6 de octubre de 2015

El costo de los ladrillos

Cuesta caro construir en la Argentina. Si bien es cierto que el Plan PROCREAR ha permitido a muchas familias acceder a un terreno para comenzar a hacerlo, los materiales, cuando uno va a averiguar precios al corralón, están carísimos. Y mucha gente prefiere comprarlos lo antes posible, o incluso ver corralones de ciudades vecinas y reservar una determinada cantidad de ladrillos o lo que fuere, porque sabe que la inflación no da tregua y que en cuestión de un mes el precio va a aumentar. Y digo un mes siendo generoso, porque de una semana a otra el precio de un ladrillo hueco o de una bolsa de cemento ya puede aumentar sin que nadie se haga cargo. Insisto, el PROCEAR ha sido una iniciativa excelente de este Gobierno, y cuando las cosas se hacen bien hay que decirlas. Pero toda la logística se fue al diablo desde el momento en que el beneficiario compra y escritura el terreno.

 Empezar a construir implica no sólo el costo de los materiales, sino también de planos, instalaciones de agua, luz, y gas, y todo lo que debe tener una vivienda para poder estar en condiciones de ser habitada. Porque en pleno siglo XXI, es inadmisible que haya vecinos que no tengan gas natural y que deban comprar garrafas. Del mismo modo, los tarifazos del gas por una supuesta quita de subsidios suenan a "fin de fiesta". Era sabido que el costo de importar el fluido desde Bolivia no se iba a solventar con buenas intenciones. Y es lógico que todos miremos con terror la factura del gas, que nos llega con cifras de cuatro dígitos en algunos casos, siendo que el consumo realizado no se condice con semejante aumento. Esperemos que el próximo Gobierno pueda seguir avanzando para que más gente tenga acceso a la casa propia y no deba tener una carga fija todos los meses pagando un alquiler. Punto final.

Barco a la deriva

  Frío comienzo de semana en la ciudad. En el contexto actual, cuesta ser innovador o creativo: Los hechos que merecen ser difundidos se rep...