25 de febrero de 2014

Nosotros y los viejos

¿Por qué los viejos ineptos depositan toda la responsabilidad de solucionar los problemas del país en las nuevas generaciones, en los más jóvenes? Es como si te trajeran un reloj roto y te dijeran: "Miren, hicimos todo lo posible pero esto no funciona. Arréglenlo ustedes". Estoy harto de escuchar que los jóvenes son el futuro, que en ellos está la esperanza de una gran Nación, etc. Pero los que hoy son viejos, qué mierda hicieron? Qué hay de quienes nos precedieron, de nuestros antecesores, ninguno de ellos fue capaz de que la Argentina fuera un país desarrollado? Hago la salvedad de que me refiero a los ancianos que siempre se caracterizaron por saber un poco de todo, como si tuvieran la idoneidad para ser presidentes. No estoy hablando de un humilde jubilado que gana migajas.

 Podemos debatir si ahora estamos mejor o peor que hace 10 años, pero yo estoy hablando a largo plazo. Los viejos se rascaban la chota, se dejaban llenar la cabeza por lo que declamaban Neustadt y Grondona, golpeaban las puertas de los cuarteles cuando el Gobemaierno democrático y constitucional de turno no les satisfacía. Pero sobre todas las cosas, los viejos son nostálgicos. Demasiado, diría yo. Se lamentan por boludeces que se fueron perdiendo con el tiempo. Una cosa es extrañar cómo era Buenos Aires en la década del 60, con toda la bohemia, y otra cosa es ponerse melancólico porque la gente ya no escribe más cartas y esas gansadas. Como mencioné más arriba, hay que dejar pasar un tiempo prudencial para que la Historia pueda juzgar o pronunciarse sobre determinados acontecimientos. Por eso, no tiene mucho sentido, a mi modo de ver, hablar de década ganada o década perdida. Por otra parte, me parece mucho más interesante y enriquecedor pensar que todos estos años no han sido en vano, que algo hemos aprendido, aunque nos haya costado momentos de zozobra y mucha sangre derramada. Quizás por todo lo expuesto, mientras pemanezcan con vida, que los viejos se ocupen de hacer algo y que no le dejen "la pesada herencia recibida" a los más jóvenes. Punto final.

23 de febrero de 2014

Es momento de tomar las riendas de la situación

Creo que en la Argentina nos falta la concepción del esfuerzo y el trabajo colectivo. De que, aportando cada uno su granito de arena, se pueden alcanzar objetivos ambiciosos. No se trata de toda esa cursilería de la "solidaridad", sino de pensar que se pueden formar ONG's, Asociaciones, cuyos integrantes hagan aquello que más les gusta contribuyendo al bienestar de la sociedad. Se me ocurre, por ejemplo, una Asociación de Escultores que levante monumentos en pueblitos del Interior a cambio de que el Gobierno de turno done los materiales. Y cambiando de tema, con los "Precios Cuidados" sucede algo semejante: si hay un puñado de personas que se toma el trabajo de ir al supermercado a controlar los precios para llevar alimentos a su familia, poco se podrá hacer. Es necesario que todos quienes consideren abusivos los precios los denuncien y de una vez por todas hagamos valer nuestros derechos como consumidores. No se trata aquí de decir si el programa "Precios Cuidados" está bien o mal, sino de sugerir cómo se debería actuar si queremos que las cosas funcionen. Hay faltantes en las góndolas de los súper, y me importan un carajo los argumentos que puedan esgrimir. Si los productos figuran en la lista, tienen que estar en stock. De lo contrario, que hagan las valijas y se dediquen a otra cosa. Como mencioné en un post anterior, es público y notorio que el país está pasando por momentos de zozobra, pero no todo está perdido si el equipo económico del Gobierno toma las decisiones correctas y si el verborrágico Sr. Capitanich cerrara un poco la boca más allá de lo pertinente. Punto final.

20 de febrero de 2014

Puro orgullo pop

Jueves de lluvia en la ciudad. Hola amigos, me reencuentro con ustedes tras una prolongada ausencia. La misma no se produjo por ningún hecho en particular, sino porque no hallaba el momento propicio para escribir. Revolviendo el baúl, encontré un CD de Paul McCartney & Wings: "Red Rose Speedway" (1972). Esta edición cuenta con abundantes bonus tracks y una excelente calidad de sonido. Ahora que lo pienso bien, ese disco no me gustó en absoluto cuando lo escuché por última vez (hará 3 años como mínimo), pero uno va evolucionando e incorporando nuevas vertientes del rock. Es por ello que cambién de parecer. 

Lamentablemente, nada es eterno, ni siquiera nosotros mismos. Debemos aceptar que las cosas cambian, para bien o para mal, y procurar adaptarnos a ese golpe de timón. Como me dijo un amigo, "inteligencia es la capacidad de adaptarse". No es inteligente aquel que se jacta de haber leído a autores consagrados o de haber escuchado los conciertos más sublimes de la música clásica. A menudo sucede que la persona considerada "culta" es a su vez inteligente, pero no se trata de una condición "sine qua non", por decirlo de alguna manera. En mi caso, trato de adaptarme a las situaciones que se me presentan, me refiero a que hago el intento de salir airoso de situaciones imprevistas. Desde luego, el resultado no siempre es el que uno espera: quizá llevamos varios años acostumbrados a actuar de determinada manera y el hecho mismo del cambio nos pone "fuera de foco". Todo esto es materia de discusión, no me considero dueño de la verdad absoluta ni mucho menos, pero me parece un debate interesante plantearnos qué es la inteligencia y cómo funciona nuestra mente ante una situación emergente. Punto final.


14 de febrero de 2014

Breve historia de mi vida

www.lobosdigital.com.arBueno gente, paso a contarles cómo empezó todo: Luego de haberme recibido de Periodista en el Instituto Grafotécnico (para quienes tengan dudas, www.grafotecnico.edu.ar), tuve varios empleos: trabajé en una agencia de seguros, en una concesionaria de autos, en tres semanarios de Lobos, en una revista de la colectividad japonesa en la Argentina, tuve un fugaz paso como repositor en un supermercado, y quizás la memoria me traicione y me esté olvidando de algo más. Puedo decir con satisfacción que en ningún caso me echaron, siempre opté por renunciar cuando vislumbré una alternativa mejor. Con lo cual intuyo que ninguno de mis empleadores estuvo disconforme con mi labor. 

 Entre 2000 y 2008 ejercí la docencia como Profesor de Inglés (siempre cubriendo provisionalidades o suplencias), en distintos establecimientos. La primera vez que entre a un aula en calida de profesor, supe que las cosas no funcionaban bien, dado que era forreado por la Directora de la misma, aprovechando mi desconocimiento del Estatuto del Docente. Paralelamente, continué dedicándome al periodismo, y el 26 de julio de 2006 fundamos junto a mi padre el diario online Lobos Digital (www.lobosdigital.com.ar), que hasta hoy se mantiene para informar a la comunidad del acontencer lobense. 
Entre 2007 y 2008, por cuestiones que sería arduo mencionar, abandoné el Profesorado en el Instituto Superior Nº 43. Como decía Chespirito, siento que en algún punto "se aprovecharon de mi nobleza" (sin pretender con esto victimizarme). Haber tenido la oportunidad de ejercer con docente me brindó grandes satisfacciones y también algunos tragos amargos. Mirándolo a la distancia, siento que no era mi vocación y que en las condiciones en que encuentra la educación en nuestro país yo no estaba capacitado, más allá de mi esfuerzo y de mi buena voluntad, para hacerme cargo de la responsabilidad de enseñar. Hoy me siento a gusto dedicándome exclusivamente al periodismo, es lo que siempre quise hacer y para lo cual estudié, y ojalá pueda ir superándome y mejorando para aprender de mis errores y algún día, quizás lejano, alcanzar la excelencia. Punto final.

12 de febrero de 2014

El triunfo de Daft Punk

Daft Punk es un dúo de músicos franceses que desde hace varios años viene conquistando Europa, con ingredientes que no abundan: buen gusto y excelente producción. El último disco, "Random Access Memories" (2013), obtuvo el premio al Album del Año en la ceremonia de los Grammy. En lo personal, es de lo mejorcito que he escuchado recientemente. Son inclasificables: decir synth-pop resultaría un reduccionismo, y decir música electrónica sería demasiado. Es una suerte de música disco del Siglo XXI, con orquesta y arreglos de cuerdas. Ideal para disfrutar un fin de semana con un buen whisky (o en su defecto un brebaje similar). Guy-Manuel de Homem-Christo (n. 1974) y Thomas Bangalter (n. 1975), los muchachos en cuestión, lograron un reconocimiento que sólo alcanzan aquellos que no dejan ningún detalle librado al azar, como quien pule un trozo de piedra hasta dejarlo llano, liso y perfecto. Entre otros conceptos (y cito a Wikipedia): los dos ideólogos de ese experimento sostienen: "Queremos más control que dinero. No puedes tenerlo todo. Vivimos en una sociedad en la que el dinero es lo que la gente quiere, así que no pueden tener control. Nosotros decidimos. El control es libertad. La gente dice que somos fanáticos del control, pero el control es controlar tu destino sin controlar a otras personas. No estamos tratando de manipular a otras personas, solo estamos controlando lo que hacemos nosotros. Controlar lo que hacemos es ser libre. La gente debería dejar de pensar que un artista que controla lo que hace es algo malo. Una gran cantidad de artistas actuales son víctimas, de no tener control, y no son libres. Y eso es patético. Si comienzas a depender del dinero, entonces el dinero tiene que llegar a un punto para satisfacer tus gastos".

Totalmente de acuerdo, muchachos. Y sigan así, porque no podemos vivir con la nostalgia de la década del '80 escuchando hasta el hartazgo a Rick Astley, Bon Jovi u otros despojos como INXS. Punto final.

8 de febrero de 2014

Días de música y lluvia

Hace por los menos tres días que llueve sin parar. Hacía falta un poco de agua, es cierto, para bajar la temperatura. Pero ya es demasiado. Concretamente hoy, sábado, se desató un feroz temporal en cuestión de minutos que inundó las calles e hizo que el agua entrara a las casas, entre ellas la mía. Por esos misterios de la naturaleza, milagrosamente no se cortó la luz, y el por ello que puedo escribir estas líneas. Estoy escuchando los discos de AC/DC ("Back in Black", 1980) y de Andrés Calamaro ("El regreso", 2005). En lo que respecta a Calamaro, siempre me pareció un drogadicto mediocre y decandente, no por su condición de adicto per se, sino por su incapacidad de componer canciones que demuestren cierta sensatez o vuelo poético. Sin embargo, en el CD que estoy escuchando, debo reconocer que suena bastante bien y que al menos hace un esfuerzo por ofrecer un buen show, dado que se trata de un disco grabado en vivo en el Luna Park. 
Otro artista que siempre me gustó es Bruce Springsteen. Ahora estoy escuchando su anteúltimo disco, "Wrecking Ball" (2012), un álbum desparejo pero que tiene buenas canciones. Bruce tiene un modo muy particular de cantar, de manera que aunque sepas inglés siempre necesitás buscar las letras de los temas para que realmente te "llegue" el mensaje que quiso expresar. Lamento mucho no haber podido ir al recital que brindó en Buenos Aires el año pasado luego de 25 años de ausencia (había estado en 1988 en la gira de Amnesty Internacional), pero con el tipo de cambio, el valor de las entradas para ver a un músico consagrado se fue al carajo. No lo culpo a Springsteen, sino que estoy trazando un panorama de lo caro que cuesta acceder a la posibilidad de ver un artista internacional. Punto final!!!

Disco recomendado del día: 

Bruce Springsteen, "Wrecking Ball" (Sony Music, 2012)

6 de febrero de 2014

Los 10 años de Facebook


Jueves nublado en la ciudad. Estaba pensando en esta década de Facebook (en adelante: FB), y cómo nos cambió la vida. Hay gente que pudo encontrar a ex compañeros de la primaria o secundaria que hacía años que no veía, otros que descubrieron una manera de estar en contacto a la distancia con sus familiares... pero como suele suceder, era previsible que se desvirtuara el propósito de FB. Así, nos fuimos enterando de usuarios que seducían a otros y concertaban una cita para luego robarles, pedófilos que ocultaban su identidad y chateaban con menores, la existencia grupos que inicitan al racismo y la xenofobia.... en fin, FB se le fue de las manos a su fundador, Mr. Zuckerberg (no me acuerdo el nombre ni tengo ganas de buscarlo). 

En la Argentina, 22 millones de personas tienen una cuenta en FB. Ya no sólo es posible conectarse desde una compu, sino desde un celular. A veces me da pena ver a adolescentes que se pasan horas boludeando con el teléfono por "el face" en lugar de salir a disfrutar de la vida. En lo que a mí respecta, todos mis contactos son gente que conozco personalmente, y rechazo las "solicitudes de amistad" de extraños. Chateo con un puñado de amigos, rara vez hago algún comentario, y lo que sí me gusta es subir o compartir alguna foto. No me engancho demasiado compartiendo videos. Sin pretender juzgar a nadie, creo que todos deberíamos hacer lo mismo: agregar como contactos a personas que ya conozcamos, para evitar malas experiencias o situaciones que luego se vuelven inmanejables. Yo tengo amigos de todas las ideologías políticas, y me cuido en no herir susceptibilidades, por eso rara vez hago algún comentario político o religioso en FB. Y si tengo contactos que gustan de hacerlos, los ignoro. Para mí, FB es un entretenimiento que a lo sumo me demanda media hora por día y nada más. En fin, feliz cumpleaños FB, por todo lo mucho y todo lo poco que ofrecés. Punto final.

2 de febrero de 2014

Si nos hundimos, nos hundimos todos

Sería una necedad negar que en el país no hay crisis. Pero no me vengan a correr con lo que escriben el New York Times, el Wall Street Journal, o El País de España. Nosotros estamos viviendo desde adentro estos momentos de zozobra y no necesitamos que ningún corresponsal (casi siempre guiado por alguna consultora) nos diga lo que está sucediendo. Concretamente, y aún en tiempos mejores, El País tiene un ensañamiento contra la Argentina difícil de explicar. España no está pasando por su mejor momento como para mirar la paja en el ojo ajeno, me parece. Reitero, digo esto reconociendo que Argentina atraviesa una profunda crisis cuyas consecuencias podrían resultar imprevisibles. Pero es hora de que nos hagamos cargo de lo que decimos, de lo que pensamos y de lo que somos. Devaluación es devaluación, no me vengan con eufemismos. Y sería bueno que Capitanich llame a las cosas por su nombre. Lo mismo cabe para la inflación, que no se menciona en ningún lado pero está presente en el bolsillo de todos. Yo tengo la capacidad de reconocer y valorar los aciertos de este Gobierno, pero no soy incondicional ni acepto que me vendan gato por liebre. Debemos comprender que si nos hundimos, nos hundimos todos. Excepto los empresarios, claro está. Pero falta formar esa conciencia de que las soluciones no salen de una galera como si se tratasen de un truco de magia. Por otra parte, quienes se dicen "analistas políticos" si fueran tan idóneos podrían haber sido funcionarios alguna vez. Punto final.

El Síndrome del Emperador

No son mayores de edad, pero son los verdaderos jefes de la familia. No son delincuentes comunes, pero pegan, amenazan, roban, agreden psicológicamente... Son los protagonistas del llamado "síndrome del emperador", un fenómeno de maltrato de hijos a padres que se ha instalado con fuerza en la sociedad. Este tipo de violencia no es nueva, pero en los últimos años su incidencia se ha disparado: desde el año 2000, los casos de este tipo de maltrato se han multiplicado por seis, con cerca de 6 mil 500 denuncias recibidas por la Fiscalía General del Estado el año pasado. 

Estos datos podrían reflejar sólo la punta del iceberg del problema, por la resistencia de los padres a denunciar a sus propios hijos. La pasada primavera, un caso sacó a la luz pública esta situación: una madre asturiana rogó a los servicios sociales que se ocuparan de su hija, cuyo comportamiento violento (golpes, robos, amenazas) ya no era capaz de resistir. Sin embargo, "éste no es un caso característico, la tendencia de los padres es a encubrir el problema", explica Luis González Cieza, coordinador del programa de maltrato infantil de la Agencia para la Reeducación y Reinserción del Menor Infractor, y que participó en una jornada sobre el "síndrome del emperador", organizada por el Colegio El niño emperador (síndrome) // Oficial de Psicólogos de Madrid.

 En otros países, el fenómeno se ha tratado durante más años y los datos sobre su incidencia son más preocupantes. Un estudio realizado en EE. UU. advierte que la violencia (no exclusivamente física) de adolescentes hacia sus padres tiene una incidencia de entre el 7 y el 18 por ciento en las familias tradicionales (en las monoparentales llega hasta el 29, mientras que las estadísticas canadienses aseguran que uno de cada 10 padres son maltratados). Razones: ¿Qué puede ocurrir en la personalidad de un niño para que llegue a agredir a sus padres? Los expertos señalan innumerables causas genéticas, familiares y ambientales que ayuden al desarrollo de este síndrome. Carlos Peiró, psicólogo de la Unidad de Orientación a la Familia de la Comunidad de Madrid, menciona, entre ellas, "el abandono de las funciones familiares, la sobreprotección y sobre exigencia simultáneas, los hábitos familiares determinados por la escasez de tiempo, la ausencia de autoridad, la permisividad y, sobre todo, la falta de elementos afectivos, como la calidez en la relación con los hijos".

"La familia y la escuela han perdido la capacidad de educación, y esto favorece que chicos con esta predisposición, que antes eran mantenidos por la sociedad, ahora tengan mucha más facilidad para exhibir la violencia". Carlos Peiró coincide en que el elemento decisivo son "las carencias más o menos claras en la adquisición de competencias personales", agudizado por el hecho de que "el hijo ideal de los padres está en franca contradicción con los hijos sociales ideales definidos por la sociedad de consumo". La importancia de los medios en este factor es clave: "La televisión enseña valores muy hedonistas y consumistas -apunta Garrido-, y dificulta el aprendizaje del autocontrol, es decir, la capacidad de esforzarse por renunciar a cosas inadecuadas y para perseguir metas que requieren esfuerzos. Los hijos tiranos ven en los medios muchas conductas y metas que son coincidentes con lo que ellos desean: pasarlo bien y hacer lo que quieran sin que nadie les obstaculice". Lo que para muchos es una falta de disciplina que se soluciona con un "cachete a tiempo", es, sin embargo, un problema mucho más profundo que exige "ayudar a que el niño desarrolle una conciencia sólida; ésta es la mejor policía. Y ello se logra aplicando castigos razonables, pero firmes, y explicando las razones morales y prácticas que supone su mala acción. En los casos más graves es, por desgracia, casi imposible", lamenta Garrido. Las madres, principales víctimas. Los escasos estudios realizados en España sobre este fenómeno no permiten elaborar un perfil exacto de las familias que acogen a un niño o joven con el "síndrome del emperador". Sin embargo, los expertos coinciden en una mayor incidencia en las familias monoparentales. "La mayoría de los casos se da en madres que vuelven a tener otra pareja", explica Luis González Cieza. Uno de los pocos estudios realizados al respecto es "La violencia de los jóvenes en la familia, una aproximación a los menores denunciados por sus padres", elaborado por el Centro de Estudios Jurídicos de la Generalitat de Cataluña. El informe asegura que la madre es la víctima en el 87 por ciento de las ocasiones que se produce este tipo de violencia, y que principalmente recibe agresiones físicas, aunque también son habituales las verbales. En el 13.8 por ciento de los casos, el estudio refleja que la intimidación se produjo con un cuchillo o un arma similar. González Geza añade que la edad media de los menores denunciados por este tipo de violencia es inferior a la de otros delitos. Mientras que en estos últimos es de 17.5 años, en el "síndrome del emperador"esde 16 años. Sus protagonistas, además, no suelen tener historial delictivo. Una última característica es que esta violencia familiar tiene una incidencia sensiblemente superior en hijos adoptados frente a los biológicos. 

 Cómo detectar un 'emperador' en casa: 1.- Incapacidad para desarrollar emociones morales (empatía, amor, compasión, etcétera) auténticas. Esto se traduce en muchas dificultades para mostrar culpa y arrepentimiento sincero por las malas acciones. 2.- Incapacidad para aprender de los errores y de los castigos. Ante la desesperación de los padres, no parece que sirvan regaños y conversaciones, él busca su propio beneficio, parece guiado por un gran egocentrismo. 3.- Conductas habituales de desafío, mentiras e incluso actos crueles hacia hermanos y amistades. Cómo enfrentarse al síndrome: 1.- Desarrollar de manera intencionada y sistemática las emociones morales y la conciencia de los hijos, dándoles oportunidades para que practiquen actos altruistas y que extraigan lecciones morales. 2.- Establecer límites firmes que no toleren la violencia y el engaño. 3.- Prestar ayuda para que desarrollen habilidades no violentas que satisfagan su gran ego.

Viendo a los Beatles en una tarde lluviosa

Hace unos días me compré un DVD de Los Beatles que registra la gira de los "Fab Four" por Europa en 1965. Debo decir que la calidad de imagen y sonido no es la mejor, pero lo que rescato es el valor documental de este material. Hay fragmentos de noticieros de la época, al estilo de "Sucesos Argentinos" (esos cortitos que se pasaban en el cine), que relatan cuestiones que a los "cronistas anacrónicos" les llamaban la atención, como el pelo largo, la histeria de las chicas cuando los Beatles bajaban por la escalerilla del avión, etc. El tramo que me resultó más interesante es el concierto que brindaron en la imponente Plaza de Toros de Madrid (también dieron un show en Barcelona), y los Beatles al parecer estaban de muy buen humor, o quizá medio drogados, cuando llegaron a España: probaron vino de las mejores bodegas, se sacaron cientos de fotos y cada uno de ellos firmó un tonel donde se alberga esta bebida. Siempre comenzaban los shows con "Twist and Shout", y tocaban otros clásicos como "A hard day´s night" o "I feel fine". 

En fin, la cuestión es que al menos por 90 minutos, mientras miraba el video, fui feliz, y lamenté no haber estado vivo en 1965. Le voy a pedir consejos a Michael Fox para que me enseñe cómo funciona la máquina del tiempo. Saludos y Punto final!!

Insisto: el gusto no se discute

Domingo nublado y con llovizna en la ciudad. Luego de varias semanas de escuchar a los Beatles con bastante énfasis, decidí emprender nuevos caminos para mis momentos de ocio: me estoy concentrando en el rock nacional (que prefiero llamar "rock argentino"), y aunque es difícil llegar a un acuerdo sobre las bandas que vale la pena escuchar alguna vez, uno puede armar una caprichosa lista. En ella, indudablemente, estarían: Charly García, Spinetta, Soda Stereo, Divididos, Memphis la Blusera, Vox Dei, etc. Nótese que excluí deliberadamente a Virus y a Los Redonditos de Ricota porque no me gustan. 

Como dije alguna vez, contrariamente a lo que sostengan filósofos o pensadores contemporáneos, para mí el gusto no se discute. Te puede gustar un programa de Tinelli, y está perfecto, aunque yo no coincida. El gusto personal hace a la diversidad. Me llena las bolas la gente que se la pasa hablando de cultura, de esto y de aquello, y no se ponen un poco a pensar en que la gente no elige un producto porque es pelotuda, sino por otros criterios que sería largo enumerar. De lo contrario, sería subestimar al público. Es algo que en su momento hice sin darme cuenta, pero que aprendí a controlar y manejar dentro de mi conducta. 

Después, está lo que se suele denominar "el gusto popular", que podríamos definirlo como aquellas manifestaciones artísticas o culturales que cosechan la adhesión de la mayoría de la sociedad. A los pseudo intelectuales esto no les convence demasiado. No conciben la posibilidad de que un hecho artístico pueda ser adoptado por las masas, a la cual subestiman, dado que se creen un grupo de elegidos o iluminados. 

En fin, podría ahondar más al respecto, pero hasta aquí llega mi conocimiento sobre el tema, de modo que no me animaría a escribir más allá de lo que creo saber y entender. Si necesitan ayuda, lean el libro "El periodismo canalla" de Tom Wolfe. Hasta pronto!!!

1 de febrero de 2014

Primer post de febrero

Buen sábado para todos!!! Debo reconocer que en enero, más allá de las contingencias climáticas, lo pasé bastante bien. A falta de vacaciones propiamente dichas, hubo mucho helado y pileta para mitigar el calor. Lo que me sigue llamando la atención, leyendo los diarios, es que aparentemente, sin que yo me dé por enterado, se viene el Apocalipsis: sube la carne, los peajes, la nafta, etc. No voy a  salir a defender al Gobierno porque está en las antípodas de mi pensamiento, pero nobleza obliga, los medios (en particular Clarín), está generando un clima de crispación social. No me atrevería a decir "desestabilizador" porque sería demasiado, pero mucho no le falta para merecer ese calificativo. Muchachos, paren un poco la mano!!! Si no cada vez que leés el diario te querés matar!!! No niego la devaluación, inflación, dólar y todo lo que quieran, pero, ¿por qué no se toman la molestia de consultar a alguna ONG (que las hay en abundancia) que esté realizando acciones positivas por la infancia o la niñez??? Por supuesto, una noticia de este tenor "vende" mucho menos que una policial, digamos. Uno, que se dedica a esto, lo sabe. Pero también los periodistas tenemos una responsabilidad ante la sociedad.

Está claro que hay un modelo que ya lleva más de 10 años. Nos puede gustar o no, pero es lo que tenemos por ahora. En 2015 veremos si la ciudadanía decide seguir este rumbo o dar un golpe de timón. Pero por favor, "Macri go home"!! No lo quiero como Presidente, por motivos que sería largo explicar. Punto final!


Los adolescentes y nuestra lógica incapacidad para entenderlos

Debo reconocer que a veces me decepciona un poco pensar que hay un número mayoritario de adolescentes que nunca leyeron un diario en papel (...