26 de octubre de 2011

Las conferencias de prensa y sus arbitrariedades


Siempre tuve la idea de que una conferencia de prensa debía ser algo serio. No solemne, simplemente serio. Y si hay un moderador que ordena las preguntas que hace cada periodista, mucho mejor. A veces en que se convoca a una conferencia de prensa para anunciar la realización de una cena, o la venta de una rifa, y uno de se pregunta si los responsables de estas acciones no podrían haber informado de ello simplemente enviando un mail. Hay muchos egos y ansias de protagonismo. A la gente le gusta salir en las cámaras de televisión, esto ha sido siempre así.
La falta de orden hace que las preguntas de los cronistas se repitan, que todo se vuelva desprolijo, tanto para los oradores como para quienes van a recibir la información a través de los medios.

Cuando un periodista pregunta varias veces y le quita la posibilidad de hacerlo a un colega, está actuando de un modo arbitrario y prepotente, como si fuera el único con derecho a hacer oír su voz. Desde luego, esto también se ve en los grandes medios, pero no podemos permanecer ajenos simplemente porque vemos cómo se comportan los demás, de un modo mediocre y desconsiderado. Cuando vienen de visita candidatos en vísperas de elecciones, como fue el caso de Francisco De Narváez y tantos otros, que traen su propio equipo de prensa y convocan a Crónica TV, los periodistas de afuera monopolizan las preguntas y dejan sin chances a la prensa local. Sin embargo, lo paradójico es que la gente leerá los medios locales para conocer las impresiones de la visita de estos candidatos mediáticos. Hay muchos asesores de prensa con el ego demasiado inflado que se creen omnipotentes para decidir sobre los demás medios. Es hora de hacerles beber un poco de su propia medicina.

No hay comentarios.:

Barco a la deriva

  Frío comienzo de semana en la ciudad. En el contexto actual, cuesta ser innovador o creativo: Los hechos que merecen ser difundidos se rep...