30 de septiembre de 2013

Ultimo post de septiembre

Lunes por la tarde en la ciudad. Tenía ganas de escribir un post antes de que terminara septiembre, porque el mes próximo será bastante movido con el tema de la campaña política rumbo a las elecciones legislativas. La Presidenta le concedió una extensa entrevista al periodista Jorge Rial, que varios canales recogieron en sus noticieros. Las preguntas que hizo Rial me parecieron correctas, no sonó condescendiente, pero Cristina no dijo nada nuevo. O al menos, nada que despertara  mi interés. Lo que uno podría pensar, sin ser demasiado suspicaz, es por qué la Presidenta no emprendió antes este raid mediático que está haciendo ahora, casi contra reloj y con la certeza de que su "delfín" Martín Insaurralde perderá las elecciones. Quien gobierna tiene que ejercer el poder, pero no de un modo despótico o privilegiando a determinados medios de prensa en detrimento de otros. Antes de las Primarias, a nadie se le hubiera ocurrido que funcionarios del oficialismo fueran entrevistados por los periodistas del Grupo Clarín. Los resultados electorales hicieron dar un golpe de timón, y la estrategia ahora está orientada a mostrarse más conciliadores, más cercanos a la "gente". La oposición, por su parte, tampoco tiene muy en claro lo que piensa hacer, más allá de lo que ocurra en las urnas.

Me parece que hay un desconcierto general, donde se sigue apelando a buscar votos como sea, incluso al punto de rozar el ridículo o la vergüenza ajena. Así y todo, cualquier persona centrada del Gobierno podría haber salido a repudiar las agresiones que sufrieron Sergio Massa y sus candidatos en su agitada incursión por La Matanza. Pasaron los días y no lo hicieron. Sería bueno que cada uno sepa exponer sus ideas sobre temas puntuales, y que diga cómo las va a llevar a cabo. Por ejemplo, todos sabemos que la inseguridad es un problema, pero declamando la presencia más patrulleros o policías en las calles no lograremos demasiados resultados. Ante todo hay que generar conciencia, educar, buscar que la gente salga de la marginalidad y del delito, que se vuelque al trabajo. O si no trabaja, que esté contenida de alguna manera para preservar al resto de la población de un punto débil que ya es mucho más que una "sensación", para transformarse en una dolorosa realidad. Punto final. 

Discos recomendados del día: 

Amy Winehouse, "At the BBC" (CD + DVD). Universal, 2012

Miguel Mateos, "La alegría ha vuelto a la ciudad" (Sony Music, 2013)

U 2, "The Best of 1990-2000" (Universal, 2002)
  

26 de septiembre de 2013

Primavera Uno

Los días se alargan, se estiran, se elongan... comenzamos a ver bellas señoritas caminando por la calle con calzas o joggings, los chicos se juntan a matear en la Plaza hasta que cae el sol... estamos en primavera. Todavía no puedo salir de mi asombro por los actos vandálicos que un grupo de inadaptados cometieron contra la Iglesia San Ignacio de Loyola, la más antigua de Buenos Aires. Lo peor de todo es que no responden a ninguna consigna, no hay detrás una suerte de manifiesto revolucionario anticlerical: es simplemente el deseo de destruir, de dañar un patrimonio histórico de la ciudad, sin ningún fundamento que lo justifique. No fue algo espontáneo ni un rapto de furia: se tomaron el trabajo de violentar candados, cadenas y puertas hasta llegar al templo. Y por si alguien no entiende lo que pretendo exponer, no se trata de si sos creyente o ateo, porque cualquier persona atea con uso de razón respeta las creencias de quienes piensan diferente, aunque no las comparta. Hace tiempo ya que me harté de ver monumentos destrozados o mutilados, pintadas de aerosol en domicilios particulares, rotura de vidrieras con piedras o con pedazos de baldosas... en fin, podría seguir enumerando los actos vandálicos que a los lectores se les ocurra. Cuidar el espacio público es fundamental para una sociedad civilizada, y por eso no nos asombremos si los baños de una terminal de ómnibus o de una estación de tren son un asco. A nadie le importa nada, es evidente, porque no es su casa. Se sienten como si estuvieran en un hotel donde son aves de paso, y el pobre infeliz que luego quiera disfrutar de un espacio verde, no puede hacer, porque hubo otros antes que él que con dudoso sentido de la diversión se encargaron de destrozar bancos, juegos para los niños, y todo lo que pueda imaginarse. 

Muchos de los que perpetran estos atentados contra la propiedad pública y privada son menores, pero no se los puede criminalizar tan fácilmente, habría que indagar primero en su familia, cómo se comportan sus padres, qué ejemplo le dan a sus hijos, y buscar la raíz del problema. No sé si sirve de algo que un chico vaya preso por quemar una iglesia, a lo mejor sí, pero previamente sería bueno pensar qué pasó por la mente de ese pibe para cometer semejante atrocidad. Los argentinos que han tenido la suerte de viajar al Exterior, sobre todo a Europa, se asombran de la pulcritud y prolijidad de las plazas y parques. Las comparaciones, se sabe, son odiosas. Esto no significa que uno quiera irse del país, sino que pensemos en que no hace falta demasiado para obrar con conciencia ciudadana: sólo sentido común. Punto final. 



24 de septiembre de 2013

Mirándonse el ombligo (parte 2)

Hola gente!!! Aquí estoy nuevamente en contacto, tratando de remarla con el blog, sobre todo por la falta de tiempo que tengo para actualizarlo como yo quisiera. A veces me pasa que se me ocurren buenas ideas para escribir en horarios y lugares insólitos, y cuando finalmente me dedido a escribir lo que mi mente había elucubrado, ya no es lo mismo. Les cuesto que estoy escuchando a Ella Fitzgerald, notable cantante de jazz ya fallecida. Tengo mucho respeto por el jazz, cuando lo escucho siento que de algún modo están allí las raíces del rock, lo que no me convence demasiado es que el jazz moderno tenga composiciones muy largas, que en algunos casos superan los 10 minutos. Miles Davis, considerado el mejor de todos los tiempos, no es de mis favoritos pero le reconozco su indudable talento. Supo adaptar el jazz a las nuevas tendencias y convocar a un público que hasta entonces solía ignorar este género musical. 

A veces tengo miedo de que mis "posts" recientes  no sean tan logrados como los anteriores. Revisando el archivo, encontré textos que a la distancia me parecen muy bien escritos, y que hoy quizás carezco de esa chispa de creatividad para hacerlo. Se me ocurre pensar en que me he relajado demasiado cambiando mi estilo de redacción, escribiendo a las apuradas, sin tomarme el tiempo necesario para buscar las palabras adecuadas que sean funcionales a lo que pretendo expresar. Redactar un texto sin errores y con ese "gancho" que sólo tienen los grandes escritores lleva tiempo, no es algo que se pueda hacer de un tirón. En esta primavera en ciernes, trataré de disfrutar los días cálidos lo más que pueda y no dejarme llevar por la locura de la campaña política, con los candidatos que quieren fotos y conferencias de prensa para mostrar lo buenos y honestos que son. Punto final.


21 de septiembre de 2013

Bienvenida primavera!!!!!

Hola amigos! Me propuse actualizar en blog en estos primeros minutos de primavera, porque si no lo hacía ahora probablemente en las próximas horas surjan ocupaciones que me impidan dedicarme a ello. En fin, la cuestión es que acá estamos, cerrando una etapa o un ciclo. Estaba, precisamente, pensando en eso: en lo importante que es tener la sabiduría necesaria para concluir a tiempo con un ciclo. Saber decir: "basta, hasta acá llegué, quiero algo nuevo". Pensar en que podemos aspirar a algo mejor, y que quizás no sea tan lejano ni utópico como parece. Empecé hablando de la primavera, pero me surgen estas reflexiones como un cambio de época del cual estamos siendo testigos quizás sin darnos cuenta. Por un lado, podríamos pensar que los valores por los cuales se rige la sociedad contemporánea no son los mismos que hace cien años. Pero también es atinado suponer que nuestros antepasados tenían otras preocupaciones, otro modo de vida, y por lo tanto es natural que se produzcan estos contrastes entre un siglo y otro.

Yo muchas veces reniego de "Yanquilandia", no me gusta para nada el estilo de vida de los EE. UU. ni estoy de acuerdo con su política exterior. El sólo hecho de que se tomen la atribución de invadir países ricos en petróleo y de derrocar a supuestos dictadores no es algo que me caiga bien. Pero aún así, debemos pensar que los yanquis por algo llegaron a ser la primera potencia mundial. Dejemos de lado por un momento todos los atropellos y aberraciones que han cometido, y pongámonos a pensar si en Estados Unidos existen los barrabravas, o si los presos se fugan con tanta facilidad como sucedió en nuestra cárcel de Ezeiza, o si la Justicia en el fuero penal es tan lenta como en Argentina. En EE. UU., los afiliados a los partidos políticos ponen dinero voluntariamente para financiar las campañas, no hay valijeros venezolanos ni grandes empresas que aportes fondos a cambio de prebendas. Lo que quiero decir, en síntesis, es que ningún sistema es perfecto. En los países desarrollados hay un respeto hacia las instituciones que nosotros no tenemos, tal vez porque no nos sentimos representados por ellas. Sea como fuere, retomo la idea inicial de este texto: para los individuos, para las naciones, para los pueblos, es importante aprender a cerrar un ciclo. Lo hizo Alemania tras la caída del Muro de Berlín. ¿Por qué no intentarlo nosotros? Punto final.

14 de septiembre de 2013

Mesa de negociaciones

Luego de la derrota en las Primarias de agosto, el Gobierno Nacional fue mostrando a través de sus funcionarios diferentes reacciones. En primer lugar, relativizar el resultado que arrojaron las urnas, sosteniendo que el Frente para la Victoria continúa siendo la primera fuerza política a nivel nacional. Lo cierto es que en la Provincia de Buenos Aires, la suerte le fue esquiva al oficialismo, que ahora parece haber acusado el golpe y tiene preparada una batería de anuncios para contrarrestar el malhumor social. Una de las medidas que se tomó, y que era muy reclamada por la clase media, fue la suba del mínimo no imponible del Impuesto a las Ganancias. Luego se anunció que se permitirá facturar más a los monotributistas manteniendo la categoría en la que éstos están encuadrados. ¿Por qué estos anuncios no se hicieron en 2012, por decir algo? Claro, me olvidaba de que no era un año electoral y el oficialismo todavía ostentaba entre arrogante y orgulloso su mayoría en el Congreso. Esto no significa que el Frente Renovador que tiene como referente a Sergio Massa constituya una alternativa válida, al menos para mí. Lo que la gente piensa es que los peronistas, cuando ven que el barco se va a pique, corren a buscar una balsa para llegar a tierra firme, que es ni más ni menos que un "espacio político" (como le dicen ahora) que los cobije. En este caso bien podría ser el Frente Renovador, cuya lista presenta nombres variopintos y con antecedentes bastante cercanos al peronismo ortodoxo. 

El Radicalismo, por su parte, sigue estando muy lejos de las preferencias del electorado, y más aún cuando intenta mostrarse como una fuerza política progresista. Sus infinitas vertientes no hacen más que debilitar al partido, que tras la muerte de su último gran caudillo, Raúl Alfonsín, no ha logrado alinearse en torno a la figura de un líder carismático y con capacidad para llegar con su mensaje a las masas. 

12 de septiembre de 2013

Post express de un día de lluvia

Ahora resulta que el supuesto violador serial de Villa Urquiza no era tal. Basados en un identikit que aseguraba "un 99 % de certeza", la Policía detuvo a un sujeto a la salida de un boliche y los medios se hicieron un festin con la noticia. Lo peor de todo es que hasta hicieron público el nombre del tipo, lo escracharon terriblemente, siempre amparándose en esas cortesías periodísticas como dar una determinada información en modo potencial. ¿Cómo puede limpiar este hombre su buen nombre y honor, luego de que su identidad, profesión, edad, y domicilio fueran difundidos por todos los medios? Si hacés algo así en un diarito de pueblo te crucifican y te rompen el  orto con un juicio, pero como los multimedios deben tener un ejército de abogados siempre listos para la ocasión, lo más probable es que este "presunto violador" cuyo nombre no recuerdo deba resignarse a ser víctima del escarnio público. Muchas veces, en ese afán por tener la primicia, por ganarle a la competencia, se cometen estas imperdonables torpezas. Nos querían hacer creer que el tipo era el demonio personificado cuando en realidad era una persona que los vecinos denunciaron por supuestos abusos sexuales, lo cual es aberrante desde luego, pero hay que informar con datos certeros y no proporcionados por "fuentes confiables", porque de lo contrario pasa lo de siempre: nadie se hace cargo y al monstruo de Villa Urquiza le cagaron la vida. Punto final.

8 de septiembre de 2013

La vida en el supermercado

Una de las cosas que más me fastidia es tener que hacer la cola en la caja del supermercado. Siempre hay delante de mí alguien que paga con tarjeta, en muchos casos por montos mínimos, y supongo que esas personas que hacen gala de su pertenencia o membresía a un determinado banco ya no se toman la molesta de llevar dinero en efectivo. Pero otra situación que no deja de molestarme ocurre cuando vemos cómo la góndola donde estaba tal o cual producto que solíamos consumir (yerba, aceite, mayonesa, lo que sea), ha sido sustituído por otro de mayor valor. El acuerdo de precios de los súper con el Gobierno supuestamente sigue vigente, pero siempre le encuentran la vuelta para cagarte. O fabrican envases más chicos, o te dicen que tal producto no está en stock, lo cual es lo mismo que irte con las manos vacías. En los supermercados, cerca de las cajas tienen las boludeces que todo el mundo puede llegar a consumir mientras espera su turno: golosinas, máquinas de afeitar, botellitas de gaseosa, preservativos, pilas, etc. Siempre que va una familia a hacer las compras el pendejito se antoja con los chocolates o los caramelos, y el que está atrás en la fila esperando pagar e irse lo más rápido posible, como es  mi caso, se queda en ese limbo, el tira y afloja del papá y el nene por la codiciada golosina del pequeño, sin saber qué hacer. Quizás por todo lo expuesto, y si me dan los tiempos, trato de ir a supermecardos que hagan horario corrido y hacer las compras a hora de la siesta, cuando no va nadie y puedo hacer todo sin demoras, a eso de las dos o tres de la tarde. Es la única manera que conseguí para no estar eternamente varado y extraviado en el supermercado. Punto final.

7 de septiembre de 2013

Escuchando a Vox Dei

Sábado lluvioso y fresco en la ciudad. Ayer, después de haber ahorrado bastante, me compré un reproductor de MP4 marca Polaroid, de 4 GB. Mi intención era adquirir uno de 8 gigas, pero no me da el presupuesto para tanto. El otro aparato que tengo, un Philips, ya no tenía espacio suficiente para almacenar más música. Si me dieran a elegir, hubiera vuelto a comprar un Philips, pero preferí guardar una reserva de dinero y darme por satisfecho con el Polaroid. Este nuevo aparato, al igual que los modernos celulares, carece absolutamente de botones, y tiene pantalla táctil, lo cual no me agrada demasiado, pero es evidente que para los fabricantes debe resultar más barata la tecnología "touch screen". Todavía no me acostumbro a deslizar el dedo por la pantalla, y me surgen dudas respecto de si la vida útil que tiene este sistema será como la de los antiguos botoncitos o teclas. En fin, mientras me permita transferir toda la música que tenía guardada en mp3 y sin poder escuchar por falta de espacio, me doy por satisfecho. 

Tema dos: con la madurez empezamos a redescubrir bandas, artistas plásticos, escultores, y todo aquello que no queríamos (o no podíamos) apreciar cuando éramos más jovenes. Digo esto porque estoy escuchando el primer álbum conceptual del rock argentino, "La Biblia" de Vox Dei (1971). La calidad del sonido no es la mejor, seguramente le haría falta una remasterización digital, pero lo que importa es la música. La mayoría de los adolescentes conocen el tema "Presente" de Vox Dei, que ganó popularidad mucho más tarde con la banda de sonido de la película Tango Feroz. Realmente vale la pena bucear en las raíces de nuestro rock y escuchar bandas como Los Gatos, Manal, Almendra, y tantas otras que quizás sin proponérselo construyeron el andamiaje de lo que es el rock argentino hoy. Con sus limitaciones, grabando en estudios que tenían equipos de mala calidad, pese a todo ello forman parte de la historia. Honor a Vox Dei y a todos los pioneros de nuestra música!!! Punto final.

2 de septiembre de 2013

Primer post de septiembre

Hola amigos, tenía ganas de redactar unas líneas para el blog en estos primeros días de septiembre, "mes sandwich" entre las PASO y las elecciones legislativas del 27 de octubre. Hoy escuché una entrevista que Pepe Eliaschev le hizo a Mauricio Macri en Radio Mitre. Habría que preguntarse por qué, si Macri es tan cuestionado por el Metrobús y las inundaciones frecuentes, el PRO sigue siendo la primera fuerza política en la Ciudad de Aires. No comparto muchos aspectos de la gestión del Jefe de Gobierno, pero tampoco me parece acertado que desde el kirchnerismo lo quieran ver como "el enemigo" (ahora ocupa ese lugar Sergio Massa del Frente Renovador). El electorado porteño es muy heterogéneo, pero lo cierto es que el candidato K, Daniel Filmus, ha perdido elecciones sistemáticamente y sigue insistiendo. Buenos Aires debe ser una de las metrópolis que ha mostrado un antiperonismo recalcitrante. Nunca, desde que es Ciudad Autónoma, pudo ganar las elecciones un candidato del Justicialismo. El electorado le ha sido históricamente esquivo. Pero como me dijo un amigo, lo que vemos en los noticieros mientras estamos almorzando o cenando, con títulos como "lo mataron delante de su familia", o "remisero fue ejecutado de cuatro balazos", no implica que Buenos Aires sea un caos. Tal vez estaría más facultado para opinar o emitir un juicio de valor una persona que reside en Capital en forma permanente, pero a mí me parece que los noticieros de TV te muestran lo peor. Las buenas noticias (si es que las hay), los gestos nobles o altruistas, no "miden" en puntos de rating. El morbo, en cambio, sí. Quizás por eso todavía continúa en todos los programas de mayor rating la "novela" del crimen de Angeles Rawson, que el portero dijo tal cosa, que se autoincriminó, que está loco, etc. Y hay mucha gente que está en su cada aplastada al pedo en un sillón o en el sofá del living y que se engancha con ese morbo. O al menos, es cómplice inconsciente de los sicarios mediáticos que cubren este aberrante crimen, que todos esperamos se esclarezca lo más  pronto posible. Sería bueno elegir lo que miramos por televisión, y si nos interesan las noticias policiales, buscar información certera y creíble, porque hoy en día cualquiera dice cualquier cosa. Total, para mañana la gente ya se olvidó. Así funciona la caja boba. Punto final. 

Resistir desde la barricada

Cuando las cosas no me salen bien, siempre pienso que el día siguiente (o el intento siguiente), puede ser mejor. Nos frustramos por accione...