29 de septiembre de 2022

Gomas

 Seguramente ustedes, al igual que yo, están al tanto del conflicto gremial que existe para la provisión de neumáticos en el país. 

Pero me gustaría referirme a los eufemismos inútiles que muchos medios emplean para referirse a esta cuestión. Seamos francos: Si un diario, o un portal de noticias, titulara: "Hay faltante de gomas en Buenos Aires", o "No se consiguen gomas en el país", hay un problema, profundo, y del cual no logramos salir adelante porque muchos lectores se creen "vivos". Ese tipo de titulares no los van a ver en ningún lado, porque desde hace años (no podría precisar cuántos, pero sin lugar a dudas viene de hace mucho), caemos en la estupidez del doble sentido. Que no es humor, es mediocridad lisa y llanamente. Que a vos te cause gracia es otra cosa. 

En el habla cotidiana, nadie dice, por ejemplo, "se me pinchó un neumático", o "tengo que arrreglar la cubierta del auto". Todos decimos se me pinchó la goma y punto. Y quien nos escuche entenderá claramente de qué hablamos. Pero si un medio cualquiera que es políticamente correcto en el arte de buscar supuestos sinónimos publicara un título así, lo más probable es que en lugar de leer la noticia e interiorizarnos de la misma, caeríamos una vez más en la patraña del doble sentido, que supo tener vigencia en aquellas canciones (si se las puede denominar así), "picarescas", de la época de Rodolfo Zapata, hace casi 50 años. Si no lo conocen al susodicho, que ya falleció, puede googlearlo. 

De manera que, el título de una noticia que sería totalmente acertado, debe ser modificado porque traería consigo una innumerable cantidad de burlas,  memes y gansadas en las redes sociales. Y reitero, nadie se molestaría en leer el contenido de la nota en sí misma. Hace años que llevamos así, ríendonos de cosas aparentemente graciosas y que son patéticas. Hay demasiada gente al pedo como para hacer proliferar memes o como gusten llamarlos, y hay demasiada ignorancia. Lo más preocupante es eso, la ignorancia, que nos llevó a hacer chistes de gallegos que afortunadamente van camino a desaparecer, cuando nos dimos cuenta de que en realidad, los gallegos como tales pertencen a una comunidad dentro de España que poco tiene que ver con ser "brutos" o limitados intelectualmente. Muchos de nosotros somos descendientes de gallegos, pero la "cachada" y el chiste fácil no tiene en cuenta un dato tan básico. La estrechez mental la tenemos nosotros, y deberíamos comenzar por casa.

Por eso, hay verbos que no se usan en un determinado contexto, a saber: poner, sacar, clavar, ensartar, mover, y la lista sigue, pero si continúo enumerándolos, sería yo quien caería irremediablemente en el "sinsentido del doble sentido". La gente que sigue divirtiéndose con esas expresiones coloquiales, atrasa medio siglo, o incluso más. No comprenden que expresar correctamente una idea implica una amplitud de vocabulario que se ve restringida por los cultores del chiste fácil en una mesa de café. Claro que, si les preguntás que es la semántica, en el caso de que lo hayan visto en el colegio, no podrán dar una respuesta concluyente.

Si algún día logramos cambiar esto, nadie pensará que hablar de gomas se refiere a los poéticamente llamados neumáticos o cubiertas. Y si en lugar de informarse, sea cual fuere el término empleado, nos quedamos en un razonamiento tan pobre, no hace falta agregar mucho más. Espero que llegue ese día, y que buena parte de los chistes de asados dejen de tener como eje esas cosas, ese doble juego que no conduce a ningún lado. Un muestra más de la idiosincrasia argenta. Saludos, amigos, y nos estaremos viendo pronto. Punto final.


27 de septiembre de 2022

"Etcheverry rock star"

La visita de hoy de María Eugenia Vidal, cuando veo las imágenes, parece una película surrealista de bajo presupuesto. Que, por momentos, roza lo patético. Cabe mencionar que solo me refiero a la breve recorrida de dos cuadras de la 9 de Julio. Haber seguido a la caravana de Etcheverry y Vidal si el trayecto hubiera sido mayor, o si se hubiera extendido a barrios humildes, daría mucho más material para el análisis. Por suerte nunca ocurrió, y Vidal no malgastó la oportunidad para hacer lo que mejor le sale, que es sonreír y mostrarse agradable, el estilo "Heidi", como la bautizaron sus detractores.  

El "entusiasmo desmedido" de Etcheverry puede apreciarse en casi todo el video. Y continuó durante el tiempo que duró la caminata. Lamentablemente no pude seguir transmitiendo en vivo en el momento en que comenzaron a transitar. A decir verdad, estaba convencido de que lo venía haciendo, pero me quedé sin datos de 4G o algo pasó. El celular registró seis minutos y pico, pero con eso alcanza para presumir lo que vendría después. No caben dudas de que el mandatario local estaba eufórico y exaltado a la vez, obsesionado por las fotos, arengando a la tropa (simpatizantes y otros que andaban de pasada y que fueron fotografiados casi al voleo porque "todo suma") para que posara ante una legisladora que supo ser Gobernadora pero que hoy no es más que eso. Una diputada más, que le hizo una gran gauchada en 2019 cuando visitó Lobos por primera vez y le brindó un apoyo explícito mientras la Junta Electoral le bajaba el pulgar a la lista de Zabalo y Sandoval, que se proponía hacer una interna en el oficialismo. Bueno, lo que pasó después es historia, "Jorge" fue reelecto por amplio margen y se los comió crudos a todos, si lo quieren llamar así. 

Eran las 12, hacía mucho calor en la ciudad. Montaba guardia periodística en el lugar equivocado, o casi, porque frente al Municipio estaban los típicos conos naranja ocupando una franja considerable de la calzada. Lo primero que pensé es que estaba por llegar el auto oficial y que Vidal descendería de un momento a otro. Había un grupo de señoras mayores, sus fans, que lo seguían a todas partes, se ve que no tenían otra cosa mejor que hacer. Hasta que alguien advirtió que la visitante ya estaba en pleno ejercicio de su rol, conversando con unos comerciantes en el sitio que había sido informado previamente: la esquina de 9 de Julio y Buenos Aires. Si llegó de otra forma o el auto en cuestión la estaba custodiando en su breve periplo, nunca lo sabré, y no viene al caso. Fui rápidamente hasta allí, y aquellos que estuvieron o que pasaban por casualidad en un horario donde hay bastantes peatones circulando, podrán explicar lo que vino después. Luego me enteré que antes de hacer el city tour, Vidal fue a un tambo y a visitar el Hospital, lo cual de alguna manera explica la ausencia del auto que habrá estacionado transitoriamente en otra calle. ¿Podemos imaginarnos a Jorge, María Eugenia y a toda la comitiva haciendo gira proselitista por Las Tosquitas o el B° PYM? Podemos, sí. Y podemos también dudar de que el recibimiento hubiera sido el mismo. No hay tantos socios del club de fans por ahí.

Jorge y Vidal entran al remodelado Cine Italiano que reinauguró su antecesor. La ex Gobernadora pregunta cuántas butacas tiene. Jorge no lo sabe, o da esa sensación. Rápidamente la funcionaria de Cultura busca rescatarlo del naufragio, y dice que son 350. Vidal guarda silencio por unos segundos. Pregunta nuevamente si proyectan películas, la funcionaria dice que sí y aporta algunos detalles sobre las funciones. No hace falta más. Un par de fotos por aquí y por allá, y salen. En la vereda el sol golpea impiadoso, ya pasó el mediodía y hace 26 grados. 

Como diría Charly García, fue "el milagro de una mala actuación". El que no vea todo lo que sucedió hoy como una campaña en sí misma, es muy ingenuo o no entiende cómo funciona la política. Desde hace varios meses Etcheverry multiplicó su presencia aun cuando algunas veces eso le juegue en contra porque si hay algo que nunca va a cambiar, es su temperamento brusco, por no decir una grosería (cabe recordar la bizarra escena de la Fiesta del Día del Niño en la Plaza). Y cuando hablamos de estar en todos lados, él va inclusive donde todos sabemos que detesta ir, y sin ser invitado en muchas veces. Se manda nomás, y hay que reconocer que le sale bien (hasta ahora). Mientras le reditúe políticamente, y haya cámaras a disposición para mostrar que él estuvo o hizo acto de presencia, todo parece ir bien. La UVC y la UCR, si disienten con el afán eternizador de "Jorge" y actúan con inteligencia, podrían torcer una historia que parece con final cantado, dentro de JXC pero proponiendo a un candidato de otro perfil.

El alcalde de Salgado 40, se dio cuenta de que el marketing político también lo alcanza a él, y que la oposición no tiene capacidad de reacción para poner en riesgo su objetivo máximo, que es la "re-re". En el caso de que no triunfe (hipotéticamente hablando), podría conseguir algún puesto estratégico dentro del PRO, o ser Diputado en un futuro. Al final de cuentas, con tantos inútiles ocupando una banca, no podríamos culparlo por ese deseo que hoy se presenta como un "Plan B". Si con Vidal causó un gran revuelo y hubo fotos por doquier, ni pensar en el caso de que un referente de mayor relevancia del PRO desembarque aquí en breve. No es descabellado suponerlo. Macri o Bullrich podrían repetir su visita, pero justo es decir que ambos no son muy carismáticos. Pese a que, hoy por hoy, son las principales cartas que el PRO maneja dentro de los "presidenciables". Y Vidal quiere ir despegándose de ellos para ir abriendo el juego por su cuenta. Al afirmar anticipadamente que aspiraría por un tercer mandato, ahora Etcheverry se ve obligado a afrontar una campaña más extensa que la de sus adversarios, y pondrá a "la gestión" como eje. Es decir, todo aquello que durante los 8 años anteriores él cree que hizo en beneficio de Lobos. Y donde empiece a inaugurar alguna escuela o edificios más o menos significativos, nuevamente les hará beber a los otros (peronistas o K confesos) de su propia medicina. Por otra parte, mientras no haya unidad en el Justicialismo local que está totalmente desarticulado, los seguidores del General lo único que están haciendo, sin darse cuenta, es servirle en bandeja la "re-re" a Etcheverry, que si el mapa político no cambia, la conseguirá sin hacer un gran esfuerzo. El desgaste mayor que afrontará, insisto, será el de marcar presencia en todos lados. 

Aclaración: Estoy diciendo lo que puede pasar basándome en el escenario actual y con algo de humor, no necesariamente lo que yo querría que pasara, que por supuesto me lo guardo para mí. 

Podría seguir escribiendo sobre lo que vi hoy en poco más de una hora, pero con algunas pinceladas y apostillas, creo haber tenido bastante para el anecdotario de la vida periodística. Y eso que no me he referido a la conferencia de prensa, porque sería digna de un capítulo aparte. Nos estamos viendo. Punto final.   

25 de septiembre de 2022

Todo en un solo combo

Es lunes, pero esta nota la comencé a escribir en los primeros minutos del domingo. Tanto que anhelábamos que llegara este mes, ese que despierta tanta prensa y admiración, el mes de la primavera, y no falta mucho para que concluya su ciclo. Pasó muy rápido, demasiado rápido. O yo estaba en otra sintonía, o no tomé debida nota de muchas cosas con las cuales los canales de noticias estuvieron abocados los últimos 20 días. No es que dejé de mirar TV por prejuicios que son propios de los  "intelectuales". Me parece que todos están siguiendo el último escándalo, esa es la impresión que tengo en tiempos recientes, por lo tanto, un rápido zapping me lo resume todo, o mejor dicho, lo poco que pasó en términos informativos durante el día en cuestión.

 Hace un tiempo ya, que decidí expresar mi total hartazgo hacia determinadas cuestiones. Yo no me callo más nada y al que no le gusta, será problema de los otros. Con respeto y altura se puede hablar de todo. Si algo te molesta, es bueno decirlo.

Me fastidia y me rompe las b... que hagan política partidaria con la salud o la educación públicas. Esté quien esté, en todos los niveles. Nosotros no somos contribuyentes para solventarle la campaña a nadie. Que se dediquen a lo que saben hacer, o de lo contrario se manden a mudar.

 Si vos no me respetás, no esperes que yo lo haga contigo. Estoy cansado ya de la gente que pretende encasillarme en un lado o en otro del espectro político. Nunca lo lograrán, porque yo en todos veo cosas para criticar. Alguien podrá decirme: "¿Quién sos vos para cuestionarme?" Respuesta: Yo no pongo en duda tu calidad humana o tus aptitudes. Si pertenecés a un partido y por lo tanto decís defender determinados principios que en teorías son buenos para la sociedad, pero te cagás en todo eso, precisamente es esa actitud la que considero reprochable. Tanto en vos como cualquiera que no sea consecuente con sus actos.

Alguien podrá preguntar: "Y vos, ¿sos consecuente con tus actos?" Trato de serlo, aunque sea en la mayoría de ellos. Mientras no haga nada estúpido, es un buen comienzo. Claro todos somos falibles, y encontrarán en mí, incongruencias o contradicciones. Desde que hago periodismo con la aspiración de vivir de esto, nunca dije públicamente por quién he votado o votaré. Ni lo pienso hacer bajo ningún concepto. Y no es de interés para nadie, no soy tan importante como algunos creen. De ser así, estaría nadando en la abundancia, lleno de guita, y cualquiera puede comprobar que no es así. No pierdan tiempo queriéndome hacer “pisar el palito”. No cuenten conmigo para eso.

El periodismo digital implica otros desafíos, porque el tiempo de lectura es menor. Yo trabajé en gráfica y se podía desarrollar más una nota sobre un hecho puntual. Y lo que aprendí hace un tiempo, es que no merece la pena entrar en una discusión sobre ningún tema que carezca de relevancia. Muchas veces a más de uno le he dicho "sí, te entiendo, qué barbaridad che, bla bla blá", porque lo único que pretendían era hablar de ellas mismas y te usan para ese fin. Eso se acabó. Vayan al psicólogo, yo no soy un paño de lágrimas. Si son tan autorreferenciales, el profesional que elijan los escuchará durante el tiempo que dure la consulta.

 Siempre he creído que el pensamiento binario es bastante berreta y decadente. Antes quizás no había demasiadas opciones. Pero luego fueron surgiendo alternativas en todo sentido que por lo general se nutren de ideas ya establecidas, pero incorporan otros principios que no estaban contemplados. Es bueno tomar conciencia de eso. En la vida hay muchas cosas más importantes que tener prejuicios con la gente por su forma de pensar. Yo no espero nada de la sociedad, dado que ella tampoco espera nada de mí. "La sociedad" o "la comunidad", la forjan las personas que la integran. También suele denominarse "opinión pública", aunque es un término más formal y que tiene algunas limitaciones.

 Cuando me siento mal, no puedo rendir como yo quisiera. Pese a todo, hago el esfuerzo, porque necesito laburar y nadie me va a pagar por no hacer nada. Aunque no siempre lo consigo, trato de buscarle la vuelta para no joder a nadie. Más de una vez he escrito en este blog sintiéndome pésimo, no obstante, muy pocos de los que me leyeron en ese momento lo notaron. Ese es el truco. Escribo aquí porque me gusta, soy pionero en los blogs,  y no me siento obligado a nada porque no te pagan por ser "bloguero", excepto que logres ser popular y masivo. Dos adjetivos que nunca encontrarán asociados a mi persona. Ante cualquier duda, busquen "temple" en el diccionario de la RAE, que en su sexta acepción dice lo siguiente: "Fortaleza enérgica y valentía serena para afrontar las dificultades y los riesgos". Definido así, suena como algo que está al alcance de cualquiera. Pero de todo el tiempo que tengo de experiencia, pocas veces me he encontrado con personas que reúnan dicha virtud.

 Puedo escribir un texto corto, y si estoy inspirado me salen casi de un tirón. O a veces, según el tema que vaya a desarrollar, tal vez es conveniente extenderse un poco más. Yo diría que lo ideal es encontrarle la vuelta para ir "redondeando" la idea cuando creo tenerla cocinada. Un recurso orientado a quienes tienen la paciencia de leer una nota de principio a fin, notas que además van sin foto ni ilustración alguna en la mayoría de los casos. Leer algo así le otorga más valor, como los diarios de antes, que no traían tantas fotos y desafiaban al lector con varias páginas ocupadas solamente por texto escrito, y alguna que otra publicidad. 

Continuar siendo creativo, y redoblar la apuesta, es el desafío que me propongo cada día. Los demás, ya lo dije antes: Que hagan lo que quieran, y que piensen lo que quieran. No sean vanidosos al pedo que cuando nos llegue la hora, todos iremos a parar al mismo lugar. 

Nos estamos viendo pronto. Punto final.


24 de septiembre de 2022

Algo para decir sobre la inseguridad en Lobos

Es increíble (e inadmisible) que todavía no le encontremos la vuelta a lo que está sucediendo con la inseguridad en Lobos. Inseguridad es tener miedo y no poder vivir tranquilo, y nadie está exento: Hoy no te tocó a vos, pero la puede tocar a un vecino o a un familiar tuyo. Si el Ejecutivo Municipal enviara un mensaje claro, en lugar de guardar un incómodo silencio, buena parte de las críticas que hace la gente serían evacuadas por los canales habituales, por la prensa. El periodismo siempre ha concurrido a las conferencias de prensa, o al menos eso es lo que yo hago. Si el Secretario de Seguridad se reunió con un funcionario de alto rango de la provincia el viernes, y hasta ahora no tenemos la menor idea acerca de qué hablaron o a qué conclusiones arribaron, es consecuencia de que no dieron a conocer nada de lo que trascendió en ese encuentro. Y lo que trascendió, es muy poco, unas mínimas líneas en el FB oficial de la Muni. 

Si seguimos creyendo que la mayoría de los delitos no son denunciados y sólo trascienden por las redes sociales, estamos subestimando a la sociedad, porque no es así. Puede que algunos no quieran hacer la denuncia en la Comisaría, pero sería bueno que la propia fuerza difunda estadísticas respecto a esa cuestión también, a ver si los equivocados somos nosotros, como ellos nos quieren hacer creer. Y en los casos donde el damnificado no lo hace, deben actuar de oficio, para eso están, porque el hecho de no denunciar significa que no tiene la menor confianza en que el delito vaya a ser esclarecido, y que vaya a recuperar las cosas que le robaron. Si la Policía logra identificar y detener a los autores de un ilícito, la gente cambiará su forma de pensar en relación a la fuerza, aun cuando esos mismos detenidos recuperen la libertad porque la Justicia lo ordenó. Eso es otra cuestión, pero aunque sea se hizo algo, se hizo un relevamiento de las cámaras, y luego se pudo constatar que eran reincidentes, o lo que fuere. 

Si ellos (tanto Policía como autoridades municipales) continúan creyendo que todo lo que se informa a diario es un invento de los medios, estamos al horno, y ellos mismos terminarán por verse perjudicados. Porque en una entradera a una vivienda, hay varios factores que intervienen, no estamos hablando de un robo al voleo o de un arrebato en la vía pública. La casa de ese vecino está "marcada" desde mucho tiempo antes, no por nada entraron cuando vos estabas trabajando o yendo a encontrarte con tu familia.

No se puede vivir con alarmas y rejas todo el tiempo, y además ninguna ciudad del Interior vive de esa manera. Hablo de pueblos chicos como el nuestro. No es un tema para soslayar, porque en el supuesto de que haya gente pesada que es cómplice de los delincuentes, y si eso trasciende públicamente, olvídense de las elecciones y de la campaña: La sociedad los condenará de inmediato, y ya no habrá forma de que recuperen la confianza del ciudadano. Yo no estoy hablando de un efectivo policial en concreto, sino de la Policía como institución, que no goza de la mejor imagen desde hace décadas. Cuando el vecino dice, o piensa: "Están todos prendidos en la joda", no lo hace porque tiene ganas de indignarse al pedo,  y las mismas fuerzas de seguridad serán las que, si hacen las cosas bien, podrán revertir la mala imagen que los civiles tienen sobre ellas. 

Entiendan esto: No hay otra manera, y mientras sigan con las chicanas para distraer a la opinión pública, o desviar la discusión, seguiremos perdiendo tiempo en planteos inútiles. Saturar el Centro o el casco urbano de agentes no sirve para nada, sólo es útil como efecto disuasorio. El problema real continúan siendo las cámaras, y hasta tanto no se vaya en esa dirección, estamos m... fuera del tarro. Queremos saber quiénes ven las cámaras, y por qué el material fílmico no es accesible a la víctima. Debería ser así, salvo que se trate de un hecho que está en proceso de investigación. Pero si hablamos de un allanamiento positivo en el cual se recuperan objetos robados, con detenidos o aprehendidos, el hecho se considera esclarecido. ¿Cuál es el impedimento, entonces? No lo sabemos.

Hay que tener mucho cuidado, porque donde aparezca uno que salga a linchar a un chorro que se ve sorprendido "in fraganti", surgen mil, y ajusticiar por mano propia es la muestra más cabal de la ineficacia de la Policía. El que no lo quiera entender así, probablemente lo ve como una un escenario remoto que podría darse en el Conurbano, pero no estamos como para soslayar ninguna hipótesis. Es lamentable darnos cuenta de que no aprendemos más: Pasan los años y los gobiernos, sin embargo seguimos hablando de lo mismo. Y esta gestión municipal no quiere que la prensa pregunte, no le interesa, me refiero a la prensa independiente. En teoría, los Foros de Seguridad tienen como finalidad buscar posibles soluciones al contar con la participación de múltiples instituciones. Acá en Lobos hace años que no existe, y nunca nadie hizo gestión alguna para su relanzamiento. 

Ahora que estamos viendo cómo nos tapa el agua, no queda otra alternativa que barajar posibles soluciones sobre la marcha. Obviamente yo no estoy para eso, porque no tengo un puesto o un cargo que me otorgue esa responsabilidad. Los que están ahora deben resolver con urgencia esta cuestión. Si son personas capacitadas (o con compromiso) lo podrán lograr, y la comunidad lo sabrá valorar como un aporte hacia algo que no es una "sensación", sino un diagnóstico que da miedo y preocupación porque cada día que pasa se cobra un nuevo damnificado. No dimensionar la realidad es otra muestra de que la relación entre los funcionarios y los vecinos entró en un quiebre, y no alcanza con pavimentar una calle o inagurar una "placita" para recuperar ese vínculo. Nos estaremos viendo pronto. Punto final.   

22 de septiembre de 2022

¿De city tour por Nueva York?

 Alberto F. (presidente desdibujado) no escarmienta. Como aquel viejo refrán del pato criollo: "Cada paso...". El primer error fue haber aceptado ser un presidente casi testimonial. ¿Tenía otra alternativa? Bueno, podría haber hecho "la gran Randazzo" y negarse de una forma más o menos convincente, aunque quizás Randazzo no sea el mejor ejemplo para el tema que nos convoca. Y su gran problema es que le gustan demasiado las fotos en una coyuntura en que la gente, o la sociedad en su conjunto, ya no tolera pelotudeces. Digámoslo de una vez: Alberto, se la dejás servida en bandeja a los "medios hegemónicos" que vos o tus seguidores, si es que le queda algunos, dicen denostar. Primero fue la foto del cumpleaños VIP de su pareja, en la que aparecías sonriente como un niño haciendo una travesura mientras el resto de la gente se cagaba de hambre en pleno aislamiento y cuarentena por la pandemia. Más recientemente, en lugar de hacer algo productivo ya que viajaste casi en plan turístico a la Asamblea de la ONU, te sacaste otra foto con un músico de David Bowie. Si te gusta pertenecer al jet set, ¡por lo menos no hagas públicas esas fotos que te queman por completo! Y si encima tus funcionarios de la Secretaría de Comercio Interior (es decir, el mismo organismo que debe regular los precios de los comestibles), se reúnen por el abastecimiento de las figuritas que es un tema sumamente preocupante para vos, estás al horno. Cualquier persona con sentido común te liquida en dos trompadas, sos como un boxeador que está a punto del caer por Knock Out. Y si, como pregonás, sos el presidente de todos o todes, das vergüenza. 

Dicho de otro modo, sos un presidente prescindible, por eso te dicen Tío Alberto, porque te parecés al "Tío" Cámpora, claro que no contás ni por asomo con la carga épica que parte de la historia te otorgó a este último. Y a vos la historia no te absolverá en absoluto. 

Además, quiero creer que dentro de los inútiles e inoperantes que te rodean, tenés algún asesor de imagen. Inventaste un cargo, el de vocero de Casa Rosada, y se lo diste a Gabriela Cerruti. Cerruti, justo es decirlo, siempre se declaró peronista, pero -por otra parte- como periodista de investigación ha demostrado ser muy buena. No está mal que ocupe ese lugar para defender la gestión. Pero no podés pretender que te ataje todos los penales cuando tu equipo va perdiendo por goleada. 

Si fueras más discreto, esas imágenes que hoy provocan indignación, nunca se hubieran hecho públicas y nadie se hubiera enterado. Pero bueno, ahí no te puedo ayudar, Alberto, te estás hundiendo solo desde hace tiempo, básicamente por dos motivos: Reaccionás anticipadamente o tardíamente. Un presidente debe saber que hay que pensar antes de actuar. Sé que es una gran responsabilidad el cargo que tenés, pero nadie te obligó a nada, vos aceptaste compartir la fórmula con CFK creyendo ingenuamente que Ella no recuerda todas las veces que la criticaste (es muy hábil en ese sentido, vamos a reconocerle el mérito). Porque lo hiciste abiertamente, y por ende vos tampoco resisitís un archivo. Y Ella te va a pasar factura cada vez que tenga ocasión, como una estocada más. La gente te ve como un tipo que lo único que hace es poner la firma en los decretos, sin poder real: Podrías defender tu propia gestión o intentar recomponerla, pero me temo que ya es demasiado tarde para vos. Y reitero: Si vos le das de comer a tus supuestos enemigos mediáticos, no seas tan gil como para suponer que desaprovecharán la oportunidad. Te queda poco menos de un año, con la única finalidad de salir airoso de un Gobierno que hasta ahora ha sido un desastre, y cada uno podrá enumerar hechos concretos para avalar lo que estoy diciendo. Lo peor de todo, es que en la mayoría de los casos, fueron errores no forzados, hablando en la jerga del tenis. Amigos, nos estaremos viendo pronto, porque la actualidad política nunca descansa. Punto final.

20 de septiembre de 2022

Nadie es el ombligo del mundo

Martes por la noche en la ciudad. Hay días de los cuales uno no quisiera tener registro alguno, borrarlos de un plumazo y dar vuelta de página, y otros que anhelamos atesorar para siempre en la memoria. Ninguna de las dos cosas es posible, más aún si llegaste a cierta edad en la cual tenés una rutina que, para ser considerada como tal, requiere de la repetición: Levantarse, lavarse la cara, cepillarse los dientes, e ir a trabajar. O si quieren verlo de otro modo, salir a la calle. Siempre es mejor salir que permanecer tirado en la cama, excepto que estés leyendo algo o viendo una película.  

Es curioso también, cómo nos quejábamos de lo tedioso que se había vuelto agosto, hasta que terminó, como casi todo lo que conocemos. Y ahora, no puedo creer cómo apenas quedan 10 días para que finalice septiembre. Mañana comienza la primavera, todo transcurre demasiado rápido, o es algo que me está sucediendo a mí porque vivo un poco desconectado de lo que pasa. Las noticias se reiteran durante varios días con matices imperceptibles y la verdad es que no me interesa indagar  mucho en lo que se conoce como "actualidad política", excepto que tenga que ver con Lobos. Dudo que algo vaya a cambiar en el corto plazo. Pero nadie tiene la bola de cristal, como decíamos hasta hace unos años. Lo que cambió es la forma que tienen los pibes de comunicarse y expresarse.   

Pese a todo, aunque intentemos interiorizarnos de un tema que nos intriga o nos provoca curiosidad, hay cosas que no logramos entender. Los humanos nos comportamos de una forma bastante impulsiva e irracional, por lo tanto, creo que ni siquiera la psiquiatría podría dar respuestas a algunos casos. No es extraño que hoy sea mucho más frecuente que se declare inimputable a un tipo que hizo una masacre o cometió un crimen aberrante. No hay motivos que justifiquen un asesinato en masa o que un hecho se vuelva tan perturbador para esta gente que las lleve a disparar a mansalva. Y esto no tiene nada que ver con lo que le ocurrió a CFK. Todas las personas que están circulando en una calle cualquiera se convierten en blancos móviles como si se tratara de un videojuego. Hay que regular la portación de armas y aplicar sanciones ejemplificadoras para que accedan a ellas sólo las personas que el RENAR autoriza. Pero también te pueden matar con un puñal o con un arma tumbera al estilo de una "faca" dentro de la misma población carcelaria. Si no tenés abogados sacapresos o gozás de ciertos privilegios, la vida en la cárcel no es nada fácil, y te van a denegar la excarcelación aunque tengas buena conducta. Claro que, si sos un ex ministro que cumple una pena por corrupción, es mucho más probable que eso pase, por no mencionar que te descuentan los años que estuviste en prisión preventiva. Es una mafia, como tantas otras, si hasta hemos visto fotos de los narcos de Santa Fe, apodados "los monos", que tienen celulares para seguir manteniendo contacto con los que zafaron y continúan dedicándose a la venta de drogas extramuros. Vemos todos los días a presos que recuperan la libertad, y que lo primero que hacen es cometer nuevos delitos. Quizás lo hacen porque saben que no encontrarían un laburo rentable con el prontuario que tienen. Pero esto no digo desde el desconocimiento, porque algún programa de inserción laboral tiene que haber.   

La ciudad transita el mismo ritmo todos los días, porque quienes la forjamos somos siempre los mismos. Tal vez los fines de semana se note un poco más de movimiento, pero mejor no pensar en los precios. Es imposible ahorrar, y seguramente no son el único que tiene esa percepción. Es una mierda que la plata no alcance para nada y que buena parte de ella se vaya todos los meses en pagar deudas. Pero yo voy a seguir adelante, porque estoy convencido de que esto no será para siempre. Y no hablo sólo en términos políticos/económicos. Algún día, que no sé si estaré vivo para verlo, nos daremos cuenta de que nadie se salva solo, ni aun los que tienen más guita y sacan provecho de los pobres. Pobreza e ignorancia no son sinónimos, en determinados casos puede haber una relación, de causa y consecuencia, pero conozco gente profundamente ignorante que tiene un buen pasar. Sería bueno que dejemos de estigmatizar las cosas, y que entendamos que no existe la "pobreza digna", porque vivir con lo puesto es lo que te quita la dignidad y las posibilidades de progreso. Al menos, esto viene pasando desde que la movilidad social se volvió inexistente, por lo tanto, nacés pobre y morirás en la misma condición. Y ser de clase media no garantiza mucho más, particularmente en el Interior, porque el egocentrismo porteño lo hace creer que con eso ya pueden darse el lujo de mirar por encima del hombro a cualquiera. En fin, otro día la seguimos. Nos estamos viendo pronto. Punto final. 

17 de septiembre de 2022

Leyendo se aprende

 Leyendo se aprende, y también se comprende. No me refiero a textos de enseñanza escolar, porque los contenidos que existían en los manuales de cuando yo estudiaba no son los mismos y no vale la pena entrar en una comparación.

Me gusta leer ensayos políticos, o históricos. Pero no aquellos que explican sistemas de gobierno, o teorizan en base a los indicadores económicos de un país u otro. Me interesan, en particular, las biografías (por lo general, "no autorizadas", como se las suele llamar) de personajes que supieron ocupar posiciones de poder. Ahora estoy leyendo una de Menem, biografía que fue escrita en 1993 por la actual vocera del Gobierno, Gabriela Cerruti. No voy a hacer un juicio de valor sobre el cargo que hoy ostenta, pero el libro es apasionante, y está muy bien escrito. Explica lo imposible. Es decir, cómo un riojano decadente, frívolo y pintoresco llegó a ser Presidente. Fue un best seller absoluto, vendió más de 100.000 ejemplares. Hace unas semanas, conseguí una edición de bolsillo por 100 pesos. El libro en sí mismo, conjuga algunas anécdotas jugosas con hechos reales, y al ser escrito en el '93, por ende es anterior a la reelección del caudillo que se metió a todos en el bolsillo con un discurso limitado y digno de un pastor evangelistas. Narra además, sus conexiones con los represores de la dictadura, y cómo no tenía escrúpulos en negociar con quien fuera para conseguir su propósito. Hay otra biografía sobre Menem, titulada "La vida privada", y como reza su nombre, entra en cuestiones que no aportan demasiado pese a que la lectura se hace entretenida por momentos. Pero si busco entretenimiento, no lo hago en un libro. Retomo lo que venía diciendo: A este último libro (que en su momento también vendió bastante) lo escribió Olga Wornat, la misma que años después lanzó un libro casi apologético sobre CFK. Tan pronto como esa última obra fue lanzada al mercado, provocó un enfrentamiento casi escandaloso con Sylvina Walger, puesto que ella escribió también sobre Cristina, pero tomando una posición totalmente contraria. En fin, los libros de actualidad política envejecen rápido, de manera que si desean indagar al respecto, los podrán encontrar en cualquier mesa de saldos por 100 o 200 mangos. 

Por otra parte, el único libro "serio" de Luis Majul, en mi opinión, es el primero, "Por qué cayó Alfonsín", cuyo título lo dice todo, pero hojeándolo, el lector promedio que no cae en el fanatismo podrá comprobar que está bien documentado, se toma algunas página para caer inevitablemente en el anecdotario banal, pero que es válido para sostener el andamiaje o el corpus del texto completo. Y no es una biografía. Los primeros capítulos comienzan en 1988, un año que no fue tan malo como hoy lo podemos ver en retrospectiva, el año del famoso discurso de Alfonsín en la Rural que al kirchnerismo le gusta tanto mencionar, y que tiene millones de visitas en You Tube. 

La astucia del libro de Majul trasunta en una cadencia muy bien lograda, mientras prosigue un relato casi lineal hasta la debacle radical del '89. Es el único libro de ese estilo que yo podría llegar a leer, o al menos consultar, varias veces. Majul nunca logró, o nunca quiso, ser autor de un libro de esas características que lo pusieron en un lugar destacado. Era un tipo joven, sagaz, y no al servicio de intereses corporativos como sucede en la actualidad. 

A decir verdad, siempre consideré a Alfonsín como un presidente honesto, que no fue corrupto, pero que a su vez demostró ser incapaz o inepto para contener la inflación y la economía que, aquel que lea el libro, lo va a ir viendo página tras páginas como una lenta agonía, con hechos que van decantando hasta llegar al previsible final que ya todos conocemos. Alfonsín sí tuvo funcionarios corruptos, y podríamos conjeturar que no lo sabía del todo o que, pese a saberlo, los dejó hacer sin preocuparse demasiado. Y tampoco es cierto que murió en la pobreza: Era de clase media alta, pero nunca se hizo millonario como otros/as.

Sea como fuere, es insólito que tengamos una alta valoración de un ex Presidente sólo porque no cometió actos de corrupción, cuando debería ser la norma, y por supuesto que estoy entrando en un planteo utópico. Su defensa de los Derechos Humanos constituye para mí su principal legado, que se vio opacado por cifras astronómicas de inflación que le terminaron costando la renuncia. Las leyes de Obediencia Debida y Punto Final hay que situarlas dentro del contexto de la época. Lo cortés no quita lo valiente.

Leer el libro de Majul primero, y continuar con el de Cerruti, permiten comprender que muy pocas cosas de la política doméstica son casualidad. 

Vamos a ver, cuál es la diferencia entre entender y comprender, que no son tan fáciles de describir: 

1) La comprensión es la aptitud o astucia para alcanzar un entendimiento de las cosas. Se conoce como «comprensión lectora» el desarrollo de significados mediante la adquisición de las ideas más importantes de un texto y la posibilidad de establecer vínculos entre estas y otras ideas adquiridas con anterioridad.

Digamos que la base de la comprensión está en relacionar lo que vas leyendo, o "ir atando cabos", por apelar a una expresión coloquial. En resumidas cuentas, es tener la capacidad de ver que un hecho es consecuencia de otro, por ejemplo. Pero veamos otra definición que en apariencia es más simple: 

2)Entender es percibir el significado de algo, aunque no se comprenda. Comprender es hacer propio lo que se entiende y actuar en consecuencia. Comprender es tomar consciencia de algo. Integrarlo en uno mismo.

Ambas acepciones, por supuesto, no me pertenecen. Busqué en Google aquellas que consideraba más adecuadas. Y la segunda, se parece más a una declaración de principios, no dice nada en concreto. Por lo tanto, me parece más acertada la primera que publiqué en esta nota. 

Pero para no extenderme demasiado, si logramos comprender los procesos políticos, y los cambios de la sociedad que son consecuencia de ellos, vamos a tener una capacidad de discernimiento distinta, porque vamos a poder decir: "Esta película ya la vimos", y suponer que -por lo menos- no nos van a engrupir tan fácilmente. También hay otras lecturas de consulta que cumplen la función de ser esclarecedoras, pero por ahora me dedico a analizar brevemente esas dos, ya habrá tiempo para más si a alguien le interesa. Nos estamos viendo pronto. Punto final. 

15 de septiembre de 2022

Que no te vendan ningún verso, nadie es un santo de estampita

 Más de una vez, a los periodistas nos desconcierta la realidad. O mejor dicho, los hechos que tienen apariencia de serlo. Y como debemos informar con precisión, no podemos darnos el lujo de tirar versiones al voleo. 

Que otros lo hagan, porque persiguen el propósito de confundir, va en contramano de la tarea que lleva a cabo un periodista que se considere profesional. Y ahora que todos se van lanzando a 2023 "de palomita", apelando a la metáfora futbolera, hay que tomar más recaudos aún. De un lado y de otro, hay sectores operando para ensuciar al adversario. Es necesario indagar cuánto de cierto hay en todos esos rumores. Obviamente, si vos te enganchás y llegás a publicar algo que es trucho, te van a hacer pedazos, y con toda razón. Alguien te hizo pisar el palito o te vendió información falsa. Con las nuevas tecnologías, circulan todo el tiempo audios o chats de WhatsApp que, inclusive si fueran ciertos, no sirven para nada en concreto, no es nada más que puterío, digamos. 

Muchas cosas van a ir cambiando hasta agosto del año próximo. Una de ellas, es que muchos van a jugar políticamente por fuera de las estructuras tradicionales de los partidos que representan. Habrá peronistas que irán por fuera del PJ, aquí en Lobos, y aunque sepan que no van a ganar, lo harán porque creen que conseguirán una cantidad importante de votos como para negociar después. Lo que no saben, o no quieren entender, es que nadie es dueño de los votos. Pueden obtener buenos resultados en las PASO por algún factor de la coyuntura, llamalo voto bronca o como quieras. Pero cuando hay tienen que jugarse los porotos, es a todo o nada. Acá los denominados "libertarios", no tienen ninguna chance. Tampoco los "patriotas" que lidera el neonazi Biondini. Son tipos peligrosos, no ellos mismos en sí, sino la gente que los sigue convencidos de que el hartazgo de la clase política se termina si llegan al poder. Todos roban o son corruptos cuando tienen "la caja" a disposición, y ahí no importa de qué partido sean o cómo llegaron a ganar una elección. Pocos, muy pocos, son los que yo podría afirmar que gestionarían con honestidad. 

Si el oficialismo municipal continúa cortándonse solo y sin establecer acuerdos con la provincia, no solo es una clara muestra de soberbia. También están privando a los lobenses a acceder a distintos programas que la propia Gobernación tiene pero que requieren que los distintos municipios adhieran a ellos. No hay otra manera posible. Hasta que los dirigentes no tengan una versión periférica y estratégica, eso seguirá de la misma manera. Nadie les va a pedir que sean peronistas, ese es el error clave que cometen. Kicillof no los va a ir a buscar a la puerta de la casa para ofrecerles planes de viviendas o lo que sea. No saben (o no quieren) gestionar donde corresponde, y se dieron por ofendidos porque no les entregaron los patrulleros que habían pedido. Vayan a reclamarlos personalmente a La Plata hasta conseguirlos, ¿No sería mejor? 

 Tienen buen marketing para ciertas cosas, eso no se puede negar. Pero en algún momento todo eso se termina, y ya es demasiado tarde para ver qué se hizo en concreto y qué no. Podemos analizar qué se hizo de 2015 en adelante, y qué es lo que está pidiendo la gente. Porque ya pasó mucho tiempo como para que le echen la culpa al gobierno anterior. En resumen: Tuvimos un gobierno municipal que duró 12 años, y los que se vendían políticamente como "lo nuevo", ahora están incurriendo en los mismos vicios que decían aborrecer. 

Tema 2: Pensemos en el "jueguito discursivo" de los periodistas pagados por el Gobierno, los de la AM 750 o los de Radio 10. Los Pablo Duggan, por ejemplo, que están por doquier. Ellos hablan de "la derecha" refiriéndose al PRO como una contraposición al kirchnerismo. Es decir, que según ese razonamiento los K representarían la izquierda, y eso es falso, porque les encanta la guita y no le impota una mierda defender a los trabajadores. La contraposición de la derecha podrían ser los pibes del Partido Obrero, o el FIT, los militantes. Ni siquiera el pelotudo de Nicolás del Caño que es un tibio y negocia con los K. Luis Zamora, Vilma Ripoll, eran y son de izquierda, y son dirigentes que respeto. Pero no caigamos en la ingenuidad de pensar al kirchnerismo como el movimiento que enarbola las banderas antiimperialista, si estamos viendo que tienen que ir de rodillas al FMI o al Banco Mundial porque no hay un mango en las arcas del Banco Central. No jodamos, ya estamos grandes como para que nos quieran imponer una versión inventada de lo que vemos todos los días, o una realidad paralela. 

Recordemos que Gustavo "Gato" Sylvestre estuvo varios años conduciendo "A dos voces" con Marcelo Bonelli. ¿O nos toman por estúpidos? ¿Alguien cree seriamente que Víctor Hugo, Sylvestre, y muchos más, cambiaron de pensamiento y decidieron adherir fervientemente a la prédica kirchnerista a cambio de nada? A vos te piden que creas en los ideales o en la supuesta mística de una facción política, mientras ellos se llenan los bolsillos porque se vendieron al mejor postor. Son prostitutas del micrófono, porque si empezamos a escarbar un poco, acá no se salva nadie, precisamente porque nadie resiste un archivo. 

Y es una mentira también, como vengo diciendo hace años, que el kirchnerismo deba luchar en soledad contra los "medios hegemónicos". Ellos compraron medios con el aval de empresarios amigos como Cristóbal López o Fabián De Sousa, más otros empresarios que figuran como editores responsables de algunos medios impresos, y el broche de oro es tener un filósofo o un historiador oficialista como Felipe Pigna. Pigna, además, es mediocre, es un profesor de Historia que le encontró la vuelta para vender muchos libros sobre supuestos "mitos" que él asegura rebatir cuando otros ya lo hicieron antes. 

Con todo este aparato, que por supuesto cuesta guita, ya armaste otro grupo de medios de propaganda que de una magnitud muy superior a la que te puedas imaginar, y que no tiene nada que envidiarle a La Nación, Clarín, o Perfil. Si por lo menos dijeran las cosas como son, yo los respetaría. Pero si se empeñan en ocultarlas, y en ocultar la realidad con un relato paralelo, allá los que se comen el verso. Si vos te considerás en las antípodas de la derecha y son K, creo que te equivocaste, o te hacés el gil porque te conviene si sos un dirigente importante. Nos estaremos viendo pronto. Punto final.  

12 de septiembre de 2022

Escribir nos hace sentir más libres

Comienzo de semana en la ciudad. Hoy estoy más tranquilo y con algo de tiempo libre, a veces es necesario tomar alguna medicación para que la ansiedad no nos domine. Por supuesto, recetada por un profesional. Todo lo que contribuya a mejorar la calidad de vida de cada uno, siempre ayuda. Cada cual le encuentra la vuelta de una forma que le da resultado, porque de lo contrario, buscaría otra.

 Bueno, ayer ganó Boquita y pese a que no estaba del mejor semblante, vi el partido como bostero que soy, no podía perderme el Superclásico ante el eterno rival. Claramente el partido fue mediocre, ambos equipos jugaron "a no perder", y el gol de Benedetto que selló la victoria no fue gran cosa. Aprovechó el desconcierto en el área chica de River para meter un cabezazo y descolocar al arquero. Y obviamente, con el resultado a favor, Boca se dedicó el resto del segundo tiempo a aguantar en el contexto de un partido que, como les decía, no tuvo grandes jugadas, ni muchas llegadas al arco para ninguno de los dos. 

Segundo tema:  Terminé de escribir tres cuentos que, quizás, formarán parte de un futuro libro. No siempre salen de un tirón, como suele suponerse. Estoy conforme, porque logré despojarlos de algunos vicios literarios que tenían los primeros relatos que ya fueron publicados. A este material inédito lo seguiré puliendo, pienso yo, para que el resultado final tenga sea diferente a los ocasionales lectores si es que logro algún día publicar un segundo libro. Son mucho más extensos que los anteriores, por eso hay que reforzar la prosa para que no el desarrollo de la trama no decaiga, ni tampoco el entusiasmo del lector se "desinfle"  en la primera página. Una vez que ya escribís el borrador, la mayor parte ya está hecha, y tenés tiempo para darle más verosimilitud. La ficción debe ser creíble dentro del género que yo escribo, a menos que te dediques a la literatura fantástica. 

Las correcciones que uno va haciendo son casi infinitas, sumadas a las que  hace el corrector/a de la editorial para el que contrataste sus servicios antes de que el manuscrito entre a imprenta. El "riesgo", entre comillas, es que se pierda algo del espíritu del texto original, de tanto quitar y agregar palabras. Como ahora estoy escribiendo con un realismo más crudo, y como hay algunos personajes que no la pasan nada bien ante la Ley, voy a asesorarme con algún abogado amigo que tenga el tiempo y las ganas de leer los borradores. Esos puntos deben ser creíbles, entiendo yo. 

No puedo precisar cómo va evolucionando lo que escribo desde el momento que tipeo la primera letra de la compu hasta que doy por terminado cada cuento. Retomando lo que decía al comienzo, en determinado momento me surge una idea, escribo lo que se me ocurre en esa ocasión, y puede ser que quede guardado en un archivo de Word y que no lo toque nunca más hasta un mes más tarde. Pero si vos considerás que ese último texto quedó razonablemente bien, te va a das pilas para emprender otro en un plazo más corto. Eso sí: Esta vez, cuando logre reunir una cantidad de material suficiente para ser publicado, voy a leer uno por uno todos esos cuentos, pero a su vez pensando que formarán parte de un futuro libro. No quiero repetir tópicos o temas que se dan inconscientemente en la mayoría de los casos. Hay frases que uno las tienen tan incorporadas que parecen un comodín. Bueno, también hay que cortarla con eso. Creo que es una de las cosas que me diferencian a mí y a los escritores amateur, de los ya consagrados. 

No me molesta que me comparen con mi hermano, ¿cómo habría de molestarme, si él ya tiene varios ejemplares publicados que fueron del agrado de mucha gente? En realidad, más me compararme, me confunden con él todo el tiempo, saludo a alguien en la calle y me dicen: "Hola, Mariano". Y como me cansé un poco de aclarar que no soy yo a quien están saludando o lo que fuere, dejé de hacerlo. Antes era al revés, a él lo confundían conmigo. Pero yo tengo mi estilo de escritura que es diferente al de él. Insisto: Es diferente, no es mejor ni peor, de hecho yo he escrito los prólogos de casi todos sus libros.

 Ni en mi laburo, ni en otras actividades que me gusta hacer, compito con nadie. Y cuanto más leés a gente que está a otro nivel, más vas a crecer en tus propias creaciones. Hay que aprender de los grandes, no de los mediocres, y eso es válido para todo los órdenes de la vida. Nos estamos viendo pronto. Punto final. 

 

  

9 de septiembre de 2022

Todo llega

 Si me estás leyendo, y aún no te pasó, te aviso por las dudas: Llegará el día en que alguien se dirija a vos tratándote de "Usted", o diciéndote señor… y probablemente no sea sólo por mera educación, sino porque te estás haciendo viejo. Tranquilo, la vida sigue, y con el tiempo ya te acostumbrarás a que en lo sucesivo te brinden un trato formal porque ya hay una brecha etaria notable entre vos y lo que se conoce como “jóvenes”. Si tenés 60, por ejemplo, y te relacionás con gente de tu misma edad, el trato que mantendrás con ellos será el mismo de siempre, porque son pares. Siempre pensé que lo importante es no convertirse en un viejo decrépito, que provoque vergüenza o pena, y que además represente una carga para sus hijos, si es que los tuvo.

Asimismo, un día cualquiera va a descubrir tu primer cabello blanco, probablemente mientras te estás afeitando frente al espejo. Ya sé lo que van a decir, a algunos les resultará un detalle menor, de hecho, hay personas jóvenes que tienen el pelo lleno de canas con mayor rapidez que lo normal o habitual, de manera que no es el comienzo de la decadencia, como veremos más adelante.... y no tardará mucho en aparecer una incipiente barriga en lo que antes era un abdomen que, sin necesidad de gimnasio alguno, se mantenía firme e inalterable.

Todos recordamos, por supuesto, cuando nuestros padres nos empezaron a decir "por qué no te buscás un trabajo", o “yo no mantengo vagos”. Tenías suerte si te daban la opción de estudiar o trabajar, pero en ningún caso permanecer ociosos. Como lo que decían los avisos clasificados era que había que postularse con buena presencia, no era extraño vestirse con traje y corbata para ir a las primeras entrevistas de laburo, no sé si sigue siendo así, a menos que se trate un puesto jerárquico. Porque no es lo mismo buscar trabajo de mozo, que de gerente corporativo, sin ningún desmedro hacia uno u otro.

Yo tenía un traje, pero ya me quedó chico, y hace años que no uso una camisa, me parecen incómodas. Ni hablar de las corbatas. Sin embargo, reitero: Si en un aviso piden expresamente ir vestido de esa manera, en alguna ocasión lo he hecho con la ropa que tenía a mano en ese momento. Al pedo, porque no me llamaron nunca. He ido a otras entrevistas laborales vestido de una forma más casual, y debo decir que eso no era lo gravitante, sino qué tan idóneo eras para ese puesto, y algunas preguntas muy retorcidas que siempre te hacen para ver si vos tenés disponibilidad full time o no, porque muchos que se dedican a Recursos Humanos no te lo dicen abiertamente. O hacer un dibujitos para un test de psicología, que no es taxativo, si así lo fuera, no nos enteraríamos todos los días de las masacres que perpetran los psicópatas que aparentemente eran personas "normales". 

Retomo lo que venía diciendo. Para vos, que me estás leyendo, seguramente será tu primera experiencia en estas lides hasta que comprendas que cuando te dicen "te vamos a tener en cuenta/te vamos a llamar" no es ni más ni menos que un modo elegante, o un eufemismo, para sacarte de encima. Lo máximo que podés conseguir es que te digan que quedaste seleccionado, eso ya merece algo de atención, porque pasaste el primer filtro. Pero sea como fuere, tampoco te garantiza nada.

También va a pasar que tus pulmones o tu hígado comiencen a acusar recibo de años de excesos y efervescencia juvenil, y te preguntes si no tendrás que replantearte tu estilo de vida. Es un desgaste propio del deterioro físico, no hay mucha explicación. Menos cigarrillos y alcohol; más verduras, agua, caminatas, y todo lo que los médicos aconsejan constantemente. Ya pierde interés ir a un boliche, porque no tenés ganas, y la gente que hoy los frecuenta tiene menos de la mitad de tu edad. Por lo cual, para un sábado a la noche no hay grandes planes que no sean mirar televisión y dormir.

Eso te va a llevar a comprender otra cosa: Los amigos de la infancia o de la adolescencia son sólo un recuerdo, porque pertenecen a esas etapas de la vida. Nos une a ellos un pasado en común, es el único vínculo. La amistad, al no cultivarse, ya no existe. No podemos suponer que seguimos siendo amigos de una persona que nos vemos hace 10 años, y con la cual no tenemos comunicación. Claramente no estamos peleados, simplemente se perdió el contacto cotidiano, y ese distanciamiento repercute en todo lo demás.

Pero podemos dejar de lado estas nimiedades (para algunos) y profundizar hacia lo que vemos en el siglo XXI: Las monarquías no tienen razón de ser, porque en definitiva el sistema de gobierno donde aún existen se define como una monarquía parlamentaria, y los reyes, duques, o princesas no tienen ninguna gravitación para sus súdbitos. Lo único que conservan es el “glamour”, una pertenencia a una casta superior, aparecen en esas revistas chotas como “Hola!”, y son fotografiados por los paparazzi haciendo cosas que aparentemente hace una persona común. Casi toda Europa Occidental mantiene todavía a una monarquía, o mejor dicho, sus habitantes mantienen todos los castillos, mansiones y gansadas que pueden tener valor histórico, pero bien podrían convertirse en museos y no en residencia de personas con títulos nobiliarios que viven totalmente alejadas de la realidad. Y los holandeses o españoles, por mencionar dos ejemplos puntuales, aceptan pagar impuestos altísimos para sostener todo eso, por lo tanto creo que uno de los puntos que distingue a nuestra Constitución sobre esta cuestión está definido en el artículo 16, que establece lo siguiente:

“La Nación Argentina no admite prerrogativas de sangre, ni de nacimiento: No hay en ella fueros personales ni títulos de nobleza. Todos sus habitantes son iguales ante la ley, y admisibles en los empleos sin otra condición que la idoneidad. La igualdad es la base del impuesto y de las cargas públicas”.

De más está decir que aquello de que todos somos iguales ante la Ley no se lo cree nadie, del mismo modo que siendo idóneo para un trabajo ya estás en condiciones de acceder a él. Y la explicación a esto puede resumirse en pocas palabras: Acomodo, nepotismo, tráfico de influencias, evasión impositiva en paraísos fiscales. Pero al menos, no tenemos que bancar a ningún Rey o Reina que reclame la suma del poder público, algo que no ser concibe bajo ninguna democracia con sistema presidencialista. En fin, vamos a dejarlo ahí porque daría para largo, y siempre reitero que no soy historiador, por ese motivo, alguien podrá no estar de acuerdo. Nos estamos viendo pronto. Punto final.

7 de septiembre de 2022

Retomar el entusiasmo luego de la sequía creativa

 Hola amigos, me encuentro actualizando el blog luego de algunos días de transición. Ese período que para algunos puede considerarse de sequía creativa, en principio no siempre es así, sino que prefiero escribir algo que tenga sustento antes que dar vueltas siempre sobre lo mismo. 

Son los primeros días de septiembre, o no tanto. Ha transcurrido casi una semana y no me di cuenta, lo que sí es que ya estaba harto del mes anterior, pero este ciclo de 30 días trae consigo experiencias de todo tipo. Tampoco me enteré sino hasta hace muy poco que murió Gorbachov, el líder ruso que marcó un quiebre a nivel mundial, y es una noticia que no tuvo repercusión (casi) en los medios argentinos. Parece que miramos para otro lado en todo sentido, inclusive en la manera de informar, porque no estamos hablando de la muerte de una persona cualquiera. Jugó un papel decisivo en la Guerra Fría, pero mientras tanto acá seguimos hablando de las figuritas del mundial, para darnos una idea de lo berreta que es todo. 

 Cuando estamos cerca de arrancar otra hoja del calendario, tampoco nos damos cuenta de que esa hoja representa tiempo, el cual no se puede recuperar, y por ende no vuelve. No vamos a caer en filosofía barata, los filosófos de verdad han abordado todo esto y las conclusiones a las que arribaron son las mismas en el común de los casos.

 Pero no es momento aún como para empezar a evaluar qué es lo que cada uno ha hecho. Aunque para mí, tampoco le encuentro valor ya sea ahora o en diciembre.

Sí es cierto que, como dije en otra nota, hay años que guardan un lugar de un lugar de privilegio en nuestra memoria porque hay hechos que nos marcaron. Los motivos pueden ser totalmente opuestos. Puede suceder que haya nacido tu hijo, que hayas conseguido un logro importante en lo personal,  o que alguno de tus seres queridos haya fallecido. Y esas cosas permanecen como una burbuja que anda flotando por ahí, y a la que siempre recurrimos porque quizás definen lo que somos hoy, a menos que seas un cínico o un HDP al que no le importa nada. Cuando ocurren episodios traumáticos, claramente hay que tomarse el tiempo que sea necesario, hasta que podamos recuperar algo de estabilidad emocional. 

 A veces reniego de Facebook y de las redes sociales en general, pero no voy a ser tan hipócrita como para decir que nunca entro a chusmear mi "muro". A Instagram no lo entiendo, lo uso para subir algunas fotos que saqué de casualidad, generalmente del paisaje urbano, y que me parecen que están bien interesantes para compartir, teniendo en cuenta lo que representa tomar una imagen con un celular con poca resolución. Pero no está en mis planes comprar uno nuevo, el mío lo compré usado pero sin ningún detalle tales como golpes, pantalla astillada, o signos de desgaste evidente. Al menos hasta ahora.

 Hay gente que escribe boludeces o que copia y pega frases que se atribuyen a grandes personalidades de la historia. Hace poco encontré una página que hace “fact checking”, es decir, cotejar lo que muchos usuarios comparten en las redes porque esas publicaciones tienen algún mensaje parecido a un ejemplo a seguir, una lección de vida o un "mensaje" similar. Por supuesto que no lo hacen de mala fe. Concretamente, días atrás unos días leí una anécdota que se le atribuía a Nelson Mandela, el líder sudafricano. Copié el texto y lo pegué en Google. ¿El resultado? El chequeo de datos demostró que nada de lo que se mencionaba en esa supuesta anécdota había pasado. Pese a todo, mientras no se trate de publicaciones que inciten a la violencia o que el usuario replique con esa intencionalidad, no es peligroso, es simplemente falso porque ese hecho que se menciona nunca existió.  

 No me causa gracia burlarme de la gente según su pobre ortografía, aunque algunas veces esos errores de escritura son tan burdos y evidentes que ese breve texto parecería haber sido redactado de una manera deliberadamente grotesca, casi a propósito (hasta el mismo celular te los corrige). Retiero: Hay quienes encuentran diversión en escribir mal, o buscan una transgresión estúpida destrozando el vocabulario, reiterando obviedades, tópicos burdos y trillados, como si la comunicación no tuviese que regirse por determinadas pautas. Es algo que vengo observando hace tiempo ya. Mi actividad en Facebook es cada vez más esporádica, prefiero mirar lo que escriben los demás o cuando suben alguna foto interesante, pero no tengo una actitud "militante" o fundamentalista frente a una red social. Tampoco espero ganar “likes” por lo poco o mucho que escriba, al que no le guste, no tiene obligación alguna de ponerle un “me gusta” porque sí.

Cuando descubrimos que detrás de la supuesta amistad no hay más que un intercambio de frases huecas, todo empieza a perder interés. Ojalá podamos preservar aquello que nos permite conocer más al otro, como tomar una cerveza o un café en un bar. O unos mates, dado que estamos sumidos en un plan de eterno ajuste para la economía doméstica. A lo mejor lo que sucede es que me siento demasiado viejo como para polemizar contra redes sociales tan masivas como Facebook o Twitter.

Aunque parece ser que lnstragram está más orientado, como les decía, a subir fotos o “historias”, por lo tanto es menos frecuente que surja una controversia en esta nueva plataforma, donde los jóvenes y no tanto muestran culos, tetas, se visten de un modo elegante para posar en una selfie y quieren hacérselo saber a sus seguidores.

Retomando lo que expresaba en el primer párrafo: ¿Qué nos resta esperar de esta parte hasta fin de año? Resistir, podría decirse. Cada uno tiene sus proyectos y trata de encauzarlos dentro del contexto. La sociedad actual nos incentiva a vivir apresuradamente porque lo único que cuenta es el presente, y ese razonamiento no va conmigo. Por supuesto, es obvio que nadie sabe cuánto tiempo vamos a vivir, y a veces eso hace pensar que no vale la pena hacer proyectos a largo plazo. El futuro es importante, por varios motivos. Es incierto por naturaleza, pero a cada instante estamos pensando en lo que vamos a hacer en una semana o en 15 minutos. Si lo llegamos a vivenciar, es otra cuestión.

No lo sé, hoy es miércoles por la tarde y mientras tomo unos mates pongo sobre la mesa estas reflexiones que serán un poco banales para algunos, pero que están sustentadas en mi historia personal y en el diálogo que tengo con la gente que conozco. Cuando un proyecto no te sale bien, te sentís un poco temeroso e inseguro de emprender otro. Siempre hay que tener en cuenta la coyuntura, hacer un diagnóstico de las necesidades o de los posibles empredimientos que puedan funcionar según lo que va sucediendo a nivel macro. Claro que hacer un estudio de mercado es más complejo que lo que acabo de expresar. Pero a riesgo de simplificarlo demasiado, creo que es así.  

Muchas veces nos cuesta saber qué es lo que queremos hacer. Creemos que tenemos la sartén por el mango, que todo está resuelto, y aparece algo que te descoloca por completo. Llega una megadevalución, una confiscación de depósitos (corralito), y te quedás en bolas.  Y ahora estoy sentado frente a la pantalla, tomando unos amargos, y pensando en que estamos todos en la misma. Hay un mínimo porcentaje que está con "la vida hecha", por así decirlo, o que cree tener el futuro asegurado en base a sus ingresos. Ellos nunca pierden guita. La comodidad de la vida burguesa que todos añoramos en secreto es algo que también conduce a la sensación de que todo va a seguir igual. La casa, el auto, los hijos, los ahorros, ¿las vacaciones? Pura cháchara, comprar bienestar en cuotas. Es gratificante tener una familia y poder darles lo mejor, pero verse forzado a mostrarse siempre con buen semblante como un tipo despreocupado de lo que pasa, a cambio de unas migajas de afecto de aquellos que, supuestamente, ya están “hechos”, cuando todos sabemos que hay empresarios que se han fundido porque las decisiones que toman los de arriba terminaron por liquidarlos también a ellos. Recuerden esto: Es más fácil hacer conjeturas y formarse prejuicios sobre una persona, que tomarse el trabajo de conocerla si es que realmente nos interesa hacerlo.

 Nos estamos viendo pronto. Punto final.

4 de septiembre de 2022

1983

 Ah, 1983. Sin lugar a dudas, un año que todos recordamos, incluso aquellos que nacieron después y que no tienen la edad cronológica como para haberlo vivido. Bueno, en rigor de verdad yo era muy chico, así que me pasó algo parecido. 

Posguerra, apertura democrática, elecciones libres en Argentina. Pero además, hubo cambios culturales notables a nivel global. En la forma de vestir, en la música, en el cine.

Si bien se suele hablar del “Pop de los ‘80” y hasta el día de hoy hay gente que lo considera casi un género aparte, no es tan así. Hay radios, al estilo de Aspen, que se nutren mayormente de esa década porque la audiencia que los sigue busca escuchar eso. Precisamente, 1983 marca el comienzo “real”, del pop de los ’80. Si uno ve las listas o charts de Billboard, en EE.UU. hasta 1982 la música que dominaba las radios y las ventas, era un pastiche de sintetizadores pedorros y baladas que no tienen demasiado que ver con lo que vendría tan sólo un año después. Bandas como Foreigner, Toto, Quarteflash, cuando llega el ’83 desaparecen de las listas, son bajadas de un hondazo. Hasta ese momento, de vez en cuando, tipos con muchos pergaminos encima como Paul McCartney o Stevie Wonder tenían presencia en los charts, y en los años posteriores se esfumarán durante un tiempo, salvo por algún hit aislado.

 Michael Jackson y Madonna cambian por completo el escenario, y con ellos, otros artistas como Phil Collins, Lionel Richie, Prince, que sí son reconocidos hasta hoy. Bueno, a Phil Collins lo desprestigiaron bastante desde los '90 en adelante, pero para mí sigue siendo un gran músico.

Entonces, lo que sucede es que otros se avivan de que necesitan adaptarse para mantenerse vigentes y obtener éxito comercial, y se suman al oído que sí define a la década: David Bowie, Tina Turner, Bruce Springsteen, Billy Joel, Hall & Oates, Dire Straits, Rick Astley, Queen… es un cambio radical respecto de la música disco de los ’70. Los productores comienzan a cobrar mayor relevancia para dar con el sonido perfecto para las radios. La gente en esa época todavía compraba discos porque no había otra manera de tener un registro grabado, no existía el streaming ni la descarga digital. Es una década superficial en ese sentido, pero que tiene el beat de música de baile, de boliche, que tuvo su germen en Europa, quizás, y terminó por imponerse rápidamente. Por eso, cuando tratamos de definir lo que conocemos como pop de los ’80, en rigor de verdad nos referimos al período que transcurre entre 1983 y 1989. Ni siquiera alcanza a ser una década completa, pero dejó una huella significativa en los nostálgicos que supera a lo que vendría después. Inclusive hay artistas casi desconocidos que la pegaron con un hit y consiguieron algo de notoriedad sólo por esa canción que se repite como un mantra. Eso siempre existió, pero se afianza en los ochenta.

En la Argentina, Charly García "la rompe” ese año con un disco que lo cambió todo, “Clics Modernos”. El propio García ha comentado en varias entrevistas que quería un sonido novedoso y bailable, y que se inspiró en Prince. Desaparecen del gusto popular los Baglietto o los León Gieco, al menos por un tiempo. No interesan los cantantes de protesta o con compromiso social, y por lo tanto, pierden audiencia y rédito comercial. Sin embargo, en el disco ya mencionado, hay un tema, “Los dinosaurios”, que alude a los años de la dictadura de un modo brillante.

Por eso, porque veníamos de años de miedo y terror, el pop también se afianza en Argentina y busca influencias por todos lados. Era un fenómeno nuevo por acá, y hasta entonces no se le daba demasiada bola a la figura del productor o del manager. Claro que, si los álbumes no sonaban en la radio, nadie se enteraba de su existencia, y además había que presentarlos en vivo. Muchas veces esos conciertos tenían un resultado bastante diferente al disco en estudio. No siempre era posible replicar el sonido original, sobre todo si estaba compuesto con muchas máquinas o sintetizadores.

Y aunque el rock argentino como tal nació a mediados de los '60, se vuelve masivo 20 años más tarde, y obviamente contribuyó el hecho de que durante Malvinas, las radios argentinas no pasaban música en inglés. Dimensionar el impacto que tuvo esa decisión, a la distancia, es relativo. Pero me estoy yendo de tema. 1983 es un año bisagra en nuestra historia, y no podemos dejar de mencionar a otros artistas o bandas como Soda Stereo, Virus, Los Abuelos de la Nada, o Fito Páez. Este último no me agrada demasiado, pero reconozco que en sus comienzos hizo algunas cosas interesantes. 

Charly García ya no es el mismo, y no vale la pena indagar en los motivos. Pero es el único grande que nos queda, porque Spinetta ya no está, ni Pappo, ni tampoco otros que podían pelearle el podio. Y así como él ya no es el mismo, sin el recambio cultural y generacional que él encabezó, el pop irreverente y divertido que luego fue mutando a una versión más cruda y contestataria, tampoco lo sería. 

El recuerdo de esos años encuentra lugar para intentar recrear esa estética, en músicos como The Weeknd o lo que fue Daft Punk. Pero hay algo que no se puede negar: No habrá otro Michael Jackson, y dejemos de lado por un momento las denuncias por abuso y otras cuestiones que no hacen a un hecho artístico. Estuvo en el lugar correcto y en el momento justo, y quizás desaprovechó su inmenso talento con excentricidades y actitudes que lo único que hicieron fue dañar su propia imagen. Pero eso ya sería tema de otra nota, como el hecho de analizar las numerosas controversias y escándalos que están ligados a cada uno de todos los que mencioné por separado. Quedan los discos, queda la música. Nos estamos viendo pronto. Punto final.    

3 de septiembre de 2022

Que digan lo que quieran

 Los periodistas tenemos una responsabilidad a la hora de comunicar en un medio de prensa, pero que también se hace extensiva a nuestras apreciaciones u opiniones personales. Sea cual fuere mi pensamiento respecto a lo que pasó con CFK, me van a hacer pedazos (tampoco me considero tan importante). Y a esta altura de mi vida, no me interesa. No me importa si me acusan de fomentar el odio, o bien si creen que yo estoy avalando un hecho que para algunos fue ficticio. Quedate tranquilo que pasaremos varios días hablando de esto. Exprimirán la noticia durante una semana o más, hasta que aparezca otro suceso que sea más prioritario y que desplace al anterior de la agenda mediática. 

Si vos hacés pública alguna objeción respecto a la "versión oficial" de lo que pasó, o te permitís dudar, automáticamente tu opinión es descalificada con el argumento de que vos promovés un discurso del odio, como si fueras un negacionista del Holocausto. A la inversa, si vos repudiás lo que considerás que ocurrió, tampoco vas a salir mejor parado, porque te van a tildar de otros calificativos denigrantes. De manera que no tiene sentido, para mí, tomar partido o asumir una posición respecto a lo que todos conocemos, o creemos conocer. El feriado del viernes no fue correcto, fue innecesario. Si lo tomás como un llamado a la reflexión o lo que sea, nadie va a cambiar su parecer que sostuvo desde el vamos. Pero que te censuren diciéndote que promovés un discurso del odio por pensar distinto, y que por lo tanto el hecho de manifestarte ni siquiera está alcanzado por la libertad de expresión, es vergonzoso. Es lo contrario a la democracia, es un intento de disciplinar las opiniones a fuerza de mordaza. 

Lejos estoy del fanatismo o de la polarización, pero esto sólo lo saben quienes me conocen, no quienes me pueden leer, extraer una frase al voleo, y condenarme por eso. Sólo pongo las manos en el fuego por mi familia, y por algunos de mis amigos, porque cualquier imputación que se haga contra ellos, la voy a salir a refutar públicamente y me ch... un h... lo que piensen los demás. Si hay gente que duda de la versión oficial que nos pretenden imponer, no hay motivo para confrontar a nadie. Yo puedo aceptar tus opiniones o tus ideas, pero no estar de acuerdo con ellas. Eso se llama tolerancia. Los primeros en ser relevados de su puesto deberían ser los custodios, llegado el caso, que demostraron ser unos completos inútiles. 

Teniendo en cuenta lo radicalizada que está la sociedad, parece ser que es casi una exigencia que te definas, o que hagas un pronunciamiento, lo cual es bastante sorprendente porque yo no soy más que una observador sin ninguna ideología política, y no voy a aceptar que pretendan marcarme la cancha dentro de un pensamiento binario. No cuenten conmigo. No lo haré en esta instancia ni lo pienso hacer en el futuro. Si algún día logramos ser más tolerantes, tal vez yo pueda expresarme, como muchos otros, sin ese planteo absurdo de promover el odio. En principio porque yo no odio a nadie al punto de desearle la muerte. Ni mis enemigos son merecedores de ese oscuro y macabro deseo, porque en definitiva morirán cuando se cumpla su ciclo biológico, o cuando una enfermedad los vaya limitando. No me levanto todos los días pensando en los hijos de puta que estos sujetos fueron conmigo, y en consecuencia deseándoles lo peor. Cada uno cosecha lo que siembra, y el castigo vendrá (quizás) sin que yo haga nada para consumarlo.

Como dije antes, si hagas lo que hagas (o digas lo que digas) igual te van a criticar o a destrozar, mejor no decir ni hacer nada al respecto, y guardar silencio. El silencio no es tiempo perdido, dice una conocida canción.  

No hay nada nuevo en los intentos de asesinato a funcionarios o jefes de Estado. A Ronald Reagan lo quisieron matar dos veces, una de ellas siendo Presidente (en 1981), en Washington, y otra vez en 1992 en la Florida, cuando estaba dando un discurso o una conferencia. Se acercó un tipo en actitud sospechosa y con un arma, pero el personal de seguridad logró reducirlo enseguida. En el '81, no fue así: No sólo hubo 6 disparos de arma de fuego que efectivamente se concretaron, sino que uno de ellos alcanzó a herirlo. Estuvo un tiempo internado, se recuperó, y su popularidad cuando retomó las funciones escaló por las nubes. 

A Alfonsín también intentaron asesinarlo, en dos o tres ocasiones, siendo Presidente y también después, cuando ya había terminado su mandato anticipadamente. Casi no recordaba ese hecho, hasta que ayer Clarín e Infobae publicaron notas que seguramente habrán encontrado por ahí rastreando el archivo. En 1991, en San Nicolás, el ex Presidente estaba en un acto político, un loco apareció de la nada en medio de la multitud con una pistola, se puso en  posición de disparo, y los custodios lograron tirar al piso a Alfonsín, mientras otros que rodeaban al tirador lo neutralizaron. Al final, el sujeto fue declarado inimputable y se suicidó dos años después. La bala nunca salió, lo cual lo desconcertó. No hubo disparos, quedó en evidencia al no poder consumar su propósito, y ese tiempo permitió que lo retiraran del acto. 

Hay muchos casos más donde los homicidas o psicópatas eligen como blanco a Presidentes o ex presidentes, lo pueden googlear. Rara vez lo hacen con los vice, porque tienen un perfil muy bajo, sus mandatos trascurren sin pena ni gloria y no son objetivos codiciados para los dementes. Claro que sería una ingenuidad suponer que CFK es una Vice más. Tiene más poder e influencia que el propio Alberto F., a quien ella misma puso en su lugar. 

Qué bueno sería, respetarnos un poco más, y que algún día cada uno aprenda a ejercer el pensamiento crítico. Para eso, precisamente, uno de los fundamentos es permitirse analizar los hechos de un modo distinto. Pero atención: Ello no significa caer en las teorías conspirativas que no tienen ningún sustento.

No voy a escribir más sobre el tema, ha sido suficiente lo que intenté explicar, y además los memes en las redes sociales (a favor o en contra de algo), demuestran la imbecilidad de los que se divierten mientras otros están conmocionados. Por eso, se me ocurre pensar que lo más provechoso sería crear una Comisión "ad-hoc", para que los diputados y senadores de todos los partidos, que están bastante al pedo, se aboquen a investigar lo sucedido.

Todos somos argentinos. Punto final. 

Adiós domingo

Domingo por la tarde en Lobos: Una jornada más, ya casi por dar comienzo a la segunda quincena de abril, y pasada por agua. Hace como tres d...