26 de diciembre de 2020

Tratando de vencer el miedo a lo desconocido

¿Cómo afrontar el 2021 de la mejor manera? Imposible saberlo. Podría decir que hay que ir "tanteando el terreno" y mantener la tranquilidad, pero como estamos hablando de un ciclo que todavía no empezó y nadie tiene la bola de cristal para analizar el futuro, se nos abre un escenario desconocido. Si tengo que recapitular acerca de todo lo positivo que pude hacer o concretar este año, diría que son logros modestos, como haber leído mucho más, dedicarme a actividades recreativas entre cuatro paredes que ya creía olvidadas, mejorar sustancialmente mi desempeño en la tele. Cuando empecé con ese proyecto, en 2019, recién pude manejarme con soltura a mitad del año. Y cuando arrancamos la segunda temporada, pude manejar mejor los tiempos de la entrevista, realizar más preguntas polémicas sobre lo que la sociedad quería saber. Habíamos lanzado la temporada 2020 en la segunda quincena de enero, y tuvimos que hacer un parate forzoso por la pandemia. Retomamos en abril o mayo (no recuerdo bien), con todas las medidas sanitarias para no arriesgar mi salud ni la del invitado en cuestión. Precisamente, elegir los invitados siempre es una tarea compleja, no por falta de voluntad de ellos sino porque hay que coordinar horarios, que son los horarios de grabación del programa. Surgieron charlas tan interesantes que no me di cuenta del tiempo transcurrido mientras estábamos en el estudio. Así, hubo programas que duraron más de una hora y yo como periodista me sentí a gusto, de lo contrario le hubiera dado un cierre con menos minutos al aire. Fue (y es) una experiencia gratificante, y siempre tuve como premisa que el entrevistado se sintiera cómodo, no que estuviera mirando el reloj a ver cuánto faltaba para irse. Eso nunca pasó, gracias a Dios. 

Cuando esté disponible la vacuna rusa en Lobos y pueda aplicármela, no tendré ningún tapujo en hacerlo. Hay mucha gente que, influenciada por los medios de posición dominante, exhiben una suerte de "gataflorismo": primero pedían la pronta llegada de la vacuna; ahora, como es rusa y existen algunas falsas dudas sobre su efectividad, manifiestan que no se la colocarán. La Argentina ha dado un paso adelante muy significativo al ir a buscar las dosis a Moscú. Por supuesto, no serán suficientes para abastecer a toda la población, dado que la prioridad la tienen el personal de salud, fuerzas de seguridad y grupos de riesgo. Como toda vacuna, puede presentar algunas reacciones adversas mínimas, pero el saldo sigue siendo a favor ya que estás inmunizado del virus una vez que te administren la dosis.

 En mi caso, la Navidad 2020 transcurrió tranquila, creo que la mayoría pudo compartir la mesa familiar con un círculo social más amplio después de mucho tiempo. En lo que a mí respecta, estuvimos solamente los mismos cuatro que vivimos aquí, que son las personas con las que realmente me interesaba estar.  

 Hay una sensación de cansancio y hastío ante un año que nos puso contra las cuerdas. Si viene una segunda oleada, el año próximo será diferente, pero no de un modo significativo. A medida que se otorguen nuevas habilitaciones y permisos, las cosas irán cambiando. Estos doce meses sirvieron para replantearnos prioridades, y darnos cuenta de que el sistema de creencias que teníamos se vino abajo tan pronto como el pulso de la realidad empezó a apretar. Si durante esta burbuja temporal no hemos logrado valorar más a nuestros seres queridos y a quienes estuvieron en contacto con nosotros pese a todo, no hemos aprendido nada. Cuando arranquemos la última hoja del almanaque, nos va a "caer la ficha" a más de uno. Y todo lo vivido este año será difícil de olvidar: tampoco tendría sentido hacerlo, en rigor de verdad. Sería renegar de las vivencias y de la historia personal de cada uno ante un momento de quiebre en la historia. Siempre se habló demasiado de la globalización como un fenómeno del siglo XXI, pero no reparamos en sus consecuencias. Les dejo a los sociólogos y a quienes saben más que yo la tarea de hacerlo. Nos estamos viendo pronto. Punto final. 




No hay comentarios.:

Adiós domingo

Domingo por la tarde en Lobos: Una jornada más, ya casi por dar comienzo a la segunda quincena de abril, y pasada por agua. Hace como tres d...