30 de noviembre de 2008

Valió la pena esperar.... (por Ramiro Leiva)

Caro, ¿pero el mejor? Así encabezó el periodista de ese diario capitalino (que tiene la puta costumbre de “digitar” el humor y el pensamiento de los argentinos todas las mañanas con sus titulares), la nota con la que realiza la crítica a Chinese Democracy, el nuevo disco de Guns N’ Roses.

Caro: 14 millones de dólares para 14 años de producción de un disco. ¿Pero el mejor?, se pregunta este periodista, que ni me acuerdo el nombre. ¿El mejor de que? ¿De todos los tiempos? ¿El mejor disco de la Banda? ¿Que Banda? ¿Guns N’ Roses?. Sí, de Guns N’ Roses. Sí….Guns N’ Roses….bahh….en realidad…Axl Rose con un montón de músicos y productores que hicieron el disco. No señor. Es Guns N’ Roses, le guste a quien le guste, sin Slash, sin Duff, sin los demás….lamentablemente, pero también es Guns N’ Roses. Así dice el disco, así se presentó la banda en vivo durante estos años anteriores a la salida del LP. Así pagó Axl también todos los derechos y el nombre de la banda, para quedárselo y para usarlo. Evidentemente a los viejos amigos y músicos tampoco les importó eso, porque de haberles importado, se hubiesen negado a vender los derechos, así de sencillo.

Por supuesto que a los nostálgicos y “enfermitos” de la banda como yo nos hubiese gustado que el grupo siga funcionando con los mismos miembros. Pero cuando no se puede, no se puede. Cuando la química se va, se va. Cuando priman distintos intereses, las cosas nunca salen como antes; entonces: Now I know you better. You know I’d know better. Now we all know better. Así dice un tema que se llama “Better” y no creo que sea para alguna mina, estoy convencido que se lo ha escrito a Slash….pero bueno, eso es lo que yo creo y no importa demasiado.

Pero ese no es el tema. El tema es tratar de despojarse un poco de si fue caro, fue barato, si tardó demasiado, si tardo poco….Basta!!! Déjense de joder un poco. Tengo 28 años y la mitad de mi vida, me la pasé esperando este disco…..y se supone que debería decir lo que han dicho todos: ¿Tanto tiempo para esto?. NO SEÑOR!!!! Yo digo: Valió la pena tanto tiempo!!!!

Este periodista realizó toda la crítica leyendo los créditos que trae el librito del CD y, según parece, no debe haber escuchado ni la mitad de los temas: Dice por ahí: “…ese tema tiene 6 guitarras…¿para qué si con Salsh solo alcanzaba…? No señor…está usted muy equivocado. Lo dice solo porque lo leyó en los créditos y no porque tenga un “oído privilegiado para diferenciar 6 guitarras en un tema”. Y así lo tuviese, nunca hubiese escuchado las 6 guitarras. Porque si se hubiese puesto a escuchar un poco realmente, se hubiese dado cuenta que las 6 guitarras (o los 6 guitarristas que tocan) no lo hacen al mismo tiempo: es más que evidente que lo que tocan son partes diferentes de la canción!!!. Quizá puedan sonar 3 violas al mismo tiempo, con algún arreglito prolijo dentro de algunos riffs zarpados que tienen algunos temas…pero ¿6 guitarras a la vez? ¿para qué……? dijo un santiagueño (aunque de ninguna manera niego que exista esa posibilidad también…las búsquedas musicales son infinitas). Evidentemente Axl sigue generando lo mismo que hace más de 20 años en los periodistas…..bronca, envidida, que se yo….no sé que pueda ser. Lo que tampoco se puso a hacer el periodista es leer los créditos, y menos escuchar, los temas de los viejos discos. Porque en muchos de ellos también hay más de 3 o 4 guitarras grabadas….por Slash o Izzy, o algún invitado…En los discos Use your illusion I y II es muy claro. Hay no solo muchas guitarras sino muchos arreglos de orquesta, muchos pianos, y muchos otros instrumentos. El tema sería ver qué “onda” se le quiso imprimir a cada disco en cada momento. Quizá este disco haya tardado mucho, sí, demasiado….sobre todo para los que realmente lo esperábamos, pero se olvidan de que desde el 88 al 91 que salieron los “Use Your Illusion” la prensa dio en llamar esa era como “el interminable melodrama de los Guns N’ Roses”. ¿Qué habrá quedado para ahora? Siempre fueron “desprolijos” si se quiere, con la continuidad de las grabaciones, pero no por eso sus discos van a ser “malos” o “regulares” o “decepcionantes”, como los han tildado algunos.-

Puede que, como dicen algunos de estos periodistas, Axl haya buscado la perfección y, obviamente, este disco no sea “perfecto” (andá a saber también lo que es “perfecto” para estos tipos). Pero creo que si lo que buscó era hacer un muy buen disco con una muy buena producción y performance, lo logró.

Hay que ESCUCHAR. Es sólo eso: ESCUCHAR EL DISCO. Yo lo hice y ¿saben qué? El pasar por los 14 temas me hizo olvidar de las comparaciones entre nuevos y viejos músicos, entre lo mucho o lo poco que tardó en salir. ¿Saben por qué? Porque en esos 14 temas escuché a Led Zeppelin, Deep Purple, The Who, Aerosmith, Pink Floyd, Elton John. Escuché a los Beatles, a los Stones y a Queen. Escuché a Nirvana, a Metallica, escuché a los Red Hot Chilli Peppers, a Nine Inch Nail y a Jane’s Adiction. Escuché a Korn y a Papa Roach y a muchas otras buenas bandas. Los escuché a todos. Escuché blues, escuché baladas, escuché hard rock, escuché metal, escuché música disco, escuché rock industrial y escuché muchos otros estilos.

Perdón muchachos, estuve escuchando Guns N’ Roses.

Ramiro Leiva

28/11/08

28 de noviembre de 2008

Quién le pone el cascabel al gato?

Pocas veces en mi vida suelo quejarme de los avatares meteorológicos (frío, calor, granizo, etc.) salvo que se trate de una catástrofe que por su magnitud ponga en peligro la vida de las personas. Pero debo decir que lo sucedido ayer, con más de 40º C de sensación térmica, me superó. El Ministro de Planificación, con un cinismo envidiable, aseguró a los medios (palabras más, palabras menos) que él y su "equipo" tiene todo controlado y afirmó sin ruborizarse que los cortes de luz que se produjeron en varios barrios de Capital Federal son casos aislados. Uno podría decir: "Está bien, el tipo por lo menos dio la cara, en un momento es que los usuarios querían prender fuego a EDENOR, EDESUR y demás empresas", pero no es ése el caso. En realidad, era lo menos que podía hacer, era su obligación, para eso cobra el sueldo que cobra y además su cartera tiene el presupuesto más alto dentro de los Ministerios del Ejecutivo. las empresas alegan que para propiciar nuevas inversiones se haría necesario aumentar las tarifas, lo cual me resulta una falacia total. El sistema energético debe estar preparado para cualquier contingencia, y esto incluye una "ola de calor" como la que padecimos. Supongamos -por ejemplo- que viviéramos en el Caribe. ¿A alguna empresa seria de esos países se le ocurriría esbozar semejante argumento para justificar un apagón masivo? Pero lo peor está por venir, porque todavía no empezó el verano y el paciencia de la gente -con toda razón y justicia- se va colmando a medida que se percibe ese sabor a historia repetida, a improvisación, a ineptitud, a no hacerse cargo de nada. ¿De qué sirvieron estos cambios de huso horario que se fueron dando? La gente no usa ventiladores o equipos de aire acondicionado porque tiene ganas de joder, sino porque sufre de temperaturas agobiantes y tiene todo el derecho de emplear dichos electrodomésticos para refugiarse de unas marcas térmicas a las cuales no estamos acostumbrados. Una vergüenza más en el país del "vale todo".

25 de noviembre de 2008

Un país con un serio desequilibrio emocional


Emprendo la actualización de blog en horas de la mañana, dado que en el lugar donde dispongo de la PC las temperaturas lo asemejan a un sauna, y ni siquiera la tenue brisa del ventilador de techo puede paliar la situación. Bueno, como es de público conocimiento, pasó la euforia exitista/triunfalista de la Copa Davis y la posterior decepción, nuevamente aparecieron quienes daban al equipo argentino como favorito y hoy hacen leña del árbol caído. ¿Por qué no dijeron las cosas en su momento si es que realmente dudaban de la capacidad de Del Potro para afrontar el singles? Ahora el "cabaret" (al mejor estilo Boca) tiene como estrella invitada a Nalbandian, a quien le atribuyen haberse trompeado con Del Potro en los vestuarios, querer cobrar más dinero que el resto de la delegación, y quejarse hasta el último día de su vida porque la Davis no se hizo en Córdoba, ciudad donde -al parecer- lo une algo más que sus afectos, sino los negocios y la amistad que tiene con el Intendente de la capital de aquella provincia. No tenemos términos medios: si hubíeramos ganado, seríamos los mejores del mundo. Como perdimos, hay que quemar en la hoguera a todo el plantel. ¿No podremos dejar de ser tan drásticos, tan de "a todo o nada"? El periodismo deportivo, salvo algunos casos muy puntuales, me parece un asco. Creo que son carroñeros a más no poder, y que se regodean con los éxitos y fracasos de los jugadores según les convenga. Mientras tanto, el país entra en piloto automático, navegamos a la deriva, crece el desempleo, las fábricas suspenden empleados y el Vicepresidente Cobos impulsa un plebiscito para que la gente decida si debe seguir ocupando ese cargo o no. Sinceramente, una vergüenza, de principio a fin.

19 de noviembre de 2008

Crónicas deportivas y raros peinados nuevos


Acabo de ver el partido de la Selección frente a Escocia, en lo que se ha dado en llamar "la era Maradona", por tratarse del primer match que dirigía el Diez. Hacía tiempo que no había tanta expectativa por un partido no oficial, y debo confesar que yo también esperaba con ansiedad ver a los jugadores en la cancha, más allá de que estoy lejos de considerarme un fanático del fútbol. Sin perjuicio del resultado (0-1 en favor de Argentina), el partido me dejó conforme. Nótese que la mayoría de los periodistas deportivos mediocres que por fruto del azar tienen espacio en la radio y la TV daban a Escocia como la "cenicienta", como un equipo débil y de segundo orden, y sin embargo se mostró aguerrido e incluso tuvo alguna chance de empatar. Fue un partido parejo, con una superioridad argentina que se dio no sólo en el marcador, sino en el juego, pero que no fue suficiente para hablar de "un equipazo". Pero, al menos, una alegría, un triunfo, le ganamos a alguien, no dimos lástima como contra Chile, y si Maradona no cae en un desiquilibrio emocional puede que la cosa funcione bien. Por primera vez en mucho tiempo vi a los jugadores argentinos disputar un partido con ganas, más allá de las limitaciones propias de cada uno, pero -para ser más precisos- con huevos, sabiendo que todo el país estaba pendiente de ellos, cuyas piernas valen millones de euros y gozan de todo tipo de privilegios en los clubes donde juegan. No suelo redactar "crónicas deportivas", pero siempre hay una excepción a la regla, y ahora la expectativa está puesta en el tenis, más precisamente en la Copa Davis, evento que provoca una inevitable ansiedad en el espectador porque toda la semana estuvieron los corresponsales en Mar del Plata hablando boludeces (lo que se conoce como "la previa") o haciendo notas con los jugadores, bajando línea acerca de la supuesta inferioridad de España (veremos cuando llegue el momento si es tan así) y haciendo uso de una arenga nacionalista sin ningún sentido. Ojalá que ganemos la Copa, y que si nos toca perder, sea con dignidad, pero sepan los señores periodistas que la vida continúa y que la inseguridad, la inflación y el desempleo tienen mucha más relevancia en nuestras vidas que tres días en una cancha de tenis.

15 de noviembre de 2008

Sábado a la noche...

El sábado a la noche implica distensión, descanso, y el deseo de pasar un rato tranquilo en compañía de amigos o bien de la familia, incluso para aquellos que- como yo- ya estamos "retirados de las pistas" y no frecuentamos los boliches asiduamente. Quizá ese mero capricho del calendario, que hoy es sábado, me motiva a escribir. La mañana me recibió con un día frío y extremadamente ventoso, lo cual hizo que deba ir en busca de las cajas donde había guardado prolijamente la ropa de invierno para proveerme de algún suéter o indumentaria similar que me permitiera salir a la calle sin estar estornudando a cada paso. Los posts son como botellas lanzadas al mar, uno los redacta y no tiene la menor idea de quién los va a leer, pero eso es algo a lo que ya me acostumbré: forma parte de los blogs y de la naturaleza intrínseca de éstos.
Servicio a la comunidad: A los menores de 25 años les recomiendo que estén atentos a las becas del bicentenario, se trata de un programa del Ministerio de Educación de la Nación que financia el estudio de determinadas carreras que el Estado considera prioritarias. Es una buena oportunidad, entré al sitio y por mi edad obviamente no tengo posibilidades de aspirar a una de ellas, pero traten de no dejarlas pasar. El sitio web es: www.becasbicentenario.gov.ar y la información acerca de los requisitos y de las carreras que se ofrecen en bastante completa. Me parece una buena manera de fomentar el estudio de carreras que tienen poca demanda y que en el mercado laboral actual son muy requeridas. De modo que no esperen encontrarse con Derecho o Contador Público, sino con todas (o casi todas) las ramas de la Ingeniería, por ejemplo. Alguien podrá decir que el dinero de las becas resulta insuficiente ( de $5.000 a $ 10.000 anuales), pero considero que no deja de ser un incentivo en medio de esta superpoblación de abogados, médicos y contadores.

Nota mental: Hoy es un buen día para escuchar el histórico show de Bruce Springsteen en el Nassau Collisseum, el 28 de diciembre de 1980 (Por Dios, ¡Cómo pasa el tiempo!) . Está disponible en Internet. Bájenlo y disfrútenlo. Si lo consiguen, después me cuentan.

9 de noviembre de 2008

Hablando de bueyes perdidos (parte 2)

Domingo por la tarde. Treinta grados a la sombra, me dirijo a la Plaza 1810 por ser un espacio público cercano a mi domicilio en el cual se puede fumar y ver disfrutar el gratuito pasatiempo de ver la gente pasar y hacer una suerte de ejercicio observacional. Me pongo a conversar con el placero de turno. Un hombre digno, simpático, que se acerca con una sonrisa hacia el banco donde me encuentro sentado para cambiar unas palabras conmigo. Un momento grato, sin dudas, un encuentro efímero entre dos generaciones que crecieron en contextos completamente distintos pero que mantienen los valores que nos hacen suponer por un momento que la sociedad no está totalmente desquiciada. Ese hombre, con su sencillez y su modestia, sin condicionamiento alguno, se acercó a conversar conmigo, y a hablar sobre bueyes perdidos. Qué bueno es encontrar un momento de distensión cuando uno menos lo espera, darnos cuenta de que no estamos tan solos, de que esa persona entrada en años padece los mismos problemas y encuentra el mismo placer en las cosas que este humilde servidor, a pesar de que nos separan más de 30 años de brecha generacional. El diálogo fluye naturalmente, y el anónimo placero escucha, y devuelve lo que uno dice con un comentario certero y que ostenta la experiencia que te da la vida. Ojalá haya más personas que puedan conectarse más allá de las diferencias de edad y descubrir que detrás de toda una historia de vida personal existen motivos para seguir creyendo en que no todo está perdido.

8 de noviembre de 2008

Monólogo rabioso express

Si hay algo que me indigna de los supermercados en general es el infame cartelito que reza "Sonría, lo estamos filmando". Encima de que me están filmando, tengo que sonreír? A quién se le ocurrió la brillante idea de diseñar esos carteles? Supongo que a algún infradotado que tiene la convicción de haber hallado una manera "graciosa" de notificar a los clientes de que hay cámaras de seguridad en el local.
Ir al supermercado es todo un tema. Luego de elegir las cosas que vas a comprar, hacés la cola en una caja, que suele ser la única. Cuando te faltan diez centímetros para llegar a la meta, habilitan otra, lo cual te hace sentir como un pelotudo. Las bolsas son de pésima calidad y si llevás tres o cuatro botellas de la bebida que sea es muy probable que el delgado polietileno de las bolsas ceda con la probable rotura de las botellas en cuestión (lógico resultado de la política de bajar costos, elevada a la máxima potencia).
Siempre hay alguien delante tuyo en la caja que se olvidó la plata, o que quiere pagar con tarjeta de débito y se olvidó el PIN, o que no trajo el DNI para efectuar la compra con la tarjeta de crédito, o que a último momento vuelve a las entrañas del supermercado a buscar un botella de vino o un pedazo de queso, y vos, que a lo sumo llevarás tres boludeces, te quedás esperando. A nadie le importa, a nadie le preocupa. El tiempo tuyo no vale, porque vos compraste tres cositas y el tipo que está adelante lleva el changuito lleno. De más está decir que en la despensa de mi barrio estas cosas no pasaban.

6 de noviembre de 2008

Basta de renegar de todo!

Hay gente que pareciera buscar afanosamente motivos para quejarse. Para empezar, todos padecemos el calor en verano y el frío en invierno, y eso ha sido así desde hace millones de años. Recordemos que existe una teoría según la cual los dinosaurios se extinguieron por un abrupto cambio climático que impidió su supervivencia. Ahora bien, en 2008, cuando lo único que queda de los dinosaurios son sus huesos en los museos, ¿De qué nos asombramos? ¿Cuál es el motivo genuino de la queja constante, de la disconformidad permanente ante cualquier situación que se presente y que vaya en contra de nuestros deseos?
Conforme avance el verano, empezarán a escasear las noticias, y los medios se aferrarán a un crimen que reúna suficiente morbo (si es pasional, mejor, y si incluye sexo, mejor aún) al estilo del de Nora Dalmasso, para castigarnos en los noticieros sin piedad. No se sorprendan si también aparecen pedidos de extradición insólitos, como el de la viuda de Perón, o si la guerra de las vedettes en la temporada estival domina la pantalla.
A mí en particular el verano me resulta indiferente, es decir, trato de pasarla lo mejor posible en mi casa a sabiendas que no puedo irme de vacaciones. Hoy, por ejemplo, es jueves, pero estuve la mitad del día convencido de que era viernes. Pero para no provocar el natural fastidio en los lectores, no quiero volver al remanido tema de los días de la semana. Nota mental: Hoy es un momento ideal para escuchar un buen tema de Cher (aunque usted no lo crea, hay algunos que zafan, entre ellos "If I could turn back time") y tomar un vaso de Coca Cola o "similares" con abundante hielo.

3 de noviembre de 2008

El fulgor de lo imaginario (parte 2)


Espero que Dios me conceda hoy un lunes tranquilo y sin sobresaltos como el anterior. Aquí estoy de nuevo, emprendiendo la grata tarea de actualización del blog con el primer "post" de noviembre. Notará el lector que en la crónica cotidiana he dejado pasar por alto hechos que generaron gran impacto mediático, como la infame designación de Maradona como DT de la Selección, que fue entusiastamente apoyada y defendida por... él mismo. Charly García se recupera, pero de sacar un disco nuevo ni hablar. Tiene material inédito de sobra como para editar un álbum triple si así lo quisiera, pero por alguna extraña razón ha decidido esperar el momento. Creo que la discográfica EMI no le tendrá mucha paciencia y en cuanto salga a la luz el último disco que falta para cumplir con el contrato, dará por concluido el vínculo con el señor García. Hay que ser muy cuidadosos (digo esto desde el lado del Gerente de una discográfica) con el manejo del material que se produce en los ensayos e incluso con el master original, dado que manos anónimas pueden filtrarlo por Internet en cuestión de horas. Así le sucedió a García con su archiconocido "Kill Gil", que nunca vio la luz oficialmente y que algunos suponen que tomó estado público en forma clandestina como una forma de "vendetta" de su hijo Miguel. La verdad de los hechos la conocen ellos dos y nadie más, lo concreto es que un álbum de un artista como Charly García merecía mejor destino que ser pirateado con un pésimo sonido y un arte de tapa barato y de mal gusto que remite inevitablemente al poster de la película "Kill Bill".

El tiempo no para

"El tiempo es oro", solía decir Henry Ford, el magnate de la industria automotriz que cambió para siempre el modo de trabajar, con...