28 de febrero de 2018

Mientras febrero dice adiós, llegó la bendita lluvia


Llegó la lluvia, tan necesaria por cierto. Llegó el alivio, que probablemente será efímero, pero nos garantiza unas horas de buen descanso y de poder salir a la vía pública sin terminar empapado en sudor. 
Pues bien, este febrero que dice adiós, fue bastante movido por cierto, y cuando uno investiga, siempre se encuentra con gente que habla sin saber. Por ejemplo: nuestra Laguna. Indagando en un archivo PDF de varias páginas (de un ente oficial), pude probar y demostrar que la Autoridad del Agua es el organismo de mayor jerarquía que regula las lagunas, arroyos, y ríos de la Provincia. Hidráulica está subordinado a éste. No expreso esto para ganarme los laureles de nada, de hecho empecé yo mismo a verificar entre las distintas páginas de Internet. Quería saber, como todo ciudadano, si nos estaban diciendo la verdad, o no. Creo que lo que nos vendieron fue una verdad a medias. 

Como todo en la vida, hay personas que obran de buena fe, y otras de un comportamiento deplorable. Yo tengo casi 40 años y la capacidad suficiente para discernir cuando me llega información falsa (o imposible de probar). Pero nadie es perfecto, por eso, si me demuestran lo contrario, no tengo problemas en retractarme. 

Me tomé unos días sin escribir nada en este blog, tan caro a mis historia personal, porque me propuse retomarlo cuando lo considerara necesario, es decir, cuando tuviera algo interesante para comentar. Y además de lo que ya expuse en los párrafos anteriores, me anima el deseo de respetar al lector. No subestimar la inteligencia del otro. En Lobos hay mucha gente valiosa y con grandes conocimientos, que deben ser objeto de consulta cuando ocurren desastres naturales, o cuando un pequeño pueblo rural como Villa Logüercio (que vive en buena medida del turismo), pasa por una situación apremiante. 

En 2016, este Gobierno prometió pavimentar la Av. Costanera (tengo recortes de diarios que así lo acreditan), pero a las palabras se las lleva el viento, y hasta ahora eso no ha ocurrido. Ni siquiera hay una estimación "seria" de cuándo se hará.

No dejo de reconocer todo lo que se ha hecho en materia de Obra Pública, pero no podemos dejar que el bosque nos impida ver el árbol (al revés del conocido refrán). Hay cosas que son meritorias, y otras que entran dentro de los servicios mínimos que debe brindar un Municipio. Si las tasas y tributos municipales aumentan, lo menos que nos merecemos es que esa plata se retribuya en una mejor calidad de vida. Sé, como dije antes, que en muchos aspectos se está logrando. Hay menos basurales, calles que lucen más limpias, un plan de separación de residuos que los vecinos tratamos de cumplir. Ahora, resta resolver lo urgente, lo inmediato, porque eso no puede esperar. 

Para concluir, agradezco a todos quienes leen mis publicaciones, aunque no estén de acuerdo, porque es la única manera de construir una sociedad verdaderamente plural. Muchas gracias. Punto final.  

25 de febrero de 2018

Hábil jugada política del Gobierno

Hábil jugada política del Gobierno: luego de exprimir hasta el cansancio el caso del policía Chocobar (acusado de "exceso de legítima defensa"), al punto tal que el propio Presidente lo recibió en la Casa Rosada, y luego de agotar todos los recursos con el caso de la fallecida periodista Débora Pérez Volpin (al conocerse los resultados de la autopsia, el tema desapareció), logró instalar en la agenda mediática el debate sobre el aborto legal. Un debate que divide aguas, y que consigue el objetivo propuesto, a saber: distraer la atención sobre los indicadores económicos que van en caída libre, la recesión, la inflación, al aumento de tarifas, y el desempleo. 

¿Podemos esperar que la propuesta de "aborto legal" prospere en el Congreso? Difícilmente haya acuerdo, incluso entre los propios macristas. Y en un país como el nuestro, donde la Iglesia conserva un poder importante para ejercer su influencia en cuestiones que van en contra de su doctrina, más aún. 

La mayoría de los que lanzaron alegremente esta iniciativa, que enseguida tuvo el visto bueno de los portales de noticias, se opusieron al matrimonio de personas del mismo sexo (mal llamado "matrimonio gay"), o en el mejor de los casos, pusieron reparos para concederle a las parejas homosexuales los mismos derechos que aquellas que no lo son. No seamos hipócritas: ¿cuántos miran para otro lado si ven a una pareja gay besándose en una plaza? O más retrógradas aún, ¿A cuántos (en pleno siglo XXI) les provoca incomodidad o escozor que una mujer amamante a su bebé en un lugar público?

Es así, como se entretiene a la opinión pública, con algo que no llevará a ninguna parte, a menos que el tiempo me demuestre lo contrario. Yo no me voy a pronunciar ni a favor ni en contra porque no quiero entrar en ese juego. Simplemente digo que no es momento para hacerlo. Hubo muchísimo tiempo (y no se hizo), cuando se reformó el Código Civil y Comercial, durante la presidencia de CFK. (Está vigente desde agosto de 2015). En su articulado, se establece que "la vida humana comienza desde la concepción", no antes (palabras más o menos). Por otra parte, el Art. 63, Título III, dice:"Son personas por nacer aquellas que no habiendo naciendo están concebidas en el seno materno "


Art. 70: "Desde la concepción en el seno materno comienza la existencia de las personas y antes de su nacimiento pueden adquirir algunos derechos, como si ya hubiesen nacido. Esos derechos quedan irrevocablemente adquiridos si los concebidos en el seno materno nacieren con vida, aunque fuera por instantes después de estar separados de su madre".

Es decir, que habría que reformar nuevamente el Código, que demandó varios años, y entrar en una disputa legal, que sin perjuicio de ser válida, tiene como único interés, plantear un tema de repercusión inmediata para tapar todo lo que sucede en lo cotidiano. 

Poner "parches" a un cuerpo legal que regula la existencia de las personas físicas, no es saludable. Además, muchos de los legisladores que integraron la comisión para completar el tan mentado Código, no sabrán qué hacer. Tapar con el codo lo que escribieron con la mano? Muy poco serio. Yo en esa no me prendo, porque avanzamos dos pasos y retrocedemos tres. Punto final.  





22 de febrero de 2018

Mirándose el ombligo en el verano




Como reza el viejo adagio popular, supuestamente para sentirte realizado en esta vida tenés que escribir un libro, plantar un árbol, y tener un hijo. Pues bien, como no tengo previsto tener hijos, y árboles tengo de sobra, me estoy encomendando a la tarea de escribir un libro. En principio, pienso concebirlo con honestidad, dado que voy a hacer una selección de textos que fui escribiendo en este blog. Son más de 1.300 notas, desde 2005 hasta la fecha, y obviamente algunas las considero más logradas o mejor redactadas que otras. En realidad, si es que sale el proyecto, será un "mix" entre cuatro o cinco cuentos que tengo escritos y que nunca vieron la luz, más una antología de este blog. Por eso, insisto en que antes voy a elegir con el mejor criterio posible el material, porque aún si lo deseara sería imposible publicar en papel todo lo que ustedes han encontrado aquí en los últimos 13 años. No me interesa terminar haciendo un mamotreto ilegible y aburrido. Y como uno va cambiando su forma de pensar, muchas veces forzado por la cruda realidad, entonces la candidez y cierta ingenuidad de las primeras publicaciones no refleja mi modo de ver las cosas hoy. Sin embargo, algún posteo de los más antiguos voy a incluir, porque esa persona "fui" yo, y ningún otro. Por supuesto, no esperen la excelencia literaria ni mucho menos, mis aspiraciones son modestas. Y después está el tema más complicado, que es el costo de publicar una tirada de ejemplares. Seguramente voy a tramitar algún subsidio que me ayude a paliar los gastos.

Quizás por el costo que singnifica una publicación en papel, es que abundan muchos blogs dedicados a la literatura, donde personas de todas partes del mundo comparten su prosa o su poesía. En algunos casos, directamente se elige el formato digital por considerar que tiene mayor acceso, y a su vez el lector accede a los contenidos gratuitamente. No obstante, el libro sigue teniendo mayor peso y entidad cultural, me atrevería a decir que es una de las pocas cosas que perdurará en los próximos 50 o 100 años. Los dispositivos para "E-books", además de ser difíciles de conseguir o resultar muy caros, no representan la misma experiencia de hojear las páginas de un texto cualquiera. Lo importante, desde luego, es el contenido, más allá que el modo que elijas para publicar. Si lo logro hacer, sería para darme un gusto personal, pero a su vez, con la expectativa de que alguien lo lea, de lo contrario sería totalmente inútil el esfuerzo económico. Deben ser escritos los cuales generen interés.  En fin, veremos qué posibilidades hay, y hasta tanto aparezcan, voy seleccionando el material que me parece mejor escrito durante todos estos años. Punto final. 

21 de febrero de 2018

El Moyano nuestro de cada día...

Escuchándolo hoy a Hugo Moyano, parecía que había nacido un nuevo Ubaldini, o un Lorenzo Miguel: me refiero a sus arengas a los trabajadores, a las conquistas sociales, y una serie de frases hechas que el camionero creyó que iban a pasar a la posteridad. ¿No es un poco anacrónico hablar de "gorilas" en pleno siglo XXI? Huguito, aunque no comulgo en un todo con Perón, el susodicho era un estadista, un tipo que tenía bien en claro lo que iba a hacer (en sus dos primeras presidencias), y vos sos una sanguijuela que empezaste a agitar el avispero cuando los K te cortaron el chorro. Con Néstor, el camionero se llevaba de maravillas, hasta que llegó Cristina y le empezó a recortar poder hasta dejarlo totalmente al margen. Ahora, con otro Gobierno, y muchos sindicatos que decidieron no sumarse a esta pantomima, las exigencias y reclamos de Moyano son como pedir agua en el desierto. Sólo lo acompañaron sus acólitos, los aplaudidores de siempre, y todos sabemos que los sindicalistas se enriquecen a costa de sus afiliados. Además de la demagogia elevada a la máxima potencia, de a ratos en su paupérrima oratoria, hablaba como si fuera una novia despechada.

En toda sociedad, los gremios y sindicatos deben existir para que los trabajadores se sientan representados. Ahora bien, si te descuidás te afilian compulsivamente sin tu consentimiento, como el otro "pobre muchacho" de SOEME, Balcedo, hoy caído en desgracia luego de sostener un medio de prensa en  base de la extorsión y el apriete y a un crecimiento patrimonial imposible de justificar.

Es que la vanidad puede más que el poder genuino. La ostentación, que llega a ser obscena, desligitima totalmente a estos tipos que dicen defender tus derechos. No creo que Moyano tenga apremios económicos ni mucho menos, y hasta se ha dado el lujo de ser Presidente de un club de fútbol. Más allá del alcance de la convocatoria, de cuánta gente participó de la protesta (las cifras que se manejan son entre 140.000 y 200.000), me dejó la sensación de que es uno de aquellos que intenta recuperar el poder que supo tener, sacando rédito del malhumor social y la economía en crisis, lo cual es real, pero Moyano no es precisamente el más autorizado para sacar chapa de "Robin Hood". Punto final. 

19 de febrero de 2018

Mini vacaciones: dos días en la vida

Hola amigos, retomo el contacto, luego de haberme tomado dos días de vacaciones, que en realidad no fueron tales. Vale decir, que fui a la playa, de nuestra vasta Costa Atlántica, y disfruté del mar, del sol, de la magnífica postal del verano que estaba acostumbrado a ver en la pantalla de la tele. Pero fui "con lo puesto", no en plan de hacer grandes gastos. Dos días en la vida nunca vienen nada mal, diría Fito Páez.

Me encanta nadar en el mar, sentir el movimiento de las olas, ver el instante cuando una de ellas sucumbe y se hunde en el agua, y es entonces cuando sobreviene otra ola encrespada que parece gigantesca, con una fuerza que si estás desprevenido, te tira varios metros desde el lugar donde estabas.

Santa Teresita es algo así como mi segundo lugar en el mundo. Los lugareños son educados, simpáticos, cuidan al turista.  Lo irónico es que, cuando niño, fui seis veces a Mar del Plata, pero era otra Mar del Plata, que prefiero conservar en la memoria, y dejarlo así. No quita que en un futuro vuelva, pero me gusta recorrer el Partido de la Costa, y hacer una parada en cada pequeño pueblo que ha sido bendecido por la naturaleza al contar con unas playas espléndidas. Sin embargo, no debe ser fácil vivir, por citar un ejemplo, en Las Toninas en pleno invierno. ¿Qué carajo vas a hacer? Te morís de angustia o aburrimiento, por eso me quedo mil veces con Lobos. Lo que quiero decir, es que como residencia permanente, vivir en un pueblo que subsiste sólo por el turismo estival no es nada fácil para la economía doméstica.

Cuando pasás el peaje de la Ruta 2, a la altura de Dolores, ya te sentís el dueño del mundo: claro, falta poco para el lugar escogido. Pero está lleno de cámaras, radares, controles de seguridad vial, y es así como aparecen las multas denominadas "cazabobos". Generalmente son por exceso de velocidad. Hace unos tres años, a mi viejo le llegó una multa del Municipio de Tordillo, del cual ni siquiera sabíamos de su existencia. Hacer un descargo personalmente es mucho más caro que abonar la multa, por eso te cagan inevitablemente.

Como no sé manejar, cuando viajo en auto me entretengo viendo el paisaje a la vera de la ruta, mientras devoramos kilómetros. Bastante surrealista, lleno de puestos de quesos caseros, dulces, chorizos. Los carteles verdes, indicando ciudades que jamás había escuchado nombrar. Cuando pasamos por General Madariaga, la primera asociación mental que hice, fue pensar que allí encontraron el cadáver de José Luis Cabezas, en una cava (si no me falla la memoria). Después hay otros pueblos que uno ignora por completo, sólo aparecen cuando tomás la ruta, como Pila o Castelli. El GPS suele fallar, o marcar cualquier cosa, no es la solución mágica. 

Pero llega el momento en que arribaste a tu lugar de descanso, y aunque sean dos días, ya saliste de las cuatro paredes de tu casa, estás con decenas de personas, cada una con su carpa o sombrilla, peleando por una franja de la codiciada arena, donde plantarás tu sombrilla o lo que fuere, un pequeño acampe que sirve de trinchera entre los ratos que vas al mar, que muchas veces se pone peligroso, o "picado", por lo cual hay que tener mucha precaución. Cuando querés acordar, ya es lunes otra vez, y luego de casi cuatro horas de viaje, el auto te depositó nuevamente en Lobos. Quedan las fotos, las selfies, algún souvenir. Y la vida sigue, hasta el próximo verano. Punto final. 



17 de febrero de 2018

Trabajar tiene su precio, pero vale la pena zambullirse al mar


Hay varias claves que me motivan a ponerle pilas al periodismo, que es para lo que me capacité y estudié. En primer lugar, lo que mencioné antes: estoy haciendo algo que me gusta, que tiene momentos ingratos como toda profesión, pero que si la peleás en el "día a día", trae sus frutos. La gente no es estúpida, y el peor error es subestimarla. Si vos te esforzás en hacer un producto de calidad, será reconocido y valorado. Y si no es así, al menos te quedará la satisfacción de que hiciste lo mejor que pudiste. 

En segundo lugar, sé que dedicándome a esto no voy a obtener un rédito o ganancia importante. Lo supe desde el primer momento. Pero si yo me dejo llevar por la desazón y entro a claudicar, la cosa se pone peor aún. En realidad, vivo de mis lectores y de mis anunciantes. A cada uno de mis clientes les explico claramente los costos de las publicidades, la modalidad de pago, el servicio que se les brinda. Eso sí, usted, señor comerciante, me podrá cagar una vez, pero dos no. Si no paga, no solamente que jamás volverá a tener lugar en mi página aunque me ofrezca 100 mil dólares, sino que automáticamente se lo da de baja. En 15 años, sólo dos personas no cumplieron lo pactado. Y ya están en la lista negra (toco madera).

En tercer lugar, siempre rescato el cariño de la gente, especialmente en mi caso, si tenemos en cuenta que no soy popular, bello ni carismático. Si reuniera esas cualidades, dejaría de ser yo. Me considero sociable, en parte porque este trabajo te lleva a tratar con gente todo el tiempo. He pasado por unas cuantas peripecias, y seguramente habrá muchas más por venir, porque en este trabajo, uno aprende en todo momento. Es un error pensar en los lectores como una "masa", o  que no reaccionan ante lo que vos escribís. Cada cual reacciona diferente, y es absolutamente respetable. Quizás por eso, muchas veces insisto en aquello que es de interés público, un concepto engañoso al final de cuentas. Hay notas que publiqué sin esperar demasiada repercusión, y resulta que fueron un golazo. Y otras a las cuales dediqué mucho empeño, sin embargo pasaron casi desapercibidas para el común de la gente. La culpa no es del otro, ni es tuya, es simplemente que la nota no despertó interés. Nada más. La vida sigue, y uno publicará otro artículo buscando captar la atención pública. Y debo reconocer que hay secretos de la profesión que no se los diré a nadie, pero no por esa tontería de "avivar giles", como se dice vulgarmente. Son secretos que se basan en lo que yo aprendí y viví, en charlas íntimas, café de por medio, donde alguien te explica como es la verdad de la milanesa. Lo cual, por cierto, te puede llevar toda la vida llegar a conocer. Punto final. 

16 de febrero de 2018

Desprejuiciados son los que vendrán...

Soy fanático de Charly García desde 1994, precisamente el año en que editó su "ópera rock",  La hija de la lágrima. Creo que fueron los últimos destellos de genialidad, más allá de que hubo discos posteriores que abundaban en covers de músicos que el propio Charly admiraba. Por esas cosas del destino, una sola vez lo vi en un show en vivo: Fue en febrero de 1999, en el marco del ciclo "Buenos Aires Vivo", en Puerto Madero. Quería estar lo más cerca posible del escenario, que era imponente, pero al mismo tiempo temía ser víctima de una avalancha. Ese día, en el concierto gratuito en la asfixiante Buenos Aires, había más de 300.000 personas en el predio. Fue una experiencia que no me olvido nunca más. Nunca vi tanta gente junta, desde señores que ya peinaban algunas canas, hasta pendejos como yo, que en ese momento tenía 20 años. 

El tema que más me gusta de Charly, y que rara vez lo toca en vivo, es "No soy un extraño" (1983). Dura casi tres minutos y es alucinante. Palo y a la bolsa. Cuando mister Say No More canta: "Desprejuiciados son los que vendrán, y los que están ya no me importan más, los carceleros de la humanidad no me atraparán, dos veces con la  misma red", se me eriza la piel. El tipo, en 3 minutos, te cuenta una historia que te la podés imaginar una y mil veces, que gira en torno al exilio, es como una versión del tango "Volver" en clave de rock (quizás esté exagerando). No voy a reproducir la letra completa porque resultaría algo tedioso, pero pueden buscarla en Google. 

Los carceleros de la humanidad todavía existen. Están en todas partes. Son los tipos que si quisieran, aprietan un botón y vuela todo por los aires, como Trump y el otro demente de Corea del Norte. Pero Rusia, ya habiendo dejado atrás el capítulo comunista desde 1989, es la gran potencia a la que temen los yanquis. Es una suerte de Guerra Fría "light", no como en la década del '80. En realidad, Rusia y EE. UU. se necesitan mutuamente. Fueron aliados en la Segunda Guerra Mundial, y hoy se miran de reojo como aquel que sabe qué cartas tiene el otro. Juegan al póker jugándose la suerte del resto del mundo, que con excepción de China, no tendría ninguna chance de evitar un colapso. Trump es un populista al estilo Kirchner, que entretiene a la gilada diciéndoles lo que les gusta escuchar. Probablemente el tan mentado muro en la frontera con México no se construya nunca, pero fue un recurso suficientemente útil para exacerbar el patriotismo norteamericano y fiel a la vieja doctrina Monroe, aquello de: "América para los americanos". Pensar que un profesor que tuve en la Secundaria nos hizo notar la supuesta grandeza de esa frase, ignorando que los yanquis denominan a su propio país "America", y rara vez se refieren al continente con ese término. Al resto, lo llaman "The Americas". En fin, no sé cómo desde mi admiración confesa por Charly pasé a meterme en cuestiones de política internacional, pero bien vale poner el bocho en "efecto random" (aleatorio), y que salga lo que salga. Punto final. 

15 de febrero de 2018

La clave del éxito de Infobae, la tercera página más vista del país

Infobae, es la tercera página de Internet más vista de la Argentina, detrás de las versiones online de Clarín y La Nación. Si de contenidos se trata, podría afirmar que supera ampliamente a las dos primeras. Estéticamente (es decir, hablando de diseño), es un portal ameno, que invita a leer. No subestima al lector. No repite obviedades. Tiene más diversidad de material que cualquiera de sus competidores. Las notas se pueden compartir en todas las plataformas existentes (no sólo Facebook o Twitter). Cuál es el secreto del éxito? Que si vos ponés un título con "gancho", después el desarrollo de la nota no termine siendo una estupidez. Ese es el "pecado" de Perfil, por ejemplo, que titula de un modo que invita a hacer click, pero la noticia es un bluff. Podría agregar que Perfil me cansó, me hartó, y lo único que se logra entrando a esa página es perder el tiempo.

"Perfil.com" es, básicamente, la versión digital del diario del mismo nombre, que sale en papel los sábados y domingos. Además, se le suman otros contenidos que produce la editorial de Jorge Fontevecchia, como las revistas Caras o Noticias. Hay un espacio más "serio", que es el que se reserva a sí mismo Fontevecchia, que satisface su propio ego con una serie de entrevistas a figuras de la política y la cultura, denominadas "periodismo puro". Fuera de lo ya mencionado, se actualiza con el mismo tipo de noticias que el resto de los medios.

En cambio, Infobae es solamente digital, y detrás de ese portal está Daniel Hadad, que en su momento vendió Radio 10, C5N y un grupo de emisoras de FM al empresario Cristobal López ( desconozco si López vendió esos medios a otros). Los textos de Infoabe son más cortos, aunque hay varios columnistas que tienen un espacio mayor en términos de extensión. Vale decir, son notas más largas. Hay mucha interacción con las redes sociales, y casi todo lo que se publica allí, se puede compartir. Ojo, Perfil también lo tiene, pero Infobae lo explota mejor. A su vez, el diseño del sitio web es más despojado, de manera que la persona que entra por primera vez no tendrá problemas en acceder a la información. Perfil es un sinnúmero de secciones, links, publicidades que aparecen de la nada, y como dije antes, no te motiva a leer. En su afán por ofrecer más noticias, se satura demasiado.

Hay, en el sitio de Hadad, espacio para noticias de índole bizarra o vinculadas a la farándula local, pero aún así tiene un complemento con buenos videos que vaya uno a saber cómo los consiguen antes que el resto. De manera que, dicho en buen romance, Infobae va marcando agenda. Punto final. 


12 de febrero de 2018

La crisis de la Laguna: por qué se llegó a esto

Estimados: me tomé unos días sin escribir nada, en parte porque no le encontraba la vuelta a lo que pretendía expresar, y además porque no tuve demasiado tiempo libre. Hoy por hoy, el tema del que todos hablan en Lobos, es la situación crítica de la Laguna. Es lógico que exista preocupación, pero también era previsible que nadie se iba a hacer cargo. Cuando leo los comentarios que circulan en FB, me hacen acordar a la vecina chusma del barrio, o a las boludeces que se hablan en la peluquería. En su mayoría. De vez en cuando, alguien aporta una dosis de razón. 

En principio, es necesario pensar que si en algún momento la Laguna estuvo o quizás haya estado peor que ahora, no es consuelo. Ni paliativo. Nunca se tomó la decisión política de construir una compuerta en serio, y no el penoso mamarracho que hemos podido ver en varias fotos. ¿Cuánto de despilfarro hubo en los sucesivos gobiernos que prometieron darle una solución definitiva al tema? ¿Y cuánto hubo de desidia e inoperancia?

¿Somos rehenes de un ente, denominado "Hidráulica", que es el que fija el nivel o cota de la Laguna? Se agotaron todas las instancias posibles? Ahora, con los hechos consumados, es fácil hablar. Lo que yo me pregunto, es qué turista en su sano juicio va a llegar hasta allá para presenciar un charco con barro podrido y peces muertos. Y si encima, cuando vienen, les metemos la mano en el bolsillo, olvídense. La gente no es estúpida como los comerciantes creen. A ver quién les da ahora la rentabilidad que supieron obtener, cobrando todo más caro. Y la gran pregunta es por qué las lagunas vecinas, pese a la sequía, conservan aún un caudal de agua que les permita subsistir.

Pero siempre el debate se va de las manos, con la chicana fácil, o cuando se quiere defender aquello que no tiene ninguna chance de ser defendible. No importa si gobierna Fulano o Mengano, lo que realmente importa, es qué hacemos y cómo administramos los recursos naturales que tenemos. 

En el hipotético caso de que caigan 100 o 200 mm., y vuelva a haber agua en abundancia, tampoco resulta muy atractivo ir a un lugar donde la Av. Costanera está hecha trizas, prácticamente un camino de tierra. Se les prometió a los vecinos pavimentarla, y todavía nada se hizo. Romper parece que es más fácil: por eso, esta gestión municipal  empezó a destruir parrillas y fogones de la Ribera Pública, algo con lo cual luego se quiso dar marcha atrás, pero el daño ya estaba hecho. ¿Somos tan necios que queremos un "turismo VIP"? ¿Qué tiene de malo la gente de Merlo, de Morón, de La Matanza? ¿O esperás que milagrosamente aparezca una familia de Pilar, para vaciarle los bolsillos? Demasiadas preguntas sin respuesta. Punto final.  

7 de febrero de 2018

"Made in..."

Hoy, como cualquier persona que necesita aprovisionarse, fui al supermercado. Hasta acá, nada fuera de la rutina. Lo que me sorprende es cómo se importan productos que antes se cultivaban o fabricaban aquí, con muy buena calidad. Peras y manzanas de Chile. Mandarinas de España. Dentífrico de EE. UU. (había una promoción según la cual, llevando dos unidades, te descontaban el 70 %). A ver, pensemos un poco... para que los tipos te hagan un descuento del 70 %, eso te da una idea del margen de rentabilidad o ganancia que tienen. Por otra parte, con un dólar a casi $ 20, ¿cómo podemos consumir fruta que tiene un precio razonable y que es importada? No sé si lo saben, pero en 2016 o 2017 cerró la empresa Moño Azul, de Río Negro, emblema de la industria frutihortícola argentina. Claro está que la noticia pasó desapercibida y a nadie le preocupó demasiado, excepto a los trabajadores que quedaron en la calle. 

Por citar otro caso, Coto (una cadena que no está en Lobos), te ofrece descuentos de hasta el 80 %, según las publicidades de los diarios que suelen aparecer los sábados. No somos culpables los consumidores si aprovechamos la promoción, lo que quiero reiterar, es que si están dispuestos a bajarte un 80 % el valor de un producto y aún así obtienen una ganancia, te das una idea de cómo te están pelando el bolsillo. 

Pero, mientras tanto, sigue la joda,  porque o nos entretienen con el caso del policía Chocobar, o con la trágica muerte de Débora Pérez Volpin. Si algo semejante nos llega a pasar a cualquiera de nosotros (léase un supuesto caso de mala praxis), quedate bien tranquilo que nadie se va a hacer cargo, a menos que súbitamente seas famoso o conocido en el medio. Ojo, Débora fue una excelente profesional de la comunicación, y no se merecía morir tan pronto y en circunstancias tan poco claras. Es harina de otro costal. Lo que digo es que si sos un pobre infeliz, tus deudos no tendrán ninguna posibilidad de que tu fallecimiento tengan responsables que vayan presos y rindan cuentas a la Justicia. Esto derriba el mito estúpido de que si vas a una clínica privada, todo va a estar bajo control. Hay delincuentes que ejercen la medicina en todas partes. Como también, abundan los profesionales de la salud que son de excelencia que laburan en situaciones límite y te salvan la vida agotando todos los recursos que tienen. Operando a un paciente con la luz de la pantalla de un celular porque el Hospital no tiene energía, por ejemplo.  

Volviendo al tema de la basura importada, recuerdo que en el año 2000, en el mismo supermercado, iba a comprar una de esas cajas con polvo para hacer flan, marca Royal. Me puse a ver el empaque y decía: "Importado de Uruguay". Esto es el colmo, esto es el fin, me dije. Profecía autocumplida: al poco tiempo aconteció "el fin". Con esto no quiero decir, ni dejar entrever, que vaya a suceder lo mismo ni mucho menos. Pero a veces uno se pone a reflexionar que la clase media está en vías de extinción, en términos de poder adquisitivo y necesidades básicas. Cada vez necesitás más guita para comprar lo mismo (lo cual no es nuevo). Esto, como es natural, te genera una profunda frustración, porque aunque impriman billetes de diez mil pesos, será sólo papel pintado. No quiero ni pensar cómo subsiste un jubilado con el haber mínimo, si no tiene a sus hijos o nietos que les den una mano económicamente. Lo que es más angustiante aún, es pensar cómo muchos de nosotros subsistiremos si tenemos la suerte de llegar a los 65, tener todos los aportes, y soportar la burocracia a la que ANSES nos tiene acostumbrados desde tiempos remotos. Punto final. 


4 de febrero de 2018

Iniciando la semana a full, con todos los anticuerpos

Tarde de domingo en la ciudad. Terminé de almorzar junto a la familia de mi hermano, estoy más relajado, y destino estos minutos (antes de dormir un rato la siesta) a escribir unas líneas. Somos prisioneros de las noticias que se dan a difusión en los grandes medios (ojo, no dije "medios hegemónicos"), pero en realidad hay muchísimos portales informativos en Internet que se pueden leer gratuitamente. Es probable que el responsable del mismo no sea una figura mediática o popular, pero ello poco importa, siempre que haya un análisis de opinión coherente, con alguien que pueda fundamentar lo que dice, vamos por buen camino. Por lo menos invita a la lectura. 
Ya casi pisando los 40, veo a la sociedad y a la vida de otra manera. Disfruto de detalles que antes no me importaban. Pero me pasa a la inversa también, hay detalles que cobran una relevancia que antes no tenían, básicamente porque cuando tenés 20 años, te tenés que permitir ser un poco irresponsable. Si no lo hacés a esa edad, ¿cuándo lo vas a hacer? Después con los años aparecen una serie de cuestiones en las que te demostrás vos mismo, y les demostrás a los demás, que sos serio en tu trabajo, que tu tiempo vale, que necesitás un buen descanso para rendir bien durante el día,  por citar sólo algunas.  

No sé por qué, me volvieron recuerdos del invierno pasado, quizás porque detesto el calor excesivo que estamos atravesando. Tuvimos un 9 de Julio de 2017 atípico, con mucha lluvia, en el cual fue inevitable volverse a mojar los zapatos y las medias por más recaudos que haya tomado en evitarlo. Es increíble la cantidad de baldosas flojas o partidas que hay en las veredas, que se convierten en una verdadera "trampa mortal" con la cantidad de agua que se acumula. Fueron casi 4 días nublados y con lluvias intensas. Como es previsible luego de casi 100 mm.de precipitaciones, algunas calles permanecieron intransitables durante demasiado tiempo. Pero un día soleado siempre motiva, te cambia de foco, te pone pilas. Y lo principal: Te saca del encierro, porque incita a caminar o a dar un paseo, a ejercitarse, a salir de las cuatro paredes. 

Creo que siempre debemos buscar razones para sonreír. Nos merecemos estar contentos, casi diría que es una "obligación". Hay gente que sale adelante de trances durísimos con una capacidad sorprendente, en cambio a otros nos cuesta más, y nos quedamos a mitad de camino hasta que encontramos algún proyecto para llevar a cabo, una forma de emerger de la superficie ante los momentos duros y enfrentar la realidad de otra forma. Me siento raro afirmando esto porque me quejo bastante y reniego más de lo aconsejable, pero hay situaciones en que te das cuenta que toda queja es infundada si no se puede hacer algo para mitigar ese malestar, ese fastidio. Punto final. 

3 de febrero de 2018

Meses "muertos" y cómo seguir adelante con el laburo




No claudicar significa no darse por vencido, aún en la adversidad. Por supuesto que es fácil decirlo, pero se vuelve cuesta arriba cuando los hechos nos sobrepasan y nos ponen en un nivel de estrés tal, que no podemos pensar con claridad. 

En Lobos, la "malaria" que hay (léase recesión), afecta la actividad comercial notablemente, sobre todo en los meses de verano. Pero yo vivo de mis actuales y futuros anunciantes. Realmente no me importa cuánto cobran los demás por un aviso, yo tengo un tarifario que considero razonable, en función de muchas variables.  

Prefiero que me digan abiertamente que "no", de un modo educado, por ejemplo: "en este momento no puedo", o lo que sea, antes de que me hagan perder mi tiempo para ir 5 o 6 veces a un negocio a cambio de nada. Por otra parte, es la respuesta que uno merece, porque cuando vas a ofrecer tus servicios actuás de un modo educado y respetuoso. Podría agregar que no me molesta que me digan que no, porque cada uno es dueño de poner su publicidad donde lo desea y nadie está obligado a nada. 

Esta noche de sábado, hice un paréntesis entre mis actividades, y fui al Patio Vip de La Porteña, donde un querido amigo brindó un show en vivo. Muy buen ambiente, pensé que solamente frecuentarían ese lugar adolescentes o pendejos, pero no me sentí un dinosaurio porque había gente de mi edad. Voy a volver. 

Retomando, y yendo a temas más alentadores, hago mucha producción periodística. Esto significa, básicamente, generar tu propio material, hacer entrevistas, coordinar horarios, y una serie de cosas que son previas al producto final, que es aquello que aparece publicado y que ven los lectores. No voy a mencionar acá los "secretos" de mi laburo o mi modalidad de trabajar, porque es un esquema que ya tengo incorporado y que forma parte de haber conocido mucha gente (desde el más solidario al más despreciable), y de algún modo aprendí a lidiar con eso. Tengo un enorme respeto por los lectores, no cabe duda que sin las palabras de aliento y apoyo que recibo, todo sería más difícil. Y siempre tuve bien en claro dos cosas: Uno no puede caerle bien a todo el mundo, ni se puede conformar a todos. Porque si fuera así, por pretender quedar bien con todos y hacer demagogia, estás dejando que los demás decidan por vos. Punto final.

1 de febrero de 2018

Verano cruel?

Me reencuentro con ustedes luego de jornadas agobiantes, de muchísimo calor, el cual probablemente continuará hasta la próxima semana. Verano cruel. El verano de 2017 fue más "light", por así decirlo. Pero mientras tenga ganas y el cuerpo aguante, voy a seguir escribiendo aquí, detrás de la trinchera. 

La verdad es que prefiero no hacer ningún comentario político, porque ya la televisión y los diarios se han encargado de hacerlo. Hoy empecé a hacer cobranzas, que de algún modo implica recoger los frutos de cada un mes de trabajo. Sin lugar a dudas, los anunciantes son un gran estímulo, además de los lectores. Por supuesto que uno aspira a más, a tener más publicidades, a mejorar el producto, pero eso se logra paso a paso. Y muchas veces,  la idea que anda dando vueltas por la cabeza surge de la manera menos pensada. 

Quién iba a decir, hace ya 15 años que camino la calle, buscando noticias, tratando de marcar la diferencia, siempre con respeto hacia mis colegas dado que ellos seguramente buscarán lo mismo. Creo que hay demasiados medios en Lobos (si contamos radios, televisión, Internet, y gráfica), por lo cual el mercado publicitario está bastardeado, y es lógico que un comerciante busque achicar costos, pero en tiempos de crisis, vale la pena invertir en un aviso, y no lo digo por mi caso particular, sino en líneas generales. Es probable que este año retome las clases de Inglés, ya que durante muchos años ejercí la docencia, y ahora puedo hacer un taller en algún lugar y ofrecer clases según el nivel que traiga cada persona: básico, intermedio, o avanzado. Aprender algo es como una gimnasia, si lo dejás de hacer por un tiempo prolongado, cuesta mucho más el hecho de recordar y asimilar la gramática, por ejemplo, para poder enseñarla del modo más didáctico posible. 

Así las cosas, siempre voy a tener como prioridad el periodismo, pero voy a aprovechar todo lo que sé, para obtener un rédito que me permita generar un ingreso extra. Con perfil bajo, con humildad, porque uno no puede dejarse llevar por la soberbia y creer que sabe todo. La mayoría de nosotros nos hemos "comido un garrón" alguna vez, porque nadie está obligado a conocer aquello que le es ajeno. Hay que tener convicción y responsabilidad, y suele suceder que durante el verano uno se plantea proyectos, para sacar un mango más, por supuesto, sin estafar a nadie. Tomar todo lo aprendido para transmitírselo a un tercero, es además un gran desafío, sobre todo si se trata de adolescentes. Veremos cómo se plasma todo esto. Punto final.

"No me sueltes la mano", dijeron los senadores

Viernes por la tarde en la ciudad. Estoy tranquilo, pero también somnoliento, así que procuraré escribir lo que tengo en mente. Observo que ...