19 de septiembre de 2012

Toxic TV!!!!

La televisión me está intoxicando cada vez más. Ya sé, quienes frecuentan este blog me dirán que esta queja hacia la "caja boba" ya la he esbozado antes, pero llega un punto en que te encontrás haciendo zapping como si fueras un piloto de Fórmula 1 esquivando autos. No encontrás nada, repito: NADA que valga la pena. Hasta los documentales caen en la banalidad y en el reduccionismo. Para que el conocimiento de algo se haga masivo y susceptible de ser transmitido por TV, buscan simplificar cosas o fenómenos que no son aptos para ese formato. 

Los noticieros agobian, son su diaria crónica de robos, asaltos, violaciones y accidentes callejeros. Los videoclips de las bandas "mainstream" son torpes, sin buen gusto, un insulto a la inteligencia. Se bastardea el debate, se tratan con liviandad temas sensibles, como por ejemplo ese programa de mierda "Los Unos y los Otros" en el cual (al mejor estilo "Televisión Verdad"), un tipo se hace un ADN para comprobar si es el padre de una  mujer que está narrando la historia de una infancia ausente. La TV es sinónimo de distensión, de entretenimiento, y (por ejemplo) debo reconocer que disfruté viendo la pelea de Sergio "Maravilla" Martínez por el título mundial de boxeo. Y de vez en cuando una buena película subtitulada nos ayuda a pasar 90 minutos olvidando nuestros problemas.

Como el dólar está caro, los canales de aire ya no traen tantas "latas" como antaño, arman una escenografía pedorra, le pagan dos mangos a uno que recién empieza y...listo! Habemus programa. Cuando los canales eran del Estado, en la década del '80, había menos presupuesto, pero más calidad en los contenidos.

 Pero lo que predomina es la mediocridad. No hay otra palabra para definirlo. Punto final, señores.

Barco a la deriva

  Frío comienzo de semana en la ciudad. En el contexto actual, cuesta ser innovador o creativo: Los hechos que merecen ser difundidos se rep...