8 de diciembre de 2010

La vida es como un péndulo

Son los primeros minutos del miércoles 8, feriado para algunos, un día más de trabajo para otros. A mitad de semana uno ya se va acomodando, se sacó de encima la melancolía, pero no porque ésta ya no tenga razón de ser, sino porque hay demasiadas cosas pendientes como para hacer un autoanálisis.

Algún día voy a terminar de ver la película "El cartero llama dos veces", que compré en DVD y que hasta el momento parece interesante, pero sucede que me cuesta concentrarme dos horas en una pantalla y en lo que vaya acoteciendo. Pero sin lugar a dudas, es un gran film, que merece ser visto. Soy inconstante en algunas cosas. Por ejemplo, hace rato que no escucho a Dolina por Radio Nacional, me parece que se repite a sí mismo, aunque a no voy a negar que todavía me hacer reír con alguna boludez. Pero está a años luz de aquel Dolina que supe escuchar todas las noches por Radio Continental, a mediados de los noventa. Baja línea a favor del Gobierno porque trabaja para la radio del Estado, y tiene un staff mediocre que tampoco lo ayuda a mejorar la puntería. En fin, qué le vamos a hacer. Sin ir más lejos, el fin de semana estuvo Silvio Soldán en Lobos presentando un espectáculo de tango y el teatro se llenó. La entrada era gratis, claro está, pero cualquier persona normal con el historial de escándalos que tuvo Soldán, ya sería prácticamente un NN. Pero el tipo es recordado por haber tenido mucho éxito hace veinte años como mínimo, tanto en radio como en televisión. Y esa apelación a la nostalgia es uno de los motivos que le permite seguir sobreviviendo.

Este mes, supuestamente, sale el "nuevo" disco de Charly García, el demoradísimo "Kill Gil", grabado en 2007 y filtrado en Internet. Vale la pena comprarlo? Realmente no lo sé. "Sólo para fanáticos", podría ser una respuesta válida. Tuve la oportunidad de escucharlo y sonaba bastante bien, pero al menos le hubieran agregado algun tema nuevo a lo hecho en las sesiones de grabación originales, ahora que Charly parece estar un poco mejor.

Creo que está todo muy chato, muy quieto últimamente, en términos de arte y espectáculo masivo. No hay, a mi criterio, músicos que valgan la pena y que no hayan surgido de ningún reality show. En cuanto a los actores, no quiero meterme en temas que no conozco demasiado, pero muy pocos actores argentinos me resultan convincentes. La mayoría carece de naturalidad y ello estropea la ilusión de hacernos creer que realmente "son" el personaje que interpretan y que no están actuando. Lo peor es que tienen éxito, filman coproducciones con España y se llenan de guita, viajan a festivales presentando la película, y siempre en Europa hay un grupo de críticos que son condescendientes con el cine latinoamericano. Así es la vida.

Mitad de semana, podemos ver el vaso medio lleno o el medio vacío. Lo importante es que uno ya se va acostumbrando. El 2011 será un año duro y difícil de digerir, aprovechemos lo poco que resta del 2010 para pensar, como dije en el otro post, qué hemos hecho de nuestras vidas en estos 12 meses. Y qué estamos en condiciones de hacer todavía.

No hay comentarios.:

Barco a la deriva

  Frío comienzo de semana en la ciudad. En el contexto actual, cuesta ser innovador o creativo: Los hechos que merecen ser difundidos se rep...