16 de diciembre de 2011

Una noche cualquiera de diciembre

Viernes por la noche en la ciudad. Tenía ganas de redactar un post, aunque sea breve, para seguir en contacto. A veces prefiero no opinar sobre cuestiones polémicas, o que despierten un efecto no deseado. Lo que sí puedo decir, es que durante lo que resta de diciembre voy a tomarme las cosas con calma. Desde lo profesional, estoy harto de tener que cubrir despedidas, agasajos, brindis de fin de año, actos de fin de curso, y todo lo inherente al último mes del año. 

Hay noticias que solamente tienen interés para sus protagonistas. Por ejemplo, una reunión de ex alumnos que cumplen sus 25 años de egresados sólo tiene interés para ellos mismos (y quizás sus familias). Se necesita olfato periodístico para detectar aquello que es de interés público, es decir, que excede la burbuja de los protagonistas de la noticia para tener impacto en toda la comunidad. Detrás de una conferencia de prensa, por ejemplo, puede haber mucha vanidad e hipocresía. Todos sabemos que hay gente que emprende acciones supuestamente "solidarias" por mero lucimiento personal y para recibir el reconocimiento de los vecinos. El problema es que partimos de un preconcepto, al sostener que Lobos es una ciudad solidaria. No vamos a negar que hay instituciones de bien público y particulares que trabajan muy bien, pero no es necesario esperar que suceda una catástrofe o una tragedia para tener un gesto de buena voluntad. En lo cotidiano, creo que somos bastante egoístas y que nos importa poco lo que le pueda suceder al otro, salvo que sea un amigo o un familiar cercano. Por supuesto, el mundo está lleno de buenas intenciones, pero a veces no es suficiente para lograr cambios concretos. Nos estamos reencontrando pronto. Punto final. 

No hay comentarios.:

Barco a la deriva

  Frío comienzo de semana en la ciudad. En el contexto actual, cuesta ser innovador o creativo: Los hechos que merecen ser difundidos se rep...