22 de enero de 2010

La noticia es una reina

Viernes por la mañana en la ciudad. La pereza y el calor se confabularon para que no actualizara el blog con anterioridad, en el transcurso de la semana. Son pocos los temas que dominan la tapa de los diarios por estos días: la remoción (o no) del titular del Banco Central, Martín Redrado; el desastre ocurrido por el terremoto en Haití, y alguna que otra crónica deportiva de los partidos del torneo de verano.
A nivel local, tampoco abundan demasiadas noticias, y las que hay son en su mayoría boludeces, con alguna excepción que en este momento no se me ocurre. A veces al periodista le cuesta determinar qué noticias son de "interés público". Porque un hecho puede concitar mi atención, pero no la de los lectores. Y somos los periodistas quienes marcamos la agenda, el "día a día", al compás de lo que va sucediendo.
Hay noticias que en realidad no son tales, se trata de mera publicidad encubierta. Los interesados en difundir un evento para el cual hay que pagar generalmente convocan a una conferencia de prensa, en lugar de abonar un espacio publicitario como corresponde. Y así no va, al menos para mí. Hay que saber filtrar, indagar en aquellos anuncios en los que hay detrás un fin de lucro. No me parece mal que quieran difundirlos, pero sería interesante que paguen por ello.
Desgrabar el contenido de una conferencia de prensa suele ser una tarea tediosa, pero necesaria para los medios gráficos o digitales. El problema es cuando uno comienza a detectar que se reiteran conceptos, que los oradores no tienen bien en claro qué van a decir, y entonces muchas veces queda vacía de contenido. Son los pequeños escollos con los que atraviesa a diario el periodista, que a veces también debe hacer una síntesis para no terminar publicando un texto largo e intrascendente.

No hay comentarios.:

Barco a la deriva

  Frío comienzo de semana en la ciudad. En el contexto actual, cuesta ser innovador o creativo: Los hechos que merecen ser difundidos se rep...