2 de marzo de 2016

Basta de tanto fútbol!!!


Miércoles por la noche en la ciudad. Entre los partidos por la Copa Libertadores y los del Campeonato de la AFA, la pantalla de la tele parece ESPN: sobredosis de fútbol. La pelota rueda por doquier, inclusive se transmiten partidos de casi todas las ligas de Europa. Lo curioso es que, para los canales de aire, no siempre es un buen negocio: una película "estreno", o cualquier documental que despierte cierto interés, genera más rating que un match entre dos equipos ignotos. Por supuesto, los argentinos lo sentimos como el deporte nacional, y cualquiera que vaya a un bar a tomar algo, lo primero que verá en la tele es fútbol. Ya ni siquiera hay espacio para la ficción nacional, esto es, para las telenovelas o series producidas en Argentina: las traen "enlatadas" de Brasil o de Turquía. En los '80, el monopolio lo tenía Venezuela, con Grecia Colmenares, Carlos Mata, y otros nombres que en este momento no recuerdo. Debo aclarar que las novelas no son de mi agrado, pero prefiero soportarlas antes que ver 90 minutos insípidos, con la pelota yendo y viniendo. 

No me malinterpreten: cuando hay un partido donde ambos clubes ponen garra, da gusto verlo. Pero ni aún así se justifica este exceso de fútbol en la cuota de pantalla que crece cada vez más. Existen muchos deportes que despiertan pasión, como el básquet, el hockey, o el tenis. Precisamente en Lobos, el hockey es un "boom". Pero parece ser que verlo por televisión no genera la misma adrenalina entre la platea. En varios posts anteriores comenté que el evento que más me maravilla, cada 4 años, son los Juegos Olímpicos. Los de 2012, con sede en Londres, fueron impecables. Y ahí es cuando te das cuenta que mucha gente, desde el anonimato, pone huevos para clasificarse y acceder a la máxima cita del deporte mundial. Y si fuéramos un país con verdadero fomento para el deporte, no cosecharíamos cuatro o cinco míseras medallas en cada JJ. OO. Lo más interesante, es que esas medallas suelen provenir de deportes no masivos, como el Judo o Natación, y no sólo del fútbol. Y lo más irónico es que, siendo un país donde mucha gente se dedica a la hípica, no tengamos una sola medalla en Equitación. Un país lleno de caballos pura sangre que valen fortunas, pero a la hora de los bifes, otras naciones como Austria o Alemania nos "pasan el trapo". Hay que replantearse varias cosas, porque cada cuatro años sucede lo mismo: vemos que no se les da poco incentivo a los deportistas olímpicos, y luego aparece de nuevo el "fulbito" y nos olvidamos. No es así, viejo. Han pasado decenas de funcionarios, de Secretarios de Deportes, y seguimos en la misma. Por una vez en la vida, que sea un espectáculo del cual podamos sentirnos parte. De lo contrario, estaremos mirando siempre como las medallas se las llevan los demás. Yo no pretendo que ganemos más medallas de los yanquis o los chinos porque sería imposible, pero tengamos un poco de sentido común para no pasar un papelón. Tenemos deportistas de elite en nuestro país, pero no todos cuentan con la ayuda necesaria para entrenarse y pelearle el podio a cualquiera. Punto final.

Adiós domingo

Domingo por la tarde en Lobos: Una jornada más, ya casi por dar comienzo a la segunda quincena de abril, y pasada por agua. Hace como tres d...