30 de enero de 2009

Ni un centavo en el bolsillo


Tenía ganas de redactar un nuevo post antes de que termine enero, aunque confieso que a menudo me dejo invadir por la pereza, y no se trata precisamente de una virtud. La lluvia no llega. Caen unas pocas gotas y la tierra se vuelve a secar. Las nubes vienen y van, el cielo se muestra amenazante, pero cuando todo parece indicar que vendrá el Apocalipsis (con rayos y tormentas incluido), sale el sol, y la posibilidad de que llueva se extingue tan rápido como llegó.
Enero es un mes extraño, comienza con mucha efervescencia por el comienzo del año y luego va menguando, conforme los comercios cierran para tomarse vacaciones y los privilegiados que tienen una quinta con pileta aprovechan las altas temperaturas para refrescarse allí y convertirse en los chicos del eterno bronceado estival.
Las proyecciones económicas para cuando termine el "veranito" no resultan muy alentadoras: el dólar en alza, la recesión feroz, la inflación que otra vez ha vuelto a recrudecer, la inseguridad que ya ha dejado de ser patrimonio de los grandes conglomerados urbanos para afectar las pequeñas localidades del Interior.
Supuestamente, según nuestra Presidenta, era EE. UU. el país que necesitaba un "Plan B" para recuperar su crecimiento económico, no nosotros (vergüenza ajena). Pero la batería de anuncios "anticrisis" no hacen pensar en otra cosa que en la torpeza que provoca la soberbia y la falta de previsión. Siempre la culpa la tienen los de afuera, ninguna crisis, al parecer, ha sido responsabilidad nuestra. ¿Qué paradoja, no?

26 de enero de 2009

Qué se puede hacer, salvo ver películas

No me considero un cinéfilo, precisamente. Sin embargo, hubo una época no muy lejana en la cual consumía cine con bastante asiduidad, sobre todo cuando pude comprarme un reproductor de DVD. Debo decir que el DVD me resulta un invento maravilloso, por varios motivos, que trataré de sintetizar: en primer lugar, la selección de los subtítulos, que permite que si tenés manejo del inglés o de otro idioma puedas seguir los diálogos de los actores con las letritas. La selección de escenas es genial, porque podés dejar de ver la película en un punto cualquiera y retomarla luego fácilmente. Y para los fanáticos de la alta fidelidad, el sonido Dolby Digital 5.1 debe sonar maravillosamente en un Home Theather, de cual carezco, pero me imagino que debe ser una experiencia interesante.
La cuestión es que ya no me imagino yendo al cine a ver una película. Prefiero verla cómodo, tirado en la cama, poner pausa cuando quiero si me dan ganas de ir al baño, dejarla por la mitad si tengo sueño y continuar viéndola al día siguiente. Todas posibilidades que el cine convencional no ofrece, al menos por ahora. Tampoco ayuda, convengamos, el hecho de que Lobos no tenga mucha cultura de cine en los últimos 20 años. Me he tomado la mala costumbre de ver en la cajita de los DVD, casi instintivamente, la duración de la película: si dura más de dos horas, me invade la desconfianza y el presagio de un posible tedio en ciernes. Hay varios "packs" de viejas series de TV que quisiera conseguir, pero son carísimos. La venta en los kioscos de algunas series producidas por HBO (como "The Sopranos" o "Roma"), de algún modo parece orientar el gusto del consumidor hacia material audiovisual que por los costos de producción que implica está a medio camino entre una serie berreta y una película.

21 de enero de 2009

Una nueva etapa se inicia en EE. UU.


Tal como estaba previsto, Barack Obama asumió ayer la Presidencia de los Estados Unidos, en una ceremonia de asunción que no registra precedentes, tanto por el perfil que ostenta el hombre en quien recayó la responsabilidad de regir los destinos de la Nación (afroamericano, el más joven de la historia, tolerante y firme a la vez) como por los más de 2 millones de personas que presenciaron el evento en Washington con temperaturas que oscilaron entre los 5 y los 10 grados bajo cero, en pleno invierno boreal.
Los latinoamericanos esperamos que, al menos por una vez, un presidente de EE. UU. se acuerde de que existimos, pero no para firmar tratados de Libre Comercio en los cuales ellos resultan ser los únicos favorecidos, sino para mantener una relación madura con la primera potencia mundial. La intención de Obama de flexibilizar las restricciones impuestas a Cuba es una buena señal, pero seguramente él esperará a cambio un gesto de Raúl Castro que el cubano no estaría en condiciones de conceder, al menos mientras su hermano Fidel siga monitoreando el curso de la Revolución mientras se encuentra convaleciente de una misteriosa enfermedad y manteniendo un bajísimo perfil, con apariciones esporádicas en televisión o con líderes políticos afines para demostrar que sigue vivo.
Ojalá algún día dejemos de ser el "patio trasero" de América, como se acostumbra decir peyorativamente de América Latina, y tengamos la posibilidad de respetar las decisiones de cada gobierno que compone esta región del contienente, sin buscar enemigos donde no los hay y sin incluir caprichosamente a un país en una lista del "Eje del mal", más propia de la Guerra Fría que de los tiempos que corren. El pueblo de EE. UU. sabe que India y China están creciendo mientras ellos se encuentran sumidos en la recesión y el desempleo, y considero que es bueno que algún país le ponga freno a las ambiciones desmedidas de los yanquis, a las guerras por los recursos naturales, al saqueo de las etnias. Si nos ponemos a pensar seriamente, un país con vocación de guerra como EE. UU. por algo hasta el momento no ha invadido China: sabe perfectamente que los harán pedazos, por más armamento que tengan, como sucedió en la Guerra de Vietnam.

18 de enero de 2009

Que llueva de una vez!!!


Hoy es domingo y hasta el momento de redactar estas líneas no he sucumbido en la melancolía, cosa rara en mí en el fatídico "día 7" de la semana. Observo el cielo plomizo y me pregunto cuándo lloverá. Ayer a la tarde amagó con un chaparrón, pero todo se redujo a unas pocas gotas. Nunca me he quejado del calor, ni siquiera cuando estuve en el Caribe. Recuerdo en Panamá, cuando llegué al aeropuerto, y cómo el aire te quemaba, literalmente. Un tufo asfixiante, que obviamente los nativos no sufrían por estar acostumbrados a ese país dividido por un canal y que queda muy cerca de la línea del Ecuador. Pero me estoy yendo de tema: ahora sí, contra todos mis principios, me quejo del calor: no lo soporto, no puedo dormir, me hace sudar como un cerdo, tengo que cambiarme de ropa a cada rato, no se puede salir a ningún lugar hasta después de las siete de la tarde por lo menos, la basura se descompone rápidamente y hay olor a podrido por las calles, en fin, un desastre total. Todavía no pisé una pileta y dudo que lo haga durante este verano, por motivos que sería largo enumerar, trato de ducharme con frecuencia, pero encima el agua escasea y ello plantea otro problema. Conclusión: ¡Que llueva de una vez!
PD: Anoche hice un esfuerzo por ver "Reto al destino" (1982), pésima película y típico producto de la era Reagan. A pesar de todo, es un clásico y casi todas las personas que consulté aseguran haberla visto. ¿Alguien me puede explicar por qué?

15 de enero de 2009

La radio AM comienza a perder su encanto

Siempre tuve la convicción de que la radio AM, por su naturaleza intrínseca, brindaba una oferta más amplia de programas periodísticos, de prestigiosos analistas. Era allí, y no en otro lugar, donde encontrabas la palabra de los "próceres de la radio" (Cacho Fontana, Juan Carlos Mareco, Héctor Larrea, Marthineitz y tantos otros), y recuerdo con nostalgia a quienes tuve la oportunidad de escuchar, tal es el caso de Pepe Eliaschev, cuyo programa fue levantado de Radio Nacional porque sus opiniones no eran del agrado de la gestión K. ¿Dónde está la pluraridad que tanto declaman? Radio Nacional, como bien reza su slogan, es "la radio pública", y en consecuencia, nos pertenece a todos. Nobleza obliga, a pesar de ello, la emisora sigue teniendo buenos programas al aire, pero no puedo ocultar mi bronca ante este hecho. Escuchaba a Eliaschev, con su mítico programa "Esto que pasa", desde que estaba en Radio del Plata.
La concentración de los medios de comunicación de parte de personas afines al Gobierno tiene la clara finalidad de dar espacio a periodistas ignotos y mediocres, obsecuentes, y carentes de espíritu crítico. Quizás esté cayendo en la tentación de generalizar: seguramente hay algunos que se salvan de la hoguera, pero la mayoría responde a esos inequívocos intereses. Hoy me enteré que también levantaron el programa de Nelson Castro, que se transmitía por Radio del Plata. ¿Cómo es posible que sin mediar ninguna explicación, se prive a los oyentes de disfrutar de un producto de calidad, sustentado por un profesional de sobrados méritos como es Nelson Castro?
Como leí en un comentario de La Nación, se está dando lugar a los periodistas "progres", que ni siquiera ejercen un auténtico progresismo, sino que se limitan a dibujar la realidad a su antojo bajo banderas ideológicas que no tienen ninguna razón de ser, porque el oyente no necesita -ni quiere- que le den discursos de barricada, simplemente quiere informarse, y cada vez que uno escucha que alguien viene con el versito de la "redistribución de la riqueza", ya puede intuir el perfil del periodista, y su tendencia marcadamente oficialista.

13 de enero de 2009

Malditas monedas


Parece ser que hoy el tema excluyente es la falta de monedas para el transporte público. Por un momento, nos olvidamos de que existen asuntos mucho más acuciantes (los indios tobas que se mueren de hambre en Chaco y Formosa, por ejemplo) y que requieren pronta solución. Por supuesto, es comprensible la irritación de las personas que utilizan el colectivo o el subte diariamente, pero más incomprensible es el modo de actuar de la Secretaría de Transporte, que debería haber dispuesto la implementación de tarjetas magnéticas, de abonos mensuales, de forma tal que el usuario pague una sola vez por los viajes que realizará todo el mes. Una especie de tarjeta de débito, pero destinada exclusivamente al transporte. Lamentablemente resulta irrisorio pedir algo semejante en un país donde la improvisación es el común denominador. Siempre hay motivos para sonreír, como dije una vez. Seguro que los hay. Pero esos motivos los tenés que encontrar en tu familia, en tus afectos, porque si vas a esperar que el Estado te dé una buena noticia o una alegría, la espera puede ser eterna.
Tema dos: Se creyeron (o quizás la prensa los hizo creer como tales) "Los nuevos Beatles". Estoy hablando de Oasis, emblema del movimiento que se dio en llamar Brit-pop y que tuvo su apogeo a mediados de los noventa. Siempre los ignoré, me parecían pretenciosos y arrogantes, y fundamentaba mi rechazo con la sospecha de que realmente se creían émulos del cuarteto de Liverpool no suena tan descabellada. Editaron discos vergonzosos, y se regodeaban con el escándalo mediático. Para decirlo en criollo, después de haber obtenido un megahit como "Wonderwall", fueron languideciendo hasta el límite de lo imposible. Ahora se reivindicaron con un muy buen disco, "Dig out your soul", que me tomo el atrevimiento de recomendar. No esperen maravillas tampoco, pero es un álbum muy superior a lo que hicieron en los últimos ocho años, por lo menos. Traten de conseguirlo y después me cuentan si están de acuerdo con lo que acabo de exponer.

9 de enero de 2009

Cómo se hace un informe berreta


Ha transcurrido ya la primera semana del 2009, y no parece haber mayores novedades que los noticieros crean necesario difundir. Móviles en la Costa, en Punta del Este, y boludeces varias, es todo lo que se nos ofrece. Hacer un buen informe no implica necesariamente el uso de una cámara oculta, porque antes de la existencia de este aparato se hicieron informes, y muy logrados, sobre temas diversos. No es un requisito "sine qua non" meterte en una villa llena de narcos para hacer un informe, a la gente le suceden todo el tiempo problemas que parecen fáciles de resolver pero que terminan complicándole la vida, y es ahí donde hay que hacer foco. Estoy podrido de ver supuestas "investigaciones sobre":
- la falta de monedas
- los narcos en la villa 11-14
- la falta de higiene de la comida (panchos, hamburguesas, etc.) que se vende en los puestos callejeros
- los abortos clandestinos y las personas que ejercen dicha práctica
- los precios de los restaurantes en la temporada (lo mismo cabe para los precios de los alquileres, cuánto cuesta alquilar un departamento en Mar del Plata, por ejemplo, es el típico informe berreta que se hace consultando a tres o cuatro inmobiliarias).
- la sequía y la consiguiente falta de agua en el Norte del país.

Por supuesto, algunos de los temas de acabo de mecionar podrían considerarse de interés público, la cuestión es el abordaje, el tratamiento con el cual se le entrega al espectador un material informativo "masticado" y con una clara bajada de línea de parte de la producción.
Alguien podrá decirme por qué, si tanto me quejo, no soy yo quien haga un informe creativo y original, y la respuesta es que no se trata de eso, de ser original, o de ser el primero en hacer algo. Se trata de que las temáticas no se repitan, tan sólo eso, porque ya que se toman el trabajo de elaborar un informe, por lo menos que sea algo distinto para el televidente, es decir, que te sorprenda, sin caer por ello en los típicos "golpes bajos".

6 de enero de 2009

El reino del olvido

Hoy es Día de Reyes. Por razones obvias, esta fecha solía tener mayor importancia cuando era niño y recibía algún que otro regalo, y para lograr ese objetivo cumplíamos al pie de la letra con el pastito y el agua para los camellos, bueyes o lo que sea que llegaban cansados tras su larga travesía por el desierto.
A veces me resisto a creer que todo tiempo pasado fue mejor. No les voy a negar que me cuesta, pero creo que la vida hace diez o veinte años tenía los mismos condimentos que ahora. Está bien, no había floggers, ni emos... (por empezar, no había siquiera Internet, de modo que este blog no hubiera sido posible). A veces estoy harto de Internet, de las boludeces, del mal uso que la gente le da a un medio de comunicación que puede salvar vidas, o al menos ayudar significativamente a alguien. Me parece que se han desvirtuado las cosas, como sucede como todo. Por ejemplo, la televisión. La televisión de los '80 era una cagada, es cierto, no había mucho gasto de producción, pero era "industria nacional", se producían excelentes ciclos de ficción, telenovelas, unitarios, programas de humor formidables como "La Noticia Rebelde", y los noticieros no eran oficialistas, eran simplemente neutros, a pesar de que todo el aparato de comunicación estaba en manos del Estado. Ni hablar por aquellos años del Direct TV, y menos con la crisis energética de 1988/89 que hacía que la transmisión se redujera a unas pocas horas diarias. Hagan el esfuerzo, como lo hago yo, y no piensen que todo tiempo pasado fue mejor. Traten de ser equilibrados y de situarse en el contexto. Es muy fácil decir que antes no había la ola de inseguridad que hay ahora, del mismo modo en que es fácil decir que antes los delincuentes actuaban de otra manera, con otro "modus operandi", y que no podemos comparar a una democracia en ciernes con un sistema que ya lleva 25 AÑOS.
Update: Estoy escuchando "Mothership", un compilado de 2 Cd's que contiene los grandes éxitos de Led Zeppelin. A mi criterio, faltan algunas canciones esenciales (o versiones en vivo que son históricas), pero bueno, nadie es perfecto. Cómo sera la cosa que el disco que más me gusta de Zeppelin es "Presence" (1976), uno de los menos citados por los fans de la banda.

5 de enero de 2009

Descorchando la botella

Tardó en llegar, pero aquí tenemos el primer post del 2009. Todavía me cuesta, cuando me refiero a un evento presente, referirme al 2009. Enero es un mes signado por el extraño influjo de lo que ya ha pasado y de lo que vendrá, las calles parecen desiertas, y vas a ver que los mismos que lloraron miseria durante todo el año son los primeros en tomarse vacaciones a Mar del Plata o bien a otro punto turístico. La gente permanece aletargada, quizás por el calor, quizás porque ver el Rally Dakar le provoca un serio deterioro neuronal. Este año ha comenzado distinto a los anteriores, fíjense que todavía no ha aparecido el crimen pasional del verano, la novelita que todos seguimos hasta marzo, el "relleno" de los noticieros. Por el momento, tienen suficiente material con el Rally. Todos estamos de acuerdo en que se trata de un evento importante que merece trascendencia, pero una cosa es esbozar ese pensamiento y otra muy distinta es seguir a los autos desde un helicóptero como perros de presa. Qué quieren que les diga, yo extraño la fisonomía de los antiguos Lancia de la década del '80, una de las marcas que más competencias ha ganado, que además se ganó mi simpatía por tener la publicidad de Martini en el capot. Debo confesar que tardé en redactar este post inaugural del '09, quizás por pereza, o por considerar que no había nada relevante para decir. Durante el 2008 redacté más textos que en todos los años anteriores, con un buen promedio, y estoy muy conforme con lo hecho en este blog el año pasado. Espero repetir la marca este año, aunque no será sencillo. En rigor de verdad, todo se vuelve más simple cuando se da naturalmente, no cuando te lo planteás como meta. Por eso, que este 2009 sea "a suerte y verdad", mi único objetivo es que salgan las cosas lo mejor posible, tanto para mí como para mis seres queridos. Nos vemos en el próximo post!!!

Una nueva etapa en el Hospital?

Ayer fue un  lunes extraño, un feriado "puente" que no me pareció tal, en parte porque muchos comercios o negocios prefieron mante...