30 de octubre de 2015

Después de las elecciones

Esperé unos días antes de redactar este texto, porque me sorprendió la violencia de los comentarios que hicieron muchos vecinos por Facebook y Twitter. Como es sabido, el actual Intendente Gustavo Sobrero perdió las elecciones, y en consencuencia, a partir del 10/12 no ocupará más el sillón del Municipio, al menos por los próximos cuatro años. Cuánta intolerancia pude ver (y escuchar) durante estos días. Personalmente, nunca discutí el liderazgo y la capacidad de gestión de Sobrero, más allá de que no coincido en muchos aspectos con él. El mayor capital de sus tres mandatos fue la obra pública, con la cual benefició a miles de vecinos, que seguramente se sentían postergados por vivir en una calle de tierra, no tener gas natural, o cloacas. Pero esto se veía venir: había un desgaste evidente, las bases (mal llamados punteros) no le respondieron como quizá él esperaba, y muchos lo dejaron solo. Es la soledad del poder. En lugar de sentirse defraudado por los vecinos que no lo votaron, debería sentirse defraudado y/o traicionado por gente que creía de su confianza y no le brindó el apoyo necesario. Si Sobrero hizo mucho o poco por Lobos, quedará a criterio de cada uno, y nadie tiene derecho a apuntar el dedo acusador sobre el otro por haber pensado diferente. 

Por otra parte, me parece muy mezquino criticar a un tipo (Etcheverry), que ni siquiera asumió, y sacar conclusiones apresuradas. Hay que darle una oportunidad, lo cual NO SIGNIFICA un "cheque en blanco". Cada dos años hay elecciones, y el pueblo en las urnas determinará si la gestión del Intendente electo colma sus expectativas. Es momento de dejar las palabras de lado y pensar en el futuro. Gustavo Sobrero quedará para la historia por ser el único Intendente de Lobos elegido por tres mandatos consecutivos, y además si es su deseo podrá postularse nuevamente, o hacer lo que le plazca. Es un hombre que dedicó su vida a la política y que no se va a quedar en su casa. Tanto Jorge Etcheverry, el ganador, como Gustavo Sobrero, el derrotado en esta instancia, tienen mucho para dar. Basta de polémicas, los seguidores de Tacho deberían ser los primeros en aceptar el resultado como el propio Sobrero lo hizo. Reitero, en dos años, si este nuevo Gobierno no nos convence o nos decepciona, tenemos la posibilidad de expresarnos en las urnas. Las cartas están echadas, y ahora sólo hay que esperar el balotaje entre Macri y Scioli. Cada uno, con su conciencia cívica, sabrá que hacer. Punto final.

Adiós domingo

Domingo por la tarde en Lobos: Una jornada más, ya casi por dar comienzo a la segunda quincena de abril, y pasada por agua. Hace como tres d...