Más de uno se ha preguntado cómo sería todo si viviéramos en otro país, pero entra en el terreno de lo hipotético. Los que emigraron, no siempre son un ejemplo de bienestar, seguramente ganen más plata, pero no se han hecho millonarios. Y otros se la bancan como sea porque no quieren volver con la frente marchita y sentir que fracasaron ante el ojo de los demás. 

Yo hago mi camino de la mejor manera posible, y cada cual hará el suyo. No me desvela el dinero, con vivir bien me es suficiente, no me interesa comprarme un auto ni el último modelo de celular. Lo que sí es una mierda, es ver que esos pesos que juntaste o ahorraste no valen nada, ni siquiera para comprar dólares, algo que yo no suelo hacer, pero sé que hay muchos clientes frecuentes de las "cuevas" para hacerse de esos ansiados billetes. En una próxima nota me voy a dedicar más a abordar esa obsesión argentina por el dólar. Punto final. 



23 de junio de 2022

Un día cualquiera?

Todos lo vivimos, y todos lo padecemos, por eso no es extraño se haya convertido en el tema excluyente de cualquier conversación: Una intensa ola de frío polar, que hasta ahora lleva alrededor de tres semanas. Hace por lo menos cinco años que no se registraba con esta magnitud, y digo esto no por haberlo leído en algún lado, sino porque todavía me queda algo de memoria de los años anteriores. Podría quedarme recluido en mi casa, pero no es la mejor opción si necesitás trabajar, y si además no querés convertirte en una persona obesa y sedentaria. Durante este período, dejé de ir al gimnasio, y creo que sólo retomaré cuando amaine la temperatura. Por otra parte, hace más de un mes que no llueve.

2022 se ha caracterizado por una ola de calor en pleno enero, y por el fenómeno que estamos mencionando ahora. Pero, por supuesto, el recuerdo que uno tiene de un determinado año está asociado a acontecimientos o sucesos personales mucho más significativos, es decir, a lo que pudimos conseguir en ese ciclo. Ya estamos transitando el fin de la segunda quincena, la mitad del año, y nunca deja de sorprender lo rápido y fugaz que pasa todo. Hoy por hoy, el frío es el tema de cualquier noticiero, y otros que son más gravitantes o tienen más relevancia, como la inflación, quedaron relegados. Se está hablando mucho de economía, eso sí, pero más que nada, de la imposibilidad del Gobierno para ponerle un freno a un tren que parece a punto de colisionar. Intento ser optimista, pero hay dos puntos clave: En primer lugar, los medios masivos, como hacen casi siempre, te muestran lo peor, excepto que sean oficialistas. Y el segundo punto, tiene que ver con un factor emocional. Aunque tengas algo de guita de reserva no vas a dejar de sentirte preocupado ante una posible devaluación que termine reduciendo esa plata a unas monedas o a esos caramelos que el supermercado chino de da de vuelto. Las monedas casi no existen, en los supermercados (como en Super Vea), siempre redondean. Para arriba, obviamente. Ahora, pensá esto: Si hacen lo mismo con todos los clientes, y todos los días, quedándose con 2 o 3 pesos que son tuyos, en un mes hacen una diferencia considerable. No soy bueno para hacer cálculos, pero si tiene esa mala práctica con todos, $ 500.000 seguro se llevan por vueltos no otorgados. Todos sabemos que las monedas carecen por completo de valor, pero eso no es excusa para que se las queden ellos cuando pasás por la caja a pagar. Probablemente me estoy volviendo viejo y reniego por eso.

 "Frío polar", lo definieron los medios y los meteorólogos inútiles. Ese frío que cuando salís a la calle te quema las manos y te hace doler la cabeza (en el mejor de los casos). No hay bufanda, campera, saco, ni abrigo alguno que lo resista. Tenemos una nefasta combinación de viento helado, cielo nublado, y por supuesto ello hace quienes no tengan que salir por algún motivo urgente nos encerremos en nuestras casas, donde por lo menos hay un techo y cuatro paredes para resguardarnos. Mientras tanto, estoy aprovechando esta coyuntura para rescatar del olvido libros y discos que en algunos casos compré por motivos vergonzosos (mero impulso, algún hit aislado, una novia que nos recomendó escuchar una determinada banda). Por lo general, los avatares climáticos me tienen sin cuidado, no suelo quejarme de ellos excepto cuando traen consigo pérdidas materiales o humanas, pero lo de los últimos días es algo pocas veces visto. Por supuesto, ante este tipo de situaciones uno toma conciencia de que tiene un hogar con calefacción, cuando hay personas que sobreviven con cuatro chapas y un brasero. Y son gente de Lobos, no viven en la estratósfera.

 Está claro que nos cuesta ponernos en el lugar del otro, pero no porque no seamos solidarios, sino porque estamos demasiado concentrados en lo que nos pasa a nosotros. Lo que acabo de exponer no está ni bien ni mal, simplemente es así. Hoy la mañana me recibió con un cielo despejado, aunque bastaba abrir una rendija de la puerta para que se colaran los lengüetazos de una corriente de aire frío. Todo me hace suponer que deberé irme a dormir temprano con una bolsa de agua caliente (casi todos los años compro una y al invierno siguiente no la encuentro por ningún lado), pero en rigor de verdad, no me duermo de inmediato, me quedo organizando cosas con algunos libros apilados en mi dormitorio y tratando que mi cuerpo recupere la temperatura normal. Lo único que espero es no enfermarme o no “apestarme”, como se decía antes, porque no sólo tendré que gastar guita en remedios, sino que no podré trabajar, y nada me pone de peor humor que tener que pasar por un tiempo indefinido sin poder salir, ya que las noticias no golpean la puerta de tu casa. Nos estamos viendo pronto. Punto final, y gracias por el aguante de siempre.

22 de junio de 2022

Los riesgos de adelantarse a la campaña política

 En la última grabación que hice para el programa de tele ocurrió algo que no es habitual en mí: Estaba completamente relajado, la entrevista con el invitado se desarrolló con fluidez, y esto último se debe, en parte, a que es un vecino que no pretende lucirse o monologar, por lo tanto dejó espacio para que yo pueda ir intercalando las preguntas que consideré necesario. Además, tuvo el gesto respetuoso de llegar puntual al estudio, porque no crean que el entrevistado llega y ya arranca todo. Se prueban los micrófonos, las luces, y que esté todo en condiciones para la edición que hace el operador técnico. Si funciona así en un modesto canal de cable, imagínense ustedes cómo será la cosa en los medios de alcance nacional que tienen millones de televidentes de audiencia y pelean el rating "minuto a minuto". 

En estos cuatro años que llevo haciendo "Café Doble", tal es el nombre que distingue al programa, nunca he tenido que atravesar por momentos de agresión hacia mí o hacia alguien de la empresa en particular. Ha habido espacio para todos: Políticos, funcionarios municipales, docentes, profesionales médicos, actores, directores de teatro, músicos, ilustradores, artistas, personas trans,  vecinos de a pie... y lo seguirá habiendo. 

Es probable que la coyuntura de un determinado momento requiera que se invite a alguien en concreto para esclarecer los hechos o que brinde su versión de ellos. Nunca se censuró a nadie, ni se va a hacer, porque yo no lo permitiría, excepto que algún desubicado caiga en insultos o agravios. Pero en líneas generales, quien comparte esos 45 minutos conmigo es libre de hablar de lo que quiera, aunque como les explicaba antes, el espacio puede estar destinado a hacer alguna aclaración o a ratificar un tema que despertó polémica. 

En algunas ocasiones preparo un par de preguntas y las anoto para cuando llegue el momento, pero si la charla transita por otros temas y se vuelve distendida, no siempre es necesario recurrir a un "machete". Cuando hago una entrevista para mi diario, el procedimiento es casi es mismo, sólo que no estamos en un estudio y lo único que hay es un pequeño grabador para registrar lo que se hable durante esos minutos.  Lo único que hago en ese lapso es escuchar y preguntar en función a lo que me vaya diciendo ese vecino, porque luego hay que transcribir todo y debe quedar claro para los lectores. Y si uno busca alguna declaración polémica, puede suceder que no la encuentre en ningún lado, pero en todo caso jamás hay que inventar algo que el entrevistado no dijo, y menos aún si es un reportaje grabado. 

Tema 2: No es aconsejable ir directo al choque, ni en una entrevista, ni en la vida misma. Es más fácil hacerse el boludo antes que confrontar inútilmente. Los motivos son varios, pero uno de los de mayor peso, es que, si con esa persona empezás a llevar la charla a ese punto, nunca más te va a conceder una nota, y los funcionarios son objeto de consulta de parte de la prensa. 

Estoy hablando ahora fuera de lo que es el programa de TV, hablo de la tarea que los periodistas realizamos. A muchos de nosotros tampoco nos alcanza la guita, y tenemos que lidiar con problemas que son propios de cualquiera que tenga otra profesión. Cuando se acerca la campaña política, si hacés las cosas bien y laburás a conciencia, podés juntar algo de plata, pero son tres o cuatro meses desgastantes, hay que estar a full y cubrir todo lo que determinado partido haga, porque te están pagando para eso. A nivel local, las próximas elecciones pueden consolidar a Etcheverry si es que no comete ningún error grosero, pero a su vez tendrá oposición dentro del mismo seno de Cambiemos, con los radicales que se le plantaron y que buscan dirimir esa diferencias en una interna. Por el lado del PJ, todavía sigue siendo una incógnita si hay una figura capaz de seducir a los votantes. Tiene que ser alguien carismático y con vocación de liderazgo, lo cual no es poco. Yo, que nunca seré candidato a nada porque además no me interesa, no reúno ninguna de las dos condiciones. 

Operadores políticos sobran, y son los emisarios que llevan a cabo las negociaciones entre un sector y otro. Pero si nadie está dispuesto a ceder, no hay acuerdo posible. "Ceder" implica, entre otras cosas, otorgarle una determinada cantidad de lugares a los del otro partido en la lista de concejales. Pero a veces, la jugada no sale bien, y los resultados se vuelven en contra. El peronismo no puede continuar perdiendo elecciones, ellos mismos lo saben, pero hay bastante desorientación porque han intentado virar el timón y hasta ahora la mayoría de los vecinos no los acompañaron en las urnas. Salvo que tengan algún "tapado" que les pase el trapo al resto, es difícil pensar en un triunfo en comicios donde se pone en juego quién será el próximo Intendente. Y ese candidato no debe tener "padrinazgos", ya que, de lo contrario, será una figurita puesta para que otro desde atrás maneje los hilos del poder. Nos estamos viendo pronto. Punto final. 

20 de junio de 2022

Frío

Lunes feriado y con mucho frío en la ciudad. Es una palabra que escucho todos los días, porque es casi imposible obviarla: Inflación. Sinceramente me desgasta, al igual que desgasta mis bolsillos. Desde que estoy vivo, la he escuchado miles de veces, con un gobierno u otro, y todo hace pensar que continuará siendo así. Ahora no está Macri para que puedan culparlo de nada más allá de toda esta cuestión del FMI, entonces, ¿Qué hacen los que ahora deben tomar decisiones? Se pelean entre ellos, ya sin ningún pudor, a la vista de todos, para ver quién tiene el poder, o "quién la tiene más larga", frase coloquial que no por vulgar deja de reflejar de manera sencilla el modus operandi. No se puede vivir así, yo sé que hay gente que la está pasando mucho peor que yo, pero hablo por mi experiencia personal. Es un callejón sin salida, a mí me pasa que soy responsable de un medio de prensa, por lo tanto renegociar las tarifas con los clientes en función de los índices inflacionarios es algo bastante farragoso y que no siempre llega a un acuerdo. Por lo tanto, prefiero mantener un precio estable para los clientes chicos, y quizás apelar con más énfasis en los que pagan más, porque además yo sé que pueden actualizar el costo y pagar un monto más razonable. 

Es una verdadera mierda no poder proyectar nada, y todo me hace pensar que, aunque tenga 20 años de profesión, eso no significa nada, seguiré pasando momentos jodidos, es algo que nunca termina del todo. Cuando ya pensaste que habías alcanzado una etapa después de mucho esfuerzo, buscás un poco de estabilidad emocional. Lo único que realmente vale la pena es sentirse mejor, aunque todo se te complique. 

Y ya que hablamos de planificar, leí en un semanario que nuestro Intendente, prevé un plan a cinco años (a la mejor usanza de aquel Plan Quinquenal de Perón), cuando todavía no sabe si será reelecto. ¿No es apresurado, prematuro e incoherente? Pueden usar el calificativo que más les parezca. Es sabido que palabras se las lleva el viento, y establecer una serie de pautas a futuro cuando tiene mandato hasta 2023 y no aún hay una señal clara de que el electorado lo vuelva a elegir, carece de sentido. 

 Tema dos: Como cualquiera de ustedes que ya haya pasado los 30 o los 40, estoy en una edad donde debo hacerme responsable de lo que hago, y también de lo que digo, si bien lo vengo haciendo desde hace mucho antes. Ojalá que esto no termine de la peor manera. La pregunta es, ¿Cuál sería "la peor manera" en que podríamos estar? No estoy seguro, pero una hiperinflación y un default lideran el ranking de posibles catástrofes. Hace unos días, vi en un canal de noticias cómo llegan a Buenos Aires los turistas brasileños. Por la diferencia con el tipo de cambio, gastando muy poco con su moneda se llevan de todo. Ni hablar si sos yanqui y por casualidad aterrizás en Buenos Aires con dólares, te ponen la alfombra roja cuando salís del aeropuerto!! 

No sé por qué, si porque soy un gil o el motivo que fuere, a mí siempre las crisis me toman por sorpresa. Pero esto se veía venir, dicen los que conocen el paño un poco más que yo. En fin, realmente no sé qué pensar. Algo tengo que hacer (no sé bien qué), y esto incluye cambiar por completo mi administración económica ante lo que estamos viviendo a nivel macro. Lo más probable es que ese esfuerzo no baste, pero aún así siempre es mejor que rendirse ante el enemigo. Como mensaje final, podría apelar al lugar común, y convencerme a mí mismo de que ya vendrán tiempos mejores. Nos estamos reencontrando pronto, seguramente con algunas novedades. Punto final. 

18 de junio de 2022

Seguir al rebaño

 Siempre tuve desconfianza ante "lo nuevo", aunque en algún momento termine imponiéndose para dejar atrás un montón de cosas que parecerán anticuadas u obsoletas. Un ejemplo es Instagram. La verdad es que, desde que cobró relevancia,  me pareció bastante al pedo y lo uso muy poco, pero habrá que adaptarse como sucede con todo. Facebook tiene casi 20 años, lo cual es un tiempo considerable, y lanzó Instagram apuntando hacia un segmento joven, pero a su vez, surgen estos diseñadores que se autodenominan "Community Manager", y la mano viene así: Si vos querés lanzar un negocio, te "ayudan" a manejar las redes (por supuesto que nada es gratis). Yo podría darle volumen y contenido periodístico, pero el diario en sí mismo me lleva mucho tiempo, y una vez que escribo el último punto de una nota y le doy publicar, ya está. Pienso que, cuando el material es interesante, se vende solo, tarde o temprano. Por supuesto que nunca está de más promocionarlo. Al principio cuesta encontrarle la vuelta, porque no sabés a qué segmento o target de público te estás dirigiendo. Cuando descubrís eso, el contenido (y la forma de redactar) lo vas adaptando a tu audiencia, o a la gente que te suele leer o seguir por las redes. 

Con los celulares o la tecnología en general pasa lo mismo, me resistí bastante a tener un teléfono táctil, hasta que todos comenzaron a fabricarse así, entonces, ya no había teclas, ya que esos aparatos quedaron relegados para personas mayores que no necesitan muchas funciones y se arreglan con un equipo básico, sin conectividad.

No es lo mismo hacer un video en vivo para FB o Instagram, porque son dos públicos diferentes. Y la mayor competencia parece ser la de sumar "seguidores" que vean y reaccionen ante lo que estás transmitiendo. En dicho caso sí es importante contar con un buen celular, para que la imagen salga lo más nítida y prolija posible, tanto en fotos como en video. Pero, aunque vos creas saber hacia qué público te dirigís, muchas veces si ocurrió algo muy impactante, podés sobrepasar ese nicho, como es el caso de un accidente donde lamentablemente alguien falleció. 

Los periodistas que tenemos formación en la gráfica, no nos acostumbramos del todo a estos cambios, pero no hay otra alternativa que hacerlo. A veces la nota que uno escribe termina deslucida respecto de lo que puedas grabar "en vivo y en directo", digamos. Ayer me puse a ver todo este tema de los videos de Tik Tok, de hecho nunca había grabado uno, y por lo que pude indagar, la idea es que sean divertidos y breves. Pueden servir para promocionar algo, pero la aplicación pide demasiados datos pesonales y se vuelve bastante invasiva. Es similar a lo que vemos con aquellas destinadas a conseguir pareja, como Match o Tinder. Lo más sorprendente es advertir cómo está todo vinculado con FB e Instagram, porque para usar Tik Tok necesitás una cuenta de alguna de esas redes sociales, o permitir el uso de ellas. Claro que, si le das "Permitir"o "Aceptar" a todo, no vas a tener problemas, sólo que es algo me a mí me cansa un poco, excepto que realmente me traiga un beneficio, como vemos con los podcasts, o con Spotify. No lo sé, quizás me estoy convirtiendo en un dinosaurio y en algún momento me veré obligado a claudicar para seguir al rebaño. Nos estamos viendo pronto. Punto final. 

15 de junio de 2022

Cualquier Ley que duerme en un cajón, es letra muerta

Es inadmisible que, con muchísima frecuencia, sigan produciéndose en Lobos accidentes que involucran a caballos sueltos. Nadie quiere profundizar demasiado sobre el tema, y esto seguirá ocurriendo hasta que tengamos que lamentar la muerte del conductor de un vehículo. Lo que debería hacerse, en primer lugar, es identificar a los propietarios de dichos animales, y aplicarles una multa ejemplar, es decir, para que mantengan a los equinos en un lugar cerrado y no expongan a otras personas a un peligro inminente. Y si "nadie" es el dueño, habrá que crear un lugar para darles tránsito de manera provisoria, que de seguro el Comando de Prevención Rural (CPR) tiene.

No puedo comprender por qué seguimos dando vueltas sobre lo mismo, cuando seguramente hay una ordenanza que prohíbe la tracción a sangre, o lo que solíamos denominar "sulkys". Pero no basta con ello: De existir, la ordenanza debe ser modificada para que sea más estricta y ninguno se quiera pasar de vivo. Si un caballo impacta en la ruta con un auto que circula a alta velocidad, lo más probable es que el animal muera en el acto y que el conductor tampoco se la lleve de arriba. Saldrá con vida, pero seguramente lesionado, y nadie se hará cargo de nada, como viene pasando hasta ahora. Hay muchísimas ordenanzas que requieren ser modificadas, y vamos a recordar con tono didáctico algunas de ellas: Zonificación, medio ambiente, animales en la vía pública, venta ambulante. Básicamente, todo lo que acabo de enumerar tiene prohibiciones o permisos, pero no hay un control real ni una regulación mínima. Como dije antes, es un papelucho cualquiera que está asentado en algún archivo y que fue sancionado por los concejales de ese momento según el contexto de la época. Pero si nos quedamos con leyes viejas y no se hace una revisión mínima de ellas, van en contra de la evolución de la sociedad. 

Durante muchos años, en Lobos proliferaban los basurales a cielo abierto, hubo algunos intentos por darles una disposición final que resultara lo más ecológica posible, pero nunca se llegó a nada. En la actualidad, al contar con una planta de tratamiento, o de reciclado, las cosas se fueron acomodando. Sea como fuere, si un grupo de legisladores sancionó algo que quedó sepultado por el paso del tiempo y por los usos y costumbres actuales, hay dos alternativas: O se deroga y se vuelve a foja cero, digamos, o se reforma para adaptarlo a una nueva realidad. Deben fijarse multas concretas para los caballos sueltos y cualquier obstáculo no permitido que dificulte el libre tránsito. 

El crecimiento del parque automotor en la ciudad ha sido notable, y las calles siguen siendo las mismas. No se pueden crear nuevos accesos en un corto plazo, la posible solución (que no deja de ser un paliativo) es cambiar el sentido de circulación, o que algunas de ellas sean mano única. Estoy cansado de tener que ver cómo nos regimos por la ley de la selva y cada uno hace lo que quiere, acá y en todo el país, pero hablo de Lobos en concreto porque vivo en la ciudad, las motos estacionan en cualquier lado, y si vas a pararte en cualquier esquina del Centro un fin de semana o un día cálido como el de hoy, cualquier autoridad de tránsito se haría un verdadero festín multando a los idiotas que circulan sin casco. Hay que hacer aquí la salvedad de que debería haber más personal dedicado a realizar operativos de tránsito, y que quizás con los efectivos que están a disposición hoy por hoy, no es suficiente. 

En Lobos se siguen cometiendo delitos contra la propiedad pero como una orden de arriba puso un freno a los comunicados que los medios de prensa solíamos recibir, los no podemos brindar datos precisos a nuestros lectores. Berni es un inútil, además de prepotente y autoritario, que se cree un sheriff del Far West. Ni más ni menos que lo que hacía un antecesor suyo, el Intendente de Ezeiza, Alejandro Granados, cuando ostentaba el cargo de la cartera de seguridad. Deberían hacerse los guapos con los delincuentes, no con los periodistas.

Insisto: Muchachos, pueden aprobar todas las leyes que se les antojen, que si no están reglamentadas como corresponde, parecen más una cartita a los Reyes Magos que algo que revista seriedad y cumplimiento efectivo. Nos estamos viendo pronto. Punto final.  


13 de junio de 2022

Aprendé a vivir con lo que te toca y no culpes a los jóvenes

Desde que tengo uso de razón, aquellos que hicieron poco y nada por contribuir a mejorar el país, hacen alusión a “las nuevas generaciones”. Es decir, que nos transmiten esa pesada carga que frustraciones colectivas que ello no pudieron (o no quisieron) paliar. Como dije al comienzo, esto no es de ahora, por lo tanto, esas generaciones a las que aluden en esos discursos grandilocuentes van pasado, y tenemos la amarga certeza de que todo sigue igual. La única solución, y que tiene un costo político que nadie quiere asumir, es hacer cirugía mayor sin anestesia. Dicho de otra manera, cortar con la joda en todos los niveles. Claro que, en ese escenario hipotético, quien lo haga deberá lidiar con sindicatos, gremios, piqueteros, otros parásitos que viven del Estado, y con los propios Diputados y Senadores, jueces federales y miembros de la Corte que no estarán dispuestos a resignar su generosa cuota de privilegios. 

¿Por qué los viejos ineptos depositan toda la responsabilidad de recuperar esa prosperidad perdida en los más jóvenes? Es sacarse el lazo de encima de la manera más canallesca que conozco. Como si te trajeran un reloj roto y te dijeran: "Miren, hicimos todo lo posible pero esto no funciona. Arréglenlo ustedes". Estoy harto de escuchar que los jóvenes son el futuro, que en ellos está la esperanza de una gran Nación, etc. Pero los que hoy son viejoso ancianos, ¿qué carajo hicieron? No voy a negar que algunos intentaron revertir todo lo que nos destruye día a día, pero, ¿Qué decir de quienes nos precedieron, de nuestros antecesores, dado que ninguno de ellos consiguió que la Argentina fuera un país desarrollado? Hago la salvedad de que me refiero a los ancianos que siempre se caracterizaron por saber un poco de todo, como si se creyeran con vocación para ser presidentes. Y por supuesto, los únicos que tienen un lugar de privilegio en la Historia, porque realmente forjaron un cambio hacia las conquistas sociales, son los próceres. ¿Hay próceres en el siglo XXI?. No lo sé.

Podemos debatir si ahora estamos mejor o peor que hace 10 años, pero yo estoy hablando a largo plazo. Los viejos se rascaban la bragueta, se dejaban llenar la cabeza por lo que declamaban Neustadt y Grondona en televisión, golpeaban las puertas de los cuarteles cuando el gobierno democrático y constitucional de turno no les complacía. Pero sobre todas las cosas, los viejos son nostálgicos. Sin embargo, como yo ya no soy un pibe de 15 años, a mí me pasa algo parecido. La clave es la siguiente:  Dosifiquemos esas alegorías, ese afán por evocar glorias pasados. Se lamentan por boludeces que se fueron perdiendo con el tiempo. Una cosa es extrañar cómo era Buenos Aires en la década del ‘60, con toda la bohemia, y otra cosa es ponerse melancólico porque estamos en la era digital, porque apareció el streaming, porque hay un uso sistemático del celular y supuestamente ya nadie escucha música de calidad, entre otras gansadas por el estilo. Insisto, hay que dejar pasar un tiempo prudencial para que la Historia haga su trabajo y esos hechos vayan decantando en la opinión pública. Por eso, no tiene mucho sentido, como intentaron imponer en su momento los K, hablar de década ganada o década perdida. Si te ponés a pensar, es mucho más interesante y enriquecedor reflexionar que todos estos años no han sido en vano, que algo hemos aprendido, que somos menos prejuicioso antes quienes tienen una condición sexual distinta a la nuestra. 

Quizás por todo lo expuesto, mientras pemanezcan con vida, que los viejos que hablan desde un atril se ocupen de hacer algo y que no le dejen "la pesada herencia recibida" a los más jóvenes. Nos estamos viendo pronto. Punto final.


 

12 de junio de 2022

"Punteros" (Cuento)

 La estructura política oculta (o no tanto), detrás de los grandes partidos, está conformada de la siguiente forma: Primero están los militantes de base, que son los giles guiados por los principios e ideales que pegan carteles o pintan paredes en apoyo a El Jefe. Ellos creen que se los compensará de algún modo, y si no es así, se verán satisfechos con el solo hecho de que El Jefe gane. Después venimos nosotros: los punteros. Andamos con autos y con fierros, porque más de una vez tenemos que ganar espacio a los tiros para despejar el terreno de los del otro partido. Hacemos un laburo territorial, o como dicen los pibes que van a la universidad, "un trabajo de campo".

 Por eso, entramos adonde nadie se anima a entrar, y nos jugamos todo porque a nosotros sí nos bancan toda la logística, digamos. Primero vamos a una casa donde sabemos que podemos estar tranquilos, y hacemos una reunión con los vecinos. Los persuadimos de las bondades de votar por El Jefe, les decimos que estamos cagados de hambre al igual que ellos, y que hay que cambiar, muchachos, porque la oligarquía y los monopolios nos están destruyendo los salarios, que cada vez la plata alcanza menos, y que hay que pensar en el futuro de nuestros hijos. Cuando vamos de a dos, el Pali y yo, dejo que hable él porque tiene más labia, algo habrá leído este para sonar más convincente que yo. Así estamos media hora o poco más, y en un momento me dice en voz baja: "Gordo, ahora te toca a vos". Yo hago el trabajo sucio. "Muchachos, para asegurarnos de que el movimiento popular perdure en la memoria colectiva y que recuperemos el triunfo en las urnas, hay que votar, ustedes lo saben, y nosotros les vamos a dar algo si ustedes están dispuestos", les explico sin demasiados preámbulos. 

Saco una boleta, la apoyo sobre una mesa, y les digo: "Acá va a cobrar el mismo día de la elección, sólo el que nosotros sepamos realmente que lo va a hacer por nosotros. Si no, se quedan en bolas". 

Entonces, hago un pequeño doblez en el ángulo superior derecho del último tramo de la boleta, donde se ve la cara de El Jefe sonriente. "Ustedes van a llevar la boleta en el bolsillo, y le hacen este doblez, no importa si la punta queda para arriba o para abajo, tiene que ser visible pero no lo suficiente para que alguna autoridad de mesa empiece a patalear. Si lo hacen bien, ese voto de cada uno no puede ser impugnado. Les explico, impugnar significar rechazar, que no sirve, y si no sirve, no hay guita, ¿Entendieron? Lo demás ya lo saben, meten la boleta en el sobre, luego en la urna, y listo". 

Uno que se arrimó preguntó cuánto le íbamos a pagar. Le cedí la palabra al Pali que era más diplomático, para resolver ese punto que en algún momento iba a surgir: "Muchachos, ustedes saben muy bien que somos oposición, que queremos recuperar el gobierno, y que la "caja" la tiene el oficialismo. Nos estamos jugando una patriada con esto. Les vamos a dar 1.000 pesos a cada uno siempre que ustedes cumplan con lo pactado. Al Gordo y a mí ya nos conocen, no es la primera elección que venimos a verlos. Y acá tiramos todos para el mismo carro, El Jefe tiene que ganar, recuperar el municipio y la conducción, para que podamos recuperar la dignidad y los derechos que nos fueron arrebatados", sostuvo en un tono tan enfático que arrancó algunos tímidos aplausos. 

"Los vamos a pasar a buscar el domingo para que vayan a votar. Vayan tranquilos con el documento y no hagan boludeces, porque si uno se manda una cagada, no cobra nadie, ¿Entendieron?", advirtió el Pali. 

Los muchachos/as dijeron que sí, mientras se turnaban para calentarse las manos en una estufa con garrafa. En eso apareció otro de los nuestros, pero no se asomó al rancho, nos miró de reojo y nos hizo un gesto para que nos acercáramos. 

- Vengo de parte de El Jefe. Sabés que soy el jefe de campaña y que estoy por encima de ustedes. No es la primera vez que hacemos esto y perdemos igual. 

- Sí, es cierto, pero es la manera más segura de ganar- respondimos. -Somos mercenarios, si nos quieren sacar los pies del plato nos mandamos a mudar y les damos los votos a otro. 

- No, no es eso...- Dijo el enviado con ánimo componedor. -Dénle algo a esta gente ahora, ¿No ven que se están cagando de frío? Repartan garrafas, toda esa mercadería de los almacenes que son del palo y que van a tirar porque ya está a punto de vencerse...nadie les va a dar un cheque en blanco a ustedes dos. 

-Eso ya lo sabemos. Nosotros también somos pobres, aunque no tanto como ellos. A nosotros nos contrató El Jefe para hacer este laburo y nos van a tener que pagar también. Esto es una cadena. 

-Macanudo, si ya lo saben, háganlo. Si ya les explicaron todo el tema de la boleta, vuelvan acá dentro de unos días y traigan algo. Si es carne mejor.  

Nos dijo que no había margen de error, algo que no nos interesaba escuchar, y el emisario se fue. Empezamos a averiguar en un frigorífico de la zona cuánto nos salía comprar asado, necesitábamos por lo menos 10.000 kilos, eso lo hice yo, y el Pali se encargó de comprar, vino, harina, aceite, y algunas cosas más. A los tres días llegamos en dos camionetas y volvimos al mismo rancho, los llamamos uno por uno y fuimos repartiendo. Era el jueves previo a la elección.

-Gente, eso va como adelanto- les dijimos. 

Uno que tenía vocación republicana, por así decirlo, chicaneó: "¿Se creen que somos boludos? ¿Nos están comprando? ¿Y ustedes cuánta guita se llevan?".

Metí la mano en el bolsillo, estaba a punto de sacar la pistola para amenazarlo o pegarle un culatazo, pero el Pali me contuvo. 

-No es como usted dice. Sabemos que tienen necesidades y, hasta que El Jefe no gane el domingo, es esto lo que podemos darles. Luego se verá. Nos han pedido falopa a cambio de votos, pero eso no lo podemos hacer porque sería demasiado riesgoso. Sólo les traemos esto, viene a cuenta de lo que les vamos a pagar el domingo. Si usted piensa que lo estamos "comprando", eso corre por su cuenta. Acá en el barrio repartimos a todos por igual. Lo de la boleta es muy simple y ya se los explicamos, pero vos no estuviste en esa reunión. 

El desconocido farfulló algo incomprensible, y se fue. ¿Y si era un infiltrado? Le preguntamos al resto de los que estaban allí, pero aseguraron no reconocerlo. 

-Miren que si nos hacen una cama, caemos todos. Que nadie se pase de vivo haciendo un video con el celular o sacando fotos excepto cuando nosotros se lo indiquemos, muchachos. Esto es una reunión privada.

Llegó el domingo y, como veníamos haciendo desde hacía más de 20 años, el Pali yo pasamos a buscar a todos en un furgón. Les recordamos brevemente lo de la boleta, los fuimos dejando en la escuela donde cada uno debía votar, y ya no había mucho más que hacer hasta que terminaran los comicios. Pero a su vez, armamos un grupo de WhatsApp por cada barrio. Debían sacarle una foto a la boleta segundos antes de introducirla con el sobre en la urna. 

En la recorrida, notamos algo sospechoso, y era que los oficialistas, con sus punteros, estaban al tanto de que algo "raro" podía pasar. Y fueron al mismo barrio que nosotros. Redoblaron la apuesta. Les ofrecieron más guita por voto, y algún puesto en el Municipio. "Un puesto por familia, como contratados", aclararon. Nosotros éramos cuatro punteros, se habían sumado dos por ser el día de la votación. Ellos eran seis. Nos bajamos de la combi y casi de inmediato nos empezamos a agarrar a trompadas. Tenía una faca por si la cosa se ponía pesada, pero un puntero apuñalado en una emboscada inevitablemente iba a ser noticia y podía perjudicarnos, así que me defendí a patadas y trompadas.

-Hijos de puta, ya van a ver lo que va a pasar, les cagamos el negocio!- dijo uno de ellos. 

-El pueblo no se equivoca papu, van a perder por chorros e inútiles!-replicó uno de los nuestros, mientras se limpiaba con un pañuelo el rostro ensangrentado. 

Se hicieron las 18 hs, y estábamos expectantes al comienzo del escrutinio. Cada fiscal de mesa de nuestro partido estaba al tanto de todo, y comenzó a corroborar que la estrategia diera resultado. Pero algo falló. Habrían transcurrido 30 minutos de las seis, cuando una fiscal me llamó. 

-Gordo, te lo voy a a decir rápido porque tengo que seguir fiscalizando y no puedo levantar la perdiz. ¿Vos te pensabas que estos tipos del oficialismo eran nenes de pecho? Hicieron lo mismo que ustedes, pero al revés: En lugar de comprar votos con un doblez en el ángulo de arriba de la boleta, lo hicieron con el ángulo de abajo. Y les ofrecieron más guita. Te lo dije, ellos tienen la caja y ustedes y El Jefe son una manga de pelotudos. Me extraña la ingenuidad que tienen. 

Cerca de las 20 hs se conoció el resultado provisorio. El Jefe había perdido por 200 votos. Es cierto, no perdió por paliza, pero según la retórica bilardista, esto es como el fútbol, cuando un equipo pierde, da lo mismo que lo haga por un gol o por diez. De ahí en adelante, nosotros, el Gordo y el Pali, nos pasamos al otro bando, y seguimos así, laburando con viento a favor. Nadie se salva solo, dicen. 

10 de junio de 2022

43

Hasta no hace mucho tiempo, era una frase muy común (que se decía o escuchaba), "Me agarró el viejazo". El viejazo en sí mismo, tal como lo consideraban esas personas, podía atribuirse a dos motivos: Uno de ellos, sería una tendencia a adoptar hábitos casi sepultados por la modernidad con un velo de nostalgias. Y otro significado, más simple que el anterior de explicitar, tiene que ver con que cumpliste una cantidad de años considerables como para afirmar (o pensar) que ya sos viejo. 

Pues bien, yo hoy cumplo 43 años. Según mi mamá, nací a las 0:15 hs del 10 de junio del '79, a escasos minutos del 9 de junio. ¿Cosas que pasan, no? Nunca me imaginé que llegaría a esta edad, pese a que siempre he prestado atención a cualquier alerta que me fue dando mi salud. Pero acá estoy, con un modesto festejo familiar como todos los años, y buscando dar lo mejor. Sé que mi cuerpo no es el mismo, pero mientras la mente me siga funcionando al ritmo que le voy marcando, lo anterior es un mero detalle. Nadie decide si sos joven o viejo en realidad, yo diría que soy ambas cosas a la vez. Hay hábitos que tenía a los 20 años que no me interesa repetir, y después de que pasé los 40 comprendí que debía adaptarme a una nueva realidad. Una realidad que está ligada a las metas que yo mismo me fui proponiendo y que no en todos los casos logré concretar. Pero sigo vivo, lo cual no es poco, y mientras redacto estas líneas siento que si Dios o cualquier Ser Superior me concede unos años más, estaré para dar pelea. Tengo muchos amigos y conocidos que, lamentablemente, han fallecido antes que yo. Y al igual que el común de la gente, sentía cada una de esas pérdidas como propias, porque eran demasiado jóvenes para ese inevitable desenlace. Vas pasando las fronteras (diría Sui Generis en la célebre canción9, el tiempo se va abriendo como si fuera la entrada a un hotel de cinco estrellas, pero ya no podés hacer lo que hacías antes, y no tendría sentido intentarlo. Hoy debo pensar en lo que puedo hacer desde estos flamantes 43 en adelante, conservando la humildad, la capacidad de analizar o reflexionar sobre lo que nos pasa... Ese ha sido mi Norte, siempre. No todas las veces lo he logrado como he querido, pero bueno, era lo que estaba en condiciones de hacer en ese momento. Tomé decisiones basándome en el "mal menor", más de una vez, porque ninguna de las alternativas u opciones disponibles eran buenas de por sí. Pero no podés pretender que otros decidan por vos, primero porque es responsabilidad tuya, y en segundo lugar porque...ya sos un boludo grande. 

Es fácil pensar en lo que "podría ser", pero no aporta demasiado, casi diría que no conduce a nada. Las cosas son como nosotros las percibimos, y ni siquiera esa percepción es real. Es lo que hay, y es lo que tenemos. Y por esa razón decidimos también en base a lo que tenemos en el menú, como si fuera un restaurant. No podés ir a una parrilla a pedir sushi...y en la vida es lo mismo, o al menos funciona de la misma forma. Por eso, a veces es mejor evitar el hecho de mirar fotos viejas con gente que ya no está, ya sea porque se murió o porque se alejó. No sirve, sobre todo si estás particularmente sensible. Si lo tomás como un grato recuerdo y la cosa queda ahí, es distinto el enfoque.

Todos miramos atrás alguna vez, y nos arrepentimos de lo que hicimos o dejamos de hacer, pero eso ya pasó, y seguramente si nos fue mal en algo, pagamos las consecuencias y con eso ya es suficiente. Lo importante es que nadie te diga quién tenés que ser, o mejor aún, no hacer caso a esas necedades. Un consejo se puede tomar en cuenta, pero una elección de vida no. Cualquiera de ustedes que en este momento me están leyendo, ya han celebrado su cumpleaños o aún les falta unos meses para esa fecha. Lo único que les puedo recomendar, es que compartan esa fecha con gente que los quiera de verdad, porque son ellos los que estarán en las instancias complicadas o difíciles donde más de uno se borra o no contesta el teléfono, o hace la vista gorda. Si algún día te toca estar internado en la cama de un hospital, comprenderás quiénes son tus verdaderos amigos. Nos estamos viendo pronto. Punto final. 

8 de junio de 2022

Momentos asfixiantes

 A medida que avanza la semana, como reza el refrán, "los melones se acomodan solos". Pero no basta con dejarse llevar, hay que seguir una dirección y luego sí, puede que haya cosas que surjan y que son fruto del azar. En líneas generales, estoy satisfecho en lo profesional cuando escribo una nota que considero bien hecha, porque por más que uno le ponga voluntad, eso no siempre es posible. Y tener una primicia, siempre suma para el diario, aunque lo tomo con pinzas. Hay que chequear, porque conseguir una supuesta información antes que el resto y después verte obligado a desementirla, no es la idea. Más de una vez, alguien me dice "te tiro una primicia" que en realidad termina siendo una boludez que sólo le interesa a él/ella difundirlo. 

Esto tiene mucho que ver con cambiar el chip, la forma de pensar. Vos debés competir para alcanzar lo que suele decirse "tu mejor versión", no para sacar chapa ante tus colegas. ¿Hay quienes lo hacen? Sin duda que sí, pero no es mi  manera de manejarme. Está bueno que te pasen un dato, pero hay que ver qué tan relevante es. 

Los "me gusta" o seguidores de la página me los gané porque esa gente que quizás ni me conoce confía en mí, y si por algún motivo dejan de seguirme, me daré cuenta de que es momento de cambiar el rumbo y brindar contenidos más atractivos. Hay noticias locales que se repiten en todos los medios y eso ocurre porque forman parte del acontecer del pueblo, es insoslayable. Marcan la diferencia es el gran desafío que me propongo con frecuencia. Ocasionalmente publico notas regionales, que no hablan estrictamente de Lobos pero que despiertan interés porque se trata de decisiones o medidas que adopta la Gobernación, y siendo parte de una Provincia, eso que sucede en La Plata nos afecta o no. Tenemos que hacer un reclamo colectivo con respecto a las obras sociales, hace tiempo ya que vengo pensando en eso, porque todos ponemos guita para solventarlas y no hay prestadores, ni entregan la medicación como corresponde, o hay que trasladarse a otra ciudad para realizarse un estudio médico que bien podría hacerse aquí. Y aunque no se note tanto, con las prepagas también pasa lo mismo, hasta que la gente se cansa de pagar o se muere antes. 

Y haciendo un poco de filosofía barata, pienso que la vida es muy corta para dejar pasar la oportunidad de vivir placeres sencillos. Y que no son los más estereotipados, como el aroma del café o el olor de la tierra cuando comienza a mojarse por la lluvia. Esas cosas tienen un determinado olor que se nos antoja agradable, nada más, no hay mucho misterio en eso. Abundan los escritores de los cuales ya nadie se acuerda, y probablemente cuando estaban vivos tampoco eran tan talentosos, como Sabato, o Mario Benedetti. No escriben "mal", en el sentido de que su obra ha sido correcta en general y supieron ganarse un segmento del público. Pero esto es todo: Quizás no habría razón para culparlos si es que nunca tuvieron otra aspiración. Cuando vas a una biblioteca pública y ves estantes repletos de libros apilados, sería, de algún modo, como la tumba del escritor. El escritor muere allí, hasta que alguien lo rescate del olvido y le pida a la bibliotecaria un determinado título. Puede suceder, también, que para sacarse de encima a ese autor, lo terminen liquidando a un precio irrisorio en las mesas de saldos de las librerías, o en las propias ferias de ejemplares usados.

 Ahora, el que escribe pensando en un best seller, monta su estructura narrativa de otra manera, porque tiene renombre, un contrato con una editorial que se supone que es importante, por lo tanto ese libro debe ser replicado por los diarios, por las revistas culturales, por el "boca a boca", y alcanzar una masividad que se traduzca en ventas. Lo que conocemos como "cultura", también se vende, aunque los puristas busquen negarlo,  pero no como un kilo de pan, porque la estrategia para llegar al gran público debe ser distinta. Más de una vez asoma la sospecha de que los críticos de literatura o de cine reciben una "platita" para hablar bien de tal o cual obra. Realmente no me consta, pero he visto a cada bazofia que previamente fue aclamada por la crítica, que no me parece descabellada esa hipótesis. Y otra pregunta final: ¿Puede un best seller tener valor literario más allá de cuánto venda? Sí, puede suceder, pero no es lo más frecuente. Esos libros que la gente compra con voracidad (si le da el bolsillo porque son bastante caros), terminan sirviendo para adaptar guiones de películas, que obviamente, persiguen  un objetivo comercial más evidente, son las que conocemos como "pochocleras". Vas al cine, y con 90 minutos o poco más podés ver alguna semejanza con ese libro, porque siempre se hace una adaptación que en algunos casos dista mucho del texto originalk y hasta el propio autor se siente que lo tomaron por boludo. Por eso, promover el acceso de lo que denominamos "cultural"; es fundamental. Nadie en este país puede gastar en un libro nuevo, de $ 2.000 en promedio, cuando con esa guita puede comprar algo de carne para comer. Las prioridades las fija el contexto de la sociedad y del país en general, lo demás es pura cháchara. Nos estamos viendo pronto. Punto final. 


6 de junio de 2022

Día del periodista 2022

Mañana, 7 de junio, es el Día del Periodista. Y serlo en pleno siglo XXI, implica múltiples  responsabilidades, pero la fundamental de todas ellas es ser creíble, más en un pueblo chico. Los lectores confían en la información que uno está brindando y en su veracidad, lo cual les permitirá interpretar los hechos que van sucediendo día a día. Pero además, no deja de ser un servicio. Me viene a la mente lo que pasó durante la pandemia. Y ahora hablaré en plural: Fuimos particularmente cautelosos para no provocar una alteración innecesaria en el público que ya de por sí vio forzosamente trastocado su estilo de vida, por lo tanto, el ánimo popular estaba muy sensible. Fue entonces que nos abocamos a difundir los días y horarios de hisopados, vacunación, y todos los etcéteras que bien deseen sumarle. No fue sólo un cambio de paradigmas para la audiencia, sino para aquellos que debíamos brindar datos certeros y útiles en medio de tanto pesimismo y angustia.

 Asimismo, en el período en que se difundieron los partes oficiales de COVID que emitía el Municipio, muchos buscamos indagar un poco más porque había números que no nos cerraban. Lamentablemente, hubo vecinos que fallecieron o que estaban internados pero que no figuraban en esas cifras, razón por la cual en determinados momentos nos dirigimos a los datos proporcionados por el Ministerio de Salud. Había diferencias, evidentes en algunos casos, y más sutiles en otros. Pero todo ello lo hicimos en la búsqueda de acceder a la información más precisa que estaba disponible dentro de esa amarga coyuntura. A los periodistas, lo sucedido, y que aún no concluyó porque ya estamos en medio de la Cuarta Ola, también nos puso a prueba. Mucha gente reaccionaba con una inusitada violencia verbal o escasa prudencia en las redes, por no mencionar que el encierro (cuarentena) motivó a que todas las plataformas digitales mostraran un crecimiento exponencial. Un error involuntario de un periodista equis, era considerado en muchos casos, razón suficiente para que lo hicieran pedazos, y ni yo ni nadie tenía la menor intención de entrar en ese juego, porque además de ejercer la profesión, obviamente soy una persona común y corriente al igual que ustedes, que tiene momentos de satisfacción pero también de sufrimiento.

Ya en esta segunda mitad de 2022, puedo decirles que mi prioridad siempre ha sido la salud, sentirme bien, porque sin esa necesidad básica no se puede rendir al 100 % en el trabajo o en cualquier actividad que emprendas. Tampoco vas a poder compartir lo cotidiano con tu familia o amigos. Si me hiciera cargo de cada boludez que determinada "gente" hace circular todo el tiempo, me terminaría volviendo loco o con un pico de estrés.  Y el laburo es importante por varios motivos, no sólo por la plata: te brinda la capacidad de redactar y darle tu impronta si sos idóneo, te mantiene activo, y te permite relacionarte con tus compañeros o colegas. En resumen: Es lo que siempre quise hacer y si retrocediera 20 años, volvería a elegir esta profesión.

El periodismo no es para cualquiera, del mismo modo que otros innumerables oficios o profesiones. Pero como decía al principio: Uno asume la responsabilidad de lo que escribe o dice, al hacerlo público en un medio de comunicación. Debo decir que, muchas veces, los lectores acusan al periodismo de callar u ocultar información. Cada colega se maneja como mejor le plazca y no me voy a poner a juzgar a nadie, no me corresponde. Pero no podemos denunciar un hecho sin pruebas, o hacernos eco de un rumor (al menos no es lo que yo hago). Cuando uno hace una entrevista y se apaga el grabador, te tiran “data” imposible de verificar o comprobar, ojo con eso. Porque la Carta Documento después llega a nombre de quien escribió la nota, y es uno quien debe rendir cuentas ante la Justicia por delitos tales como calumnias, injurias, o daño moral.

Para tener pruebas de lo que se dice, hay que investigar y consultar diversas fuentes, informantes, gente cercana al entorno. Esto a veces es posible, y otras veces no. Porque no somos fiscales. También sucede que quien omite la información no es el periodista, sino el que la envía, y lo que menos debemos hacer es sembrar más confusión entre la opinión pública, es lo contrario a lo cual nos dedicamos, que consiste en esclarecer.

Tema 2: Ha transcurrido un lunes cálido en la ciudad, aunque con un poco de fresco y niebla por la mañana. Y como no tengo compromisos políticos con nadie, puedo decir que Lobos ha mejorado en algunos aspectos, pero queda mucho por hacer. Quizás, durante 12 años de un mismo gobierno local vivimos en una burbuja o en un limbo y recién ahora nos damos cuenta de cómo son las cosas. Pero basta caminar la calle para advertir lo que estoy diciendo: asfalto roto, calles llenas de baches, veredas donde faltan baldosas, la Plaza 1810 totalmente devaluada como espacio público. Y ustedes recordarán el desatino que fue en 2016 tomar la decisión política de destruir las parrillas en la Costanera de la Laguna. ¿A qué "iluminado" se le ocurrió tan magnífica idea? Como así también, el hecho de advertir cómo se iba diluyendo progresivamente y año tras año, el despliegue que supieron tener las Olimpíadas de la Cuenca del Salado. No es secreto para nadie que muchos la consideran un gasto superfluo y molesto, cuando bien sabemos que hay otros gastos más inútiles aún.

Otra cuestión: ¿Ustedes han visto la cantidad de ferias de ropa usada que hay en Lobos y que se publicitan por Facebook? Es la versión 2022 del “Club del Trueque”. ¿Realmente piensan que si los vecinos estuvieran en una buena posición económica se dedicarían a eso, y que habría gente dispuesta a comprar ropa de segunda mano porque no le alcanza para ir a una tienda o a un comercio del ramo? ¿Saben los señores de la Casa Rosada cuánto vale un par de zapatillas? Es hora de que la dirigencia actual tenga un baño de realidad.

Cada vez que se presenta el nuevo Presupuesto Municipal ante el Concejo Deliberante, hay un aumento en las tasas o tributos que pagamos todos los lobenses, que es entendible porque se proyecta en base a una inflación estimativa. Pero el ajuste, el sacrificio, el aguante, parece que siempre lo tenemos que hacer nosotros. Porque la clase política tiene dinero de sobra en sus bolsillos. En cambio, los que estamos en el llano somos los que vivimos el "día a día", y muchas veces, aunque parezca insólito, estamos más al tanto de las cosas y de lo que sucede en Lobos que los propios políticos. 

El funcionario que se lo pasa encerrado en su despacho, se asesora por un tercero, y no camina la calle, nunca va a saber medir el pulso de la sociedad. Porque solamente va a escuchar lo que le quieran decir, una realidad distorsionada, se va a terminar cayendo por su propio peso como ocurrió con los relatos K. Todavía no es prudente entrar a hacer campaña, lo hemos dicho desde aquí miles de veces, falta más de un año para las próximas elecciones. No veo mal que la oposición empiece a tantear el terreno, para arrimar el bochín. Pero en lo que respecta al oficialismo, es momento de gobernar. Y quien no esté preparado para hacerlo, venga de donde venga, que renuncie y le deje el lugar a otro más capacitado, porque nadie es imprescindible. Dudo que eso ocurra, pero alguien va a tener que pagar los platos rotos llegado el momento. Punto final. 

5 de junio de 2022

Hagas lo que hagas, igual te van a criticar

Cae la noche del domingo, y me siento un poco más cómodo al haber cumplido ya con mi trabajo para hoy, que consistía mayormente en cubrir el Desfile Cívico por el aniversario de Lobos. Debo haber caminado una distancia similar a la de una media maratón, con todas las idas y venidas que fui haciendo sobre la calle Salgado, arteria que fue nuevamente elegida para llevar a cabo esta fiesta popular, y a su vez tuve que sortear el vallado para poder sacar fotos como el lector se merece. Por supuesto que, de aproximadamente 200 que hice en total, la mitad ha quedado descartada, ya sea porque una foto era muy similar a la anterior o carecía de nitidez. Pero como lo que más me gusta es escribir, correspondía para esta ocasión redactar una breve nota acorde al evento que presenciamos. 

Debo decir que me sorprendió gratamente el hecho de que el paso de las delgaciones fuera ágil y sin "baches", hubo una muy buena organización y ello hizo que todo fluyera más rápido. Nunca pensé que en el lapso de 3 horas iba a concluir, pero finalmente terminó siendo así y todos se sintieron satisfechos. Cuando las cosas están bien hechas, hay que destacarlo también, sobre todo porque eran más de un centenar de instituciones las que desfilaron, sin contar a los centros tradicionalistas. No quise competir con la inmediatez de una transmisión televisiva, porque tampoco tenía sentido hacerlo. Sólo traté de darle mi estilo a lo que pude ver de forma presencial, una vez que el desfile concluyó. 

Claro que te desgasta físicamente el hecho de cubrir este tipo de actividades, pero siempre es mucho mejor que estar al pedo. Hice una galería de fotos y me di cuenta de que a la gente nada le conforma. Comentarios del tipo: "No está el Merendero XX", o "Falta la foto de la escuela YY". Loco, por qué no se dejan de joder? Vayan ustedes a sacar las fotos que deseen y clávense ahí tres o cuatro horas como hicimos todos los periodistas y después me cuentan. Qué fácil es quejarse desde la comodidad de tu casa, ¿No? Son cosas que nunca voy a entender y que exceden la idiosincrasia pueblerina. Me refiero a que el argentino es inconformista y rompebolas por naturaleza. Es posible que algunas fotos no hayan sido publicadas, pero por motivos totalmente ajenos a los que ellos creen: O no salieron nítidas, o estaban fuera de foco, o lo que se me antoje decir. No respondo en las redes a ese tipo de comentarios, puedo decir algo por este blog como lo estoy haciendo ahora, pero no me interesa entrar en una polémica inútil con gente que ni siquiera conozco. 

Yo acepto las críticas que me ayuden a mejorar. Si me marcan un error de tipeo, de ortografía, o lo que fuere, estoy agradecido a quien lo hace porque me permite mejorar. Pero la línea editorial de cada medio es algo que no debería ser objeto de cuestionamiento, porque si no te gusta, podés leer cualquier otro y se terminó la historia. Siempre he sido equilibrado, hay muchos funcionarios en el Municipio que no merecerían ningún cargo porque no son idóneos, pero eso hay que pensarlo antes de votar, todos sabemos que cada nueva gestión que asume coloca a sus amigos y aplaudidores en puestos estratégicos. Pero bueno, no vamos a descubrir nada nuevo diciendo esto. Estuve casi 4 años sin poder interiorizarme en detalle de los proyectos de obras municipales, porque quien por entonces era Secretario del área se negaba a darme notas, se lo dije claramente y también le dije que sospechosamente a otros medios sí les concedía algún reportaje esporádico. Y está perfecto que tenga preferencia por Fulano o Mengano, pero nada más. En fin, esa persona ya se fue, y en su lugar hay otro con quien, creo yo, tendré una mejor relación en el futuro para poder hacer entrevistas. Si vos sos funcionario, no tenés por qué tener miedo a lo que te pregunte la prensa, simplemente podés decir "de ese tema prefiero no hablar" y listo, esa decisión se respeta, lo que es inaceptable es la negativa a dialogar, porque son empleados del Estado, no de una agencia de quiniela. 

Básicamente, habrá quien puede tomarme por boludo pensando que yo no me percato de ello, pero sí soy consciente y lo hago porque me conviene seguirles el juego. Eso sí, no te quieras pasar de vivo conmigo, porque modestamente, en 20 años de profesión, algo aprendí. Si a eso le sumás el ninguneo, ese es mi límite ético. El acceso a la información debe ser para todos por igual, y esto es algo que he sostenido con este gobierno y con los anteriores. Por otra parte, si yo te hago una pregunta, mi opinión es irrelevante, lo que importa es la opinión que vas a recibir de la audiencia o del lector. Vale decir, que si quedás como un pelot... no es por mi pregunta, sino por tu absurda contestación. Nos estamos viendo pronto. Punto final.

4 de junio de 2022

El Desfile

Muchas veces he tenido que lidiar con miles de quilombos, personales o de laburo, y es entonces cuando surge una nimiedad y estallás de la furia. No es ni más ni menos, que la "gota que colmó el vaso". Es digno de analizar como fenómeno sociológico, que buena parte de la población mundial esté recurriendo a la meditación o a la espiritualidad, a estrategias que no incluyan solamente tragar pastillas. Básicamente, a tomarse unos minutos para respirar, relajarse, mirar hacia adentro. Debo decir que a mí no me funciona, lo he intentado pero no logro quitar transitoriamente de mi mente esa preocupación que me mantiene en un estado de alteración o disgusto. Sea como fuere, cuando eso pasa trato de permanecer el mayor tiempo posible fuera de casa, porque ni mi familia ni mis seres queridos tienen la culpa de la maldita vorágine o de que a menudo no consiga una dosis de tranquilidad para poder "bajar un cambio", digamos. Si puedo descansar bien por la noche, ya al día siguiente mi predisposición será distinta, aunque no haya podido resolver del todo eso que me genera tensión. Y esta semana que está finalizando, hizo que me metiera entre las sábanas más pronto, porque el frío imperante no daba lugar para salir si no hay una razón valedera para ello.

Mañana será el desfile de Lobos, y con una duración estimada de 3 horas, insume una gran dosis de paciencia, porque de lo contrario el trabajo que implica cubrirlo quedará a medias, y no es ésa mi intención. De todas maneras, es imposible sacar una foto de cada una de las 120 delegaciones, y más aún, publicarlas. Cada foto que publico por lo general tiene unos leves retoques para que se vea con más nitidez, por no mencionar que hay que reducir la calidad o resolución de las mismas, porque si le metés 120 o 130 fotos de una a la página, el servidor terminará colapsando. Pero bueno, hace ya varios años que cubro este tipo de eventos, y sé cómo manejarme. Yo no vendo fotos, me sucede con frecuencia que cuando saco una de la escuelas equis alguien me la pide, pero no soy fotógrafo profesional, por eso en el mejor de los casos que me pasen un mail o un número de WhatsApp y se la envío sin cargo, sin compromiso alguno de ambas partes. Para cobrar por una foto, reitero, debe ser tomada por un profesional y que además tenga "cancha" para cubrir eventos sociales, no sólo un desfile, sino también cumpleaños, agasajos, esas cosas. Yo no llego sacar fotos de todos los centros tradicionalistas, generalmente porque son los últimos en desfilar y para ese momento tanto la batería del celular como de la cámara están casi agotadas. Hacer una galería de más de 100 imágenes es posible, pero el esfuerzo que significa elegirlas una por una debe estar compensado por el interés de la gente en verlas. Además, los discursos del Intendente o del funcionario de turno, si son largos, terminar siendo tediosos y aburridos, uno no ve la hora de que finalicen lo que quieren decir para dar comienzo formal al Desfile. Ellos, las autoridades, lo pueden ver desde un palco, pero los periodistas andamos de aquí para allá, es nuestro trabajo y no hay motivos para quejarse de eso, pero de vez en cuando está bueno que te valoren un poco. Pero quizás hay que encontrarle la vuelta al Desfile, para que el resto de los vecinos concurra a verlo y no solamente aquellos que tienen a un hijo cursando en una determinada escuela. Como mencioné antes, hay ciertas formalidades a seguir y que requieren de organización, pero una sorpresa, algo inesperado, siempre llama la atención. 

Pero por otra parte, si cada vez hay más delegaciones, es porque hay más instituciones interesadas en darse a conocer, y no se le puede negar a nadie ese derecho, ni tampoco correspondería que lo hagan. Cuesta darle dinamismo y fluidez al paso de cada una de las entidades, pero desde que vengo cubriendo esto, siempre ha sido así. Lo más curioso es que no es algo que se instituyó o estableció desde hace muchos años: contando el de mañana, el tan mentado desfile de realizó 25 veces, y comenzó durante la gestión del ex Intendente Erriest. Siempre hay gente que se queje por todo, además de mí. Años atrás, los remiseros eran los primeros en reclamar porque se les dificultaba circular y hacer los viajes, pero como casi ninguna agencias de remises funciona hoy por hoy los domingos, no será impedimento, pienso yo. Se parecen a los cuestionamientos por el desfile de la Tradición. Señores, es una vez al año, y ni siquiera durante todo el transcurso del día, habrá quienes gusten presenciarlo y quienes no, y también los canales locales seguramente emitirán en directo todo el desarrollo del mismo para quienes no puedan o no quieran ir. En mi rubro, el principal atractivo son las fotos, y trato de esmerarme en eso, porque lo demás son apostillas o comentarios que uno va recogiendo de la gente, además del discurso oficial. Veremos cómo evoluciona todo, ya no me enrosco más en estas cosas, si tenemos en cuenta que lo único que puede variar es el vallado de las calles, el acceso al público, y no muchas cosas más. Nos estamos viendo pronto, tal vez mañana cuando haya cumplido con la tarea. Punto final. 


2 de junio de 2022

Tratando de crecer

Argentina, segundo semestre de 2022: La inflación encubierta, se puede apreciar claramente en los precios que el Gobierno denomina "cuidados". Por ejemplo, hace dos meses, un pomo de dentífrico que estaba incluido en la lista valía alrededor de $ 88. Hoy, el mismo producto, misma marca y envase, cuesta $ 104. Es apenas un caso ínfimo en las ilimitadas remarcaciones de precios que se producen todos los días. Pero en esta oportunidad lo pude notar claramente porque es un artículo de higiene que uso a diario. Supongo que deben hacer algún acuerdo entre empresarios, supermercados, y funcionarios, para ir subiendo "de a poquito", no vaya a ser cosa que la gente se entere de que es todo una farsa. 

Aumentar las tarifas de luz y gas es necesario, pero lo más curioso es que los medios del Grupo Clarín, que siempre se mostraron favorables a esa medida y al empresariado, son los que ahora se rasgan las vestiduras, diciendo "Cómo le van a aumentar el gas a la gente en plena ola de frío". En primer lugar, para ellos la "gente" no son personas, es un ente amorfo, que simplemente se denomina "público" o audiencia, y sólo vale para sumar rating. Y en segundo lugar, cualquiera sabe que los aumentos estaban pautados desde antes, y que esta ola de frío es una contingencia meteorológica. No es que los tipos dijeron: "Vamos a subirles las tarifas a estos hijos de p.... cuando más frío haga", es irracional pensar de ese modo cuando todavía no ha llegado el invierno. Y si quieren que las subas sean segmentadas, es posible hasta cierto punto, porque después termina siendo todo lo mismo. 

Así como colapsó el sistema eléctrico durante la ola de calor de comienzos de este año, algo similar puede pasar con el gas. Esto significa que el país no puede autoabastecerse de energía, sino que tiene que exportarla. Mientras hubo buenas relaciones con Venezuela (o mejores que ahora), ese país facilitaba el acceso de los recursos que tenía, entre ellos el petróleo. Pero en general, esas alianzas que se forjan por un objetivo de mutua conveniencia a corto plazo no dan resultado. 

Uruguay ya dejó de considerar al Mercosur como prioridad y anunció que va a comenzar a negociar acuerdos comerciales con Europa  u otros países que no sean sudamericanos. Ellos hacen su juego: Tienen poco territorio, el Mercosur nunca los desveló ni tuvo gravitación para lo que pretendían, entonces no es tan descabellado de pensar. ¿Qué irán a exportar? Realmente no es una incógnita, han aumentado mucho la producción de carne y las cabezas de ganado dentro de lo pequeño que es Uruguay, pero no se me ocurre que tengan otro producto de una calidad que sea de interés a nivel internacional. Cuando empecemos a mirar cómo y por qué crecen los países vecinos y cómo lo consiguieron, ahí quizás las cosas comiencen a mejorar, porque si perdemos tiempo mirándonos el ombligo, no vamos a ningún lado. Lo demás es cotillón para la tribuna (una tribuna de kamikazes, ciertamente). Nos estamos viendo pronto. Punto final. 

Lobos sigue tratando de escribir su propia historia

 Es un poco obvio afirmar que cada 2 de junio no es una fecha más para los lobenses, porque fue a partir de ese hito de 1802 cuando empezamos a escribir nuestra historia, inclusive antes de la Revolución de Mayo y de la Independencia. Pero como cada uno es hijo de su tiempo, guarda recuerdos que son propios de los que le ha tocado vivir.

Todavía vienen a mi memoria aquellos boliches y comercios que ya no están, porque esos edificios fueron demolidos o refaccionados y ya no conservan nada de los que yo supe conocer. El motivo más obvio es que se dedican a otro rubro. Nunca se borrará de mi mente cuando cuando la Selección salió Campeón en 1986 y dimos "la vuelta al perro" con mi viejo en el Renault 6, tocando bocina a rabiar aunque el auto estaba un poco destartalado. Y cuando salimos segundos en el Mundial del ´90, fue más épico aún, porque el equipo fue un desastre y ganó gracias a las bendecidas manos de Goycochea. Es, además, la última alegría que nos dio Maradona dentro del campo de juego de una Copa del Mundo.

Y del mismo modo, uno podría seguir enumerando todo lo que hizo (o dejó de hacer), pero que tiene como escenario a Lobos: El primer cigarrillo, el primer beso, las noches de boliche, mi primera novia, la primera vez que me emborraché, los recitales de aquellas bandas a los cuales asistíamos porque muchos de esos pibes que empezaban a comprarse una guitarra y tocar covers eran amigos nuestros. Todo eso sucedió aquí. Por supuesto que siembre ha habido cosas que me indignan, pero -hoy por hoy- no creo que pudiera vivir en otra ciudad que no fuera ésta. Acá "soy yo", en lo bueno y en lo malo, no soy un anónimo. Si me fuera a cualquier otra ciudad no me conocería nadie. Y esto no lo digo por vanidad, porque no es cuestión de ser más o menos conocido por la gente. Se trata de saber que hay gente que te aprecia y que te lo demuestra. Y al que no le caés bien...corre por su cuenta. Cursé mis estudios primarios y secundarios en esta ciudad, cuando todavía el nivel de enseñanza era aceptable y permitía que el salto a la universidad o a los estudios terciarios no fuera lo más parecido a arrojarse al vacío. Nosotros aprendimos, por una simple razón, y es que los docentes tenían la voluntad de enseñar. Ojo, no esto no significa que no ahora haya educadores con vocación, pero no es lo que abunda.. Algunos menos, otros más, la mayoría de mis contemporáneos hoy son profesionales al igual que yo. Y excepto unos pocos “niños bien”, eso fue gracias al esfuerzo de mis padres, que se privaron de muchas cosas para ayudarme a estudiar. Por supuesto que ese esfuerzo no convierte a mis viejos en superhéroes porque hubo muchos que, a su manera, hicieron lo mismo con sus hijos. 

Quizás por todo lo expuesto, hay cosas que se resisten al olvido, y es nuestra historia personal en un determinado lugar. Nuestra cronología es de cuatro o cinco décadas, y por ende lo que transcurrió en ese período nos pertenece de alguna manera. Yo crecí escuchando a Charly  García, a Michael Jackson, Prince, Beatles, Rolling Stones, pero con el tiempo consideré que era una etapa que iba a dejar en suspenso, porque lo mismo ocurre con los libros. No es lo mismo leer Borges a los 18 años y no entender ni las primeras diez páginas, que intentar hacer una relectura cuando ya cumpliste 40 o un poco más, y esto es válido para entender la obra de cualquier escritor que reviste algún grado de complejidad. Quién iba decir que ahora me haya volcado a escuchar tango o jazz, que tienen mucho en común aunque no lo parezca. En fin, la rueda sigue girando. Nos estamos viendo pronto, y por muchos años más!!! Punto final.

"No me sueltes la mano", dijeron los senadores

Viernes por la tarde en la ciudad. Estoy tranquilo, pero también somnoliento, así que procuraré escribir lo que tengo en mente. Observo que ...