31 de mayo de 2022

La hipocresía al palo

 Ola de frío polar en Lobos. Recuerdo que eran las 6:40 AM del domingo. Me desperté y pese a la tenue oscuridad no tenía ganas de seguir durmiendo, porque si lo hacía, me iba a terminar despertando tardísimo. Claro que, sea como fuere, un domingo cerca de las 7 de la mañana nunca hay mucho para hacer.

Podría haber puesto la alarma del celular, obviamente, pero creo que estoy "educando" a mi mente para despertarme a un horario razonable de forma natural, sin timbre alguno.

Trato de salir un poco de la coyuntura o de la estricta actualidad. La gente, y yo mismo, está cansada de leer (o escuchar) que Fulano le respondió a Megano por lo que dijo en un determinado diario. Claro que esto pasa en cualquier parte, no sólo en Lobos. Por eso es que los periodistas aspiramos a un proyecto superador, al menos en mi caso. Elegimos una profesión que nos apasiona pero no venimos de otra galaxia o no por ello dejamos de ser vecinos. Y como tales, debemos pagar los impuestos, las tasas, sortear baches y bolsas de basura que la gente arroja a las zanjas...en fin. Voy a decirles algo que hace rato deberíamos saber: Pueden transcurrir 30 o 50 años, pero Lobos NUNCA va a tener un Parque Industrial, así que dejen de hacer campaña con eso porque nunca se pusieron las pilas para conseguirlo. Si estoy vivo para verlo, me retractaré.

Hoy es casi mitad de semana, y recuerdo a Juan Carr (fundador de Red Solidaria), quien durante el macrismo abrió el estadio de River porque parecía estar muy "preocupado" por la gente en situación de calle que estaba padeciendo el frío en Buenos Aires. ¿Carr, dónde estás ahora, qué pasó, la ola polar de aquel momento se tomó vacaciones, o vos solamente aparecés cuando gobierna un determinado partido? Nunca más abriste la boca, y te hiciste el gil, por lo cual todo me hace pensar que te dieron un puestito en el Estado. Tampoco te escuché decir "Hagan algo", como rogabas antes, ante las autoridades de turno que se te antojaban insensibles ¿O acaso creés que somos tan ingenuos como para no saber que en el Gobierno actual la gente que sufre el invierno se tapa con cartones y se caga de frío en la calle igual que siempre?

Y volviendo a Lobos, no mientan ni prometan nada, nunca vamos a ser un municipio modelo para la Provincia, y esa es una de las razones por las que no tendremos un Parque Industrial, digo esto más allá de que en determinadas áreas se esté trabajando bien, y nunca he dejado de reconocerlo. Lo cortés no quita lo valiente. 

De más está decir, que no es mi estilo cuestionar por qué la gente decidió votar a este gobierno municipal o a sus antecesores. Son varias las causas: Desde el típico voto antiperonista, o quizás algunos golpes de efecto muy bien planificados con obras que se van inaugurando a medida que se acerca la campaña. Una campaña para 2023, pienso...cuando falta muchísimo aún. Si no pasa nada raro entre Alberto y CFK, las elecciones serían en octubre de ese año, y la campaña debería comenzar, por lo tanto, en abril de 2023. Lo que estamos viendo es una carrera contra el tiempo porque todos quieren ir jugando sus fichas para lo que vendrá. Y lo que vendrá, por supuesto, no lo sabemos, más allá de los procesos electorales. En el Hospital, cada tanto faltan pediatras en la Guardia y todos se rasgan las vestiduras, pero no veo a nadie que se comprometa en serio para conseguir que vengan, quizás porque las autoridades del nosocomio están enfrentadas con el Municipio (y viceversa). Por lo tanto, no va a salir un sólo centavo para paliar la emergencia. Para cámaras y patrulleros sí hay plata, claro, y entonces todo me hace pensar que hay gente que no tiene en claro las prioridades. La salud es lo primero. ¿De qué te sirve que haya más móviles custodiando tu casa o las de tu barrio si faltan profesionales cuando estás enfermo? Nos quejamos de todo, es cierto, pero es que las cosas no son como deberían ser: Los sueldos de la clase política son altísimos, pero por supuesto, la mayoría no pone objeciones sobre eso, sino que critica al tipo que necesitaba unos mangos para la mesa familiar y cobró el IFE durante la pandemia. Como respuesta, los K te dicen que el "gasto político" representa apenas un 7 % del presupuesto. Pues bien, si es cierto, que lo bajen a la mitad. Asesores al pedo en el Congreso es lo que sobra. 

Más de una vez me pregunto: ¿Estamos todo locos? Porque yo no veo coherencia alguna. Una cosa es defender los planes sociales por tiempo indeterminado, y otra es brindar un subsidio excepcional cuando la economía se iba a pique porque estaba todo cerrado. Y ahora, lo que marcha razonablemente bien no es la economía en sí, sino la producción. El que tiene guita invierte y puede generar algún puesto de trabajo. Sin embargo, seguimos sin tener políticas públicas que profundicen el laburo digno, en blanco, con aportes y obra social. Esto ocurre porque la Argentina, desde hace décadas, es el reino de la informalidad y el curro. El problema es que, si alguien asume y se propone cortar de raíz con toda la joda, se va a encontrar con la mayoría de los jueces y legisladores como principal obstáculo, porque estaría tocando sus intereses (económicos). 

Llevará muchísimo tiempo revertir esto, lo sé, pero si al menos alguien hace un intento por poner las cosas en su lugar, seguramente sería más optimista ante la realidad. Nos estamos viendo pronto. Punto final. 

No hay comentarios.:

Barco a la deriva

  Frío comienzo de semana en la ciudad. En el contexto actual, cuesta ser innovador o creativo: Los hechos que merecen ser difundidos se rep...