30 de octubre de 2018

35 años de democracia

Pese a que la actualidad que nos toca vivir no es muy alentadora, como la gran mayoría de los argentinos yo también celebro un nuevo aniversario de la restauración democrática. Seguramente no fueron tiempos fáciles para quienes nos precedieron, tanto ciudadanos de a pie como dirigentes políticos. En 1983, la Argentina se parecía a un país perdido de Europa de Este, como Hungría o Rumania. Estaba todo por hacer, no había desarrollo tecnológico, un déficit gigantesco, faltaban leyes que regularan cuestiones fundamentales como el divorcio, y por supuesto mantener a raya cualquier amenaza de un nuevo levantamiento militar. Alfonsín hizo todo lo que pudo, pero fue reconocido tardíamente. Quizás porque su mandato quedó trunco ante del descalabro económico que se produjo en el último tramo de su presidencia, y llegó Menem con la famosa convertibilidad que muchos confundieron con "estabilidad". Es cierto, no había inflación en los '90, pero esa ficción permitió ocultar coimas, sobresueldos, y crímenes mafiosos. La privatización de las empresas del Estado se realizó de una manera vergonzosa, que fue denunciada en su momento por los pocos que no se subieron a la frivolidad y al jolgorio colectivo. Algunos servicios mejoraron, como la telefonía, pero se destruyó totalmente la red ferroviaria para favorecer a los transportistas. Con formaciones de trenes que tenían 40 años de antigüedad, y un sueldo promedio de 800 pesos/dólares, la gente tenía que viajar como podía. Y los jubilados cobraban 150 pesos/dólares de mínima, mientras Menem se sacaba fotos con Madonna y los Rolling Stones. 

Volviendo a los '80, podríamos decir que se trazaron una serie de objetivos con el denominado Plan Austral, que trajo consigo una nueva moneda, y un intento de empezar desde cero. Al principio funcionó, digamos durante dos años, pero luego ya la inflación no dio tregua, y el país comenzó a padecer una hiperinflación que se extendió desde 1989, con Alfonsín, hasta 1990, ya con Menem en el poder. 

No obstante, evaluar una gestión de gobierno en base a las medidas económicas como única variable es injusto, porque se hizo mucho en materia de Derechos Humanos, protección de las garantías individuales de cada ciudadano, reconocimiento del matrimonio igualitario, y más acá en el tiempo se instituyó la Asignación Universal por Hijo. Muy criticada al principio, pero que se mantuvo en los gobiernos posteriores. 

Si Macri es hoy Presidente, no hay nada extraño en ello, sino una mayoría que lo votó en elecciones libres y conforme a los procedimientos legales. Ya no hay fraude, al menos en los comicios nacionales. Como estamos a menos de un año de elegir nuevamente  quién ocupará la Casa Rosada, hay que pensar que la democracia es meramente representativa, y que nuestro único modo de expresarnos es mediante el voto. Cada vez que lo hacemos, estamos honrando la memoria de todos los que lucharon para que en la Argentina se terminen las dictaduras y los gobiernos déspotas, y aquellos que desafiaron a los retrógradas por defender sus ideas ante la censura y la falta de libertad de expresión.  Punto final. 

28 de octubre de 2018

Crónica de un sábado por la noche en Lobos


Calurosa tarde de domingo en Lobos. Anoche salí con una amiga, y pude constatar que la mayoría de los bares y lugares céntricos, siendo sábado y no tratándose de altas horas de la madrugada, lucían con  muy poca gente. De hecho, en uno de ellos, a las 2 AM no quedaba casi nadie, y los mozos habían comenzado a entrar las mesas que estaban en la vereda del local, en una inequívoca señal para que nos fuéramos. Finalmente fuimos con mi amiga a otro bar, de la 9 de Julio, donde todavía quedaban unos pocos clientes, pero la mayor parte de ellos eran personas de cierta edad, lo cual me hace pensar que ya los jóvenes han adoptado la modalidad de la famosa “previa” antes de ir al boliche. En realidad, eso siempre existió, y cuando yo era adolescente nos juntábamos en la casa de alguno de los compañeros de ruta de esa época a tomar algo y escuchar música, la que realmente nos gustaba y no la que suena en las radios . Por lo general antes de la hora antes mencionada, cerca de las 2, ya nos disponíamos a ir a bailar, en cambio lo que sucede ahora es que el horario de más afluencia de chicos en los locales bailables se ha retrasado considerablemente. Muchos pasan apenas una hora o dos en los boliches, porque saben que si van antes tampoco encontrarán a nadie conocido. De manera que pagar la entrada para ingresar a estos lugares, gastar en un remís o transporte en el caso del nuevo reducto de la Av. Yrigoyen, se hace demasiado pesado para el bolsillo promedio, además de resultarme con sabor a poco siendo que ya sé con lo que me voy a encontrar y que estoy totalmente ajeno a ese peregrinar por las pistas hasta que se produzca el prodigio de que una chica deje de lado a su grupo de amigas y se acerque a bailar con vos o a intercambiar un teléfono, algo que ya desde el vamos debe ser anacrónico porque los millenials se manejan con otros códigos, que yo suelo desconocer.
Cuando me refiero a “mi época”, parece que fuera un viejo mañoso y quejoso que se rebela contra lo instituido, pero no es ésa mi intención. Simplemente, creo que el hecho de tomar un café a cierta hora con un amigo/a ya parece demodé, y por supuesto que si esta nota yo la hubiera escrito en 1996 o 1997, pensaría distinto, porque yo era otro, y cambié mis hábitos en función a las obligaciones laborales que tuve que asumir. Pero como 20 años no son nada, y para la historia de la humanidad son casi un suspiro, llegará el día en que la histeria colectiva por el WhatsApp y todas las gansadas de los celulares que conocemos hoy tengan fecha de vencimiento, y vendrán otros tiempos que no me animo a aventurar. Punto final.

25 de octubre de 2018

Mitad de semana con la agenda recargada

Estamos transitando la mitad de semana, con días que a menudo nos parecen largos y agotadores. En mi caso, por el tipo de trabajo que hago, todos los días tengo que producir y publicar material nuevo, y cuando el Municipio o alguna institución convoca a la prensa, hay que rescatar lo esencial de todo lo expresado por los oradores para que el texto no resulte demasiado largo y no agobiar al lector con una extensa parrafada que no aporta demasiado. Ya nos vamos preparando para el finde, que también trae consigo actividades culturales y deportivas que es necesario cubrir. La mejor satisfacción que uno puede encontrar en esta profesión es ser creíble, que la gente reconozca en las notas periodísticas una fuente de información genuina. A veces se puede hacer un reportaje que dé lugar a la polémica, y en otras ocasiones lo que hay para comunicar es tan insípido que no se dispone de dicha posibilidad. También, titular con "gancho", que invite a leer, es algo que uno suele hacer, aunque yo sólo lo empleo en determinados casos. Asimismo, cuando te dedicás a hacer periodismo digital, renegás y puteás si falla la conexión de Internet, si el WhatsApp que estás esperando no llega, y así se genera un pequeño desastre que es consecuencia del pésimo servicio que brinda Speedy en Lobos. Vivimos en el mundo real, que es el que percibimos con los sentidos, y otro paralelo, que se plasma furiosamente y sin descanso en las redes sociales, tanto las más conocidas como aquellas que están apareciendo y prometen reemplazar al ya anacrónico Facebook. Sí, el Face nos cambió la vida, sería necio negarlo, porque la gente comparte cualquier cosa que se le viene a la mente, algunas creativas e interesantes y otras que son pura vanidad, como fotos de viajes o la foto de un plato de comida que supuestamente ese usuario está pronto a degustar. Pero quizás sería apresurado emitir un juicio de valor, porque en principio cada uno hace el uso que desea de su cuenta en la red social, y a esta altura ya no hay nada que sorprenda demasiado, excepto el hecho de escrachar gente en un pueblo chico como Lobos, con argumentos varios, como que adeuda cierta suma de dinero, es violento con su familia, no se hace cargo de los hijos, y la lista sigue...

Lo más interesante, sería indagar en la reacción que busca esa persona detrás del monitor. ¿Sumar a otros en su indignación? ¿Pretender una búsqueda de adherentes en frustraciones colectivas? Es complejo saberlo. Hacer un perfil trucho en Facebook es relativamente fácil, pero no le encuentro el sentido, más que gozar de cierta impunidad ante una suerte de bipolaridad. La persona que todos conocemos y que se comporta conforme los usos y costumbres, y ese mismo sujeto que necesita otra identidad ficticia para espiar a su ex mujer, o para contactarse con su amante, entre otros propósitos bastante previsibles. Yo siempre he tratado de mantenerme al margen de esas estupideces. Por suerte, todavía no estamos dominados por la inteligencia artificial y podemos debatir con cualquier persona racional tomando unos mates o un café. Punto final. 

22 de octubre de 2018

Comenzando la semana con todas las pilas

Primeros minutos del lunes. Comienzo la semana dispuesto a dar lo mejor de mí en lo laboral y en las relaciones interpersonales. Luego de dejar atrás un finde lluvioso y con mufa, el lunes no parece ser un día tan malo por antonomasia. Hay muchas cosas a las cuales no les dí su justa dimensión, y me fui convirtiendo en un viejo quejoso y renegado social. A lo que voy, es que tengo más de lo que realmente parece. Para empezar, una familia que me ayuda en todo lo que puede, y que es incondicional conmigo. Me bancan y me escuchan aún cuando la realidad me supera y me vuelvo intratable. Me aconsejan en base a su experiencia, aunque yo muchas veces desoiga esas sugerencias hasta que con el tiempo comprendés por qué te las dijeron. Hay que proponerse, en principio, no permitir que nadie te arruine el día. Porque la vida es muy corta, y lo que vemos es todo lo que hay, por lo tanto aprovechemos el viaje, que es solamente de ida. No quiero amargarme inútilmente, ni tampoco ser un optimista patológico. Estoy en una edad en la cual busco nuevos intereses, otras actividades que sean de mi agrado y que me ayuden a ejercitar la mente. Creo que si logro determinados objetivos básicos, lo demás decantará solo. Entonces es cuestión de fijarse prioridades, y procurar respetar ese orden, para que todo lo que es superfluo quede relegado a un segundo plano.

Y siempre es bueno no proponerte metas demasiado ambiciosas, porque el hecho de no poder cumplirlas te frustraría aún más. Nadie es completamente racional, o puramente emocional. Ambos péndulos se complementan. Hay que tener la cabeza fría en los momentos difíciles pero no podés evitar que tus propias emociones  te agobian. En fin, se ha escrito tanto sobre el tema, que no vale la pena abundar de ello en esta nota. Lo que puedo afirmar es que este mes se ha pasado rapidísimo, y rara vez tomamos noción del devenir de los días. Eso de "vivir cada día como si fuera el último", es bastante utópico, pero sí se puede rescatar algo bueno aún del día más complicado que te toque atravesar. Punto final. 

18 de octubre de 2018

Madrugada nublada de jueves

Primeras horas del jueves. Contra todos los pronósticos que presagiaban un temporal de lluvia y viento, hasta el momento nada de eso ha ocurrido. Cuando pasa la medianoche y ya entramos en un nuevo día, me siento más relajado y me surgen ideas que luego, si todavía las retengo en la memoria, las puedo implementar cuando despierte. 

Valorar a la gente que pasa tiempo con vos. Retribuir el cariño de los afectos más cercanos. Son esas cosas las que te ayudan a que tu vida transcurra en un marco de relativa calma. Todo lo demás, lo que viene de afuera, es parte a lo que uno está expuesto por ejercer un trabajo determinado. Y lo más importante, quizás, sea evitar traer los problemas del trabajo a la casa, excepto cuando la magnitud de éstos así lo ameriten. Todo lo que conocemos, la televisión, la música, etc, está concebido para entretener, no para pensar. Y no está mal que así sea, dado que todos necesitamos un momento de distensión. Pero tomarse el tiempo de hojear un libro, indagar en aquello que el autor pretendió expresar, es un acto intelectual más complejo. Creo que el libro es lo único que perdurará en formato papel en los próximos años, el resto sucumbirá ante lo digital. Y quienes con mucho esfuerzo logramos armar una modesta biblioteca, recorremos cada tanto esas hojas amarillentas, como un camino repetido. Mi próxima meta será tratar de conseguir todos los libros que han escrito personas de Lobos, porque sé que publicar implica un gran esfuerzo económico y que de algún modo se compensa porque es una satisfacción muy grande poder hacerlo. En estos momentos, estoy leyendo una suerte de biografía sobre César Borgia, el eclesiástico y político italiano de la Edad Media que, según dicen, inspiró a Maquiavelo a escribir "El Príncipe". Como el texto da por sentado muchas cosas que desconocía, tuve que bucear en Internet para poder ponerme en tema, del cual había escuchado bastante en el programa de Alejandro Dolina pero ya no recordaba casi nada. 
Y como les comentaba antes, cuando la intención es abstraerse un poco, nada mejor que ponerse los auriculares y elegir la música que más te gusta para que esos minutos previos al dormir no sean tediosos. Punto final.

16 de octubre de 2018

Harto y cansado

Estoy harto y cansado. Sin embargo, debo seguir, porque no conozco otra manera de ganar plata dignamente. Estoy harto de mendigar una pauta publicitaria a gente que está forrada en guita. Cansado de hacer trámites que no conducen a ningún lado. Como estoy considerando la posibilidad de buscar un trabajo extra, fui a la Oficina de Empleo y dejé mi currículum. Jamás me llamaron para nada, ni siquiera para saber si seguía vivo. No les importa un carajo que la gente no llegue a fin de mes, total "las chicas" están detrás de una computadora y un escritorio, tomando mate, esperando que caiga algún gil en desgracia como yo. Me fastidia la gente que no es sincera, aún en decisiones simples: si yo te ofrezco una publicidad, no me digas "cualquier cosa te aviso", porque sé que eso nunca va a ocurrir. Decime "no puedo", "tengo muchos gastos", y listo, no te jodo más, es lo mejor para ambas partes, en última instancia. Y otra cosa que me irrita, es cuando te "lloran" que no se vende nada, que no entra gente al negocio...si lo sabré yo!! Me la vas a venir a contar a mí? A qué estamos jugando? O te creés que yo nado en la abundancia? La merma en la actividad comercial ya dejó de ser novedad.  La gente mira su propio ombligo y se caga en el resto. Y esto ha sido así siempre, inclusive en tiempos de mayor prosperidad. Tenés todo el derecho de prescindir de mis servicios, pero no de usarme o buscar publicidad gratis, como los "señores" de una conocida agencia de autos. Quizás porque hace 15 años que me dedico a esto y sé tratar a la gente con respeto, exijo lo mismo para mi persona. 

Cuesta tiempo, dinero y trabajo producir una nota periodística, y más aún sostener un diario digital. Al que quiera les muestro los números, para que vean que no falto a la verdad. Para que se entienda mejor, yo no me quejo de lo que elegí hacer o de mi profesión, me quejo de las personas que te toman por boludo, cuando tengo casi 40 años y no estoy dispuesto a perder el tiempo, porque además de la vejez, el paso de los años me permitió conocer con qué bueyes estoy arando. Muchas gracias. Punto final. 

14 de octubre de 2018

Crónica de domingo por la madrugada

Madrugada de domingo en Lobos. Me desvelé, hacía tiempo que no me sucedía, de manera que me preparé un café y me dispongo a pasar el resto de la noche leyendo o adelantando el trabajo pendiente del día anterior. El sábado fue agobiante y caluroso, pero pude realizar todo el laburo de acuerdo con lo previsto. De hecho, no me pesa estar despierto ahora, porque dormirse temprano un fin de semana termina siendo un tedio, por más que uno no tenga planeado salir de su casa. Y a esta hora, son casi las 4 AM, no da para desandar las calles semidesiertas, prefiero quedarme en mi habitación hasta que me deje vencer por el sueño. 

 A veces, cuando estás haciendo una entrevista por un tema determinado, aparecen otros, propios de una charla cualquiera, que dan para hacer una nota aparte. Ayer me pasó algo parecido, hice una nota por la Avenida de las Artes, y me quedó bastante material que lo reservo para un próximo artículo. Como he mencionado alguna vez, el comportamiento del lector es bastante impredecible respecto al impacto o repercusión que puede tener una nota publicada. En muchas ocasiones creés que va a ser un golazo lo que escribiste y  finalmente obtiene pocas visitas o clics. Y en otros casos, cuando no te tenías mucha fe, resulta que se convirtió en lo más leído del día. Por eso, más allá de buscar darle forma a un texto para que sea ameno, no me planteo más hacerlo "best seller". Todo lo que sea exposiciones de arte, fotografía, eventos literarios, no cosecha demasiado interés para un diario digital. Sin embargo, es mi deber publicarlo y darle difusión, porque además me interesa que se conozca la actividad que tiene Lobos, su vasta reserva cultural. Alguien podrá decir que "la cultura no vende", y quizás sea cierto, pero un medio de comunicación debe informar sobre todo el acontecer local, no sólo accidentes o noticias policiales. Por supuesto, cada editor hace lo que quiere, solamente estoy dando mi modesto punto de vista. Si tenemos fines de semana ajetreados, es porque en Lobos todavía hay gente con ganas de hacer cosas, de exponer su arte, de presentar libros de su autoría, lo de emprender campañas solidarias. Y en realidad, hay un público lector para todo tipo de material, aunque algunas noticias rankeen más que otras. Me suele suceder, mientras estoy redactando algo, que me pregunto "a quién le puede importar esto", porque a veces no comprendo como pierdo 15 minutos de audio en una conferencia de prensa que no vale nada. Pero es lo que hay. Parte de la capacidad que uno puede tener, está en rescatar lo esencial de la noticia en medio del palabrerío de políticos y funcionarios. Punto final. 

11 de octubre de 2018

Competir contra uno mismo

Noche de jueves en Lobos, bastante fresca por cierto, con lo cual podemos deducir que el fervor primaveral todavía no se manifiesta como un concepto constante. Estoy haciendo varias cosas a la vez, leyendo un poco, buscando información para darle forma a mi próximo cuento, redactando notas periodísticas (mi trabajo). Sí, como leyeron: estoy intentando hacer literatura, de forma muy modesta, sin pretensiones y prejuicios. Mi hermano es más conocido en esas lides, ya ha escrito cuatro libros. En fin, los tiempos de uno no son los mismos de los del otro, entonces llega el momento en que tenés el impulso de volcar tantas ideas y vericuetos que pasan por tu mente en un texto que sea digno de ser leído. 

Muchas veces se me ocurre un buen comienzo, prometedor, para esbozar algún relato, pero luego me encuentro con el problema de terminar de darle forma, o que no decaiga en su desarrollo. Ojalá tuviera el talento de Soriano, de Cortázar... precisamente, hace tiempo leí que muchos manuscritos de escritores consagrados fueron rechazados por las grandes editoriales de la época. Ernesto Sábato dijo en una oportunidad que varios editores se negaron a publicar "El Túnel", su novela más leída y admirada. Me gustaría, cuando considere que llegó el momento, dictar un curso de Técnica Periodística, o de Comunicación Social, para los jóvenes que recién terminan el Secundario y quieren seguir una carrera afín en una Universidad. Alguien podrá decir "quién se cree éste para dictar clases", pero me creo idóneo para hacerlo, sólo haría falta contar con una matrícula de interesados que justifique dicho curso, y un lugar adecuado. Yo no le tengo miedo a la competencia dentro de ninguna profesión, porque compito conmigo mismo para hacer mi laburo cada día mejor. Punto final. 

Producción periodística propia

Estimados amigos, nos reencontramos en este blog luego de un prolongado paréntesis. Queremos que sepan que la esencia de nuestro diario digital (LOBOS 24), es la producción periodística propia. ¿Qué significa esto? Que buscamos generar nuestro propio material para publicar, procurando que sea de interés público para todos ustedes. Para ello, realizamos notas, entrevistas, editoriales, informes, y todo cuanto esté humanamente a nuestro alcance. No siempre es sencillo coordinar horarios y lugares de encuentro con los entrevistados.  Por supuesto, también publicamos los partes de prensa policiales o gacetillas municipales. Tratamos, como dijimos antes, de interpretar el interés del lector. Esa ha sido nuestra premisa, no de ahora, sino de mucho antes, cuando nuestro diario se llamaba LOBOS DIGITAL. Fue el segundo medio web de Lobos, que estuvo vigente desde 2006 hasta 2017. Hoy, habiendo iniciado ya una nueva etapa y pese a la estrechez económica, continuamos con el objetivo de marcar la diferencia desde otro lugar, porque consideramos además que sería frustrante que ustedes encontraran en todos los medios de comunicación de Lobos las mismas notas, sin ningún matiz, sin algo que las distinga del resto. 

Estamos dispuestos a seguir adelante mientras estén dadas las condiciones para hacerlo. Ningún medio puede sustentarse sin publicidad, y casi todos -no sólo nosotros- han tenido que resignar su margen de ganancias. Tenemos el amor propio y la voluntad suficientes para hacerle frente a esta crisis, con la esperanza de que vendrán tiempos mejores. Quizás sea una utopía. Pero siempre hemos luchado detrás de un objetivo. Nunca hemos recibido una queja por mentir o falsear datos, por agraviar o calumniar, ni una carta documento. Todas las notas están grabadas y a disposición de quien las quiera escuchar para corroborar su veracidad.  Aprovechemos estos dos últimos meses del año para dejar de lado el desánimo y encarar con nuevos bríos el trabajo diario. 

LOBOS 24

8 de octubre de 2018

Lunes agotador con el termómetro al rojo

Jornada agotadora la de hoy lunes, con el termómetro por encima de los 26 grados durante la mayor parte del día, hasta que promediando la tarde el cielo se fue poblando de nubes presagiando una tormenta que aún no se concretó. Mucho trabajo por acá, desgrabando notas, editando fotos, buscando material de archivo que siempre es necesario tener. Además, desde hace dos semanas empecé a ir al gimnasio para intentar verme mejor y ejercitarme, lo cual me deja bastante cansado, pero satisfecho de que estoy haciendo algo por mí. 

Es propio de la primavera en ciernes los días calurosos, y ya los estoy padeciendo, porque transpiro muchísimo, quizás más de lo normal. Ello hace que deba hidratarme con frecuencia, y que tenga que cambiar de ropa varias veces porque las remeras quedan empapadas de sudor. Extraño el invierno, este último que pasó fue bastante benigno, hubo 10 o 15 días de frío intenso y el resto se pudo pilotear.

 Por otra parte, estaba pensando en el despilfarro y la guita al pedo que podemos presenciar con los Juegos Olímpicos de la Juventud. Déjense de joder, la gente está pasando hambre y estos señores pretenden hacer de Buenos Aires una sede olímpica, recontra trucha, porque da lástima, ni siquiera está cerca de los grandes eventos del olimpismo mundial que hemos tenido oportunidad de ver. Pero quizás los porteños son así, están satisfechos con su ego, piensan que la Capital es el ombligo del mundo y al resto del país simplemente lo llaman "el Interior". Somos mucho más que eso, la Provincia produce más que cualquier otra, es la más poblada, tiene los distritos electorales más importantes, y está sumida en una profunda crisis, como es de público conocimiento. Por suerte, el único medio que le da generoso espacio a esta fantochada de los JJ. OO. es la TV Pública, para el resto no existe, y es absolutamente comprensible porque hay otras prioridades que no justifican que la situación actual de la Argentina se permita ese alarde de ciudad cosmopolita que hace rato se perdió. Buenos Aires, es una ciudad llena de basura y mugre, con monumentos enrejados, con "gente bien" que hace cola de cinco cuadras bajo la lluvia para visitar la Embajada de Francia (???). Ciertamente, no es la misma ciudad que yo conocí 20 años atrás cuando fui a estudiar. Llena de piquetes a diario, manifestaciones varias, protestas, tomas de edificios...en fin, sería bueno que los deportistas que nos visitan también se enteren de que esto sucede fuera de la Villa Olímpica, ¿no? Punto final.

2 de octubre de 2018

Dos últimos meses de 2018

Iniciamos la recta final, los dos últimos meses del año. Pienso que este 2018 no será recordado de la mejor manera, excepto para aquellas personas que tuvieron alguna gratificación personal, como haber encontrado una relación de pareja o haber tenido un hijo, que son dos grandes satisfacciones que te puede deparar la vida. Sé que suena a hartazgo hablar de todo lo que nos está pasando, pero sería necio ocultarlo, creo que es hora de que se debata, se hable y se discuta para que "alguien" nos escuche como ciudadanos. Por supuesto, tanto yo como muchas personas que debemos laburar todo los días no nos podemos dejar ganar por el desánimo, porque la rueda sigue girando. Forzosamente, debemos adaptarnos a un escenario económico y social que nadie había imaginado. Y claro está que no es agradable para nadie hacerlo, porque tenés que recortar gastos, buscarle la vuelta, renegociar presupuestos...todo ello hace que tu calidad de vida no sea la misma de 10 o 15 años atrás. Con el kirchnerismo en estado de coma, se avecina un reacomodamiento en el ajedrez de la política. Es probable que en 2019 nos encontremos con dirigentes "reciclados", que ocuparon cargos en su momento, dejaron un desastre, y ahora vuelven como líderes mesiánicos. Esto me hace acordar a cuando De la Rúa convocó a Cavallo para el Ministerio de Economía. Como verán, todo puede pasar. 

Por mi parte, trato de cuidar mi salud y la de mis seres queridos, que es el principal capital para mantener un cuerpo sano y poder vivir de un modo pleno. A veces lo logro, otras no, pero si estás enfermo de lo que fuere, ello te limita y te sentís prisionero de tu cuerpo, además de verte obligado a comprar remedios que cada vez se alejan más de la modesta capacidad del bolsillo. Punto final. 

Barco a la deriva

  Frío comienzo de semana en la ciudad. En el contexto actual, cuesta ser innovador o creativo: Los hechos que merecen ser difundidos se rep...