31 de enero de 2016

Enfermedades mentales


Domingo por la tarde en la ciudad. En materia de salud mental, considero muy valioso que salgan a luz los testimonios de personas que han padecido ataques de pánico, fobias, o Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC), por mencionar sólo algunas de las patologías más frecuentes. Es un avance significativo. Y digo esto, porque estas personas que sufren por lo que les está pasando, vencieron los prejuicios, los miedos, y dieron a conocer lo que les pasaba. Lo cual motiva a otros que están atravesando por esa misma situación, a acudir a un psicólogo o a un psiquiatra. Probablemente, desde tiempos remotos la gente sentía pánico de enfrentarse ante determinadas cosas, pero la enfermedad como tal no estaba diagnosticada porque no se sentaban precedentes. Hoy, tanto los profesionales como los pacientes conocen de qué se trata, porque hay bibliografía sobre el tema, y se puede actuar en consecuencia. 

Por citar un caso, se demostró con estudios científicos que al paciente con TOC le cuesta mucho dormir o conciliar el sueño, porque sufre lo que Freud denominó "el erotismo del pensamiento". Se "maquina" demasiado, su mente no para de procesar información, y buena parte de esta información no es relevante en hechos concretos. Sin embargo, el obsesivo compulsivo no puede evitarlo, por la naturaleza misma de su compulsión. Quien tiene TOC no puede separar la "razón" de la "emoción". Priman los impulsos, las compulsiones. Desde hace varias décadas, con la aparición se la terapia cognitiva conductual, se puede lugar una mejora sustancial en la calidad de vida del paciente, en un plazo relativamente corto. ¿Por qué? Porque se trabaja directamente sobre el "foco" del problema, sobre aquellas cosas que al paciente lo obsesionan y le ocasionan una preocupación desmesurada y patológica. Para ello, se trabaja buscando que el paciente vaya registrando sus propios actos entre los intervalos de una sesión y otra. Y luego, ya en la consulta, el terapeuta y el paciente se focalizan en esos actos, aparentemente incomprensibles y que el individuo no puede controlar, para un abordaje directo sobre todo lo que se considere un desgaste mental innecesario. Precisamente, el hecho de pensar, de racionalizar todo, de no darse cuenta de que la vida muchas veces es más simple de lo que parece, es lo que dificulta la relación de los pacientes con TOC con su entorno. 

Reitero, por lo tanto, que es muy valioso que estas nuevas enfermedades mentales (que en realidad no son tan nuevas), sean puestas "en blanco sobre negro", en boca de los propios pacientes. La Revista Viva, hace pocas semanas, publicó un artículo sobre el tema. Tiempo atrás, en el suplemento de Clarín de los sábados, un paciente que es escritor y lleva a cabo una impecable labor en su profesión contó, sin tabúes, como convive con "su" TOC. Es de esta manera, con ese sinceramiento, cuando nos animamos a hablar de lo que nos pasa, y no de otra, que se puede llegar a crear conciencia. Y que la persona que está leyendo esa nota o ese artículo periodísitoco sepa que no está sola, ni que tiene que sentirse un anormal. Punto final.

26 de enero de 2016

Facebook se desvirtuó

Facebook ya dejó de ser una red social para convertirse en cualquier cosa. Un pastiche de boludeces para perder el tiempo. Gente que te envía "solicitudes de amistad" y que nunca viste en tu vida. Grupos que se forman entre personas que parecen compartir un interés común, pero en realidad están ahí como si fuera un "bar virtual". Publicidades por doquier. Mister Facebook te recuerda las fotos o lo que publicaste hace 4 o 5 años, y que no tenés ganas de volver a ver. Lejos que lo que pensó Mark Zuckerberg, su fundador, cualquiera dice y hace lo que quiere, como si se creyeran con derecho a todo. Se pelean por fútbol, por política, por amores no correspondidos, por lo que sea. Otros comparten cartelitos ("memes") compulsivamente, como si al resto les interesara recibirlos. Las típicas cadenas de oración, como si ya ir a la Iglesia estuviera "demodé" y ahora rezamos por alguien escribiendo "Amén". 

Más tarde o más temprano, habrá otra red social que sustituya a esta, que tenga políticas de privacidad más estrictas, y que ofrezca a los usuarios todo aquello de lo que Facebook adolece. Nadie sabe adónde van a parar nuestros datos personales, nuestras fotos, o las cosas que publicamos. Hay teorías conspirativas que dicen que detrás de todo esto, está la CIA o los servicios de inteligencia. Es que como hay gente tan estúpida que tiene la necesidad de comentar cada cosa que hace, no sería descabellado suponer que se puede conseguir información "valiosa" de FB. El uso que cada uno le quiere dar, determina en buena parte el perfil de la persona. ¿Qué necesidad tenés que contarle al resto del mundo todo lo que hacés por FB? ¿O de tirar indirectas a tu ex pareja porque seguís enganchado con el/ella? Punto final.

Basta de chamuyo en el Municipio

No estoy en contra del gobierno del Sr. Etcheverry. Seguramente, si es un hombre de bien, estará haciendo todo lo posible por sacar a Lobos adelante. Y cuenta con el respaldo de todos los vecinos para que vivamos cada día un poco mejor. Estoy en contra del maltrato a los medios de prensa, de pedir entrevistas y que nadie me reciba a mí ni a otros colegas, de tener que pedir audiencia como si estuviéramos en la Casa Rosada. Yo soy un profesional de los medios, hace 13 años que camino la calle, y nunca vi algo semejante. Los periodistas nos merecemos respeto. No somos serviles que agachamos la cabeza y escribimos lo que nos dicen. Tenemos capacidad de análisis. Y en lo personal, no voy a ocultar nada que me parezca incorrecto. Todos conocen mi foja de servicios, los medios periodísticos en los que he trabajado, y por sobre todas las cosas, lo he hecho con profesionalismo. No soy vanidoso, ni me creo más que nadie. Simplemente digo que cuando escribo algo, lo hago con fundamentos. Este gobierno ha manifestado un desprecio total hacia los periodistas que pensamos diferente, que no nos alineamos al discurso oficial. Y lo peor de todo, es que ellos, por obtusos y necios, se creen que nos perjudican a nosotros. No es así. Perjudican a la gente que nos lee, que quiere saber de buena fuente qué es lo que está pasando en Lobos, por qué no se hacen obras, por qué no se invierte, por qué se sigue cobrando el estacionamiento medido y el peaje en la Laguna, por qué en Municipio está funcionando "a media máquina". Por todo eso es que nos merecemos respeto. Un diálogo franco y sincero con las autoridades, sin necesidad de tener que pasar por ningún "filtro". A ver si lo entienden de una buena vez. En rigor, creo que lo entienden, pero no les importa. Y es lamentable, porque precisamente, "hablando la gente se entiende".  Haber ganado una elección no les concede el derecho a hacer lo que quieran o a tratar a los demás como si fueran un felpudo. Sépanlo, señores del poder. Punto final.

24 de enero de 2016

El estacionamiento medido tiene que terminar

Domingo al mediodía en la ciudad. El estacionamiento medido en Lobos ha demostrado ser ineficaz y no resolver absolutamente nada. Porque si en una determinada cuadra se cobra, el conductor del auto va a otra donde puede estacionar sin pagar, y es como el juego del gato y el ratón. Lo que la gente reclama, en lugar de continuar con este absurdo, es que haya controles más estrictos para las motos y autos que circulan a alta velocidad, sin casco, sin cinturón de seguridad puesto, y a veces hasta sin patente ni licencia de conducir. Es a ellos a quienes se debe infraccionar, y con multas ejemplificadoras, para que lo piensen dos veces antes de hacer lo mismo. Y si de estacionar se trata, esto debe ser planificado. Por ejemplo, en Buenos Aires, la mayoría de los restaurantes o locales de gastronomía cuentan con estacionamiento propio. Pero obviamente, nadie quiere invertir en brindarle un mejor servicio al cliente. Entonces acá hay otro error: si a vos te cobrar, por ir a comer afuera, servicio de mesa, cubiertos, propina, etcétera, lo correcto sería que de alguna manera te alivien un poco el bolsillo y te brinden un lugar donde estacionar sin pagar. Cómo podés saber cuánto tiempo vas a tardar en hacer un trámite al Banco? Y si suben las tarifas, más allá de la inflación o lo que fuere, que te ofrecen como contraprestación? No saben acaso que las personas mayores no pueden, por su edad, utilizar el sistema electrónico o andar deambulando al rayo del sol para encontrar un comercio adherido y así poder pagar? Los mismos concejales que en 2010 se oponían al estacionamiento medido y no dieron quórum, sin quienes con su silencio están avalando ahora este atropello. Pensé, ingenuamente quizás, que el nuevo Gobierno iba a buscar otras maneras de "hacer caja" en lugar de recaudar 6 pesos por estacionar una hora en el Centro. Como dije antes, no tiene ningún sentido, porque se congestionan otras calles, y lo peor de todo, es que esta gestión municipal tiene la intención de ampliar el radio de cuadras de estacionamiento medido. 

Ya pasaron 6 años, señores, es hora de tener un poco de sentido común, porque si seguimos así, "tapando parches", nos tapa el agua. Lo que han hecho es una improvisación y no una solución de fondo. Es hora de dedicarse a tomar decisiones que evalúen la relación "costo-beneficio". Por algo la gente los votó. Punto final.

21 de enero de 2016

Despertar después del vendaval


Jueves por la noche en la ciudad. Cada vez que me siento frente a la pantalla, me libero de las tensiones del día y dejo que fluya mi pensamiento, siempre procurando que ello se encauce en un texto coherente y fácil de leer. Me gusta escribir "a la deriva", me refiero a que entro a mi blog sin ningún plan y siempre surge un tema que merece mi atención. 

Me parece un excelente ejemplo de convivencia política que el Presidente Macri haya invitado a quien fuera su ocasional adversario, Sergio Massa, al Foro Económico de Davos. El Frente Renovador está colaborando con este Gobierno, no ha puesto palos en la rueda, contribuyó muchísimo con Vidal para que se pudiera aprobar el Presupuesto en la Provincia... y siempre vi con buenos ojos a Massa, porque no es torpe ni pusilánime, no es arrogante, le ganó las elecciones legislativas de 2013 a los K, y podría seguir enumerando. Aclaración: ello no me convierte en "massista". Simplemente digo que el tipo me dio la impresión de ser capaz e inteligente, y si no fuera porque la pifió bastante en la campaña, podría haber sido el nuevo Presidente. Me pregunto si el kirchnerismo está en vías de extinción, como sostienen algunos analistas políticos. Creo que mientras conserve una fuerza de choque como La Cámpora, y legisladores sumisos como "El Cuervo" Larroque y José Ottavis, este movimiento "nacional y popular" que se afianzó a partir de 2003 gozará de buena salud, mal que nos pese. Si Macri logra mantener una buena imagen pública, si se muestra como un tipo creíble, si logra resolver el problema de la inflación, ¿quién te dice que sea nuevamente candidato en 2019? Por supuesto, de acá a 3 años pueden pasar miles de cosas, pero conociendo la ambición por el poder que tienen los políticos, no vería descabellado que el niño Mauricio se postulara para un nuevo mandato. Insisto, es prematuro, pero como dije en otra oportunidad, Macri no es De la Rúa. No es un sujeto autista, abúlico, que se deja llevar por las narices. Que se restablezcan relaciones con los fondos buitre o con el FMI no necesariamente significa ser un traidor a la Patria, y eso es lo que los K no entienden. Desde luego, cualquier economista de manual sabe que hay que endeudarse lo menos posible, pero una cosa es eso, y otra es romper lanzas porque sí como si fuera un berrinche con un organismo internacional que fue demonizado durante los últimos doce años. Esa es mi humilde opinión. Punto final.

19 de enero de 2016

Un elogio para la nostalgia

No se puede vivir de recuerdos, pero tampoco olvidar lo que nos tocó pasar a cada uno, porque forma parte de nuestra "biografía no autorizada". Me parece un poco absurdo el planteo en contra de la nostalgia. Ser nostálgico no está mal, porque en definitiva nuestro cerebro es como el disco rígido de una computadora, y allí esta guardado todo. Como decía León Gieco, "todo está guardado en la memoria".Los momentos de zozobra y sufrimiento. Las frustraciones. Las personas que odiamos o detestamos. Las grandes satisfacciones. Nuestro primer trabajo. El primer beso. La primera vez que alguien nos dijo "te amo". Es imposible borrar todas esas instantáneas, esas "fotografías", de un plumazo. Por eso es que cuanto más se investiga el funcionamiento del cerebro, los científicos llegan a conclusiones asombrosas. Ninguna computadora, por más sofisticada que sea, puede siquiera emular lo que hace nuestra mente, y explicar por qué reaccionamos de tal o cual manera. Toda nuestra vida es un deja vu, más tarde o más temprano nos encontramos con las mismas personas, aunque estemos en un contexto social diferente. Y la nostalgia, las anécdotas, compartir un asado, son cosas que no debemos perder, porque son muy nuestras, muy "argentas". 

La cultura de "usar y tirar", de lo descartable, no debe invadirnos, porque las personas no son objetos. No siempre nos toca relacionarnos con quienes deseamos hacerlo, la vida es un camino tan azaroso e incierto que nos podemos encontrar a alguien que jamás se nos hubiera cruzado por la cabeza conocer, ya sea para bien o para mal. Y los argentinos, muchas veces, tenemos "memoria selectiva": queremos mirar hacia adelante, pensar en un futuro mejor, pero por otra parte nos siguen doliendo las heridas que tardan en cicatrizar. Punto final. 

16 de enero de 2016

11 años después, sigo con vos

En este 2016, este blog que ustedes están leyendo cumplirá 11 años. Comenzó en la "primavera kirchnerista", porque como es sabido todo gobierno democrático tuvo su efimero período de bonanza. No hay "primavera" posible en una dictadura donde la sociedad civil es oprimida. Por eso, siempre que alguien se siente a gusto leyendo lo que escribo, le sugiero ver los textos de archivo. Considero que fui coherente en todas mis opiniones y apreciaciones. Desde luego, todos tenemos contradicciones, que en realidad no son tales, sino cambios en la forma de pensar que vienen solos, con los años. 

Hay cosas que ya no me sorprenden como antes, porque los 12 años "K" hicieron que la capacidad de asombro se viera superada permanentemente. En 2015, tuvimos 44 Cadenas Nacionales. Haciendo un juego de palabras, podríamos decir que estuvimos "encadenados" a ver y escuchar lo que nos querían hacer creer. Casualmente, esas personas fueron las mismas que pregonaban la "pluralidad de voces" y que todavía hoy se lamentan por el despido de un pseudo-periodista militante, que vive en la Argentina hace más de 30 años pero nunca se naturalizó o adoptó nuestra ciudadanía, con lo cual se sigue considerando un extranjero en un país que le brindó innumerables oportunidades para desarrollarse profesionalmente como relator deportivo. Es que él, y tantos otros que se esconden en la trinchera, son quienes deciden continuar con el "relato", con el cuentito de hadas, que en 2005 (cuando comenzó este blog) estaba en plena vigencia. Pero la gente se hartó. De la arrogancia, de la soberbia, de la estupidez, de la corrupción, de la mentira descarada. Se hartó de un Estado bobo que alimenta parásitos que no laburan. Se hartó de pagar impuestos para que las escuelas y hospitales se caigan a pedazos. Y el hastío final, fue el cepo al dólar. Porque hay que reconocer que los argentinos no reaccionamos hasta que nos tocan el bolsillo. Por eso el kirchnerismo perdió, en 2009 (post conflicto con el campo) y en 2013. Algunas cosas suceden por casualidad, como que un santacruceño desconocido haya llegado a ser Presidente con mano de hierro. Y otras no tanto, como que el electorado se canse de un modelo agotado, que pretendía eternizarse y hundirnos aún más. Punto final.

12 de enero de 2016

Basta de Víctor Hugo!

Me parece vergonzoso que se haya tomado como "cuestión de Estado" el despido de Víctor Hugo de Radio Continental. Esta emisora, como todas las que persiguen un fin de lucro con pauta publicitaria, si no le gusta un empleado (porque VHM no era más que eso), tienen todo el derecho a echarlo y ahí se termina el asunto. Porque el uruguayo no se fue con las manos vacías, seguramente -y como corresponde- le deben haber pagado una indemnización. Morales no es un prócer, no es un mártir, es un "panqueque" que fue crítico del Gobierno K durante el tiempo que le resultó conveniente. Nunca hizo nada por los demás, todo lo contrario. Maltrataba a Magdalena Ruiz Guiñazú, tuvo enfrentamientos con Fernando Bravo, y si en cualquier lugar de trabajo hay una persona conflictiva, ¿de qué le sirve a la radio? Continental no va a dejar de medir menos puntos de share (rating en la jerga de la radio), porque ya no esté Morales. Y no me jodan con la "pluralidad de voces", porque Víctor Hugo, con toda la guita que tiene, puede producir (y pagar) un programa en cualquier canal de cable. O puede escribir infinitos libros y tuits diciendo que es un perseguido político, entre otras estupideces. Al final, bebió de su propia medicina: nadie es imprescindible en esta vida, él creyó serlo, pero con los hechos consumados, ya quedó fuera de la cancha. Por otra parte, Continental emitió un comunicado según el cual decidieron la desvinculación de Morales, por "reiterados incumplimientos en el contrato", o en las cláusulas del mismo. 

A muchos nos dolió cuando Pepe Eliaschev fue echado como un perro de Radio Nacional, por ser un hombre de palabra y no agachar la cabeza, diciendo lo que pensaba de los K. Pero evidentemente, nadie hizo una marcha o una protesta para defenderlo. Y él tampoco lo hubiese querido. Porque ese hombre no se creyó un héroe frente al micrófono, fue un notable periodista, uno de los mejores de la Argentina, pero lo más meritorio es que tuvo convicciones, nunca se victimizó. Algo de lo que Víctor Hugo carece por completo. Punto final.

9 de enero de 2016

Pescado podrido....


En el afán por conseguir la primicia, en esa búsqueda desesperada por quién publica la nota primero, los grandes medios nos vendieron "pescado podrido", como se dice en la jerga a la información falsa. Primero, todos los portales de los principales diarios informaron que Martín Lanatta había sido capturado y detenido. Hasta ahí, todo bien. Pero luego, Crónica TV y otros medios difundieron la información no chequeada de que los otros dos prófugos también habían sido detenidos. Como estamos acostumbrados, no hubo un pedido de disculpas, ni decir: "nos equivocamos", nada. La rueda sigue girando. Es la primera vez que me siento indignado y estafado en mi buena fe por una noticia apócrifa, sobre todo ante un tema tan sensible que nos iba a traer un poco de tranquilidad a todos. Yo no soy de esos que cuestionan a los "medios hegemónicos", o a las "grandes corporaciones", pero esta vez la pifiaron, muchachos. Y no le echen la culpa a sus fuentes o informantes, háganse cargo de lo que publicaron y después rápidamente quisieron rectificar. Se quejan de la Policía, de esto y de lo otro, pero el "moco" que se mandaron es vergonzoso. No pueden borrar con el codo lo que escribieron con la mano. Podemos discutir largo y tendido si La Nación y Clarín son medios de comunicación serios (los K sostienen que no, por supuesto), pero esta vez se pasaron de la raya, al generar una expectativa que se desvaneció ante la evidencia de la razón, y de los hechos objetivos. Si los periodistas de Lobos hubiéramos cometido un desliz semejante, nos apedrean en la vía pública, y nuestra credibilidad queda seriamente lesionada. Me importa un bledo quién fue el que les pasó información errónea, lo concreto es que publicaron algo que no era verdad y que -como dije antes- está impulsado en esta carrera frenética por obtener la primicia, por "ganarle" al otro en un jueguito que tiene sabor amargo, demasiado amargo para poderlo digerir de un sólo trago. Punto final.

Por fin fueron capturados

Con la detención de los hermanos Lanatta y de Víctor Schillaci en Santa Fe, noticia que se conoció en el día de hoy, se pone fin a 13 días de intensa búsqueda de los tres delincuentes más peligrosos del país. Hay que ver cómo sigue esto. Dicen que los van a trasladar al Penal de Ezeiza. ¿Garantizará ello mayor seguridad? Aunque los defensores de los DD. HH. me salten a la yugular por lo que voy a decir, a estos hijos de puta sí les hacen falta "apremios ilegales" para que confiesen. No digo que los torturen con una picana, pero sí que los caguen a palos un poco para que digan todo lo que saben. No es "políticamente correcto", pero si este trío hace un pacto de silencio, estamos jodidos. Desde el primer momento sostuve que era necesario capturarlos vivos, y no acribillarlos a balazos, porque estos tipos tienen que pudrirse en la cárcel y no salir nunca más. Pero como la Justicia Ordinaria no es lo mismo que la Justicia Divina, vaya uno a saber qué va a pasar. Porque estos señores tienen abogados que intentarán defender lo indefendible, y vivimos en un país donde "la industria del juicio" goza de buena salud. Casualmente ayer había redactado un post sobre cómo a Macri  y a Viana "se les había escapado la tortuga" con la fuga de estos tres delincuentes. Ahora, los argentinos esperamos una condena y un castigo ejemplar. El paso más difícil, esa agonía de casi dos semanas, de la cual se mofaban y burlaban los militantes K, terminó. No queremos que aparezcan más "Lanattas" que se escapen de la cárcel como pancho por su casa. Punto final.

8 de enero de 2016

Los globitos amarillos se destiñen

Macri y Vidal todavía no se han dado cuenta, o sus asesores no les han hecho saber, de cómo se ha dañado la buena imagen que ambos tenían cuando asumieron sus funciones. La "novela" de los prófugos por el Triple Crimen de Gral. Rodríguez bien podría convertirse en el argumento de una película policial: pistas falsas, allanamientos que no dan resultado, vehículos robados que aparecen en la ruta o en un camino rural, persecución a los tiros entre los Gendarmes y los Lanatta...ni Francis Ford Coppola lo podría haber hecho mejor. 
Mientras estamos viviendo esta incertidumbre, con tres tipos a los cuales no les importa nada y que son capaces de acribillar a balazos a cualquiera que se les cruce en su camino, hoy llegó la noticia de que en México recapturaron al "Chapo" Guzmán, el narcotraficante más buscando del mundo, que se había fugado de la cárcel el 12 de julio pasado, cavando un túnel de 12 metros de longitud. Para los prófugos argentinos, todo fue más sencillo: les bastó con salir por la puerta principal del Penal de Gral. Alvear, y reducir a quien estaba a cargo de la custodia, un hombre que no portaba armas porque su religión no se lo permite. Totalmente increíble. Está claro que no pudieron salir tan fácilmente sin una logística o un apoyo externo, y el ex Ministro Aníbal Fernández está en la mira por sus sospechosos vínculos con barrabravas y presuntos narcos. Pero más allá de esto, me pregunto cómo es posible que en México hayan logrado atrapar al hombre más buscado, que seguramente también tenía conexiones y ramificaciones con otros sicarios. Y hoy sabemos, que el "Chapo" Guzmán, o sus emisarios, estuvieron en la Argentina y se reunieron con los Lanatta. Cómo puede ser posible que las autoridades hayan mirado para otro lado? Cómo puede ser que 700 efectivos, los servicios de inteligencia, el grupo GEOF, y el operativo desplegado por la Gobernación no haya dado ningún resultado? Me imagino a los prófugos escuchando la radio o viendo los canales de noticias, y cagándose de risa mientras todo el país está en vilo a la espera que las fuerzas de seguridad los capturen. 

Siempre, cuando llega el verano, aparece algún crimen o caso policial que acapara la atención de los medios. Pero esto no tiene precedentes. Yo confío en Macri y en su capacidad de gestión, pero él debería haber suspendido inmediatamente sus vacaciones en Villa La Angostura para reunirse con María Eugenia Vidal y el Comité de Crisis. ¿Para qué se toma vacaciones un Presidente que asumió hace menos de un mes? Quiero creer que Mauricio Macri es un hombre con la suficiente capacidad para entender que esta situación requiere la máxima responsabilidad de todos los estamentos de Gobierno. El Presidente tiene que hablar por Cadena Nacional, informar a los ciudadanos lo que está sucediendo, explicar los procedimientos que se hicieron, y brindar tranquilidad a los argentinos. No puede "hacer la plancha". Insisto, mi confianza en él sigue intacta, pero yo le doy un plazo de gracia de tres meses para que ponga las cosas en su lugar. Transcurrido ese lapso, no tengo prurito alguno en criticar lo que vea mal, porque yo no me caso con nadie y mi pensamiento es independiente. Sólo espero que se termine esta locura y que hagan algo de verdad, que la SIDE espíe ahora que debe hacerlo, no como era su práctica habitual de espiar a políticos opositores o a periodistas. Es el momento de mostrar autoridad y firmeza. Punto final.

5 de enero de 2016

Pensamientos retrógadas

Los argentinos somos, todavía, bastante retrógradas. Costó (y cuesta) concientizar a la población de que la obesidad es una enfermedad. El "gordo", encima que se ve al espejo como cualquier persona y sufre por su figura, tiiene que padecer el hecho que de un mundo no tuvo en cuenta a personas con sobrepeso. Porque no en cualquier tienda de ropa se consiguen los talles especiales, pese que existe una Ley que obliga a que los tengan. Las dificultades para entablar una relación de pareja, para sentirse bien en un país donde nos gusta discriminar al que no es igual que nosotros, son  múltiples. A la gente le gusta sentirse identificada con las modelos de las revistas del corazón, que en muchos casos son casi anoréxicas, con una delgadez que impresiona. Y además, las fotos son retocadas digitalmente, con lo cual la persona que aparece tal estilizada, la "chica de tapa", en realidad no es tan flaca como los estándares de belleza actuales pretenden. 

El "distinto" siempre parece molestar en la sociedad: el depresivo, el homosexual, el discapacitado, el obeso, y la lista sería interminable. Y en un pueblo chico esto se nota mucho más. En Buenos Aires podés ser un anónimo, pero si se presentan a una entrevista de trabajo un "gordo", y una chica con minifalda cortita, buenos pechos y buena cola...no hace falta ser un gurú para advinir quién obtendrá el puesto. Se ha avanzado mucho, es cierto, pero buena parte de la sociedad sigue creyendo que un discapacitado es un "incapacitado". Y no son sinónimos. O que una persona con sobrepeso y con un currículum impecable, no puede ser idóneo en su tarea. Ojalá algún día todas estas barreras que nos separan se terminen, y aprendamos a convivir. Y si somos diferentes, que viva la diferencia! Punto final. 

3 de enero de 2016

Dinosaurio tecnológico

Domingo por el mediodía en la ciudad. En este primer post de 2016, me parece oportuno pensar en el valor que le damos a la palabra, en tiempos donde cada vez más se nota aquello de que "se las lleva el viento". Todo requiere de un certificado, de un documento público, de un papel de acredite nuestra voluntad. Hay certificados para todo: de nacimiento, de supervivencia, de defunción. Cada vez nos volvemos más desconfiados en el trato cotidiano, como si pensáramos que cualquiera está "al acecho" para cagarnos. Todo se comparte por un celular o por Internet, pero cuando estamos cara a cara con el otro, no sabemos de qué hablar. Antes, cada foto tenía un motivo o una razón de ser. En la actualidad se fotografía absolutamente todo, y sólo un pequeño porcentaje de esas fotos se imprimen. Todo está "en el aire", en lo que los expertos en informática denominan "la nube". Nuestros datos personales, nuestros recuerdos, ya no están sólo en la mente de cada uno, sino también en Facebook, Instagram, o cualquier otra red social.

Estos cambios son tan profundos y difíciles de aceptar para los que tenemos más de 30, que nos sorprenden y nos dejan en "offside". Sobre todo, por la rapidez con que los celulares van quedando obsoletos para el común de la gente, dado que al agregarles tal o cual chiche, todos querrán ese modelo, que tenga una amplia pantalla, una cámara con muchos megapíxeles, y conectividad a Internet. Diez o quince años atrás, la única forma de acceder a Internet era desde una computadora, como lo hago ahora mientras estoy escribiendo estas líneas. Definitivamente, soy un dinosaurio que se quedó en el tiempo. Punto final.  

Resistir desde la barricada

Cuando las cosas no me salen bien, siempre pienso que el día siguiente (o el intento siguiente), puede ser mejor. Nos frustramos por accione...