23 de marzo de 2008

El fulgor de lo imaginario


(El título de este post pertenece a uno de los versos del tema "Amo lo extraño", interpretado por Fabi Cantilo en su primer disco, y compuesto por el gran Charly García).
Más allá de estas consideraciones, procedo a actualizar el blog, aprovechando la Semana Santa y esta suerte de "feriado XL" que se nos obsequia a los asalariados una vez al año.
Mucha gente me envía mails al correo electrónico que figura en este blog haciéndome consultas de índole turística sobre Lobos. Y lamento decepcionarlos cuando les digo que, si bien este blog está hecho por una persona de Lobos, no tiene por objeto la promoción turística de la ciudad, ni mucho menos hacer una apología de las bellezas naturales con las que cuenta esta bendita tierra (??). En el blog expreso mis opiniones o reflexiones sobre temas totalmente diversos que pueden -o no- coincidir con la realidad de Lobos en ese momento.
De todas maneras, quiero que sepan que siempre voy a responder todas las consultas que me hagan vía mail, porque si quizá yo no pueda ayudarles con la información que me solicitan, sí los puedo contactar con gente idónea en esas lides. Así que los mails siguen siendo bienvenidos.
Tema 1: Tengo gran expectativa por el nuevo disco de Michael Jackson, cuyo título, según ha comenzado a circular por la blogósfera, sería "7even". Sería el primer álbum de Jackson con material totalmente nuevo desde "Invincible", de 2001. Creo que Michael es uno de los artistas más grandes del siglo XX, por varios motivos que sería arduo enumerar. Desde 1982 hasta 1985, aproximadamente, podría decirse que el mundo de la música pop estuvo pendiente de Michael Jackson y lo tuvo como su principal referente. Rompió con todo tipo de barreras: raciales, comerciales, culturales, morales. Ya sé lo que me van a decir: hablarán de sus excentricidades, de que supuestamente dormía con niños, o de que se ha desfigurado su rostro y cambiado su color de piel . Nada de eso me importa (o tal vez sí), porque desde que apareció "Thriller" (1982) se convirtió en el Rey del Pop y hasta el momento (y eso que han transcurrido de 25 años) no ha aparecido nadie con méritos suficientes para disputarle la corona. George Michael amagó pero sus problemas de identidad sexual le jugaron en contra. Prince se encerró en sí mismo y hasta inventó un símbolo para que la gente se refiriera a él como "el artista antes conocido como Prince". Otro ícono del glam rock que amagó con alcanzar la cima del pop pero se bajó por propia voluntad fue David Bowie, luego del fenomenal éxito de "Let's Dance". Conclusión: Michael Jackson sigue con su reinado, no tanto por su producción actual, sino por la mediocridad de quienes lo circundan.
Tema 2:
Me hizo mucha gracia el texto que habían escrito los vecinos de Pinamar en sus pancartas de apoyo al intendente: "No a la droga, sí a Porretti (?)". Digamos que el apellido del tipo tampoco ayuda, verdad? En la Argentina hay miles de Porrettis dando vueltas, con la única diferencia que no se van a ensuciar las manos contando la platita de las coimas y para eso mandan a un pinche, puntero, "perejil" o como quieran llamarle.
Si ustedes observan bien el video que prueba el delito, notarán que Porretti sospecha de que lo están filmando. Está incómodo y nervioso. Sabe que los dueños de Ku están tramando algo para perjudicarlo, pero no puede manejar la situación, si bien nunca aparece haciendo alusión expresa al dinero. El que habla de la guita, con lujo de detalles, es el locuaz Sr. Leonián, Secretario de Gobierno, que no duró ni dos minutos y terminó preso porque las pruebas en su contra eran irrefutables.

En un rato vuelvo con más. Tengan paciencia. Ah, Felices Pascuas, si es que todavía creen en huevos de chocolate.

14 de marzo de 2008

HOY YA NO SOY YO

Durante mucho tiempo crecí con una idea que me permitió evitar esfuerzos vanos e inútiles por comprender actitudes que sólo conseguían exacerbar mi ira ante la estupidez humana: "las personas no cambian". Y todavía sostengo ese postulado, aunque con algunas salvedades. Si vos conociste a una persona por los medios convencionales (nada de chat, messenger, cita a ciegas, o fiesta rave), lo más probable es que no el sujeto no haga ningún esfuerzo en mostraste de un modo distinto al que realmente es. Y así seguirá siendo la relación (de amistad, pareja, laboral, etc.) que mantengas con esa persona en lo sucesivo. Si lo conociste garca, tacaño, miserable y envidioso, seguirá siendo así. Lo mismo cabe si lo conociste sincero, noble, receptivo y con amplitud de criterio.
Ahora bien, si vos estás en pareja con esa persona, puede ser que ésta "cambie", ya sea en caso de que vos se lo pidas expresamente, o por propia voluntad. Pero lo bueno dura poco. Al cabo de los años (o meses), cuando el amor se acaba, la persona vuelve a ser la que siempre fue y la que nunca debió haber dejado de ser.
Algunas parejas establecen una suerte de negociación en torno a los cambios, al estilo de: "Si te molesta, yo dejo de fumar, pero vos no me llames por el celular mientras estoy reunida con mis amigas". La experiencia me dice que estos acuerdos pueden funcionar en el corto plazo, pero a la larga los dos se sienten incómodos teniendo que resignar conductas que forman parte de su estilo de vida y este contrato de usos y costumbres conyugales termina por naufragar.
Pero, dejando de lado por un momento lo que concierne a una relación de pareja, si conociste a una persona y te demostró claramente que es un hijo de puta, que no le importa nada de los demás, que tiene un sentido utilitarista de quienes los rodean y que lucra con la desgracia ajena... lamento decepcionarte, pero las posibilidades de que cambie son remotas.

10 de marzo de 2008

El post que más tardó en llegar


Soy consciente de que la calidad de los últimos posts no ha sido de la mejor, y no tengo excusas para ello. Podría argumentar, por ejemplo, que el trabajo me absorbe por completo y mis neuronas entran en cortocircuito al finalizar el día. Lo cual es rigurosamente cierto. Pero conozco casos de bloggers con empleos agotadores y de alta carga horaria que, sin embargo, nos ofrecen posts maravillosos e inspiradísimos. De modo que no hay excusas.
Entender las demandas de la gente es una tarea complicada a la que me voy acostumbrando por la naturaleza de mi trabajo, que me obliga a interactuar con mis pares o bien con los ocasionales clientes. Sepan disculpar si no doy mayores detalles del trabajo en cuestión, es simplemente que ya no me nace contar mis más recónditos pensamientos en un blog, en cambio si me resulta útil para hacer catarsis o filosofía barata.
Fuera de lo que es estrictamente laboral y/o profesional, me cuesta encontrar personas con las cuales pueda compartir gustos musicales, películas, o maneras de entender la vida. Y ojo, que no hablo de pareja, eh! Solamente de alguien para conversar un ratito, y sentir que esa persona sintoniza tu misma onda. Que puedas hablar del cine de los años '40 sin que te mire como un velocirraptor. Que aprenda a disfrutar del talento de Michael Jackson más allá de si el tipo se desfiguró la cara o es acosador de jovencitos. Que sepa distinguir lo sutil de lo banal, lo exótico de lo mundano, el buen gusto de la grosería, lo burocrático de lo existencial.
Ayer (domingo) fui a un shopping del Gran Buenos Aires y me compré algunas cositas: el último disco de Alicia Keys ("As I Am"), un DVD del gran Michael Jackson ("Live in Bucharest"), y una edición especial de dos discos de la película "Un tranvía llamado deseo" (la versión de Marlon Brando y Vivian Leigh).
Son pequeñas cosas que te alegran la vida, o que te hacen permiten apreciar el talento desde un lugar no snobista ni intelectual, sino por el mero disfrute de escuchar o ver algo que considerás notable.
Un celular nuevo no te va a cambiar la vida (a lo sumo, te la podrá hacer más fácil, más cómoda, etc. ); un buen disco o una buena película, sí. Tienen ese poder de hacerte ver las cosas de otra manera, de meterte, aunque sea por un instante, en la cabeza del músico que hizo los arreglos, o del director que escogió tal o cual plano, y de sentir lo mismo que sintió él. Porque una obra, no es ni más ni menos que un placer compartido, expuesto al juicio de valor y a la crítica de los otros. De lo contrario, se vuelve una manifestación egoísta y vanidosa que sólo consigue darnos una satisfacción momentánea como autores de ese hecho artístico.
Podría seguir redondeando la idea, pero me tengo que ir al laburo y además no quiero aburrir a mis fieles lectores. Saludos, gente!!!!

2 de marzo de 2008

Erase una vez un teléfono.... (Parte 2)

¡Me cansé de los "celulares elegantes" (más conocidos como smartphones)! Si se te caen, cosa que es muy probable que suceda tarde o temprano, se hacen añicos. El archiconocido Motorola V3 (y sus versiones V3e y V3i) es un ejemplo más que elocuente de lo que digo.
Tuve un V3i, muy buen teléfono, fachero, con todos los chiches, realmente un aparato noble y que ha sido objeto de deseo de la clase media desde que salió al mercado. Todo en orden, más allá de pequeños detalles en la interfaz gráfica que no me convencían del todo. Hasta que un buen día... se cayó. Como no uso funda, si al celular no lo tengo en el bolsillo lo tengo en la mano. Te tropezás con alguien, caminás distraído, extraviado en tus pensamientos, y... al suelo (vos y el celular).
Fue así como se le partió el visor de acrílico que cubre la pantalla exterior, y a pesar de que lo pude reparar, ya me quedó la sensación de que lo mejor es un teléfono robusto (ojo, no un ladrillo) que resista golpes y magulladuras sin que ello implique sacrificar el buen gusto por el diseño y la funcionalidad.
El 15 de febrero, decidido a terminar con el asunto, junté unos ahorros, hice un "plan canje" y adquirí un Nokia 6131.
Veremos qué suerte me depara el citado aparato. Cuando sufra la primera caída les cuento.

Los adolescentes y nuestra lógica incapacidad para entenderlos

Debo reconocer que a veces me decepciona un poco pensar que hay un número mayoritario de adolescentes que nunca leyeron un diario en papel (...