10 de enero de 2024

Al paciente se le acaba la paciencia

La estrategia del Gobierno (si se la puede llamar así), consiste en plantear un escenario de desquicio inminente, con hiperinflación y caos social, considerando que son ellos quienes tienen la solución para evitarlo y salvarnos del desastre invocando a “las fuerzas del cielo”. Esto último suena bastante excéntrico. Proponer un camino que, por supuesto, no es de otra manera que implementando medidas drásticas, políticas de shock que nos están llevando a aquella ominosa predicción.

Desde el punto de vista político, se entiende que hayan encarado un ajuste brutal ni bien asumieron, ya que todavía cuentan con el respaldo que obtuvieron en las urnas. Pero eso no durará por mucho tiempo, y esa es la gran pregunta que todos nos hacemos: ¿Hasta cuándo el común de la sociedad se bancará esto? Hoy hace un mes que asumió el Presidente. Parece que hubiera pasado un año, o más. Coincido, entonces, con lo que se percibe en la calle: Fue todo demasiado rápido. Devaluación, inflación, mega DNU y Ley Ómnibus. El salto de los precios fue desproporcionado, tal es así que algunos comercios de venta al público aumentaron en exceso o por el monto que se les antojó, superando inclusive el incremento de los proveedores. Al no haber precios de referencia, ya no sabés qué producto está “barato” en relación a otro parecido. Y de los medicamentos, ni hablar: Han subido más del 100 %, sobre todo los antibióticos, analgésicos y ansiolíticos. No es el mejor momento para enfermarse.

Por todo ello, uno se pone a pensar: A ver, ¿tan mal estábamos antes de que esta gente asumiera, como para justificar algo semejante? ¿Dónde están ahora los kirchneristas, dónde están Alberto y Cristina? Bueno, a Alberto ya lo vimos cenando con su familia en un restaurant de Madrid, de CFK no se sabe demasiado. Los mismos diputados y senadores que se rascan las bolas todo el año, ahora se quejan porque el DNU y el proyecto de Ley los ningunean. Sería bueno saber cuánto cobra un legislador, para ver si ellos están dispuestos a tener un gesto hacia la sociedad.

Cuando entrás a Twitter, y aparece una publicación sobre Milei, se arman esas eternas discusiones y chicanas entre trolls. Por ejemplo, están aquellos que “bancan” la retórica libertaria con el argumento de que los anteriores “se robaron todo” (lo mismo que escuchamos cuando ganó Macri). Si hablamos de los grandes medios, para alguien que quiera formarse una opinión objetiva es imposible obtenerla con Radio 10, la 750, o el canal C5N. Todo es terrible, todo es un gran saqueo de la derecha, están hundiendo a la gente en la miseria. Pasemos al otro lado: TN o LN+, son mucho más condescendientes, de vez en cuando hay alguna crítica sutil, pero para ellos, aquí no hay pasado nada, estamos todos bien. Duggan es tan insoportable como Bonelli. Dos polos opuestos que sólo pueden digerir un grupo de talibanes que los siguen incondicionalmente.

En fin, la cuestión es que estamos mal, aquí y ahora: Resumiendo, no nos alcanza la guita, y no vale la pena continuar enumerando porque cualquier persona que no viva en un frasco lo está padeciendo a diario. Y todo esto me hacer acordar a aquella infame frase menemista: “Estamos mal, pero vamos bien”. 

Si a vos te van a recetar un remedio y el médico te dice: "Tome esta dosis, es lo más recomendable para el tratamiento. Va a tener insomnio, diarrea, cefaleas, y pérdida del conocimiento. Hay que soportar los efectos adversos, vio cómo es esto, pero no se se preocupe, porque dentro de tres meses se sentirá bien”, es lo mismo. ¿Cuándo necesitamos sentirnos bien, ahora, o al cabo de un plazo indeterminado? Ese es el problema de fondo, que a su vez genera choques permanentes entre el vocero presidencial y los periodistas acreditados. Está claro que el vocero defiende la gestión del gobierno al cual representa, lo mismo hizo Cerruti, para eso están, para oficiar de filtro entre el Presidente y sus ministros. 

Ellos no saben, o quizás no alcanzan a comprender, algo muy básico: Al paciente se le está acabando la paciencia. Necesita estar “sano” ahora, y no con una medicina que se convierta en un mero placebo. Veremos cómo sigue esta historia. Nos estamos viendo pronto. Punto final.

No hay comentarios.:

Adiós domingo

Domingo por la tarde en Lobos: Una jornada más, ya casi por dar comienzo a la segunda quincena de abril, y pasada por agua. Hace como tres d...