12 de noviembre de 2018

¿El parque industrial en Lobos es posible?

Lunes otra vez, comienza la semana y la tarde de hoy nos recibió nuevamente con lluvia. Por suerte, pude realizar la mayor parte de mi trabajo por la mañana, y hay suficiente material como para ir publicando los próximos días. Sin embargo, toda el agua acumulada entre sábado y domingo hizo que muchos barrios de Lobos padecieran serias consecuencias. Imagino que el Parque debe estar totalmente inundado y que sólo los fanáticos del atletismo se atreverán a frecuentarlo. Esta mañana tuve que cruzar el campito de la Estación rumbo al hospital, y pese al extremo cuidado que tuve, había charcos de gran tamaño que hacían imposible caminar sin mojarse las patas y las medias. El grueso del trabajo que tuve hoy se concentró hasta pasado el mediodía, llegué a mi casa con las entrevistas grabadas y me puse a transcribirlas, fue así que se me retrasó el almuerzo, pero eso es lo de menos. 

Cambiando de tema, quiero ver qué pasa, en los hechos, con el tan mentado Parque Industrial para Lobos, que este gobierno parece querer fomentar, aunque dudo de su concreción porque los anteriores plantearon el mismo propósito y todo quedó en la nada. Por lo pronto, se habla de un predio disponible de 25 hectáreas entre la Ruta 205 y el Puente Distribuidor, pero nuestra ciudad, por el costo de la luz y otros servicios, no está en condiciones de competir con grandes parques industriales como el de Cañuelas. En principio, según me comentaron, buscarán que se radiquen allí las Pymes locales pero tampoco es un trámite sencillo, por cuestiones de logística y por la proximidad que esas industrias puedan tener a sus puntos de venta. Mañana martes se debatirán dos ordenanzas sobre este tema en el Concejo Deliberante, y es poco probable que sean rechazadas, aunque los que tenemos algunos años sabemos que los papeles duermen en el cajón de algún funcionario hasta que algún iluminado se ponga las pilas y recoja el guante. Creo que los industriales y empresarios de Lobos aún no comprenden que el proyecto es sólo eso, un "proyecto", cuya concreción no es fácil porque si se dispone de un predio, habrá de dotarlo de todas las facilidades que requiera una fábrica, entre ellas un amplio estacionamiento para carga y descarga de mercaderías y materia prima. Así las cosas, será el tiempo quien le dará la razón a las autoridades municipales o a quien escribe esta modesta nota. Punto final. 

Barco a la deriva

  Frío comienzo de semana en la ciudad. En el contexto actual, cuesta ser innovador o creativo: Los hechos que merecen ser difundidos se rep...