30 de noviembre de 2015

50 años de rock argentino


Desde hace un tiempo, me he inclinado a escuchar más rock nacional, que yo prefiero llamar "rock argentino". Por supuesto, en mi discoteca personal tengo a próceres del rock de todos los tiempos y mucha música en inglés, pero el rock argento, como no podía ser de otra manera, habla mucho de nosotros, de los que nos pasa o de lo que nos pasó, y no necesariamente deben ser canciones de protesta social. Siempre hay una bajada de línea, un interés por capturar un momento determinado de nuestra historia. Soda, Los Redondos, Charly García (a mi criterio el más grande de todos), Fito Páez, Spinetta, entre otros, le tomaron el pulso a un país en decadencia y compusieron canciones notables. Es que, en realidad, lo mismo han hecho  Bruce Springsteen o Bob Dylan en EE. UU. Plasmar en música lo que iba sucediendo, una crónica fugaz pero efectiva, una melodía que se te pega en la cabeza como chicle pero no por sonar en la radio todo el tiempo, sino por la contundencia de las palabras, por poner cada cosa en su lugar. Desde luego que hay música pasatista y no reniego de eso, porque yo también la escucho: Michael Jackson, Madonna, y un puñado más digno de rescatar. 

Lo importante, a mi modo de ver, es distinguir cuando estás escuchando a un tipo que aborda desde su arte una problemática social, de otro que sólo incita a bailar o a cog.. Ambas expresiones son válidas, sólo que para cada cosa hay su momento. Obviamente, la voz nasal de Bob Dylan o del Flaco Spinetta nunca sonará en un boliche, más aún ahora, que la música electrónica ha ido ganando terreno, y las "maquinitas" se imponen sobre los instrumentos tradicionales. Hay algunos hallazgos de música electrónica que son interesantes, pero no me termina de convencer. Yo quiero escuchar algo que me conmueva, que me emocione, o que por lo menos me deje una grata sensación. Como cuando escuchás a Cerati cantar "En la ciudad de la furia", todo un espejo de lo que es (y fue) Buenos Aires. Punto final

28 de noviembre de 2015

Cada vez más cerca de 2016


Sábado por la mañana en la ciudad. Estamos en la cuenta regresiva para que concluya este 2015, un año que de principio a fin estuvo marcado por el fin de un ciclo, precisamente el fin de la Presidencia de CFK. Debo decir que nadie esperaba esto, que el kirchnerismo cayera derrotado en la Provincia de Buenos Aires y que en la Nación,  Macri se impusiera ajustadamente sobre Scioli. Seguramente habrá más hechos que resulten dignos de mención (y los iremos analizando próximamente), pero sin lugar a dudas ustedes coincidirán conmigo respecto al modo virulento en que se dio la campaña electoral, lo cual hace que tengamos más presente en la memoria todo lo sucedido, desde las PASO hasta el histórico balotaje. Este 2015 comenzó con la noticia del asesinato o suicidio (no lo sabemos aún) del Fiscal Alberto Nisman, y ocupó generosamente el espacio de los diarios durante varios meses, hasta que apareció  otro hecho que le restó interés, y en consencuencia de Nisman no se  habló más. 

Luego tuvimos el escándalo de corrupción en la FIFA, con pagos de sobornos y denuncias que salpicaban al fallecido presidente de la AFA, Julio Grondona. Al mejor estilo argentino, la máxima autoridad de la FIFA, Joseph Blatter, siguió manejando el timón del fútbol internacional, y "aquí no ha pasado nada". De vez en cuando surge una denuncia nueva sobre los paraísos fiscales donde iba y venía la guita, pero digamos que es otro tema del cual no se volvió a hablar. Dicho sea de paso, este año perdimos de un modo humillante la final de la Copa América ante Chile, país anfitrión. El país vecino fue un merecido campeón ante una Selección que jugó sin alma y fue foco de todas las críticas.

Esta en una breve reseña de los primeros meses de 2015, en un corto plazo publicaré otra más extensa y detallada. Hasta yo mismo tuve que recurrir al archivo para refrescar la memoria, porque cada vez me resulta más fugaz el tiempo, todo transcurre demasiado rápido y ni siquiera nos tomamos unos minutos para saludar a un amigo o hacer algo que nos guste. En síntesis: vivimos a mil, y muchas veces tenemos que sacrificar el "ritual de la siesta", tan propio de los pueblos chicos, y soportar este calor atroz con un mísero ventilador (en el mejor de los casos).  La vida es para disfrutarla, por supuesto que no podemos vivir del ocio, pero si no hacemos algo que nos dé placer nos pasaremos nuestro lapso en este mundo renegando con el trabajo, la familia, o lo que sea. Transcurriremos nuestros instantes en este mundo con la culpa de no haber hecho lo que realmente queríamos. Punto final.

24 de noviembre de 2015

Y la autocrítica dónde está?

Lejos de la autocrítica, cierto sector del kirchnerismo que se cree "más allá del bien y del mal", analiza de un modo retorcido y mezquino la derrota de Scioli, con el diario oficialista Página/12 como canal de expresión y catarsis. No se hacen cargo de que lo dejaron solo, empezando por la propia Presidenta, quien le puso a Zannini de prepo (por las dudas, no vaya a ser cosa de que descarrile), y después se desentendió del asunto. ¿Cómo es esto de que los derrotados se transforman en vencedores, según la curiosa dialéctica de periodistas genuflexos como Víctor Hugo Morales? No resiste la menor lógica. Por primera vez en mucho tiempo, no habrá un "superministro" de Economía como fue Domingo Cavallo. Macri optó por formar un equipo de 6 economistas, con los cuales uno podrá coincidir o no, pero me parece muy bueno. Seis personas podrán ponerse de acuerdo y así tomar decisiones ya sea respecto a las economías regionales, o al modelo de la Argentina ante el mundo. Debemos dejar de ser un país agroexportador como hace dos siglos atrás, porque es mentira que exportamos esto o lo otro, a los K los salvó las retenciones a la soja y el alto precio de los commodities. No vamos a negar las políticas acertadas que tuvieron, sobre todo en el Gobierno de Néstor Kirchner, pero de ahí en más todo se fue saliendo de cauce, y fue así como empezamos a vivir en un estado de confrontación permanente. Si leés o no leés Clarín. Si mirás o no mirás TN. Si apoyás al campo sos un oligarca o un cipayo, porque para ellos todos son terratenientes y no existen los pequeños productores que se cagan de hambre. Lo único que puedo rescatar de Macri, y digo esto porque aún no asumió, es que no parece ser una persona confrontativa. Se puede tener firmeza sin tener que gritar. Se puede gobernar sin tener que pisarle la cabeza al otro. Y por sobre todas las cosas, se puede pensar distinto sin que ello implique un insulto o un adjetivo despectivo. Punto final.  

23 de noviembre de 2015

Tenemos nuevo Presidente


Para el periodismo, la palabra es "alivio", el fin de una transición que se hizo eterna. Tras una campaña electoral agotadora, no sólo para los candidatos sino también para los ciudadanos, se llegó por primera vez en la historia argentina a la instancia del balotaje. Mauricio Macri ganó con comodidad ante un impávido Scioli, que pagó caro el precio de la "campaña del miedo". Flaco favor le hicieron desde la Rosada al ex motonauta y Secretario de Turismo de Carlos Menem. Lo dejaron solo con su alma, pero cuando lo percibió era demasiado tarde. Algún día, se conocerán quiénes fueron lo que, desde el kirchnerismo duro, conspiraron contra él. 

La victoria de Macri es inobjetable, y marca una nueva etapa en la vida política de la Argentina. Es cierto que los argentinos hemos tenido malas experiencias con las alianzas (léase 2001), pero Macri no es De la Rúa, del mismo modo que ya no existe más la convertibilidad que fue el principal detonante de la crisis. El niño Mauricio deberá tomar medidas duras o impopulares, pero a todas luces necesaria. Es imperioso devaluar, pero él mismo sabe que una devaluación brusca resultaría contraproducente. Este texto no es un halago para Macri, con quien no coincido en muchos aspectos. Es el reconocimiento de hechos objetivos. El tipo ni siquiera asumió y ya lo están cuestionando. Esa puta costumbre, tan nuestra. Déjenlo hacer, déjenlo gobernar. Los sindicalistas, en lugar de llenarse los bolsillos, deberían ser los primeros en reconocer que este nuevo Gobierno le va a poner límite a la maquinita de hacer billetes. Por supuesto, las negociaciones en paritarias son legítimas, pero en un marco de racionalidad. Sino vamos a terminar con 12 paros como los que la CGT le hizo a Alfonsín. Macri es un tipo inteligente, quizás arrogante o soberbio, pero la actual Presidenta también lo es. Entonces, dede este humilde lugar, propongo de una vez por todas, tirar todos para el mismo lado, y si Macri o sus funcionarios son corruptos, que rindan cuentas ante la Justicia como cualquier vecinos de a pie. Porque la gente sabe que acá nadie va preso y eso genera indignación. El líder del PRO tiene la oportunidad de terminar con la corrupción, tanto la de sus funcionarios como la de quienes lo precedieron.

Punto final.

20 de noviembre de 2015

Escuelas violentas

Los Institutos de Formación Docente sirven para que, precisamente, puedan surgir nuevas promociones de profesores o maestros, mediante el aprendizaje de todos los conocimientos necesarios en el contexto del aula. Sin embargo, resultan ineficaces si tomamos en cuenta los lamentables hechos que suceden en las escuelas, donde los chicos van armados, los padres amenazan a los docentes si un alumno es aplazado, o surgen situaciones que nada tienen que ver con la enseñanza. Es cierto que uno con las prácticas puede ir palpando la realidad, pero en muchos casos quien decidió estudiar una carrera ya está "jugado" y no va a tirar dos años de cursada por la borda, de manera que prefiere seguir aunque de a poco se vaya dando cuenta de la decadencia del nivel educativo, que parece no tener fondo. 

El docente debe tener garantizada su integridad física en todo momento, y del mismo modo que se le pide que sea respetuoso de sus alumnos, los chicos no deben concurrir con actitudes violentas o agresivas que suelen terminar en consecuencias gravísimas, de las cuales resulta difícil dar marcha atrás. Por eso cuestiono, en parte, la prédica de la "inclusión". No se puede tener un chico en la escuela a cualquier costo, si es violento, si agrede a sus propios compañeros, si impide que el resto del alumnado pueda prestar atención al contenido de la clase. Pero esto es un síntoma de la sociedad en la que estamos viviendo, de la decadencia moral, de la falta de valores, del no importarnos nada del otro. Esos alumnos lo ven a diario en sus hogares y lo replican en la escuela. Claro está que no son ingenuos ni inocentes, y saben muy bien lo que están haciendo cuando le pegan una trompada a un profesor. Situaciones como ésta eran impensadas 20 o 25 años atrás. Vas a trabajar, te pagan mal, y encima podés salir lastimado o sumariado si respondés a la agresión. Me parece que estamos viviendo en el reino del revés. Punto final.

18 de noviembre de 2015

Por fin ganó la Selección!


Hubo tiempos en que la Selección despertaba entusiasmo, pasión, y daba gusto ir a ver un partido de la albiceleste. Pues bien: eso hace tiempo que no sucede. Inclusive, no importa como juegue el representativo local, la indiferencia de la gente se mantiene de un modo sorprendente. Creo que todavía, la Argentina no hizo el "duelo" (apelando a un término de la psicología) del retiro de Maradona, del mismo modo que tampoco lo hizo Brasil en su momento tras la salida de Pelé. Pero en un país exitista como el nuestro, se castiga a los talentosos, a los que se diferencian del resto por su rendimiento superlativo. Messi no merece de ningún modo todos los calificativos que le propinaron. Ahora que está lesionado y no puede jugar, nos damos cuenta de la falta que nos hace. 

Aún cuando Messi en algunos partidos juegue "a media máquina", su sola presencia incentiva y motiva al resto del equipo. Es un líder, un conductor. No al estilo de lo que fue Maradona quizás, ¿pero de qué sirven las comparaciones? Sin Leo, la Selección es un equipo más, con buenos jugadores por cierto, pero uno más del montón. Y no quieren entender que si no juega como en el Barcelona, es porque el tipo cuando tenía que disputar un partido de Selección, se bajaba del avión y enseguida tenía que concentrar y entrenar con jugadores que ni siquiera conocía, y acoplarse a un esquema de juego de acuerdo con las directivas del entrenador. No todo es tan fácil como parece. Messi podría estar jugando en la Selección de España, porque se lo ofrecieron mil veces, pero eligió la celeste y blanca. ¿Ese gesto no vale nada para nosotros? Punto final. 
 

15 de noviembre de 2015

Un debate con final abierto

Domingo por la noche en la ciudad. Estoy viendo los últimos minutos del debate presidencial, y creo que, como dije en otra oportunidad, no torcerá la decisión que cada uno tenga respecto de la intención de voto. Es evidente que cada uno estudió los puntos débiles del ocasional adversario, pero me cansó un poco escucharlo a Scioli machacando con el tema de la devaluación. Y digo esto, porque no es un secreto para nadie que el próximo Gobierno tendrá que devaluar para salir de esta olla a presión. Scioli habla de una devaluación como si fuera una catástrofe, cuando en la década kirchnerista se redujo considerablemente el poder adquisitivo, y se negó sistemáticamente la inflación. Aún así, el actual Gobernador estuvo "filoso" en sus preguntas, en parte porque se dio cuenta que con su discurso habitual no iba a llegar a ninguna parte. Por primera vez, confrontó con Macri directamente, y pudo haberlo dejado en "off side" en un par de situaciones. Pero el niño Mauricio mantuvo la calma en todo momento, no se dejó arriar o -mejor dicho- no se dejó llevar por las chicanas de Scioli, y podríamos decir que el debate tuvo un final abierto. 

Ninguno de los dos se impuso claramente, muy por el contrario, lo único que consiguieron fue fortalecer los votos que ya tenían asegurados en los comicios de octubre, pero sin sumar nuevas voluntades. Estuvieron demasiado guionados ambos candidatos, sabiendo que se ponía en juego una oportunidad inmejorable para llegar con su mensaje a casi todo el país.
 Sin embargo, no dejó de resultar interesante que en lugar de cruzarse en los titulares de los diarios, aceptaran debatir como personas civilizadas que están dispuestas a gobernar. Punto final. 

12 de noviembre de 2015

A tres días del debate

Por primera vez en la historia, este domingo habrá un debate presidencial. Será en la Facultad de Derecho de la UBA, y hay una enorme expectativa. Se transmitirá por casi todos los canales de TV, en lo que se considera "una cadena nacional voluntaria", y hay cientos de periodistas extranjeros acreditados. Los dos adversarios políticos que ocuparán el centro de la escena, Macri y Scioli, no podrán emplear ninguna ayuda externa, ya sea videos o cualquier elemento multimedia. Estarán solos, pero a su vez rodeados de asesores y de sus respectivos equipos técnicos. Desde luego, todo este nutrido grupo tendrá que ver el debate "desde afuera" y no podrá irrumpir de ninguna manera en medio de los atriles. 

Los analistas políticos aseguran que Scioli tiene previsto un discurso más duro y agresivo que en sus apariciones públicas hasta el momento. Intentará demostrar que tiene carácter y temple para conducir un país. En tanto que a Macri, hasta ahora, le ha ido muy bien con su estrategia no confrontativa. Pero si el ex motonauta lo "chicanea", obviamente deberá responder. En Cambiemos saben que esto sucederá, porque Scioli está 8 puntos abajo en la intención de voto y esta es una de las últimas oportunidades que tiene para achicar la diferencia. A medida que vayan pasando las preguntas, quedará claro quien logra imponerse por su claridad de conceptos. Macri no es ningún gil, y uno supone que estará preparado para los cuestionamientos que le endilgará Scioli. Y que a su vez, sacará algún "as de la manga" para dejar en off side a su adversario. Por el momento, todo es incertidumbre. Ambos candidatos saben que es una instancia decisiva, y hasta podría arriesgar que si se nota claramente que uno de los dos se impone en el debate, la balanza que volcará definitivamente a su favor. Los dos asumen riesgos, y Macri tranquilamente podría haber declinado la invitación, como lo hizo Daniel Scioli en el debate de las PASO. Pero ahora, obligado por las circunstancias, el actual Gobernador decidió jugar "a todo o nada". La política argentina no se construye sólo con personas fieles y leales, también hay traidores y conspiradores. El escritor Miguel Bonasso escribió un libro sobre este fenómeno tan nuestro. Esperemos por la expectativa que hay en torno a este debate, los candidatos estén a la altura de lo que ello significa. Punto final. 

10 de noviembre de 2015

Frentes de tormenta

Por primera vez en mucho tiempo, coincido con algo que dijo Estela de Carlotto: "Cristina no se va a quedar tejiendo en su casa" (cuando deje de ser Presidenta). Y por primera vez en 32 años de democracia, habrá sesiones ordinarias del Congreso hasta el 9 de diciembre. Es decir, un día antes de la asunción del próximo Presidente. Una de la cuestiones que más preocupan es la designación de los dos nuevos miembros de la Corte Suprema. Desde el Ejecutivo ya enviaron el pliego de ambos postulantes al máximo tribunal, pero su imparcialidad es dudosa. El oficialismo busca que el nombramiento de los magistrados sea antes que de asuma Macri o Scioli. Por otra parte, mientras esto acontece el Parlamento, numerosos empleados contratados están siendo pasados a Planta Permanente, en áreas claves del Gobierno Nacional. Esto no es nuevo: todos los Gobiernos lo han hecho, y de esta manera por cada persona que trabaja, hay tres inútiles en cualquier oficina pública. No hace falta ser inteligente para verlo. Por el contrario, diría que hay que "padecerlo" para darse cuenta de esto. Gente que no cumple horario, que se pone a tomar mate como si fuera el living de su casa, los que consiguen una licencia psiquiátrica para hacer tareas pasivas (lo cual es poco menos que nada), forma parte del paisaje cotidiano. Por eso es que cuando vas a una repartición pública y alguien te trata bien, te atiende como corresponde, y te ayuda, te sorprendés. Porque no es lo común, aunque debería ser la norma. No por nada el famoso sketch de Antonio Gasalla, "La empleada pública", fue un éxito total. Porque es lo que pasa, el que labura bien queda como un gil y los parásitos que lo rodean siguen ahí, hasta que un buen día se jubilen y aparezca otro ñoqui en su reemplazo. 

Insisto, esta nefasta práctica no es patrimonio exclusivo de los K, siempre se acomodó a los amigos antes de que naufrague el barco. Algunos podrán decir que yo soy neoliberal, o cualquier boludez. Nada que ver: el Estado crece cada vez más, hay más sueldos que pagar para gente que no trabaja, y mientras tanto el pibe de 18 años que recién está empezando tiene que mandar un CV (o varios) para conseguir su primer empleo, remándola como puede, y encima tiene que soportar que le digan que no tiene experiencia. ¿Cómo va a tener experiencia si recién egresó, recién terminó sus estudios? Esto es lo indignante. Punto final.

Adiós a la Fiesta del Día del Niño

Es oficial: mañana, en conferencia de prensa, se anunciará la disolución definitiva de la Comisión Fiesta del Día del Niño. De esta manera, a menos que otro grupo de lobenses tome la iniciativa, se pondrá fin a una tradición de 50 años del popular festejo con los chicos en la Plaza 1810. Sus integrantes, seguramente, darán a conocer los motivos, pero podemos intuir varios: el desgaste de un grupo ejemplar que siempre trabaja, las dificultades para lograr comprar juguetes con una inflación creciente, y quizá la necesidad de innovar para brindarle a esta Fiesta (si es que continúa) un perfil diferente.

 Ha sido largo el camino recorrido, y varias generaciones de lobenses corrieron en los carritos a rulemanes, tomaron el chocolate con tortas, se subieron al "palo enjabonado", y recibieron sin excepción un juguete. Muchos de los vecinos que hoy gozan de un buen pasar económico, cuando eran niños y sus padres no podían afrontar los costos, tuvieron su juguete, al cual de otro modo no habrían podido acceder. Esta Comisión ha dado muestras de un manejo ejemplar de los recursos, y tanto los que están como los que los precedieron, dejaron su legado. Porque trabajaron por los chicos, para que todos se sientan incluidos, en estos tiempos que la palabra "inclusión" es tan fácil a los labios de cualquiera. Estar en la Plaza 1810 ese domingo era un placer, y yo lo viví siendo niño, y ya cómo adulto, al comprobar el esfuerzo que ponía esta gente que me cruzo a diario todos los días, y que dejaba de lado un día de descanso para seguir adelante con aquella semilla que sembró el Padre Luis Troiano. ¿Es tristeza que esto se termine? ¿Es pena por confirmar algo que ya se rumoreaba? Ambas cosas. La Comisión, en definitiva, tomó la decisión acertada, en el sentido de que es inútil continuar con un evento si cada año, en diferentes barrios, hay más fiestas por el día del niño. Por otra parte, los chicos de hoy no son los mismos que los de 1965: hace 50 años apenas había televisión en algunos hogares, y ni hablar de celulares, Internet, o la codiciada Playstation. Insisto, quizás un análisis más profundo sería aventurado puesto que no se han dado a conocer los motivos de esta decisión, pero en mi fuero íntimo, puedo decir que más de lo que hizo esta Comisión no se le puede pedir. Mi reconocimiento a Ricardo "Bocha" Coseglia, que nunca bajó los brazos, y a toda la gente que lo acompañó en este medio siglo. Punto final.

6 de noviembre de 2015

El pueblo pide sangre

Ya lo dije una vez y no me canso de repetirlo: es totalmente FALSO eso de que "el pueblo nunca se equivoca". Nos equivocamos con Menem (no una, sino dos veces), con De la Rúa, con 12 años de kirchnerismo, y quizás no se trata tanto de una equivocación, sino que los tipos una vez que ganaron hacen lo que quieren y se "cagan" en las propuestas de campaña. Tanto Scioli como Macri prometieron crear "millones de puestos de trabajo". Que me expliquen cómo lo van a hacer, cuando las reservas del Banco Central están tocando fondo, el único país que nos presta plata es China, pactamos con el terrorismo internacional (entiéndase por esto el Memorando con Irán), e innumerables desaciertos de los cuales nadie se quiere hacer cargo. Si una persona está convencida, pero convencida de verdad, de que Scioli puede cambiar esto, me parece perfecto, que vaya el 22/11 a la urna más próxima a su domicilio y que lo vote. Lo que yo creo, anticipándome a los hechos (probablemente pueda hacer un análisis erróneo), es que si Scioli no se pone las pilas y se da cuenta que se está jugando la Presidencia, en el debate del 15/11 la va a pasar pésimo. Macri es un tipo de lengua filosa, inclusive podríamos decir que es forro y soberbio en muchos aspectos. Y el actual Gobernador es un tipo que tiene que hacer equilibrio para seducir por igual a los estratos sociales más bajos y a la clase media. Y lo que no entiende Scioli, es que sus propios asesores le están mintiendo y la están pifiando con la estrategia. La gente no es boluda, y se da cuenta. Pero todo puede suceder en el largo camino hacia el 22/11. Punto final.

Los panfletos anti macri

Estos últimos días, los lobenses hemos asistido a un hecho deplorable: afiches contra Mauricio Macri en viviendas particulares, en lo que se se percibe como un intento desesperado de que Daniel Scioli tenga alguna chance. Para empezar, si yo a esos estúpidos les pego en la pared de la casa un afiche de Macri, dudo que sea de su agrado, pero el asunto es más complejo de un mero acto de vandalismo. Porque en sus consignas, en sus discursos de barricada, en sus proclamas, ni siquiera apoyan a su propio candidato. De manera que es claramente "en contra de". Ayer, dejaron en mi casa (como en otros domicilios), un panfleto contra Macri. Lo mas indignante es que ni siquiera tienen h... para decir quiénes son y dar la cara, simplemente se denominan "vecinos autoconvocados". Mirá vos qué lindo, hermano, entonces el día de mañana yo digo que soy un vecino autonvocado y te lleno tu casa y el parabrisas de tu auto de panfletos. El FPV repudió lo sucedido, pero es evidente que esto no es espontáneo, sino premeditado, y que hay un grupo de militantes dispuestos a todo. Sinceramente es lamentable, porque podrían apoyar más a Scioli sin ensuciar a Macri. Esto sería posible si realmente están convencidos del proyecto que proclaman.

Hay inmuebles abandonados que cuentan con paredones donde se pueden hacer pintadas o proclamar consignas políticas. Entonces me pregunto qué  necesidad de hacer esto, que por otra parte tuvo el efecto opuesto. Mucha gente se sintió naturalmente molesta por estos autores ignorados que ni siquiera defienden a su propio candidato, un candidato que busca despegarse del kircherismo duro y que tiene que hacer malabares para hilvanar un discurso que suene creíble a propios y extraños. Insisto, lo se que busca es ensuciar al adversario. Si gana Scioli, será el Presidente de todos los argentinos, no del FPV. Y merecerá el mismo respeto que cualquier mandatario. Eso no se discute.

 Pero dentro de pocos días, el 15 de noviembre, Scioli y Macri debatirán (si es que el actual Gobernador no se arrepiente). Y allí no habrá papelitos que los salven a ambos. Es a todo o nada, serán esclavos de sus propias palabras.

4 de noviembre de 2015

Psiquiatras por TV

El episodio de este actor y/o "mediático", Matías Alé, quien tuvo un brote psicótico, está ocupando un generoso espacio en los noticieros y en las revistas de la farándula. Psiquiatras de todas las latitudes son llamados por los canales para preguntarles: "Qué le pasa a Matías Alé". Y lo único que me pareció MUY coherente, fue una psiquiatra que se plantó y les dijo a los conductores del noticiero: "no se puede hacer un diagnóstico a distancia". Por fin una dosis de razón. Sin embargo, tuvo que pasar esto para que mucha gente se enterara de lo que es el trastorno bipolar, por citar un caso, y cómo afecta la vida de muchas personas que no reciben el tratamiento adecuado. ¿Por qué no se hace un programa de TV "serio", que sea de divulgación, en el cual un profesional explique las enfermedades mentales que cada vez son más frecuentes? Antes de que el lector me diga la respuesta, se la adelanto: no lo hacen porque no lo vería nadie. Matías Alé no tiene ninguna clase de talento, y se hizo conocido por estar en pareja con Graciela Alfano. Después la remó como pudo, y consiguió un minúsculo espacio en la farándula local. Pero en lugar de perder tiempo hablando de este señor (que ojalá pueda recuperarse), quisiera detenerme en una reflexión. 

Pensemos que todavía persisten muchos mitos, muchos tabúes, como que una persona que toma pastillas (psicofármacos de receta archivada), no puede llevar una vida normal. Nada más alejado de la realidad. Todo se puede en esta vida, hay historias de superación personal que realmente emociona escuchar. Una persona medicada, simplemente padece una patología que en determinados casos es crónica, como puede suceder con un paciente asmático o diabético. Es un poco de sentido común, de entender que nadie está "completamente sano" en este mundo, más aún en los últimos años donde la presión por ascender en la escala social, el acoso laboral, y la vorágine cotidiana nos agobian como nunca antes. Punto final. 

2 de noviembre de 2015

El Gato Sylvestre

Otro "compañero de ruta" de Víctor Hugo, en el esfuerzo por sostener el modelo K a cambio de billetes, es Gustavo Sylvestre, "periodista estrella" de C5N. Estuvo más de 10 años conduciendo "A dos voces" con Marcelo Bonelli por TN, vale decir, en el Grupo Clarín, y apoyó (obviamente) los intereses de ese Grupo. Pero es otro panqueque: desde que está en C5N (un canal de noticias claramente oficialista), hace lo mejor que puede por hacernos creer que él no fue quien fue. Pero no le sale: con Bonelli se sacaban chispas en TN, al mejor estilo Hadad-Longobardi o Neustadt-Grondona, y lograron generar un programa que pese a ser tendencioso y algo aburrido, se podía ver sin que tu cerebro se intoxique. Hasta que llegó el momento en que Sylvestre "quemó las naves", y se cortó solo. Son él y el otro impresentable de Roberto Navarro (quien conduce un programa denominado "Economía Política"), quienes el grupo Indalo escogió como su fuerza de choque. Hace un rato terminé de ver una suerte de "debate" que Sylvestre quiso hacer entre un Diputado de Cambiemos y otro legislador del FPV. No hacía falta tener un cronómetro para ver que al Diputado Edgardo Depetri le dedicaban muchos más minutos que a Pablo Tonelli, quien estuvo por Cambiemos. Muchachos, somos grandes... si van a hacer un "debate", por lo menos disimulen un poco y no tomen a los televidentes como estúpidos. Depetri insistía en que "están en juego dos modelos", que "votar a Macri es volver a los '90", entre otras frases que soltó apurado de las ganas que tenía de hablar. Me gustaría saber dónde estaba Depetri en los '90, porque acá nadie resiste un archivo, y me gustaría saber de qué se ganaba la vida. Dudo que haya sido un hombre de clase media baja, como los que dice defender. Hasta los zócalos (o videograph) eran un mamarracho, por dos motivos: 1) Los chimpancés de C5N escribían desde el control con faltas de ortografía, y 2) Claramente, por cada frase para la tribuna que lanzaba Depetri, de inmediato aparecía en la pantalla, mientras que su compañero en el Congreso no tuvo ese privilegio. 

Lo que sí rescato de la retórica kirchnerista, es que "educó" a mucha gente respecto a los medios: es decir, a no creer todo lo que te muestran. Por ese motivo, siempre que tengo tiempo para hacerlo, veo todos los canales de noticias, hasta Crónica TV que me parece pura timba y carreras de caballos. Pero es la capacidad de discernir cuando te están mintiendo en la cara, o cuando alguien toma una posición política jugándola de periodista ecuánime, lo que te permite ver estos mamarrachos y decir: con mi capacidad intelectual no van a jugar, que le vayan a vender pescado podrido a otros. Punto final.

DESPUÉS DE LA PASO: CONCLUSIONES

Hoy domingo, la mayoría del electorado votó ratificando un modelo de país, con el cual se puede o no estar de acuerdo. Pero así es la democr...