31 de julio de 2017

Malas compañías

Ultima nota de julio. Un mes bastante duro y ajetreado por cierto, pero lo tomo con calma, quizás como un mecanismo de defensa, el hecho de pensar que al final de un ciclo (un mes o lo que fuere), atravesaste distintas vicisitudes y pudiste lograrlo . Insisto que debemos buscar refugio en aquellas cosas que nos hacen bien, que nos dan placer, porque no vinimos a este mundo sólo a trabajar y a pagar cuentas, sino a darnos la oportunidad de ser felices con lo mucho o poco que tengamos a nuestro alcance. De lo contrario, estamos condenados a vivir al mejor estilo "Tiempos Modernos", de la mecanización del hombre, el antológico filme de Chaplin. 

Por supuesto que hay que trabajar e intentar hacerlo cada día mejor, pero si tenés a tu mujer o a tus hijos y no te queda un momento del día para estar con ellos, vas a entender lo que te estoy diciendo. No es un gesto que merezca un aplauso el hecho de convertirte en una máquina de hacer guita y cagarte en tu familia y en tus amigos.  Y considero oportuno meternos en el "bocho" algo muy simple, que mencioné en otro texto: Todo tiempo pasado fue peor (contradiciendo el popular "Todo tiempo pasado fue mejor"). En todos los sentidos, sería arduo abundar en esto, pero particularmente en Ciencia y Tecnología. Dejemos de luchar contra la nostalgia, de sostener aquella imagen de "El Granero del Mundo" que creímos ser y quizás ni siquiera lo fuimos, porque fue la coyuntura de un determinado momento de la historia. Dejemos de lado todo partidismo, más aún en tiempos de campaña. Si cada uno se dedicara a superarse en lugar de mirar la paja en el ojo ajeno, todo sería diferente, por más que el dólar esté carísimo y los diputados se roben hasta la Casa Rosada. Punto final.

30 de julio de 2017

Domingos lluviosos y Plan B

Definitivamente, no es normal transitar un invierno con 20 grados de temperatura, que es lo que estuvo sucediendo durante buena parte de la semana. Naturalmente, hubo que volver a sacar remeras y ropa liviana de las cajas o bolsas donde estaban prolijamente guardadas. Saben, ya perdí la cuenta del tiempo que hace que no veo un programa de TV completo. No es por hacerme el intelectual o el refinado: simplemente la oferta es magra y (como dije en otra nota) sirve para un momento de distensión, pero no destinaría más de una hora de mi tiempo a la tele excepto que Boca se consagre Campeón nuevamente. O el gran anhelo de todos: que la Selección levante un trofeo cualquiera, pero que al menos gane algo. Hoy tenemos una lluviosa mañana de domingo, y según está previsto, el aguacero continuará por unos días más. 

Un buen momento para reflexionar, para tomar unos mates amargos sin ningún apuro, zambullirse en la lectura de algún libro olvidado, preparar el trabajo para el comienzo de la semana... la lluvia no impide salir de casa, llevo un paraguas y voy a donde quiero. Sabido es que el domingo suele ser un día chato, vacío y aburrido, en el cual emergen los fantasmas del pasado, nuestras propias miserias que nos hacen sentir culpables sin serlo. El mejor consejo es dejarlo pasar y afrontarlo con la compañía de alguien que realmente valga la pena pasar el tiempo, un amigo o un familiar que siempre está dispuesto a una buena charla o a compartir una cerveza. Que disfruten de este jornada aciaga y destemplada del mejor modo posible. Una buena siesta puede ser el "Plan B". Punto final. 

PD: Poné el CD (o escuchalo por YouTube) de Eric Clapton, "Slowhand" (1977) a todo volumen. Vas a ver cómo la furia de la viola de Clapton te cambia el humor.

27 de julio de 2017

Va tomando color la campaña

Jueves por la noche en la ciudad. Cada vez resulta más difícil o permanecer ajeno a la campaña política, que en esta oportunidad arrancó tardíamente. Esperaba que fuera a mediados de julio, pero sólo el sector del peronismo que postula a Cristina comenzó a hacer propaganda en esa fecha. Esto no les asegura el triunfo, del mismo modo que aquellos que optaron por no hacer publicidad vayan a caer derrotados. Creo que la gente percibe cada vez más cuando tratan de subestimarla o de tratarla por estúpida, haciendo mucha obra pública, "estando cerca de la gente", cuando faltan poco más de 15 días para las PASO. Candidatos que nunca asomaron la nariz por un barrio pobre, de repente se sienten felices y contentos, y con el slogan (algunos de ellos) de que "no venimos de la política", como si ello fuera un mérito. Estas frases que cité las escucho muy a menudo del actual oficialismo: no venimos de la política, queremos estar cerca del vecino. Pero el "vecino" en cuestión, es visitado no sólo por Cambiemos, sino por diferentes partidos que tratan de convencerlo para conseguir su voto. 

Renegar de todo esto que acabo de exponer, sería escupir para arriba y renegar de la vorágine de toda campaña, como así también de los nuevos recursos tecnológicos. Pero a todos nos cansa, en principio porque antes de ser periodistas, somos simples vecinos, y cada uno que te ve, te pregunta cómo están las encuestas. La realidad es que, salvo entre 2003 y 2015, el resultado fue siempre imprevisible, puede haber un sector con una leve tendencia, pero si se manda un "moco" antes de las elecciones, ya murieron políticamente. A veces se votan más gestos concretos que la lucha por mostrarse distinto al otro, que es un error. Porque precisamente en esos gestos cotidianos, se nota la diferencia, si es que la hubiere. La sobreactuación en la que caen nuestros políticos, en todos los órdenes, en muchos casos nos da vergüenza ajena para quienes va somos adultos y no creemos en discursos que no sirven para nada, excepto para los "aplaudidores" de turno. Punto final.

26 de julio de 2017

Reflexiones de mitad de semana

¿Ser feliz es una decisión, una elección, o ambas cosas? ¿Lo que cada uno considera como "feliz" varía según el rincón del mundo donde viva? Probablemente, para esta última pregunta la respuesta sea afirmativa, no es lo mismo lo que satisface y gratifica a una persona de Oriente que a un argentino. Pero a veces sucede que nos "contagiamos" de cosas que no nos provocaban la menor gracia, un poco forzados por las circunstancias, y descubrimos cierta felicidad en ello, lo cual en pocas palabras, es ser emprendedor. Emprender, en la Argentina, es lo más parecido a un salto al vacío, sin embargo hay gente que la sigue remando, que es creativa y le encuentra la vuelta. No es mi caso precisamente, supe ser creativo pero las ideas se me han ido agotando (o ya las apliqué casi todas), y cuando aparece alguna, invariablemente surge algún obstáculo. Pero no me quejo, porque tengo un laburo que sí me permite explotar diferentes vetas. Darle mi estilo, mi sello personal. 

El trabajo bien hecho es motivo de satisfacción y de felicidad, pero nadie vive "por amor al arte" y la intención de la mayoría es hacerlo rentable, generar guita, recursos, o como quieras llamarle. Eso es lo que los probables anunciantes no entienden. Yo me dedico a full a un diario digital y mis ingresos surgen de la publicidad, no hay misterio en eso. Por lo tanto, aquel que rechaza una propuesta comercial (publicidad) por supuesto que está en su derecho de hacerlo, pero me quita plata que yo necesito para el sustento y para tener un incentivo en mejorar y reinvertir en mejores insumos: cámaras, pilas, grabadores, entre otros. Punto final. 

21 de julio de 2017

Nos volvemos a encontrar

Esta semana fue bastante ajetreada para mí, y descuidé la publicación de alguna nota en este blog. Y bien digo, "descuidé", porque este es un espacio que cuido mucho por las satisfacciones que me supo brindar para expresarme. 
Hay días que te levantás y acostás igual: molido. Como si el descanso no hubiera hecho efecto, como si las preocupaciones que nos agobian nos impiden disfrutarlo a pleno. Todo se hace cuesta arriba. Sigo sosteniendo que la burocracia mata, perder dos horas en el banco para hacer un trámite que debería ser más simple, o en su defecto que se incorpore más personal. Todo eso te agobia, el trabajo se hace más pesado y cansador. Pero son las reglas del juego. 

Esta noche de viernes voy a aprovechar un momento de distensión para distraerme con las estupideces de la televisión, o para escuchar música que -a mi modo de ver- valga la pena. Todos estos años fui comprando, siempre que pude, la música que me gustaba, para no depender del "hit del momento" que pasan hasta el hartazgo en las FM. Hasta la emblemática radio Rock & Pop cambió: hoy es un pastiche horrible que no tiene nada que la diferencie del resto de las emisoras. Bueno, el tema de los multimedios sería largo de abordar, pero nos quieren vender todo "masticado", y la inteligencia no se cultiva de esa manera. Internet, de algún modo, "democratizó" la comunicación, hay miles de portales de noticias, cada uno con un estilo y línea editorial. No todo es la BBC o la CNN. Hay más, mucho más por conocer, por aprender, por maravillarse o sorprenderse. Y en esa búsqueda, quizás, se nos va la vida. Al menos viviremos sin noticias falsas o títulos cazabobos.  Punto final.-

16 de julio de 2017

Las cosas simples de la vida (parte 2)


Me propuse escribir la mayor cantidad de notas posibles en este blog, simplemente para superarme, tratando -por supuesto- de no publicar cualquier boludez para cumplir el objetivo. Una de las cuestiones que me parecen importantes, es saber aprovechar el tiempo libre. Dormir una siesta no está nada mal, pero tomarse al menos media hora para comenzar a leer un libro  cualquiera, nos pone ante un desafío: culminar su lectura, a menos que el texto resulte tedioso o carente de interés. Yo prefiero los ensayos políticos o históricos, pero en el mercado editorial el género que continúa cosechando mayores adhesiones es la novela. Siempre ha sido así. 

En esta fría y destemplada noche de domingo, con el termómetro marcando 5 grados, me puse a pensar en aquellas cosas que nos gratifican y que, por ser sencillas, no dimensionamos. Un buen café. Una ducha caliente. Unos mates en la casa de un amigo. El reencuentro con aquel compañero de la infancia que hacía años que no veías. La satisfacción de saber que hiciste bien tu laburo. Tener alguien a quien recurrir en momentos de zozobra. 

Todo ello, es parte de la vida, y como muchas veces se nos va la vida en grandes aspiraciones que ni siquiera logramos concretar, no son foco de nuestra atención. Creo que en esos gestos y acciones se esconde el secreto de nuestra reserva moral y espiritual en tiempos críticos como los que estamos atravesando. Punto final.

15 de julio de 2017

Un país que no puede despegar

Antes, 30 o 50 años atrás, la sociedad vivía a un ritmo más pausado. No me refiero solamente a la actividad frenética del trabajo para poder subsistir. Hablo del resto: cuando uno se sentaba a la mesa a comer, lo hacía tranquilamente, ya fuera solo o con el resto de su familia, siempre había algún comentario sobre lo sucedido durante el día: el almuerzo y la cena se disfrutaban sin ningún apuro. Se veía televisión pero los comensales no estaban hipnotizados a la pantalla, excepto algún evento como el Mundial, cuando todos están con la tele o la radio siguiendo cada minuto y no anda un alma en la calle. No había celulares que nos manejan la vida y nos hacen estar pendientes de un mensaje, o de un video, embobados como si fuera un juguete nuevo. Por otra parte, estoy harto de que los políticos nos digan que estamos viviendo "tiempos difíciles", que el camino será largo y duro, que las estadísticas que indican un 30 % de pobreza surgen porque el INDEC se sinceró (como si ello fuera un paliativo), y tantas cosas más. Nos dicen como si fuéramos chicos del colegio, que tengamos paciencia, que las cosas van a mejorar, pero no encuentro mejora alguna, más allá de la buena voluntad de algunos que, vale la pena decirlo, hacen desde la función pública lo mejor que pueden. 

Alguien me dirá qué tiene que ver una cosa con otra. Entonces, cuando ves que estamos involucionando, desde un hecho tan cotidiano como sentarse a la mesa a comer, qué decir entonces de todo aquello que nos castiga a diario, que nos llena de rabia y de impotencia, porque nos sentimos estafados, defraudados (quizás no sea la palabra adecuada), y nos preguntamos qué pasó con el famoso slogan "Pobreza Cero", con el "segundo semestre" que nos traería una recuperación económica, con el intento de recortar las pensiones por discapacidad, entre otros desatinos. Si Macri aún tiene un sector de la sociedad que lo apoya, es por distintos motivos: por el contraste con la corrupción K, porque el peronismo está dividido y a veces no da pie con bola en su estrategia, porque hay medios de prensa que lo protegen, y porque hay gente que piensa en este modelo como la panacea, hasta las últimas consecuencias. Como sociedad democrática, todas las opiniones son válidas, y en ese sentido yo también me expreso desde una postura en la cual nunca asumí compromisos políticos con nadie. Siento que, contrariamente a lo que se cree, de los desacuerdos nacen los acuerdos. De pensar distinto, se nos puede caer alguna idea. Si todos tuviéramos la misma percepción de la realidad, habría un pensamiento hegemónico, y no estamos en una monarquía para agachar la cabeza ante nadie. Claro está que debemos aprender a expresarnos con respeto, de lo contrario no habría convivencia posible, y la famosa "grieta" se agudizaría aún más. Es una vergüenza que escrachen al Presidente un grupo de activistas. Si no estás de acuerdo, votá a otro partido, que es la única oportunidad que tenés para hacerte escuchar. Una vez cada dos años. En la campaña todo se ve desde un prisma diferente, pero cuando llegue el momento de contar los votos, veremos quién es el candidato (o los candidatos) que la gente eligió. Es muy fácil, no hay mucha vuelta que darle. Y hasta que no se implemente la boleta única y el voto electrónico, siempre va a a existir el fantasma del fraude y el clientelismo. Punto final.

13 de julio de 2017

Cuando no se aplica el sentido común, estamos en problemas

Jueves por la noche en la ciudad. Estamos próximos a transitar la mitad de julio, y en escasos días (concretamente el 14) comenzará oficialmente el período autorizado por la Justicia Electoral para las campañas políticas y de propaganda. La verdad es que dejé pasar un tiempo sin escribir nada por diversos motivos, el principal es que si me pongo a redactar la intención es hacerlo lo mejor posible y expresando algo que no se haya abordado antes, y no quería ser reiterativo. Sé del hartazgo que provoca ver que el tiempo pasa como país no logramos salir adelante, que las excusas se van acabando y que hay muchos vecinos que no pueden esperar los tiempos de la burocracia estatal. 

Por otra parte, normalmente a esta hora (1:15 AM) estoy durmiendo, pero tuve que cubrir un acto de entrega de premios (Radiodeportes '76) que duró casi cuatro horas, llegué a mi casa cerca de la medianoche, cené, y sinceramente no tengo entusiasmo para ponerme a escribir la nota en este momento, prefiero dejarlo para las primeras horas de la mañana, sé que seguramente con un buen descanso voy a rendir mejor y a esbozar un texto que permita ejercitar al máximo el poder de síntesis sobre lo acontecido en las cuatro horas mencionadas, dado que naturalmente llevará tiempo el proceso de selección y edición de las fotos, el modo de presentar la noticia buscando un título o un estilo atractivo... Yo no juzgo a nadie, pero lo que puedo afirmar es que el acto resultó excesivamente largo, todos los años la promesa es que será más breve pero sucede exactamente lo contrario.

 Creo que la próxima vez, que será el año que viene, voy a evaluar de otra forma mi asistencia tanto a éste como a otros eventos, no por creerme importante, sino porque en los 240 minutos que permanecí cubriendo la ceremonia, podría haber hecho otras actividades más provechosas y menos agotadoras. Y por sobre todas las cosas, que resulten de interés público. De todos modos, valoro el trabajo de quienes se ocupan de fomentar el deporte.  Punto final.

10 de julio de 2017

Lunes otra vez

Terminé de cenar, estoy más relajado, y destino estos minutos antes de dormir a escribir unas líneas. Tuvimos un 9 de Julio atípico, con mucha lluvia, en el cual me volví a mojar los zapatos y las medias por más recaudos que haya tomado en evitarlo. Es increíble la cantidad de baldosas flojas o partidas que hay en las veredas, que se convierten en una verdadera "trampa mortal" con la cantidad de agua que se acumula. Hoy, lunes, por fin volvimos a ver el sol luego de casi 4 días. Como es previsible luego de casi 100 mm.de precipitaciones, algunas calles todavía permanecen intransitables. Pero un día soleado siempre motiva, te hace ver las cosas de otra manera, te pone pilas. Te saca del encierro, porque incita a caminar o a dar un paseo, a ejercitarse, a salir de las cuatro paredes. 

Creo que siempre debemos buscar razones para sonreír. Nos merecemos estar contentos, casi diría que es una "obligación". Hay gente que sale adelante de trances durísimos con una capacidad sorprendente, en cambio a otros nos cuesta más, y nos quedamos a mitad de camino hasta que encontramos algún proyecto para llevar a cabo, una forma de emerger de la superficie ante los momentos duros y enfrentar la realidad de otra forma. Me siento raro afirmando esto porque me quejo bastante y reniego más de lo aconsejable, pero hay situaciones en que te das cuenta que toda queja es infundada si no se puede hacer algo para mitigar ese malestar, ese fastidio. Punto final. 

8 de julio de 2017

Después del diluvio, en tiempos de campaña

Sábado por la mañana. Clima inestable en Lobos, con un diluvio que cayó ayer y que inevitablemente, pese a llevar paraguas, hizo que me cagara mojando. Hay muchas calles que se inundan fácilmente, no pueden absorber semejante cantidad de agua que cae en escasos minutos. Aún así, uno de los reclamos más frecuentes de los vecinos, suelen ser los desagües pluviales, la limpieza de los mismos, que hace años no se lleva a cabo. Lo  positivo es que la limpieza y dragado del Canal Salgado ha arrojado buenos resultados, hoy transité por el Parque y pude comprobar que el agua corre bien y que no hay riesgo que desborde en casos de lluvias intensas. 

Estaba pensando también en la campaña política, y a estar atentos, porque todos los anuncios que se hagan de ahora en más, de parte de los diferentes partidos, irán direccionados en ese sentido. Todos buscarán sacar un rédito ante la debilidad del adversario. Lobos no es la excepción, en realidad, yo llevo cubriendo varias campañas y siempre ha sido así. Pero a la gente le cansa, porque no es ingenua, y sabe que muchas "propuestas" son meramente electoralistas e imposibles de llevar a cabo, al menos en un corto plazo. Por supuesto que la mejor manera que tienen los candidatos de darse a conocer es visitando los barrios, y hay algunos que ya han recibido la "visita" de políticos y dirigentes de todo color. Todos buscan seducir al electorado, y estas elecciones de medio término, plantean más inquietudes en la oposición que en el oficialismo. El oficialismo, mostrará las obras públicas, o lo que ellos llaman "la gestión", como anzuelo para obtener nuevamente el voto popular. La oposición, tal como  reza su nombre, pondrá énfasis en los puntos flojos que tiene este gobierno, en todos los estamentos, y también se está evaluando el "efecto arrastre" que puede tener una lista con Cristina como candidata. Todavía hay muchos vecinos que consideran a la ex Presidenta una figura destacada, y desde hace tiempo era casi una obviedad que iba a postularse nuevamente como Senadora. Sería tedioso reflexionar sobre "lo mal que estamos" y si esta recesión es consecuencia del gobierno anterior, y aunque así fuera, a la gente no le interesa, quiere vivir mejor aquí y ahora, no pensado en lo que se heredó del kirchnerismo. Es un argumento agotado, que sirvió durante los primeros meses pero que ya no tiene razón de ser. Punto final.

5 de julio de 2017

La amistad, el mejor remedio para vivir

Cuando no estás bien de salud, es inevitable sentir malhumor. Hace días que estoy con un fuerte resfrío y catarro, que en un primero momento pensé que era una bronquitis. Pero no me quita las ganas de escribir, que es lo que más me gusta hacer. Hoy me vinieron recuerdos de mis amigos de la infancia, tanto aquellos que no vi nunca más como los otros, con los que de vez en cuando intercambiamos un saludo. Compartimos una etapa de la vida, lo cual no es poco. Sin embargo, el tiempo pasa, cada uno tiene sus compromisos, decide formar una familia, un nuevo entorno...en fin, creo que es natural que se pierda un poco el vínculo. Y creo, además, que es al pedo forzarlo, buscar reunirte o encontrarte con alguien cuando no hay nada más que eso, un recuerdo. 

Tener a un contacto de Facebook no lo hace ser tu amigo, es una palabra que le queda bastante grande a muchos. La amistad se construye día a día, y no intercambiando fotitos o boludeces por el celular. Es algo que tengo bastante claro. Los que denominamos "conocidos", son vecinos por los cuales sentimos afecto y estima, pero nada más. No comparten el trato cotidiano, nos cruzamos por la calle, nos saludamos, y seguimos el camino. Por eso los amigos tienen tanta influencia y tanto peso en nuestra historia personal, porque los elegimos, o mejor dicho, nos elegimos mutuamente. Uno no invita a cualquier persona a su casa, a tomar unos mates o lo que fuere. Uno no llama o manda mensajes a quien no le interesa. De eso se trata la vida, de establecer vínculos, que no son fáciles, porque dos personas pueden llegar a un desacuerdo tal que terminen discutiendo y peleándose para siempre. Lo bueno es que cuando uno conoce lo suficiente al otro, y evita la polémica estéril,  rara vez ocurre que la sangre llegue al río. Punto final.

3 de julio de 2017

Cómo evitar el hundimiento social

Espero que obtengamos "algo" que nos dé orgullo como argentinos, y que no sea sólo un trofeo deportivo, sino un logro significativo de la ciencia, un gesto altruista, que nos haga sentir bien. Porque en los tiempos que vivimos, necesitamos creer que podemos, como sociedad, hacer algo por el bien común. Que baje la desocupación, que la mayoría de la gente tenga trabajo, que todos los chicos vayan a la escuela, que se terminen los pibes chorros, motochorros, y cualquier cosa parecida. Que todos paguemos impuestos, como corresponde, y que los hijos de puta que tienen en negro a millones de argentinos sean multados y sancionados. Imaginar, soñar con utopías...tómenlo como lo deseen. Si no nos aferramos a una tabla de salvación, nos hundimos sin remedio. 

En esta sociedad post-dictadura, todavía no aprendimos a convivir. Creíamos que con el Estado de Derecho y la democracia estaba todo resuelto, y no es así. Vivir en democracia, es lo básico, lo esencial como sistema de gobierno. Pero la única manera de terminar con la psicosis colectiva, de que te matan-secuestran-roban, es con políticas públicas eficaces, con reformas que endurezcan las penas para los delitos aberrantes, con cárceles que no tengan a sus reclusos de un modo indigno porque después salen peor de lo que entraron. Legisladores que honren su cargo, ya que se creen tan "honorables", y que no se aumenten los sueldos mientras el pueblo se caga de hambre. Que vayan al Congreso con asistencia perfecta, que no se duerman en sus bancas, que debatan, que se peleen, pero que al menos sancionen leyes que nos permitan vivir mejor. De vez en cuando, me gusta caer en la ingenuidad, vieron?
Deberíamos preguntarnos si hemos aprendido algo de todas las veces que los diputados nos defraudaron, se enriquecieron, votaron leyes en contra de los sectores más humildes, e hicieron de la política un medio de vida. Eso es lo más nefasto. Ser político no es una profesión, en un estado que debería ser transitorio para luego volver al llano y delegar esa responsabilidad en otro. Punto final.

Los aumentos que nos agobian no tienen fin

A veces nos da la sensación de que está todo inventado, por lo cual cuesta ser original, creativo, innovador. Hay gente que tiene un don especial para esos menesteres, que le busca la vuelta a su propia empresa para no dejarse ganar por la crisis. Ya también puedo hacerlo, y de hecho lo hago. Trato de buscar formas nuevas de redactar un texto, ya sea una nota o bien en este mismo blog. No siempre me sale como quisiera, pero descubrí que no se trata necesariamente de ser rebuscado, si se plantea un hecho de un modo llano y sencillo, fluye mejor. Proponerse cambiar una nueva forma de encarar el laburo es importante, porque te saca de lo que estabas acostumbrado a hacer y te exige tu propia capacidad.

Ahora bien, cuando estamos en tiempos donde la inflación está haciendo estragos, con subas periódicas de luz, gas y combustible, uno se pregunta cuál es el modelo que impulsa ese Gobierno. Lo más fácil sería decir "neoliberal", pero ni siquiera los neoliberales confesos harían algo semejante. En las redes sociales la gente está subiendo fotos con las facturas de gas que recibieron, y que meten miedo: 2.000, 3.000 pesos, o más, por un consumo moderado, ni hablemos de tener todo el día la estufa al mango. Cuando nos encontramos con esto, cuesta ponerle pilas a tu laburo, porque sabés que buena parte de lo que ganes se va en medicamentos, servicios públicos, y comestibles. Y que no podés escapar a esa telaraña que te agobia. Si quieren llamar crisis a esto, llamémoslo crisis, o recesión, pónganle el calificativo que quieran. Esto no es, ni remotamente, la tan ansiada recuperación económica que nos quieren hacer creer. No importa si sos K o sos de Cambiemos, los hechos están a la vista. Lo más preocupante, y ojalá nunca suceda, es que la presión que se está viviendo en algún momento va a explotar de la peor manera. Si Macri quiere ser el primer Presidente no peronista en terminar su mandato, que es el deseo de todas las personas de bien, va a tener que escuchar menos a Duran Barba y más a la calle. Punto final.

2 de julio de 2017

Intrigas y dudas de la campaña política

Domingo por la mañana en la ciudad. A la mayoría nos cuesta acostumbrarnos a la transición domingo/lunes, pero si tenés mucho trabajo durante el fin de semana, casi ni se nota, suele ser un día más tranquilo que el resto pero nada más que eso. Dentro de poco vamos a empezar a ver por TV o escuchar por la radio los spots publicitarios de la campaña política, algo que al común de la gente le produce hartazgo, y yo no soy la excepción. Estas PASO no tendrán demasiadas sorpresas, es un testeo para ver cuánto mide para partido o candidato com miras a las elecciones de octubre. En el caso de Unidad Ciudadana, las encuestas (que no siempre son confiables), le otorgan un buen margen de intención de voto a Cristina. Yo no voy a entrar a exponer lo que sucedió durante el kirchnerismo porque todos lo sabemos, creo que es un "trampolín" de la ex Presidenta dado que si logra hacer una buena elección, la posicionará para volver a la Casa Rosada en 2019. Pero Cambiemos también ha sabido tener una base, un electorado que le responde en varios distritos de la Provincia. Por supuesto, sigue habiendo municipios donde la hegemonía del PJ se mantiene, tan es el caso de La Matanza.

La pregunta es si, dada la situación socioeconómica actual, habrá "voto castigo". Es decir, ciudadanos desencantados con el macrismo que se vuelquen hacia otras fuerzas políticas. Muchos no quieren saber nada con CFK, pero tampoco están dispuestos a avalar con su voto un nuevo triunfo del macrismo. Considero que, en los meses sucesivos, vamos a ser testigos de las típicas chicanas, operaciones de prensa, pases de factura, y todo lo que suele suceder cuando estamos en campaña. Barrios olvidados recibirán la sorpresiva visita de dirigentes políticos de distinto color, buscando seducir a un determinado sector que quizás les fue esquivo. Más allá del marketing, de querer vender a un candidato como si fuera un producto, las viejas prácticas de la política están lejos de erradicarse. Sería saludable que alguna vez tengamos el sistema de voto electrónico o boleta única, que otorga más transparencia al acto electoral y lo hace más ágil. De esa manera, los "punteros" ya no podrán decirle a sus aliados cómo doblar la boleta de tal o cual manera para asegurarse que efectivamente votaron a un candidato a cambio de dinero. Los argumentos de que el voto electrónico se puede hackear o que no es 100 % confiable son muy endebles, en principio porque hoy en día casi todo se puede hackear. Sin embargo, en los países desarrollados eso no sucede. Aún así,  tomar la iniciativa de probar un nuevo sistema, aunque sea en un sólo comicio, no lo veo como algo pernicioso. Por ahora, habrá que seguir metiendo el sobrecito en la urna de cartón. Punto final. 

Análisis final: Panorama político

Estimados: el análisis final (para no ser tedioso), que hago de las PASO, es que un sector de la sociedad, amplio por cierto, decidió contin...