25 de diciembre de 2010

Después del agua siempre llega la calma


Quién lo iba a decir, no? El mejor "regalo" que nos ha obsequiado esta Navidad a los vecinos de Lobos es la paulatina normalización del suministro de agua. El ánimo popular estaba bastante caldeado a raíz de este tema y en lo personal ya había manifestado mi malestar. Como suele suceder con todas las cosas, no nos percatamos de su importancia hasta que nos falta. Y en el caso del agua, acciones tal elementales y cotidianas como lavarse la cara, los dientes, ducharse o afeitarse, se volvían imposibles de llevar a cabo.

La transición de la Nochebuena a la Navidad transcurrió con calma, aunque sin euforia alguna en mi caso. Simplemente me senté a la mesa como si fuera un día más y disfruté de la cena con mi familia, y desde luego me sentí feliz por los regalos recibidos. Tomé poco alcohol porque no quería arruinar el momento, y a la 1 AM del 25 de diciembre ya estaba en la cama. No tenía la menor intención de salir a recorrer la noche, aunque debo decir que siento como si estuviera dentro de un boliche, porque mientras escribo estas líneas, algunos de los bares cercanos han decidido poner la música a todo volumen. Sabía que iba a suceder, de manera que será cuestión de intentar dormir como se pueda y de dejar que aquellos que los desean festejen como lo he hecho yo alguna vez.

Hasta hace un rato me puse a escuchar mi propia música con el reproductor de MP3, y me entretuve durante el día leyendo todos los diarios de la semana que se habían ido acumulando sin que tuviera tiempo ni ganas de hojearlos. Cuando tenga más tiempo y ganas, voy a redactar un post sobre esta sospechosa toma de predios públicos por parte de los denominados "okupas", que no parecen ser del todo espontáneas y que esconden oscuros intereses y miserias humanas que son propias de quienes hacen lo que sea para llegar al poder.

Bueno, gente, esto es todo por el momento. Si para ustedes el 25 de diciembre tiene algún significado, espero que disfruten de esta fecha y que se convierta en un espacio de reflexión. Somos todos adultos y cada uno sabe lo que debe hacer.

No hay comentarios.:

Barco a la deriva

  Frío comienzo de semana en la ciudad. En el contexto actual, cuesta ser innovador o creativo: Los hechos que merecen ser difundidos se rep...