26 de enero de 2019

Crónica de un apagón masivo en pleno verano: somos rehenes de EDEN





Sábado por la noche en la ciudad. Hoy fue un día de furia para la mayoría de los lobenses, quienes con temperaturas muy altas padecimos al menos seis cortes de energía, y la jornada aún no terminó.  Hago esta salvedad, porque nada hace pensar que no se puedan repetir. Las calles del Centro se tornaron totalmente peligrosas porque no funcionaban los semáforos. Hubo que enchufar y desenchufar los artefactos a cada rato por temor a que cuando volviera la luz, un golpe de tensión los quemara. La gente se expresó a través de las redes sociales de forma durísima, con toda razón, ya que estamos pagando abultadas facturas por un servicio que dista mucho de ser de calidad. Pensemos no sólo en nosotros, sino en los más vulnerables, que son los niños y los ancianos.  Sin olvidar a los electrodependientes, aquellas personas cuya vida depende de la energía eléctrica, para dializarse o lo que fueren. Todos ellos seguramente no la han pasado de la mejor manera, y EDEN debería bonificar (o compensar) a sus usuarios por el lapso en el cual se interrumpe el servicio. Comercios que perdieron buena parte de su mercadería porque debía estar refrigerada. Un aparato vital en el siglo XXI, como es el celular, convertido en un objeto totalmente inútil porque la batería del mismo se iba agotando. Problemas en la conectividad a Internet. Las calles céntricas a oscuras y el alumbrado público brillando por su ausencia. Con respecto a esto ultimo, todavía quedan en muchas arterias las viejas luminarias con lámparas de mercurio, que gastan mucho más que las Led. Un derroche que tenemos que pagar todos los contribuyentes en la boleta del ABL.
Considero que es necesario realizar una protesta pacífica pero firme, para que todas las empresas privatizadas sepan que no somos sus rehenes. Pude escribir esta nota recién ahora porque atravesé el mismo problema de los lectores, no había forma de informar y de postear lo que estaba sucediendo con la luz cortada y la imposibilidad de usar la computadora (esencial para un diario digital o un blog).
Por supuesto, sabemos que los aumentos de tarifas no los fijan las empresas sino el Gobierno, pero eso no le exime de responsabilidad a EDEN ni a nadie.
El breve comunicado recibido por la empresa, dice lo siguiente:
Informamos que detectada una falla en la línea de 66 KV y en la Central Térmica Lobos, nos encontramos realizando las maniobras necesarias para restablecer el suministro.
Estas tareas pueden generar intermitencias en el servicio. Seguimos trabajando de forma ininterrumpida para restablecer el servicio a la totalidad de los usuarios a la brevedad posible.
EDEN recuerda a sus usuarios que pueden realizar consultas en cualquier momento y lugar a través de la Sucursal Virtual o de la App EDEN Móvil. También se encuentra disponible el 0800-999-3336 las 24 hs. del día.

Como suele decirse, que cada uno saque sus propias conclusiones.




Barco a la deriva

  Frío comienzo de semana en la ciudad. En el contexto actual, cuesta ser innovador o creativo: Los hechos que merecen ser difundidos se rep...