31 de diciembre de 2012

Vísperas de Año Nuevo

Ultimo día de 2012. Un año intenso y complicado, en el cual comencé a estudiar un Profesorado. En fin, resultó que la carrera no es lo que yo pensaba o buscaba, de manera que preferí no continuar porque si seguía adelante, se haría más cuesta arriba. Tengo todo el verano para pensar qué decisión tomaré sobre mi futuro. Este 31 de diciembre nos sorprendió con una fuerte tormenta por la mañana, al igual que hace 7 días atrás, en aquella sofocante Nochebuena con 44º C de sensación térmica. Dicen que la sensación térmica es un invento, pero puedo asegurar que aquel día fue agobiante como pocos que yo recuerde en los últimos años. 

Este 2012 no ha sido fácil para mí, podría decir sin temor a equivocarme que ha sido mi peor año en tiempos recientes. Tuve que lidiar con la ansiedad y el estrés, y quizás sea uno de los motivos (otre varios) por los que iterrumpí esa carrera terciaria que mencioné antes. Mi pequeño sobrino a los pocos días de nacer debió ser internado en una sala de Neonatología a principios de febrero. Me agoté emocionalmente varias veces. No guardo el mejor recuerdo de este ciclo, mientras arranco la última hoja del almanaque. 

Pero, mirando lo que viene, nos espera un año ajetreado, con inflación, aumentos en las tarifas, y una gran presión fiscal. Un año electoral, en el cual aparecerán como por arte de magia fondos destinados a la obra pública para arreglar calles, plazas, cloacas o desagües. Detesto la política, y no creo que aceptara una candidatura a algún cargo si me la ofrecieran. Soy un ciudadano común, no tengo ningún tipo de privilegios, y veo a diario cómo mis ahorros se evaporan cuando tengo que recurrir a ellos para las compras diarias en el supermercado. 

Pero la raza humana se ha caracterizado por su voluntad de superación: Ese es el motor que nos lleva a pensar que el futuro será mejor. Por todo ello, hagamos lo mejor posible para tener un buen 2013, sin odios ni rencores. Porque si algo ha dominado este año es el resentimiento, la envidia hacia el otro, quizás como consecuencia de las desigualdades sociales. Es cierto que estamos mejor que en el 2001, pero no podemos estar eternamente refugiándonos en ese consuelo. Unos de mis anhelos es que no se reforme la Constitución, si es que dicha reforma incluye la reelección indefinida como pretende el oficialismo. Si no respetamos la Constitución actual y vemos cómo constantemente se vulneran nuestros derechos, poco sentido tiene convocar a una nueva reforma. Sólo con queda el camino de hacer oír nuestra voz sin violencia. Y por sobre todas las cosas, tengamos un 2013 en paz. Punto final.

28 de diciembre de 2012

Entre oportunistas y traidores

El Gobierno parece decidido a llevar la puja con el Grupo Clarín por la Ley de Medios hasta las últimas consecuencias. Pero el multimedios aspira a ganar tiempo hasta las elecciones del año próximo presentando sucesivas medidas cautelares que declaran la inconstitucionalidad de determinados artículos. 

El oficialismo ya tuvo un revés ayer, cuando la Corte Suprema rechazó el pedido de "per saltum" por considerarlo "inadmisible". Pero como dijo algún dirigente de la oposición, en caso de que entre en vigencia la Ley de Medios, estaríamos pasando de un monopolio privado (como el que proclaman los K), a un monopolio estatal, con nuevos empresarios afines al Gobierno que se apoderarán de las licencias de radio y televisión vacantes. 

Podemos coincidir es que era necesaria una nueva Ley de Medios, que se adecuara a los nuevos contenidos que se emiten por radio y TV, y que tuviera en cuenta la aparición de Internet. Lo que ocurre es que esta Ley no fue concebida con esa intención, sino con el propósito de fragmentar al Grupo Clarín. Los K prefieren olvidar que fue el propio Kirchner quien dio su visto bueno a la fusión de Cablevisión y Multicanal, en 2007, pocos días antes de que asumiera Cristina.

Esta semana, además, la Justicia condenó por corrupción a la primera funcionaria K: la ex Ministra de Economía, Felisa Miceli, por la famosa bolsa de dinero que hallaron en el baño de su oficina. Miceli no supo explicar el origen de los fondos y se contradijo en varias oportunidades cuando intentó hacerlo, motivo que no convenció a los magistrados de su inocencia. El resultado: una condena de 4 años de prisión y 8 años de inhabilitación para ejercer cargos públicos. Como suele suceder, los abogados de Miceli ya anunciaron que apelarán el fallo ante la Cámara de Casación, y como la sentencia no quedó firme, la ex funcionaria seguirá en libertad hasta que ello suceda. No obstante, es un paso alentador en medio de tantas historias de traiciones y sospechas. 

Pero hay más: Todavía nadie puede (o quiere) explicar con argumentos sólidos por qué el líder de los Camioneros, Hugo Moyano, rompió su alianza con CFK. Ambos parecían ser funcionales al mismo proyecto, y de un día para otro lo vemos a Moyano compartiendo la mesa con Mauricio Macri. Definitivamente, la política, la mala política, es el arte de lo posible. Si no pregúntenle a Menem, que sigue como una momia petrificada ocupando una banca en el Senado para ampararse en los fueros y zafar de las causas penales de pesan en su contra. ¿Algún día aprenderemos a no ser tan ingenuos cuando tengamos que ir a votar? Punto Final.

24 de diciembre de 2012

Saqueos con sabor a pólvora

Ni más ni menos que un Deja Vu. Lindo preludio de Navidad tuvimos este año. Saqueos, pedradas, corridas, gases lacrimógenos, heridos y muertos. Qué casualidad, ¿no? Que la violencia y el caos hayan dominado buena parte del país el 20 y el 21 de diciembre, como hace 11 años, cuando De la Rúa tuvo que renunciar. Los punteros de siempre fueron los que marcaron la cancha y arengaron a la gente de los barrios humildes a arrasar con todo. Pero como muchos observaron por los canales de noticias, el botín preferido de los saqueadores no eran los alimentos, sino los televisores y electrodomésticos. Alguien podrá argumentar que eligieron los objetos de mayor valor para luego venderlos en el mercado negro, pero qué lejos estamos de los saqueos del gobierno de Alfonsín, cuando la gente se llevaba arroz y aceite, entre otros comestibles. 

Tardé mucho en redactar este post, porque me invadían sensaciones encontradas: por un lado, la violencia es contagiosa, es como una epidemia. Una horda de antisociales, conscientes de su impunidad, incentiva a distintos grupos etarios a proceder del mismo modo. Yo no sé si detrás de este "Far West" estuvieron involucrados Hugo Moyano y sus secuaces de la CGT disidente, lo que sí puedo afirmar es que estos hechos no surgieron de una necesidad espontánea de los sectores más postergados de la sociedad. Podríamos dibujar sobre el pizarrón decenas de teorías conspirativas, pero a esta altura de los acontecimientos, ¿qué importa quiénes fueron los instigadores? Lo increíble es que la Argentina parecía un país incendiado, arrasado, y reinaba una anarquía total al punto tal que la Policía se vio completamente desbordada. El pedido de envío de Gendarmes tuvo una respuesta rápida en la Bariloche K, pero nunca llegó a efectivizarse en la Rosario socialista. Como solía decir un conocido ex Presidente: "Para los amigos, todo. Para los otros, ni Justicia". Punto final.  

17 de diciembre de 2012

Reflexiones a la hora de la siesta

Hacía tiempo que no actualizaba el blog, al menos para lo que estoy acostumbrado. Pero acá estoy, detrás de la trinchera, como lo vengo haciendo desde hace 7 años. Es inevitable, cuando vamos llegando a diciembre, pensar en qué hemos hecho, o qué ha sucedido en nuestras vidas durante el año. Uno siempre se propone metas que nunca llega a concretar, quizás porque son demasiado ambiciosas o porque no tuvimos la voluntad suficiente para lograrlo.

 Detesto el calor y el verano, tal vez porque no pueda irme a ninguna playa a mojarme un poco las patas en el mar. Son meses de transición, también en lo profesional. Hay pocas noticias de relevancia desde enero, digamos, hasta marzo. Ahora nos encontramos con brindis de fin de año, actos escolares de fin de curso, todo va finalizando, en definitiva. Y las Fiestas se nos vienen encima, la gente entra en un estado de paranoia para comprar regalitos, fuegos artificiales y boludeces, con lo cual no hay lugar para un momento placentero, para el disfrute de compartir la mesa con la familia o los seres queridos. Porque en la mayoría de los casos que conozco todo podría resumirse en la vanidad propia del ser humano, en esa estúpida fiebre consumista. 

Está claro que a todos nos gusta acceder a determinadas cosas y progresar económicamente. O mejor dicho, todos aspiramos a eso. Pero conozco personas que tienen todos los bienes que quisieran y transitan una vida miserable, con conflictos permanentes, quejándose de todo y sin hacer nada para cambiar las cosas. Yo soy bastante quejoso (debo reconocerlo), pero al menos trato de disimularlo y de no hacer pasar un mal trago a los demás cuando algo me indigna o me subleva.

Hay adultos que actúan como chicos y no se hacen responsables de sus propias vidas, siempre necesitan una tablet, un smartphone, un televisor de miles de pulgadas....dejame de joder! Esa no es mi idea de vivir, siendo esclavos de cada nuevo producto que aparece en el mercado. Y para no seguirme quejando de lo que en esencia se llama "capitalismo", termino el post de manera sencilla. Punto final.  

Disco recomendado del día:

Vox Dei, "La Biblia" (Disc Jockey, 1971)

9 de diciembre de 2012

Otra vez por aquí!!!

Domingo por la noche. Creo que ya lo comenté alguna vez, pero detesto la "hora de la siesta". Podría ser un momento de descanso si pudiera dormir y despertarme renovado, pero eso no sucede a menudo. A las tres de la tarde, por ejemplo, son pocas las cosas que se pueden hacer en pleno verano si uno no tiene pileta o alguna otra comodidad. Yo me tiro en la cama y trato de relajarme, mientras se van consumiendo los minutos. Casi siempre pongo un disco en la compactera y escucho música un rato pero por momentos siento el hastío que agobia, y busco algo en la radio. Necesito escuchar gente hablando, y extraño grandes programas de la radiofonía vernácula como el de "Pepe" Eliaschev. Por suerte todavía nos queda Lanata en Radio Mitre, que aporta un poco de sensatez en medio de tanto desconcierto. 

Espero transitar este verano lo mejor posible. No está en mis planes irme de vacaciones y además tengo que seguir trabajando. Supongo que veré a mis amigos esporádicamente, no como antes, porque estamos en una etapa en que cada uno hace la suya y cuesta combinar un horario para encontrarse a tomar unos mates. 

Tengo que bajar unos cuantos kilos, pero no pretendo alcanzar una flacura extrema, sino recuperar mi peso normal. Aunque me cueste admitirlo, estoy gordo, qué le vamos a hacer. No lo tomo como un aspecto frívolo o estético, sino ligado a no tener problemas de salud. Creo que ya para mediados de este año mi panza prominente era imposible de disimular. Lo peor de todo es que los alimentos más sabrosos son los que más calorías tienen, y no sé si tengo fuerza de voluntad para hacer una dieta en serio. Veremos si puedo meterle pilas a las caminatas y los recorridos en bicicleta, que no vienen nada mal. Punto final. 

6 de diciembre de 2012

Una tarde de lluvia

Estamos a un día del famoso "7 D", y todo parece indicar que el Gobierno se saldrá con la suya en su puja con el Grupo Clarín, que es lo que más le preocupa. La división de poderes ha sido groseramente vulnerada, y basta con leer las declaraciones del Ministro de Justicia para develar la ofensiva del Ejecutivo sobre los jueces, inclusive con actos de intimidación. Considero positivo que el Grupo Clarín inicie un proceso de desinversión, y que ceda los cientos de licencias de radio y TV que posee. Pero así, a las atropelladas, no vamos a ningún lado. Si hablamos de TV por cable, el servicio que brinda Direct TV es notablemente superior al de Cablevisión, y ya no hay tanta diferencia en el costo del abono mensual como hace unos años. Y yo no soy ingenuo: está claro que el canal de noticias TN oculta información, o minimiza determinados hechos, para no perjudicar a Macri y a determinados sectores que tiene como aliados. Del mismo modo, otro canal de noticias, concretamente C5N, se ha vuelto abiertamente oficialista de la peor calaña, un poquito por debajo del ultrakirchnerista CN23. 

Quisiera explayarme en otras cuestiones, pero como no soy abogado, no conozoco en profundidad la jerga jurídica, como así también los efectos de los Recusos de Amparo y las medidas cautelares. Clarín no es un medio objetivo, porque obnubilado en su enfrentamiento con el Gobierno se ha vuelto opositor acérrimo. En la otra vereda tenemos productos periodísticos similares a un panfleto o un pasquín, como Tiempo Argentino o Miradas al Sur. Lo que sí debo reconocer es que la Revista Veintitrés no es "taaan.." oficialista como suponía. Justamente hoy compré un ejemplar y si bien es cierto que baja línea en favor del Gobierno y tiene abundante publicidad oficial, también cuenta con notas de interés general que están muy bien escritas. Nos han hecho ver a este 7 de diciembre como la cuenta regresiva hacia una fragmentación del monopolio. ¿Será así en realidad? Punto final. 

3 de diciembre de 2012

Volvemos a encontrarnos!!!

Y llegó diciembre nomás. Extrañaba este encuentro con los lectores pero, por sobre todas las cosas, conmigo mismo. Estoy dejando de fumar y me siento mejor. En lo que va del mes, reduje notablemente la cantidad de cigarrillos que consumo, al punto que el 1º/12 no fumé en absoluto. Desde luego, todos los fumadores sabemos como es esto: es probable que sufra alguna recaída y quizás por eso, hasta que transcurra por lo menos un mes, no quiero cantar victoria y proclamar mi ruptura total con el vicio: simplemente la estoy remando. Espero no aumentar de peso, ya estoy más de 5 kilos por encima de mi peso ideal y dicen que el hecho de dejar el tabaco sumará más números en la balanza. 

Me da por las bolas que me digan que estoy más gordo (sobre todo cuando percibís que hay un tufillo de mala intención), y ahora entiendo a las personas que sufren de obesidad y que son discriminadas por su condición. 

Diciembre: días calurosos, de humedad, de chaparrones, de siesta... días para escuchar algún último disco de Leonard Cohen o Warren Zevon, e zambullirse un poco en la lectura de libros que por distintos motivos nunca tuvimos oportunidad de sacarles todo el jugo que surge del talento del autor. Por ejemplo, entre la lista de clásicos que debería leer se me ocurren "París era una fiesta" (de Ernest Hemingway), y "A sangre fría" (de Truman Capote). 

Leo bastante en Internet, pero aunque conozco personas que me han hablado de las bondades de los "e-books", todavía me resisto un poco. Es algo similar a la diferencia que para mí existe entre un archivo de MP3 y un CD. A esta altura de mi vida  compro pocos discos porque su valor supera mis posibilidades y además porque estoy conforme con la pequeña colección que tengo. Pero eso no quita que siempre esté bueno escuchar bandas nuevas (hace unos días un amigo me pasó en un pendrive el último álbum de "The Shins", un grupo indie que se formó allá por 1997 en Yanquilandia). 

Cambiando de tema, no creo que me vaya de vacaciones a ningún lado porque mi trabajo no me lo permite, y además no se me ocurre un lugar que realmente esté a mi alcance y que tenga ganas de conocer. En fin, tengo todo el verano para pensar qué hacer al respecto. Punto final por hoy.

"No me sueltes la mano", dijeron los senadores

Viernes por la tarde en la ciudad. Estoy tranquilo, pero también somnoliento, así que procuraré escribir lo que tengo en mente. Observo que ...