12 de diciembre de 2011

El día después del fin de semana largo


Hola gente, cómo va todo por allí? Como habrán notado, han ocurrido muchas cosas en estos últimos días: perdimos la final de la Copa Davis, Boca se consagró campeón, reasumió la Presidenta, hubo algunos cambios en el Gabinete... los hechos suceden tan rápido que parece no haber tiempo suficiente para analizar cada uno de ellos. Una noticia sobre la masacre cometida por un asesino serial, por el impacto que genera, suele "tapar" otras que hubieran merecido una cobertura más generosa. Cada vez hay más oferta de canales en la TV por cable; sin embargo, ello no nos garantiza una mayor diversidad de contenidos. ¿Cómo es posible que no haya un buen canal dedicado a emitir videoclips o documentales de bandas? El único que me queda es VH1, porque a Much Music directamente me lo borraron de la grilla. No quiero ser reiterativo, porque es casi un lugar común renegar contra la televisión. Sólo diré que no estamos viviendo una época que sea particularmente creativa, me parece. Nadie quiere arriesgar, prefieren desempolvar del archivo viejos tapes o "latas" o con eso llenar horas de pantalla. De esta manera, ahorran el costo que implicaría poner en el aire un programa en vivo. Quizás por eso, me refugio en la música, porque soy dueño de elegir lo que quiero escuchar, manejo mis tiempos de otra manera, y no tengo esa sensación de estupidez y vacío como cuando veo un "talk show" a la hora de la siesta. Pensaba que era un formato agotado, pero me equivoqué: esos programas de mierda siempre vuelven a la pantalla, ligeramente camuflados pero con la misma premisa de teatralizar la realidad.

Seguramente, si yo fuera Gerente de un canal no duraría en el puesto ni cinco minutos, porque no soportaría la presión o el hecho de estar pendiente del rating de la competencia. En todos los órdenes de la vida, siempre he tratado de hacer bien mi trabajo, y de no estar pendiente de los demás. Es muy dañino vivir pensando en cómo hace las cosas el otro, o buscarle una explicación al éxito ajeno. Y con estas reflexiones arbitrarias, me despido de este post, hasta los próximos días, cuando la situación lo requiera, Nos vemos!

No hay comentarios.:

Barco a la deriva

  Frío comienzo de semana en la ciudad. En el contexto actual, cuesta ser innovador o creativo: Los hechos que merecen ser difundidos se rep...