29 de enero de 2015

Libros y manuscritos, inflación y decepción

¿Por qué cuestan tan caro los libros, las entradas al cine, los discos, y todas aquellas cosas que nos hacen olvidar (al menos por un momento) de la vorágine cotidiana? Alguien podrá responder rápidamente que es como consecuencia de la inflación, que todo aumenta, y otros argumentos similares. Hace unos días estuve conversando con una bibliotecaria y me comentó que se les hace muy difícil adquirir los libros que piden los socios porque ninguno baja de $ 250. Si es así, es una locura. Felizmente, están saliendo colecciones de libros con los diarios Clarín y La Nación, de autores consagrados como Soriano o Cortázar. Me acuerdo de Jerry Seinfeld cuando decía (palabras más, palabras menos), que la gente tiene a los libros en su casa como trofeos: "¿Una vez que los leíste, para qué los querés?", ironizaba. Y en parte es cierto. Lo que siempre sostuve es que los "best-sellers" rara vez son los libros que reúnen una calidad literaria aceptable. Son modas. Primero lo fue la novela histórica (un engendro horrible), luego la autoayuda, y ahora las novelas eróticas, orientadas sobre todo a un público femenino. De más está decir que cada uno tiene derecho a leer lo que quiere, pero son las propias editoriales la que libran una batalla (perdida de antemano) contra las fotocopias. Del mismo modo que la industria discográfica contra el MP3. 

Otro problema surge con los herederos universales de un escritor fallecido, tal es el caso de María Kodama con Borges. Kodama eliminó de las reediciones todas las dedicatorias que el genial escritor había hecho a sus ex novias  o amantes (si las hubiere), y además impidió una traducción al francés de sus obras completas, de una editorial muy prestigiosa cuyo nombre no me acuerdo. Todo esto está documentado en el libro "Borges: esplendor y derrota", de María Esther Vázquez. En el caso de Cortázar, su obra ha sido respetada y sus escritos no tienen enmiendas, ni corrección alguna, de las ediciones originales. Con Sábato sucede lo mismo, sus hijos han tenido el buen criterio de preservar los textos de la voracidad comercial. Ojalá, algún día, se respete la última voluntad, letra por letra, de aquellos escritores que aún hoy no dejan de sorprendernos por su calidad literaria. Punto final.

27 de enero de 2015

Los enemigos

Si no pensás igual, sos en enemigo. Así nomás, sin vueltas. Me refiero a los militantes ultra K, muchos de los cuales ahora están en un limbo porque Cristina indefectiblemente deja el poder este año. Los ultra K constituyen una especie curiosa: si tienen algo de discernimiento pueden llegar a admitir que hay problemas en el país. Pero de todas maneras, cuando se plantea una situación equis, te envuelven en una serie de datos o artilugios a fin de dejar sentada su posición. Es común escucharlos decir: "Vos no tenés argumentos". Pues bien, ellos tampoco los tienen.

Esta suerte de fundamentalismo, ha provocado situaciones insospechadas, y puedo decirlo porque me consta: parejas o matrimonios que se han separado porque ideológicamente piensan distinto, amigos de toda la vida que han dejado de hablarse, insultos y puteadas en Facebook (esto último se da tanto de un lado como de otro). Facebook  fue concebido como una red social para estar en contacto con gente con la cuales tenemos cierto aprecio, no con el afán si nació primero el huevo o la gallina. A los kirchenirstas más acérrimos (que los hay), yo los dejo hablar: no confronto más, no tiene sentido, porque ni yo ni ellos vamos a arreglar el país. Lo más preocupante es que han emergido términos que creímos totalmente desterrados en estos 31 años de democracia, como "cipayo", "vendepatria", "imperialista", y otros que en este momento no recuerdo. Me parece bien la integración regional, pero estoy seguro de que la Presidenta ansía reunirse con Obama, cosa que no se dará. Este doble discurso de "imperalismo-soberanía política y económica" lo he escuchado tantas veces que me produce hartazgo. Yo (ni ninguna persona) no soy un "cipayo" por leer Clarín o La Nación, o por ver el canal de noticias TN. Y más aún, yo leo Página/12, elijo aquellas notas que me interesan y las otras las paso de largo. Parece que todo el tiempo tuvieras que demostrar "de qué lado estás", y eso es una estupidez. Una persona con criterio, es aquella que tiene la capacidad suficiente para analizar los logros de un determinado Gobierno (sea éste o cualquiera), y criticar lo que considera injusto, inapropiado, o como quiera llamarse. El nivel de agresión que se da en las redes sociales, en los foros de Clarín y La Nación, es realmente preocupante. Y lo es, porque cuando alguien se cree militante de una causa sin aceptar el disenso, estamos en problemas. Pensé que en la Argentina siglo XXI, este tipo de cosas habían quedado atrás. Pero evidentemente no es así. Me gustaría ver que hay un país donde no se crucifique a una persona por pensar distinto, porque además si todos pensáramos igual se nos escapa la posibilidad del debate, del debate con altura. Punto final.

24 de enero de 2015

16 años después

Tuvieron que pasar 16 años, desde aquel lejano 1999, para que pudiera tomarme unas "minivacaciones", apenas un día en las playas de la Costa Atlántica. Anduve por Las Toninas y por Santa Teresita con mi familia, y realmente lo pasamos muy bien. Santa Teresita, en particular, ha crecido muchísimo desde el ´99 a esta parte: hay más comercios, y se la nota más poblada. Del mismo modo que aquí, en nuestra Laguna, los comerciantes les rompen el c... a los turistas, en la Costa sucede lo mismo. Hay que ser bastante "gasolero", medir los gastos, pero tampoco privarse de todo. Además, fui sólo un día, porque tengo que trabajar y aproveché que se dio la ocasión para disfrutar del mar. Antes me parecía que el agua era más fría, pero ahora no sé si fue que así mucho tiempo que no iba, o qué, pero no me dio esa impresión. Llegué a la playa temprano, alrededor de las 9 y ya el sol "picaba" bastante, a pesar de que por momentos se nublaba. Ya cerca del mediodía empezó a hacer calor, el cielo se limpió de nubes, y comenzó a poblarse de turistas. Tengo algunas anécdotas y vivencias que me quedaron para publicar, pero lo haré próximamente. Todavía estoy recuperándome de haber expuesto demasiado tiempo al sol sin bronceador ni protector. Saludos!!!

20 de enero de 2015

Nisman

Parece ser que, tras el crimen (o suicidio) del Fiscal Nisman, todos los argentinos nos hemos convertido en Peritos en Balística, en Médicos Forenses, en Psiquiatras o Psicólogos. En los años que llevo viendo televisión, nunca vi algo así, una suerte de tsunami en torno al malogrado Fiscal Alberto Nisman. Tengo sospechas de que el tipo no se suicidó, por cómo venía la mano, y porque tenía que ir a declarar el día posterior a su fallecimiento. Es todo muy raro: había custodios, el acceso a la puerta del departamento era con una llave codificada o con una tarjeta (lo cual no está al alcance de cualquiera), las últimas noticias confirman que no había rastros de pólvora en la mano de Nisman... pero hay otra cosa que me llama más la atención, y es ver cómo una noticia tapa rápidamente a la otra. En el verano 2013/2014 no se habló de otra cosa que del crimen de Angeles Rawson (nunca esclarecido). Luego siguió el de esta chica llamada Melina, cuyo nombre completo no me acuerdo. Y más recientemente, el de Lola en Punta del Este. Y resulta que bueno, apareció esto, y como si se tratara de una Cadena Nacional, todos los medios están hablando del tema. No está mal que se informe, pero hay cosas aberrantes: por ejemplo, que se den a conocer los mensajes de texto o de Whatsapp que el Fiscal escribió antes de morir. Todas esas pruebas, a las que accede la prensa a cambio de billetes, deben permanecer en el ámbito de la Justicia para que se pueda investigar con tranquilidad y celeridad a la vez. 

Espero que esta vez, los argentinos dejemos de seguir este caso como si se tratara de una telenovela, y seamos capaces de discernir entre la indignación lógica por una muerte injusta y violenta, y la voracidad de los medios de comunicación. Punto final.

17 de enero de 2015

No culpes a la playa


"¿Cómo empezaste el año?", me pregunta la gente. "Normal", respondo, sin dar demasiadas precisiones. Es que mucho no se puede decir, no ha habido aún algo que lo haga diferente a años anteriores. Todavía hoy, cuando tengo que escribir algún papel o documento, tengo que pensarlo bien porque varias veces he escrito 2014 sin darme cuenta. Lo que es cierto es que la política no se ha tomado vacaciones, y que probablemente cuando entremos de lleno en la campaña la cosa se vuelta más agitada y ajetreada. En el canal de noticias oficialista CN23, escuché hace unos días al Ministro Randazzo, exultante. Según él, la Presidenta le dijo que sería "el elegido" para ser candidato a Presidente. El periodista no le hizo demasiadas preguntas, pero era obvio que CFK iba a hacer esa jugada: como Scioli no se "define" (no es del kirchnerismo puro, según parece), optó por anticipar la candidatura de Randazzo para restarle poder. Con el tiempo aprendí que en política estas cosas son moneda corriente, al menos aquí en Argentina. 

Lo curioso es que ya entramos en la segunda quincena de enero, y yo todavía no me he dado cuenta. "El tiempo es veloz", cantaba David Lebón.Y es cierto. Esta vorágine en que vivimos hace que los días pasen demasiado rápido. Por ejemplo, quienes no tenemos una quinta o una pileta cerca, si hace 36º C, tenemos que recluirnos en nuestra casa hasta las 19 hs, más o menos, cuando el sol empieza a bajar, y por consiguiente la temperatura. Por eso en verano, aunque los días parecen más "largos", se nos escapan demasiado rápido. Punto final.

13 de enero de 2015

Sigo vivo...

Buen martes, amigos. Luego de unos días de receso, aquí estoy de vuelta. Estaba pensando que hay preguntas un poco boludas que a veces uno escucha, pero que tienen algún asidero. Por ejemplo: "¿Creés en el destino?". Desde la Filosofía se puede acceder a una respuesta, pero aunque fuera cierto que "las cosas suceden por algo", a cualquiera de nosotros nos han ocurrido hechos inexplicables desde la razón. Cuando yo estudiaba Periodismo y estaba enganchado con la cuestión, le pregunté a mi Prof. de Filosofía. Y me recomendó un libro: "El azar y la necesidad", de Jacques Monod. Un amigo se lo compró, yo intenté  leerlo pero me resultaba demasiado engorroso el texto. Viéndolo desde un modo simplista, y carente de todo basamento científico, es difícil de explicar que todos los pasajeros de un avión (por citar un caso), mueran en un accidente, y que justo el que se enfermó o llegó tarde al vuelo (por ende no viajó), se haya salvado. Una de las películas más conocidas "Destino Final", abordó de un modo bastante liviano el tema, pero el hecho es que ese episodio brinda sustento a todo lo que sucede después en el film. Y tanto rédito le trabajo a los productores, que hicieron cuatro o cinco secuelas más, cambiando el escenario y buscándole una vuelta de tuerca a algo donde ya no había siquiera tuerca. Se sabe que las segundas partes nunca son buenas. Quizás por eso, no deja de llamarme la atención que Sylvester Stallone, con casi 60 años, quiera seguir interpretando a Rocky o a Rambo. Mejor retirarse con dignidad, y dejar que esos dos héroes de nuestra adolescencia permanezcan en nuestra memoria dejándonos un buen recuerdo. Punto final.

8 de enero de 2015

Leyendo a Osvaldo Soriano

Jueves de calor agobiante en la ciudad. Ayer, luego de mucho tiempo sin hacerlo, terminé de leer una novela completa. Se trata de "Una sombra ya pronto serás" (1990), de Osvaldo Soriano. La lectura del libro me atrapó desde las primeras líneas, y así fue como de a poco, sobre todo por la noche, le dedicaba un buen rato hasta que me vencía el sueño. Es una novela excelente, nunca había leído algo que fuera remotamente semejante. Lamento que el libro no sea mío, ya que deberé devolverlo a la Biblioteca. Es una edición que salió con la Revista Ñ de Clarín, a un precio muy económico. Yo tengo la primera novela, "Triste, solitario y final", pero no me gustó mucho y no la terminé. No obstante, ahora que ya he leído algo del Gordo Soriano, me dan ganas de retomar la lectura. Hubo dos novelas suyas que fueron llevadas al cine: "No habrá más penas ni olvido" y la ya mencionada "Una sombra ya pronto serás", ambas dirigidas por Héctor Olivera. Pero este último film casi nunca lo pasan por televisión, y no tuvo mucho éxito comercial. 
A quienes de vez en cuando despuntamos el vicio de la literatura (casi en secreto), leer cuentos o novelas tan bien logrados nos incentiva a seguir escribiendo. Es como si el escritor de ese libro nos estuviera diciendo: "vos podés". Es algo que cada uno siente de una forma diferente. Porque depende de cómo te haya llegado el libro, y qué representó para vos. En mi caso, dado que siempre me quejaba de que estaba perdiendo el interés por la lectura, el hecho de haber terminado de leer un buen libro me dio una íntima satisfacción. Porque decubrí a un escritor notable, como el Gordo Soriano, y voy tratar de conseguir todos sus libros para conocer su obra. Soriano murió en 1997, pero las sucesivas generaciones no han dejado de leerlo. Del mismo modo que siempre hay interés por escritores como Roberto Arlt. 

Mientras redacto estas líneas, el verano se hace sentir fuerte en Lobos. Hay que pensarlo dos veces antes de salir a la calle, y si no hay más remedio, tratar de hacer varios trámites o mandados en cada incursión hacia los 33º C que nos prodiga la Providencia. Será cuestión de seguir buscando noticias que interesen a la gente, y que hablen de temas de estricta actualidad. Punto final.

4 de enero de 2015

Domingo de reflexión...

Si uno busca en Google "Lobos" o "Ciudad de Lobos", encontrará los resultados más insólitos que podrían esperarse. Desde sitios web dedicados al turismo, hasta otros que son una suerte de agencia de noticias del Interior bonaerense. 

Observando las conductas de mis convecinos, pienso que los lobenses no damos una buena imagen a quien nos visita. No nos importa demasiado, para decirlo francamente. Antes yo creía que la ciudad iba a alcanzar un crecimiento demográfico suficiente para dejar su condición de "aldea", pero el para de los años me demuestra que no es así. Las mismas "familias bien", los mismos personajes, los nuevos ricos. Un Deja Vu. Y los chicos, ni bien terminan la adolescencia, se va a cursar a la Universidad. O quienes así lo desean, pueden cursar el CBC en Lobos. Allí se dan cuenta de que en el Secundario no aprendieron un carajo, y que hay un abismo enorme entre la enseñanza media y la superior. Con sus normativas y enmiendas, el Nivel Secundario hace que los chicos aprendan cada vez menos. Pero mientras los maestros cobren su sueldo y vayan a dar clases, a nadie le importa demasiado. Es innegable además, que hace 30 años atrás, con tener el título Secundario solamente bastaba para acceder a un empleo bien remunerado. Hoy no es así, la exigencia es cada vez mayor, porque las empresas buscan personal calificado, no chicos que recién salieron del cascarón. Entonces, a pesar que se sostenga lo contrario, la mayoría sigue eligiendo las carreras tradicionales, como Derecho o Contador Público. Se sabe que el abogado, si tiene la suerte de entrar a un estudio jurídico, gana muy buena guita aunque recién haya empezado con la profesión.  No sucede lo mismo con el periodista, por ejemplo. Para dar un salto cualitativo, hay que irse a Buenos Aires, y caminar mucho la calle. Todo se hace cuesta arriba si venís del Interior. Lo único que puedo decir es que hace 10 años que me dedico a esto, que lo hago con profesionalismo, y que cada uno decidirá su destino. Mi mensaje para los jóvenes que recién egresan del Secundario es que no se apuren a estudiar otra cosa, que por lo menos se tomen un año para hacer alguna changa, para tener un mayor contacto con el mundo del trabajo. Considero que de esta manera, llegás mejor preparado si querés entrar a la Universidad. Punto final.

2 de enero de 2015

Primer post de 2015

Este es el primer post de 2015. El año comenzó con bajas temperaturas, y hubo que recurrir a algún suéter para salir a la calle, sobre todo en la mañana de hoy. Luego de tantos feriados y asuetos, la ciudad empieza a despertarse. Es hora de laburar y de dejarse de joder. Pienso que a mediados de marzo ya entraremos de lleno en la campaña política, no obstante lo cual no habrá demasiadas sorpresas. Hay políticos que están llenos de guita, pero eso no los satisface ni los conforma del todo: buscan el poder. Ese poder que te permite decirle a un funcionario determinado que haga tal o cual cosa. Y así terminan, en ese afán por manejar todas las decisiones: enfermos, muertos de un paro cardíaco, o totalmente fuera de sí. No importa para ellos el paso de los años, si hasta Menem, que va a cumplir 85, aún es Senador para obtener inmunidad e impunidad. Mantener los fueros es la solución que encuentran para no ir presos por corrupción o por enriquecimiento ilícito. Este Gobierno ha sido tan torpe para robar o lavar dinero, como ningún otro. Ni siquiera el citado Carlos Menem lo hizo con tanto desparpajo. 

Por otra parte, el Gobierno de la Alianza fue una gran frustración para millones de argentinos. De la Rúa aplicó un fuerte ajuste, decidió mantener la convertibilidad cuando ya no daba para más, y por si todo esto fuera poco, le pagó coimas a los Senadores para que le aprobaran la Ley de Flexibilización Laboral. En realidad, De la Rúa fue sobreseído, pero yo estoy convencido de que las coimas existieron. Y probablemente desde mucho tiempo antes, en otros gobiernos, los legisladores de turno hayan recibido sobornos. De la Rúa se comportó con un autismo tal que ni siquiera sus asesores de imagen lo podían disimular. Y aquella foto del helicóptero sobrevolando la Casa Rosada es un karma con el que cargará el resto de su vida. El resto (Duhalde, Kirchner, Cristina), es conocido por todos. Nos aflojaron un poco la soga durante un tiempo, nos dejaron respirar un poco, y ahora de nuevo estamos en crisis. Siempre lo mismo. Todos los días aparece alguien que ofrece la receta mágica para que el país vuelva a encaminarse, pero no es más que un reciclado de las medidas económicas que ya demostraron su fracaso. Los economistas argentinos se han caracterizado por ser unos inútiles, dado que sólo piensan en que los números den bien, pero son incapaces de tener en cuenta el impacto que ello provocará en la sociedad. Ojalá que el Presidente que sea electo este año tenga los h... que no tuvieron sus antecesores. Punto final.

Nuevos concejales y consejeros: vecinos que tienen todo un camino por delante

Comenzamos una nueva semana. Ayer, domingo, terminé agotado luego de cubrir la asunción de los nuevos concejales y consejeros escolares. Afo...