4 de noviembre de 2016

Cuando el celular se vuelve invasivo

Viernes por la tarde en la ciudad, muy caluroso por cierto. Este anteúltimo mes del año ya nos encuentra a todos un poco agotados, con deseos de tomarnos un descanso o unos días de vacaciones, lo cual no siempre es posible. El ritmo de vida que  estamos llevando, aún en el "micromundo" de un pueblo chico, ha ido cambiando. Los trámites, las cuentas por pagar, se multiplican. A mayor confort o comodidades, más llamados hay que hacer a los servicios de Atención al Cliente para que te presten un servicio aceptable. Como dice el tango, "el que no llora no mama". Las compañías de telefonía celular son un desastre, y como en la actualidad casi todos tenemos un teléfono, no pierden oportunidad para informarte por un mensaje de texto (si siquiera lo hacen por escrito en un papel), que te van a aumentar el abono. Otro detalle que he advertido, es que mucha gente aborda cuestiones serias, o casi confidenciales, por WhatsApp. Por supuesto que esto tiene su explicación en que no tiene costo. Hay muchas conexiones de Wi Fi disponibles en este momento. Pero, a mi modo de ver, es demasiado impersonal. Muchos médicos dan turnos a sus pacientes o responden una inquietud por WhatsApp, lo cual me parece una falta de respeto. Podemos determinar caso por caso, pero no podés decirle a un paciente "bajá la dosis de tal remedio" por un mensaje. Lo correcto es buscar un horario fuera del consultorio, llamarlo por teléfono y explicarle los ajustes que sea necesario realizar. 

A veces el celular se vuelve demasiado invasivo, y aunque sé que es un tema recurrente, no puedo dejar de mencionarlo. Estar conectado todo el tiempo, que todo el mundo te pueda localizar el cualquier lugar cuando quizás en determinado momento quieras estar solo o tranquilo, asusta un poco. Enviar fotos de momentos íntimos por WhatApp, o con personas desnudas, me parece una tontería, y los mismos que proceden de esta manera después se quejan de que se "viralizó". Eso es una red social utilizada sin control: viralizar, significa que lo que publicaste se expandió de tal modo, que ya se convirtió en una "bola de nieve" y no lo podés parar. Generalmente estos episodios toman trascendencia cuando se van en los "famosos de la tele", pero nadie está exento de que tus fotos pasen de teléfono en teléfono, por eso es mejor ser discreto, al menos en mi caso. Estoy casi seguro de que las parejas que se filman o fotografían teniendo sexo, por ejemplo, tienen esa búsqueda de que otros los vean en la cama, de lo contrario no lo harían y menos con un celular. A la gente le gusta mirar, y ser mirada, fíjense, sin ir más lejos, cuando un sábado a la noche van a un lugar muy concurrido y el resto te mira de arriba a abajo por puro chusmerío. Hay que comprender, quizás, que por esos tan mentados 15 minutos de fama, mucha gente es capaz de cualquier cosa para que su nombre aparezca en los medios. Punto final.

Adiós domingo

Domingo por la tarde en Lobos: Una jornada más, ya casi por dar comienzo a la segunda quincena de abril, y pasada por agua. Hace como tres d...