18 de enero de 2024

Papelón 100 %

La realidad nos abruma y nos agobia con más frecuencia que lo habitual. Incluso, podemos llegar a enfermarnos si nos dejamos llevar por la corriente y no conseguimos ponerle un límite a este subibaja frenético. El discurso de Milei, ayer, en el Foro Económico de Davos... qué decir. Una vergüenza. Hasta diarios históricamente conservadores como La Nación, dejaron entrever que fue un delirio, de principio a fin (después intentaron compensar un poco publicando otras notas favorables). 

La alocución de Milei dura 23 minutos, y se vuelve insoportable de escuchar, con una particular reiteración, casi constante, contra el “socialismo”. A la gente, a nosotros, nos interesa tener mejor calidad de vida, no perder tiempo en planteos ideológicos. “Occidente está en peligro”, advirtió. ¿Un Presidente de un país del Tercer Mundo, les viene a dar lecciones de economía a los más prósperos, que claramente no las necesitan? No sé, dado que el discurso fue leído, quiero pensar que alguien tendría que haber hecho una revisión para no pasar un papelón. Su hermana, Karina, estaba sentada al lado, con cara de nada, en una actitud de implícita aprobación. No hace falta ser muy perspicaz para comprobar que, lamentablemente, la vice Villarruel es una “4 de copas”. Lo cual es una pena, porque a pesar de varios exabruptos que ha tenido, es bastante inteligente. Y mucho más componedora que El Loco.

Davos es la cita del establishment. No podés dirigirte a los principales CEOs y líderes internacionales de esa manera. Lo único que faltaba para completar la vergüenza ajena, es que el demente sacara a relucir la motosierra. Por otra parte, un discurso de esa naturaleza no te beneficia en nada, todo lo contrario. Te pone en un rol de kamikaze, que puede ser funcional  para la “tribuna” en el plano doméstico, pero no para un escenario donde el auditorio toma nota cuidadosamente de cada una de tus expresiones.

Otro tema:  Creemos que sólo aquello que vemos en los portales de noticias, o en la tele, es lo único que ocurre en el lapso de un día. Claramente no es así. Difícilmente un lobense se entere de lo que sucede en Jujuy, Santiago del Estero, o Tierra del Fuego, a menos que juzgue valiosa esa información porque tiene algún conocido o familiar viviendo allí. 

Yo pensaba que los grandes medios iban a machacar todo el verano con el crimen de este joven que fue apuñalado en Santa Teresita, pero el tema se instaló durante unas semanas y luego no se volvió a hablar más al respecto. Las similitudes con la barbarie que cometieron los rugbiers en Villa Gesell, como todos recordarán, son notorias. Una clara disparidad entre los agresores y el agredido, que se encuentra en un estado de total indefensión al ser atacado por una patota.

Lo real es lo que existe, aunque si tuviera que explicarlo en términos filosóficos, sería mucho más complejo. Entonces, se eligen hechos reales (empíricamente) para darles cobertura, según los intereses de cada medio, o bien según sus compromisos comerciales. Claro que si salta un escándalo por una partida de alimentos en mal estado –por citar un caso- y esa empresa es anunciante, es obvio que ese canal de TV hará la vida gorda, o "venderá" a su audiencia una versión light de la historia.

Cada vez hay más portales regionales de Internet que brindan información con mayor precisión que un noticiero promedio a las cinco de la tarde. Es cuestión de buscar, y no dejar que nos den todo "masticado".

No estaría mal que determinados medios respondan a intereses políticos o económicos, si lo dijeran explícitamente y no quisieran sacar “chapa” de independientes. Pero, ¿acaso no nos estamos hartando de comer siempre la misma m…. y seguir retroalimentando ese malhumor constante? Hay argentinos que han puesto en juego sus conocimientos y su prestigio profesional apostando al país y continúan haciéndolo pese a las sucesivas crisis que nos toca atravesar.

Entender, no es lo mismo que comprender. Decimos que queremos una educación "inclusiva", que haya una institución que les dé cabida a todos, pero los pibes salen de la escuela aprendiendo cada vez menos, y probablemente sea así aun cuando permanezcan 20 años estudiando, simplemente porque los contenidos que se les enseñan no están pensados para el mundo que les tocará afrontar. Además, se tergiversa la historia, como ocurre siempre, cuando "la historia la escriben los que ganan". Esta última afirmación la dejo picando para que no me salten a la yugular.

Esto, a su vez, tiene que ver con lo anterior: ¿Cuántos adolescentes o jóvenes que se definen como libertarios saben lo que es el socialismo, o al menos tienen una pálida idea? Y no hace falta ser licenciado en Ciencias Políticas para saberlo...

Por lo general, se dan la cabeza contra la pared si quieren ingresar a la Universidad (porque ahí no hay Wikipedia que valga), o bien cuando buscan su primer empleo, aunque justo es decir que conseguir el primer laburo siempre nunca ha sido fácil para nadie. Nos estamos viendo pronto. Punto final.

No hay comentarios.:

Adiós domingo

Domingo por la tarde en Lobos: Una jornada más, ya casi por dar comienzo a la segunda quincena de abril, y pasada por agua. Hace como tres d...