13 de julio de 2017

Cuando no se aplica el sentido común, estamos en problemas

Jueves por la noche en la ciudad. Estamos próximos a transitar la mitad de julio, y en escasos días (concretamente el 14) comenzará oficialmente el período autorizado por la Justicia Electoral para las campañas políticas y de propaganda. La verdad es que dejé pasar un tiempo sin escribir nada por diversos motivos, el principal es que si me pongo a redactar la intención es hacerlo lo mejor posible y expresando algo que no se haya abordado antes, y no quería ser reiterativo. Sé del hartazgo que provoca ver que el tiempo pasa como país no logramos salir adelante, que las excusas se van acabando y que hay muchos vecinos que no pueden esperar los tiempos de la burocracia estatal. 

Por otra parte, normalmente a esta hora (1:15 AM) estoy durmiendo, pero tuve que cubrir un acto de entrega de premios (Radiodeportes '76) que duró casi cuatro horas, llegué a mi casa cerca de la medianoche, cené, y sinceramente no tengo entusiasmo para ponerme a escribir la nota en este momento, prefiero dejarlo para las primeras horas de la mañana, sé que seguramente con un buen descanso voy a rendir mejor y a esbozar un texto que permita ejercitar al máximo el poder de síntesis sobre lo acontecido en las cuatro horas mencionadas, dado que naturalmente llevará tiempo el proceso de selección y edición de las fotos, el modo de presentar la noticia buscando un título o un estilo atractivo... Yo no juzgo a nadie, pero lo que puedo afirmar es que el acto resultó excesivamente largo, todos los años la promesa es que será más breve pero sucede exactamente lo contrario.

 Creo que la próxima vez, que será el año que viene, voy a evaluar de otra forma mi asistencia tanto a éste como a otros eventos, no por creerme importante, sino porque en los 240 minutos que permanecí cubriendo la ceremonia, podría haber hecho otras actividades más provechosas y menos agotadoras. Y por sobre todas las cosas, que resulten de interés público. De todos modos, valoro el trabajo de quienes se ocupan de fomentar el deporte.  Punto final.

El culto a la haraganería es el éxito del celular

  Los recuerdos de la infancia son los mejores. No digo que toda la etapa de la Secundaria carezca de momentos buenos, pero eso es otra hist...