29 de junio de 2017

Lobos visto como un lugar para vivir

El sentimiento de pertenencia a un pueblo, a un barrio, no se produce como consecuencia de las condiciones de vida, sino de los vínculos. En Lobos la gente te conoce y te saluda como en cualquier pueblo chico, en Buenos Aires sos un anónimo. Yo sólo me iría de Lobos ante una posibilidad de trabajo concreta que sea superadora. De lo contrario, seguiré aquí, y probablemente mi huesos reposen aquí. Y no es que Lobos necesariamente me gusta, sino que me acostumbré a vivir acá y a conversar con la gente que conocí durante toda mi vida.

Hay calles que da pena transitarlas, por el estado de abandono, por las casas derruidas, y existen otras que de a poco van tomando una impronta comercial, lo cual las hace más atractivas. Muchos años atrás, nuestra ciudad tenía las famosas "tiendas", como La Marina o La Gallega, y llegaba gente de localidades vecinas para venir a comprar aquí. El proceso de decandencia que comenzó en los '90 destruyó no sólo eso, sino también el ferrocarril, la industria textil, del calzado, entre otras. Hoy vemos que hay gente que se anima a emprender en un local comercial, a invertir, pero yo que no tengo experiencia en el rubro imagino que debe ser difícil determinar si un negocio puede ser exitoso o no. Además, estamos en una época en la cual todos cuidamos un poco más el bolsillo, compramos lo esencial, y si bien de vez en cuando nos queremos dar un gusto con algo que nos satisface, no es lo más frecuente. 

Como la economía es una cadena, esto nos afecta a todos, vender publicidad se ha hecho complicado, aunque no escribo esto para quejarme. Simplemente se trata aceptar que es así, y esperar el momento oportuno. A diferencia de los medios gráficos, donde el lector paga el precio del diario en el kiosco y además éste tiene avisos publicitarios, Internet es de libre acceso, gratis, por lo cual las noticias que yo publico no tienen costo para quien las lee. Entender (o hacer entender) que la publicidad es una inversión, una manera de promocionar un comercio o empresa, no es sencillo. Yo también debí hacer publicidad para darme a conocer, y busqué las estrategias que estaban a mi alcance dentro de mi presupuesto. No quiero pintar un panorama sombrío, porque quizás a otros les esté yendo muy bien con otra forma de laburar. Mi forma de trabajar es sobre la información, diciendo siempre la verdad aunque algunos se ofendan o te critiquen, y buscando el interés público. Es decir, noticias que sean de interés de la mayoría, no sólo para un determinado sector. Con el tiempo, quienes confían en vos como medio periodístico se convierten en tu mayor capital, y en eso está la capacidad de crecer y de "reinventarse", porque muchas veces este sube y baja nos obliga a adaptarnos, dentro de lo que somos capaces de hacer. Punto final. 

Barco a la deriva

  Frío comienzo de semana en la ciudad. En el contexto actual, cuesta ser innovador o creativo: Los hechos que merecen ser difundidos se rep...