31 de diciembre de 2015

Bienvenido 2016

Faltan pocos minutos para que comience 2016. Me pongo a pensar en los temas que mantienen en vilo a los argentinos: tres sicarios que se fugaron de un penal (supuestamente de máxima seguridad), las inundaciones en Entre Ríos y Corrientes, y todo lo que ello trae aparejado. Es inadmisible que los autores materiales del Triple Crimen de General Rodríguez hayan escapado de la cárcel sin complicidad de los guardiacárceles o de algún alto jefe del Servicio Penitenciario. Lo que sucedió es gravísimo, porque esos tipos están armados y dispuestos a todo. Ya lo demostraron hoy, en la Ruta 20 a la altura de Ranchos, cuando en un control de rutina balearon salvajemente a dos policías que están luchando por su vida. 
Estos hijos de puta prefieren inmolarse antes que pudrirse en la cárcel. Son tres asesinos a sueldo que hicieron el trabajo sucio de matar a otros que quizá eran tanto o más sucios que ellos. La cuestión es que ahora, Chascomús y Ranchos son dos localidades donde sobrevuelan permanentemente helicópteros de las fuerzas de seguridad, y donde se están haciendo rastrillajes para dar con esos sujetos. 
La máxima seguridad la tendremos, se me ocurre reflexionar, cuando no estén políticos, jueces y presos, prendidos en la misma joda para apañar al narcotráfico y al crimer organizado.

Esperando el milagro

Gente: Lo mejor es comenzar un nuevo año sin ninguna expectativa, despojados de todo prejucio, y dejar de pensar que vamos a hacer esto o lo otro. Lo ideal es dejarse fluir, como fluye el agua de un manantial. Tener la firmeza necesaria en los momentos difíciles que vaya a haber, como así también la capacidad de disfrutar lo que el destino nos pueda deparar. No es que porque arranquemos la última hoja del calendario todo va a cambiar como por arte de magia. Somos nosotros los dueños de nuestros actos, los esclavos de nuestras palabras, los cómplices de nuestros silencios. Que nadie se arrogue el derecho a tomar decisiones por nosotros, o a imponernos un dogma. Cuando Erich Fromm escribió "El miedo a la libertad", su obra más famosa, no lo hizo pensando en un concepto abstracto. Tenemos miedo a ser libres, a expresarnos, a comunicarnos, a decir lo que nos pasa, a buscar ayuda. Tenemos angustia de morir cuando todavía no aprendimos a vivir. Un tanto absurda la cosa, ¿no les parece? Esperamos demasiado de quienes nos rodean, y no nos damos cuenta de que estamos solos en esta vida, porque es un camino en el cual conocés gente, afectos, el amor tan anhelado, pero al final del recorrido volvés a estar solo, tal como empezaste. 

Es que, al momento de decidir, ni el Presidente está "tranquilo". Consulta a sus asesores, pero él es el dueño de la última palabra. Del mismo modo, nosotros somos dueños de lo que pensamos y nadie puede abrirnos el bocho para extorsionarnos. Pasamos muchos años oscuros en este país como para que no podamos decir lo que realmente sentimos. Por lo general, el comienzo de un ciclo nos parece que fuera la continuación del anterior, hasta que van sucediendo cosas a nuestro alrededor que nos ponen en perspectiva. Tener confianza en que prosperaremos y viviremos mejor está muy bien, pero no depende sólo de nosotros. Yo confío en el nuevo Gobierno (Nacional) que asumió el 10 de diciembre, porque costará mucho recuperar el valor de la palabra, de la transparencia institucional, luego de 12 años de abusos de todo tipo. El día que este Gobierno (elegido democráticamente), me defraude, no tendré problemas en decirlo, porque tengo pensamiento crítico.

 2016 puede ser un año brillante, o el peor de todos. En la carreta, los melones se acomodan solos. Punto final.

28 de diciembre de 2015

Estoy de regreso!!!


Buenas noches, amigos. Entre las Fiestas, un poco de pereza y falta de inspiración, tuve un pequeño paréntesis con ustedes. Pero aquí me tienen nuevamente. Algunos sostienen que los blogs están en extinción, o que son parte de otro período de estos cambios cotidianos en Internet que no nos dan respiro. Yo hace años que escribo aquí, y mientras el cuerpo aguante, seguiré haciéndolo. Pero eso sería algo así como "mirarse el ombligo", y no tiene demasiado sentido ser egocéntrico. Creo que este 2015 que está pronto a culminar me ha dejado muchas enseñanzas, y tengo la convicción de que 2016 será mejor. Yo siempre pienso que lo mejor está por venir. Claro está que cuando no es así te frustrás, pero hay que tener la capacidad para tener un pensamiento amplio, una visión clara, "abrir la cabeza", pensar en nuevos proyectos, y no permitir que nadie nos quite la ilusión. Ojo, no digo que haya que vivir de ilusiones porque eso también es contraproducente, a lo que me refiero es a esa ilusión por lo nuevo, por lo que está por venir.

Muchas veces nos planteamos objetivos demasiado ambiciosos para cada nuevo año. Es mejor plantearse metas que estemos en condiciones de cumplir, para no defraudarnos nosotros mismos y sentir que realmente podemos lograr lo que nos proponemos. Vivimos en una sociedad exitista, porque hoy estás en el podio y mañana nadie se acuerda de que existís. Y a veces me pongo a pensar en cuántos actores de impecable trayectoria, artistas plásticos (y esa gente que nos hace un mundo un poco mejor), que esperan que les suene el teléfono porque necesitan trabajar. Muchos actores consagrados, que hace 20 años estaban en la cresta de la ola, hoy sufren que ninguna productora los convoque para hacer una novela, una miniserie, un unitario, o lo que sea. Por suerte, nos queda el teatro. Nunca me gustó demasiado, pero cuando ves una obra bien hecha, ya sea por los actores vocacionales de Lobos, o si te vas a la calle Corrientes, te das cuenta de la cancha que tienen los tipos. No me gusta el "teatro de revista", ni las obras de Carlos Paz o Mar del Plata donde ves solamente culos y tetas. Y para concluir este sencillo texto de hoy, considero que cuando te sentás en el teatro, o en el cine, tiene que ser algo que te conmueva. De lo contrario, en un escapismo más. Punto final. 

25 de diciembre de 2015

Una Navidad "ajustada"

En estas Fiestas, los supermercados e hipermercados vendieron, en promedio, un 30 % menos que en 2014. La gente no está dispuesta a pagar precios totalmente lejanos al salario que cobra. Pero claro, lo más fácil sería echarle la culpa de la devaluación y de este incremento brutal de los comestibles a Macri, cuando en realidad ya en la transición (octubre-diciembre de 2015), sin prisa pero sin pausa, nos encontramos con que la billetera se vaciaba cada vez más rápido. Y como la liberación del cepo prometida por Macri se veía venir, y en la Argentina reina la especulación y la viveza criolla, los comerciantes remarcaron "por las dudas". Digamos que querían estar cubiertos por si se disparaban los costos, pero la realidad demuestra que al levantarse la restricción a la compra de moneda extranjera, el valor de la divisa se mantuvo estable e inclusive bajó. Sería ilusorio esperar que los precios bajen, en el mejor de los casos lo que podríamos esperar es que no siga esta escalada brutal. Si hubiera pasado algo así con el Gobierno anterior, hubieran dicho que es una "maniobra destituyente". Ahora que le tocó a Macri, que asumió hace 15 días, ¿qué dirán? ¿que es de derecha? Y si así fuere, ¿acaso es un insulto serlo? Me parece que tenemos que cambiar el prisma con el cual vemos los hechos, y no dejarnos llevar por el rebaño. El Presidente tiene todo a su favor, pero esto no significa que se le permitirá que haga cualquier cosa. Necesitamos ser coherentes y críticos con las cosas que realmente tienen algo de verosimilitud, o que son exclusiva responsabilidad del Ejecutivo. Lo otro, es harina de otro costal. Punto final.

23 de diciembre de 2015

Se termina 678!

Hoy será la última emisión del programa 678, que se transmite por canal 7 (más conocido como la TV Pública). Este nefasto panfleto televisivo del ex oficialismo, en el cual se vertieron expresiones infames contra personas que no eran "destituyentes" ni nada que se le parezca, llegará a su fin. Se acabaron los discursos de barricada, la estupidez por la pantalla, esa absurda pretensión de tergiversar la realidad. En un principio, nació como una suerte de resistencia del kirchnerismo ante el revés por la Resolución 125 que cayó por su propio peso, o por el peso del Vicepresidente Julio Cobos y su voto "no positivo". Los K se encargaron de que Cobos no quedara como un héroe en la historia, y lo tildaron de traidor. Podrían tener algo de razón, pero lo hicieron con tal virulencia, con tal desprecio, y los "informes" que cuidadosamente compaginaba Diego Gvirtz, buscaban desnudar las contradicciones de los políticos. Como si ellos mismo no las tuvieran, empezando por Orlando Barone, panelista estrella del programa, que trabajó en La Nación, en Clarín, y luego lanzaba arengas contra los "medios hegemónicos". 

Se pone fin, entonces, al peor programa de la historia de la TV argentina (exceptuando el de Tinelli), que fomentó la división de la sociedad y consideraba un enemigo a quien pensaba distinto. Una aberración total para un país que se dice democrático. Hablaban varias veces de la "pluralidad de voces", y durante un tiempo esa pirueta discursiva tuvo su efecto, hasta que buena parte de la sociedad hizo saber su hartazgo en las urnas: el kirchnerismo perdió las elecciones legislativas de 2009 y 2013. Pero a los supuestos defensores de la causa, que se llevaban miles de pesos a cambio de hablar bien del Gobierno en un canal del Estado, no pareció importarles el pulso de la calle, lo que la gente realmente sentía. Incluso, siendo Macri elegido Presidente, continuaron como si nada hubiera sucedido, como si el país no hubiera decidido cambiar. Alentaron fantasmas apocalípticos, culparon a un Gobierno que recién había asumido de la suba de los precios, sembraron el odio y el inmediato paso al grupo de traidores a todo aquel que no fuese un "soldado de Cristina". Hoy, tendrán su despedida. Pero para el kirchnerista duro, aún les quedan varios medios afines a su ideología: Tiempo Argentino, Ideas al Sur, Infonews, Diario Registrado, Duro de Domar, Radio 10 (en algunos programas), Radio POP, Radio Aspen, diario Crónica, Crónica TV, y un sinfín de medios adictos que el oficialismo compró para garantizar que la tan declamada "pluralidad de voces" no fuera tal. Punto final.

20 de diciembre de 2015

Cambios demasiado veloces

Muchas veces nos cuesta adaptarnos a los cambios. Desde lo cotidiano, como aprender a manejar un nuevo celular o un programa de computación, hasta lidiar con personas que son totalmente tóxicas pero que no podemos evitar. Porque la vida nos pone en la situación de tener que relacionarnos con gente que no siempre es la que nosotros queremos. Empleados públicos inútiles o ñoquis, funcionarios, parientes lejanos a los que ya no queremos ver.

Es que la sociedad, en estos últimos 15 o 20 años, ha cambiado vertiginosamente, y parece que todo se usa y se descarta: el teléfono que hace cuatro años era "lo más", hoy es un aparato viejo con poco valor de reventa. Ya nadie parece conformarse con que se puedan hacer y recibir llamadas, o mensajes de texto. Ahora el celular se ha convertido en una "mini computadora", con un sistema como Android, aplicaciones como WhatsApp que cada vez suman más adeptos, y esta sociedad de consumo nos empuja, nos dice que los CD ya no sirven más, que vuelven los discos de vinilo, que para tener status hay que tener un auto de alta gama aunque te endeudes hasta las bolas. Desaparecieron los televisores que solíamos conocer, ahora todos son LCD o LED, súper delgados y con pantalla plana. No existe más el videocassette, más conocido como VHS. Internet se reinventó, ya no se usa sólo para buscar la  letra de una canción o ver un video, sino que podés escuchar música online, escribir un mensaje en Twitter (por supuesto que todos los "famosos" tienen una cuenta de Twitter), y perdemos muchas horas, quizá demasiadas, en Facebook. Una red social falsa, donde los supuestos amigos no son tales, y donde se recolecta información personal que uno nunca sabrá adónde irá a parar. 

Nadie se toma el trabajo de leer un libro, por el placer de leer, excepto que los medios audiovisuales le den mucha manija para que se convierta en best seller. Todo ha cambiado demasiado para lo que uno puede llegar a asimilar, con cámaras fotográficas muy sofisticadas que además filman, esos lentes o teleobjetivos impresionantes que miden como medio metro, la obsesión del rating y del "minuto a minuto", la estupidez y el cinismo en vivo y en directo por TV. Yo no reniego de todo lo que estamos viviendo, trato de aceptarlo como el hecho de que una nueva generación ha tomado las riendas de este mundo y nos quiere vender que todo tiene que ser ya, ahora mismo, que nada puede esperar, que tenemos que comer apurados porque después hay que seguir laburando para después recibir una jubilación de miseria. A veces siento que es un sistema perverso, el hecho de "permanecer y transcurrir", como decía Eladia Blázquez en "Honrar la vida". No nos dejemos manipular, ni que nadie nos diga qué tenemos que ver o escuchar. Aprendamos a desarrollar un pensamiento crítico y no a seguir el rebaño. Porque esa es la única manera de ser libres, libres de verdad. Punto final.

19 de diciembre de 2015

El reloj loco

Sábado por la noche en la ciudad. El reloj que marca el pulso de la Argentina se ha vuelto loco, hace tiempo ya: avanza, retrocede, a veces ni siquiera funciona. La patota sindical, disfrazada de señores trajeados que dicen representar los intereses de sus afiliados, ha vuelto a la carga. Durante el Gobierno de Cristina se los veía "mansitos", como si los hubieran cagado a palos, sin capacidad de reacción. Pero ahora que Macri decidió liberar el cepo y devaluar, ellos reclamarán en paritarias un incremento del...¡50 por ciento! Que alguien me explique qué Gobierno, sobre todo el actual que asumió hace 9 días,  está en condiciones de alcanzar esa cifra para dejarlos a todos contentos. Los sindicalistas tienen esa capacidad de mimetizarse, de hacer malabarismos con las palabras y con los números, como para quedarse con la guita ellos y dejarle migajas a sus representados. Hugo Moyano estaba con Cristina, luego ambos se distanciaron, se pasó a la vereda de enfrente, y ahora probablemente no sabemos qué intereses defiende. ¿Alguna vez han visto a un sindicalista pobre, o por lo menos, de clase media? Yo no. Pedir un bono de fin de año o algo semejante puede resultar viable, pero un 50 % es totalmente descabellado para una gestión que está tratando de tapar los agujeros que dejó el kirchnerismo. 

Pero por otro lado, en algún punto, avanzamos: ¿Vieron cómo desaparecieron los "arbolitos" de la City porteña, estos tipos que vendían el dólar paralelo? Ahora van a tener que laburar en serio y dejar de pararse en una esquina de la calle Florida esperando algún cliente como si fueran prostitutas. Ya me cansan un poco los pronósticos apocalípticos, por una vez en la vida quiero ser optimista respecto a lo que vendrá. Ya dije mil veces que, habiéndolo tratado personalmente a Macri, me pareció un tipo arrogante, con poca sensibilidad social. Pero si está rodeado de un grupo de Ministros idóneos, poco importa mi apreciación personal. La realidad es que el niño Mauricio es quien tiene hoy la sartén por el mango. Y no quisiera estar en su lugar, teniendo con negociar con los Gobernadores que reclaman fondos. Piden guita porque fueron, o son, incapaces de administrar sus propias provincias, porque se cagan en la gente, y yo invito a cualquiera a que visite el Chaco o Formosa para que entiendan de qué estoy hablando. Punto final.

18 de diciembre de 2015

El conflicto de Cresta Roja y 1.000 personas en la calle

El conflicto de la empresa avícola Cresta Roja nos toca de cerca a los lobenses, porque en 2010 se anunció con bombos y platillos que se radicaría en nuestra ciudad. Y motivó la ilusión de muchos vecinos de acceder a un puesto de trabajo. Todo eso ha quedado atrás, sepultado por la contundencia de los hechos. Hoy, los empleados de Cresta Roja están reclamando en la Autopista Ricchieri por los sueldos que les adeudan, y no encuentran respuesta en ningún lado. La empresa hace tiempo entró en concurso de acreedores, y las perspectivas son poco alentadoras. El Estado bonaerense venía tapando los "agujeros" de Cresta Roja para sostener un barco que se iba a pique y garantizar el pago de los sueldos, pero esta situación no puede mantenerse indefinidamente. El Grupo Rasic cuenta con una planta en Monte y dos Plantas de Faena en Ezeiza. Exportaba pollos a Venezuela y países limítrofes, pero las trabas que había impuesto el Gobierno Nacional para ese tipo de operaciones terminaron asfixiando al Grupo. 

Según informa Clarín, el establecimiento avícola pertenece a los hermanos Ivo y Milenko Rasic, dos inmigrantes croatas que armaron la empresa de cero a partir de 1953, pero comenzaron a tener problemas en 2011 por atrasos en los cobros de las exportaciones a Venezuela y por las regulaciones en los precios domésticos que imponía el ex secretario de Comercio Guillermo Moreno. Hasta ahora, su propuesta para salir del concurso al que Rasic Hnos ingresó en julio de 2014, y en el cual se tramitan deudas por casi 1.500 millones de pesos, pasa por una fuerte reducción de la dotación de personal, que dejarían sin trabajo a cerca de 1.000 personas, el 30% de los trabajadores. 

De manera que acá se puede hablar de dos soluciones: o la plata para pagar los sueldos atrasados sale del bolsillo de los Rasic, o la pone el Gobierno. Esto último sería apenas un paliativo y además una situación de inequidad, porque con el mismo criterio habría que implementar un "operativo salvataje" para cada empresa que entra en quiebra. 

En un momento del país donde urge disminuir el índice de desempleo, y garantizar el poder de compra del salario, una empresa que llegó a ser la principal productora de pollos del país no puede darse el "lujo" de decir aquí no ha pasado nada. O se expropia la empresa, o se busca como sea la manera de que algún privado la adquiera con las cuentas saneadas. La Gobernadora Vidal no sonó convincente en sus declaraciones públicas sobre el tema, y eso que esto es sólo el comienzo. Los trabajadores no se van a quedar de brazos cruzados esperando que caigan billetes del cielo. Para el lunes, la magistrada a cargo de la concurso, Dra. Vanesa Pérez Casado,  anunció que si los Rasic no regularizan la situación de sus empleados, perderán todo derecho sobre la empresa y sus bienes y habrá que buscar una figura legal que pemita una salida ordenada de este meollo. Esperemos que se llegue a un acuerdo, porque quien trabaja merece su salario más allá de que una empresa, fábrica o lo que fuere se encuentre en un escollo económico. Primero, los trabajadores. Punto final.

14 de diciembre de 2015

Apurate Macri!

Sin lugar a dudas, debe ser difícil estar en los zapatos del Presidente. Pero del mismo modo que Eduardo Duhalde anunció "el que depositó dólares, recibirá dólares", y no pudo cumplir, el nuevo mandatario se dio cuenta que no iba a poder eliminar el cepo cambiario de un día para el otro como había prometido. Está bien que se haya reunido con los gobernadores, porque a priori eso le asegura cierto respaldo y la posibilidad de girar fondos a las provincias que lo necesitan. Pero lo que se anunció como un "shock de medidas", todavía no ocurrió. La noticia auspiciosa, que se conoció hoy, es que Macri ya nombró a dos nuevos magistrados para la Corte Suprema. Esperemos que el Máximo Tribunal actúe con total independencia, respetando la división de poderes como establece la Constitución.

En lo que respecta a Lobos, parece ser  estamos viviendo en un limbo. Los funcionarios designado por Etcheverry son difíciles de localizar, y mantienen reuniones frecuentes, al parecer, porque cada vez que uno pide entrevistarse con ellos, la respuesta del filtro de turno es que "está en una reunión". En fin, esperemos que si esto verdaderamente es cierto, las reuniones sirvan para algo.

Siguiendo con Macri, y más allá del estado en que encontró las reservas del BCRA, va a tener que capitalizar la confianzar de la ciudadanía y empezar a tomar medidas rápidas. Porque la gente, en rigor, cada vez tiene menos paciencia, sobre todo después de estos 12 años de kirchnerismo. Entonces el niño Mauricio tiene que actuar rápido de reflejos. Desde ya que es una persona idónea y capacitada, pero la gente espera anuncios, cambios concretos, que se plasmen en una mejor calidad de vida. La quita de las retenciones al campo es una buena noticia. Exceptuó a la soja, porque sabe que es el cultivo que más dólares genera. Hay que seguir así. Porque todos esperamos, más que anuncios, hechos concretos. Punto final.

11 de diciembre de 2015

Un día histórico


Ayer, 10 de diciembre, los argentinos vivimos un día histórico. Para disgusto de algunos y júbilo de otros, el Ing. Mauricio Macri asumió la Presidencia de la Nación. Sin lugar a dudas, no será tarea sencilla para él y sus Ministros poner en marcha un país convulsionado, con una inflación que no cesa, con reclamos de los sindicatos, con niveles crecientes de indigencia y pobreza, y con cierto sector (no todos desde luego) acostumbrado a vivir de "la teta del Estado". Es momento de dar lugar a los que quieren trabajar y terminar con los ñoquis, los vagos, y los incapaces para tener un cargo público. Nombrar a la ex CEO de General Motors, cuyo nombre no recuerdo, como Presidenta de Aerolíneas Argentinas, es una decisión acertada. Mariano Recalde tenía nula experiencia en cómo manejar una empresa, sólo sacaba chapa por su militancia o su filiación política que lo posicionó en ese cargo. Qué mejor entonces, que una empresaria se haga responsable de nuestra aerolínea de bandera. Esto no significa claudicar, ni ponernos de rodillas ante el Imperialismo, ni esas frases tan "demodé". Es una persona que hará rendir a Aerolíneas en su máximo potencial, procurando reducir el déficit sistemático que la empresa tenía. 

Volver a posicionar en el INDEC a personas idóneas, que no deban agachar la cabeza para esconder datos o guarismos preocupantes, resulta alentador. Es hora de sincerarnos, y si los números no son los que le gustan el Gobierno de turno, deberá tomar medidas para que esos números cambien y comience así un círculo virtuoso de la economía al cual todos aspiramos. El intervencionismo patoteril de sujetos como Guillermo Moreno llevó al INDEC al desastre. Por tal motivo, los argentinos nos merecemos cifras confiables de desempleo, inflación y desocupación. 

Macri tiene todo el poder en sus manos. Resta saber, si con el curso de los meses, tendrá gobernabilidad. Porque la oposición no le dirá todo que sí, y retaceará su apoyo cuando a alguno de ellos le toquen el c.... Nadie va a querer rendir cuentas de estos 12 años, nsi hacerse cargo de lo que nos pasó, ni asumir los costos a los que nos llevó una gestión deficiente y que veía como un enemigo al que pensaba distinto. O un jefe de Gabinete que rompió un diario en plena conferencia de prensa porque no le gustó lo que se había publicado. Nunca más preguntarle al otro "de qué lado estás", ni entrar en ese estado de confrontación porque uno lee Clarín y el otro Página/12. Nunca más la intolerancia, pero por sobre todas las cosas... nunca más la estupidez, como la misión argentina a Angola durante el Gobierno de CFK, que fue más una excursión o un viaje de turismo que un intento por establecer acuerdos comerciales con un país que es más pobre que el nuestro y que subsiste como puede. 

No podemos aún establecer, en el día 11, ningún juicio de valor sobre Mauricio Macri en calidad de Presidente. Hay que darle tiempo, tres meses como mínimo, y después de ese plazo, ver los resultados de las medidas que impulsó o implementó. Y no quiero dejar de destacar los gestos de hombría de bien de Daniel Scioli, quien se reunió con el nuevo mandatario y se puso a disposición para colaborar. Del mismo modo lo había hecho con María Eugenia Vidal. Quizás, mirando hacia atrás, si Scioli no se hubiera apegado tanto al discurso cristinista, si no tuviera que hacer malabares para dejar conformes a todos con su oratoria, el Sillón de Rivadavia tendría otro dueño. Pero eso es historia contrafáctica y de poco sirve plantearlo ahora. Llegamos a un nuevo Gobierno, que no tomará decisiones para el PRO, sino para todos los argentinos. Dejemos que pueda hacer su trabajo y si no nos convence, en 4 años le diremos adiós a todos. Punto final.

7 de diciembre de 2015

Pensando el futuro

Pensar el futuro de la Argentina es difícil, porque no es un país predecible. Pero podemos sentar las bases para que los tiempos venideros traigan consigo una mejora en la calidad de vida para todos nosotros. Se está especulando con la harina del pan, por ejemplo, acopiando bolsas para incrementar el precio del producto. Lo mismo sucede con la mercadería que debería estar dentro del programa "Precios Cuidados", y que brilla por su ausencia en las góndolas de los supermercados. La empresas ya no quieren más acuerdos de precios, porque el costo de producción supera al margen de ganancia que ellos esperan conseguir. Y existe una larga cadena de comercialización, desde que un alimento sale de la fábrica hasta que lo compramos en el súper o en el almacén. La carne supera holgadamente los $ 100 el kilo (estamos hablando de un corte que se pueda masticar sin que te duelan las muelas), y ya con ese indicador, se hace evidente que hay que emitir billetes de $ 200 y $ 500. E insisto con algo: no puede ser que haya comercios que no tengann Posnet para pagar con tarjeta de débito. No puede haber comerciantes que te miren con mala cara cuando les pedís un ticket o una factura. Es tu derecho como consumidor. Pensar el futuro, de algún modo, implica revisar el pasado. Indagar en las causas, en los motivos, por los cuales no nos ha ido bien todos estos años. Ya cansa escuchar a algunas personas decir: "no queremos volver a 2001". Nadie quiere volver, al corralito, a la muerte y los saqueos, pero ya pasaron 14 años y ahora las demandas que nos planteamos son otras. 

Mientras sigamos teniendo el dudoso concepto de la "viveza criolla", mientras el taxista o el remisero le cobre de más a un pasajero, mientras los médicos cobren un adicional a los afiliados de PAMI cuando está expresamente prohibido, difícilmente podamos tener un futuro venturoso. Ser inteligente no es leer muchos libros y cultivarse en las artes. Es la capacidad de adaptarse al momento y a la situación de nos toca vivir, algo mucho más complejo de lograr. Punto final.

4 de diciembre de 2015

Personas que la vida me puso en el camino

Viernes por la noche en la ciudad. Hace un rato hice la cobertura periodística del Acto de Fin de Curso del Instituto Superior 43 (anteriormente hice lo propio con el 153). Qué reconfortante es ver caras conocidas entre los egresados, gente que uno sabe que labura y tiene una familia, y que tuvo la dedicación de ponerse a estudiar a una edad donde otras personas carecen de expectativas o proyectos. Como mencioné en otras ocasiones, yo intenté hacer varias carreras terciarias, siendo la de Periodismo la única que completé. Y hoy, a la distancia, cuando pasaron más de diez años, pienso que está bien que haya sido así. Por algo no quise, o no pude, estudiar otra cosa. El periodismo es mi vocación, y ejerciéndolo me siento pleno, porque es una profesión que te prodiga muchas satisfacciones. Por supuesto, como todo en esta vida, también tenés tragos amargos, y debés soportar las faltas de respeto de los arrogantes de turno que detentan el poder. Sería injusto generalizar. Conocí funcionarios que hacían su trabajo como corresponde, cumpliendo el horario e inclusive trabajando más de lo estipulado, y otros que daban vergüenza. Ya sea porque les importaba un carajo el laburo o bien porque carecían de idoneidad. 

Si no tenés una "cuña", alguien que te meta en los grandes medios, nada es fácil. Y yo, aunque siempre tuve el apoyo de mis padres y amigos, empecé de abajo, en 2003. La primera nota que hice, por esas casualidades de la vida, fue al Intendente Sobrero, en la campaña de aquel año. No nos conocíamos, y me recibió en su casa, contestó todas las preguntas que le hice, y se puso a disposición para atenderme. Ahora, que él deja el poder, puedo decirlo sin parecer opositor ni oficialista, porque fueron hechos objetivos. Es cierto que en ese momento quizás me recibió tan amablemente porque estaba en campaña, pero nunca durante estos 12 años, me negó una entrevista. Tengo la obligación moral de decirlo. Podrá haber evadido una pregunta, o lo que sea, pero es un político de raza. 

Resta por ver si el Intendente electo, que me merece el mayor de los respetos, asume la misma actitud y brinda información por igual a todos los medios de prensa, como corresponde. Tiene cuatro años por delante para demostrar su capacidad de gestión y sus cualidades humanas. Todos los vecinos confiamos en que logrará su cometido, si se lo propone. Y nosotros, los periodistas, tenemos la misión de garantizarle al público el acceso a la información veraz. Punto final.

2 de diciembre de 2015

Bienvenido diciembre!

Bienvenido diciembre. Bienvenidos los mosquitos, que zumban a la velocidad de un Boeing 747 mientras intento conciliar el sueño. Cuando finalmente logro dormir, me despierto con un montón de ronchas y marcan que testimonias que estos insectos se han nutrido con mi sangre. El calor ya empezó a apretar desde mucho antes del corriente mes, y en la actualidad muchas viviendas cuentan con un equipo de aire acondicionado. En los '80, era un privilegio reservado para unos pocos, porque eran ciarísimos y encima tenías que romper toda la pared. No habían aparecido aún los aires "split", o como quiera que se llamen, que permiten que con un pequeño agujero en la pared el equipo ya pueda instalarse. Precisamente, en estos meses, quienes se dedican al rubro están en "temporada alta". Y más allá de lo que nos aconsejen los médicos sobre el uso abusivo de estos artefactos, hay días en que no se banca más y quienes tienen la posibilidad de hacerlo ya los empezaron a usar. Las Fiestas están a un paso ya, y uno ya sabe que es más de lo mismo: comer hasta reventar, hacer regalos a los seres queridos, y no mucho más. Por supuesto, habrá gente que le da su verdadero significado litúrgico, pero no es mi caso. Como sucede con muchos de nosotros, sólo voy a la Iglesia cuando necesito algo: me refiero cuando me aqueja alguna preocupación o me siento con culpa por algo que hice o dejé de hacer. Una vez un cura me dijo, con acierto, que es el "Dios de bolsillo": lo tenemos siempre a mano y recurrimos a El en momentos de zozobra, cuando no hallamos respuestas o consuelo en otra parte. 

Por otra parte, sería bueno que no se repitan "los saqueos nuestros de cada año", el 20 de diciembre. Ya está, basta de infundir miedo, los verdaderos saqueos fueron en 1989 y 2001, el resto es una excusa para apropiarse de lo ajeno. Prefiero que la gente necesitada pida alimentos en los supermercados, como se ha hecho otras veces, pero no con violencia. Estamos a 8 días de que asuma un nuevo Presidente. Y más allá de las primicias de los diarios sobre el futuro rumbo económico, todo es una incógnita. Macri anticipó su Gabinete, y parece gente idónea, con excepción de Patricia Bullrich a quien considero una inútil. Pero el tiempo dirá. Disfrutemos, como se pueda, de este mes de calor agobiante con un verano en ciernes. Punto final.

30 de noviembre de 2015

50 años de rock argentino


Desde hace un tiempo, me he inclinado a escuchar más rock nacional, que yo prefiero llamar "rock argentino". Por supuesto, en mi discoteca personal tengo a próceres del rock de todos los tiempos y mucha música en inglés, pero el rock argento, como no podía ser de otra manera, habla mucho de nosotros, de los que nos pasa o de lo que nos pasó, y no necesariamente deben ser canciones de protesta social. Siempre hay una bajada de línea, un interés por capturar un momento determinado de nuestra historia. Soda, Los Redondos, Charly García (a mi criterio el más grande de todos), Fito Páez, Spinetta, entre otros, le tomaron el pulso a un país en decadencia y compusieron canciones notables. Es que, en realidad, lo mismo han hecho  Bruce Springsteen o Bob Dylan en EE. UU. Plasmar en música lo que iba sucediendo, una crónica fugaz pero efectiva, una melodía que se te pega en la cabeza como chicle pero no por sonar en la radio todo el tiempo, sino por la contundencia de las palabras, por poner cada cosa en su lugar. Desde luego que hay música pasatista y no reniego de eso, porque yo también la escucho: Michael Jackson, Madonna, y un puñado más digno de rescatar. 

Lo importante, a mi modo de ver, es distinguir cuando estás escuchando a un tipo que aborda desde su arte una problemática social, de otro que sólo incita a bailar o a cog.. Ambas expresiones son válidas, sólo que para cada cosa hay su momento. Obviamente, la voz nasal de Bob Dylan o del Flaco Spinetta nunca sonará en un boliche, más aún ahora, que la música electrónica ha ido ganando terreno, y las "maquinitas" se imponen sobre los instrumentos tradicionales. Hay algunos hallazgos de música electrónica que son interesantes, pero no me termina de convencer. Yo quiero escuchar algo que me conmueva, que me emocione, o que por lo menos me deje una grata sensación. Como cuando escuchás a Cerati cantar "En la ciudad de la furia", todo un espejo de lo que es (y fue) Buenos Aires. Punto final

28 de noviembre de 2015

Cada vez más cerca de 2016


Sábado por la mañana en la ciudad. Estamos en la cuenta regresiva para que concluya este 2015, un año que de principio a fin estuvo marcado por el fin de un ciclo, precisamente el fin de la Presidencia de CFK. Debo decir que nadie esperaba esto, que el kirchnerismo cayera derrotado en la Provincia de Buenos Aires y que en la Nación,  Macri se impusiera ajustadamente sobre Scioli. Seguramente habrá más hechos que resulten dignos de mención (y los iremos analizando próximamente), pero sin lugar a dudas ustedes coincidirán conmigo respecto al modo virulento en que se dio la campaña electoral, lo cual hace que tengamos más presente en la memoria todo lo sucedido, desde las PASO hasta el histórico balotaje. Este 2015 comenzó con la noticia del asesinato o suicidio (no lo sabemos aún) del Fiscal Alberto Nisman, y ocupó generosamente el espacio de los diarios durante varios meses, hasta que apareció  otro hecho que le restó interés, y en consencuencia de Nisman no se  habló más. 

Luego tuvimos el escándalo de corrupción en la FIFA, con pagos de sobornos y denuncias que salpicaban al fallecido presidente de la AFA, Julio Grondona. Al mejor estilo argentino, la máxima autoridad de la FIFA, Joseph Blatter, siguió manejando el timón del fútbol internacional, y "aquí no ha pasado nada". De vez en cuando surge una denuncia nueva sobre los paraísos fiscales donde iba y venía la guita, pero digamos que es otro tema del cual no se volvió a hablar. Dicho sea de paso, este año perdimos de un modo humillante la final de la Copa América ante Chile, país anfitrión. El país vecino fue un merecido campeón ante una Selección que jugó sin alma y fue foco de todas las críticas.

Esta en una breve reseña de los primeros meses de 2015, en un corto plazo publicaré otra más extensa y detallada. Hasta yo mismo tuve que recurrir al archivo para refrescar la memoria, porque cada vez me resulta más fugaz el tiempo, todo transcurre demasiado rápido y ni siquiera nos tomamos unos minutos para saludar a un amigo o hacer algo que nos guste. En síntesis: vivimos a mil, y muchas veces tenemos que sacrificar el "ritual de la siesta", tan propio de los pueblos chicos, y soportar este calor atroz con un mísero ventilador (en el mejor de los casos).  La vida es para disfrutarla, por supuesto que no podemos vivir del ocio, pero si no hacemos algo que nos dé placer nos pasaremos nuestro lapso en este mundo renegando con el trabajo, la familia, o lo que sea. Transcurriremos nuestros instantes en este mundo con la culpa de no haber hecho lo que realmente queríamos. Punto final.

24 de noviembre de 2015

Y la autocrítica dónde está?

Lejos de la autocrítica, cierto sector del kirchnerismo que se cree "más allá del bien y del mal", analiza de un modo retorcido y mezquino la derrota de Scioli, con el diario oficialista Página/12 como canal de expresión y catarsis. No se hacen cargo de que lo dejaron solo, empezando por la propia Presidenta, quien le puso a Zannini de prepo (por las dudas, no vaya a ser cosa de que descarrile), y después se desentendió del asunto. ¿Cómo es esto de que los derrotados se transforman en vencedores, según la curiosa dialéctica de periodistas genuflexos como Víctor Hugo Morales? No resiste la menor lógica. Por primera vez en mucho tiempo, no habrá un "superministro" de Economía como fue Domingo Cavallo. Macri optó por formar un equipo de 6 economistas, con los cuales uno podrá coincidir o no, pero me parece muy bueno. Seis personas podrán ponerse de acuerdo y así tomar decisiones ya sea respecto a las economías regionales, o al modelo de la Argentina ante el mundo. Debemos dejar de ser un país agroexportador como hace dos siglos atrás, porque es mentira que exportamos esto o lo otro, a los K los salvó las retenciones a la soja y el alto precio de los commodities. No vamos a negar las políticas acertadas que tuvieron, sobre todo en el Gobierno de Néstor Kirchner, pero de ahí en más todo se fue saliendo de cauce, y fue así como empezamos a vivir en un estado de confrontación permanente. Si leés o no leés Clarín. Si mirás o no mirás TN. Si apoyás al campo sos un oligarca o un cipayo, porque para ellos todos son terratenientes y no existen los pequeños productores que se cagan de hambre. Lo único que puedo rescatar de Macri, y digo esto porque aún no asumió, es que no parece ser una persona confrontativa. Se puede tener firmeza sin tener que gritar. Se puede gobernar sin tener que pisarle la cabeza al otro. Y por sobre todas las cosas, se puede pensar distinto sin que ello implique un insulto o un adjetivo despectivo. Punto final.  

23 de noviembre de 2015

Tenemos nuevo Presidente


Para el periodismo, la palabra es "alivio", el fin de una transición que se hizo eterna. Tras una campaña electoral agotadora, no sólo para los candidatos sino también para los ciudadanos, se llegó por primera vez en la historia argentina a la instancia del balotaje. Mauricio Macri ganó con comodidad ante un impávido Scioli, que pagó caro el precio de la "campaña del miedo". Flaco favor le hicieron desde la Rosada al ex motonauta y Secretario de Turismo de Carlos Menem. Lo dejaron solo con su alma, pero cuando lo percibió era demasiado tarde. Algún día, se conocerán quiénes fueron lo que, desde el kirchnerismo duro, conspiraron contra él. 

La victoria de Macri es inobjetable, y marca una nueva etapa en la vida política de la Argentina. Es cierto que los argentinos hemos tenido malas experiencias con las alianzas (léase 2001), pero Macri no es De la Rúa, del mismo modo que ya no existe más la convertibilidad que fue el principal detonante de la crisis. El niño Mauricio deberá tomar medidas duras o impopulares, pero a todas luces necesaria. Es imperioso devaluar, pero él mismo sabe que una devaluación brusca resultaría contraproducente. Este texto no es un halago para Macri, con quien no coincido en muchos aspectos. Es el reconocimiento de hechos objetivos. El tipo ni siquiera asumió y ya lo están cuestionando. Esa puta costumbre, tan nuestra. Déjenlo hacer, déjenlo gobernar. Los sindicalistas, en lugar de llenarse los bolsillos, deberían ser los primeros en reconocer que este nuevo Gobierno le va a poner límite a la maquinita de hacer billetes. Por supuesto, las negociaciones en paritarias son legítimas, pero en un marco de racionalidad. Sino vamos a terminar con 12 paros como los que la CGT le hizo a Alfonsín. Macri es un tipo inteligente, quizás arrogante o soberbio, pero la actual Presidenta también lo es. Entonces, dede este humilde lugar, propongo de una vez por todas, tirar todos para el mismo lado, y si Macri o sus funcionarios son corruptos, que rindan cuentas ante la Justicia como cualquier vecinos de a pie. Porque la gente sabe que acá nadie va preso y eso genera indignación. El líder del PRO tiene la oportunidad de terminar con la corrupción, tanto la de sus funcionarios como la de quienes lo precedieron.

Punto final.

20 de noviembre de 2015

Escuelas violentas

Los Institutos de Formación Docente sirven para que, precisamente, puedan surgir nuevas promociones de profesores o maestros, mediante el aprendizaje de todos los conocimientos necesarios en el contexto del aula. Sin embargo, resultan ineficaces si tomamos en cuenta los lamentables hechos que suceden en las escuelas, donde los chicos van armados, los padres amenazan a los docentes si un alumno es aplazado, o surgen situaciones que nada tienen que ver con la enseñanza. Es cierto que uno con las prácticas puede ir palpando la realidad, pero en muchos casos quien decidió estudiar una carrera ya está "jugado" y no va a tirar dos años de cursada por la borda, de manera que prefiere seguir aunque de a poco se vaya dando cuenta de la decadencia del nivel educativo, que parece no tener fondo. 

El docente debe tener garantizada su integridad física en todo momento, y del mismo modo que se le pide que sea respetuoso de sus alumnos, los chicos no deben concurrir con actitudes violentas o agresivas que suelen terminar en consecuencias gravísimas, de las cuales resulta difícil dar marcha atrás. Por eso cuestiono, en parte, la prédica de la "inclusión". No se puede tener un chico en la escuela a cualquier costo, si es violento, si agrede a sus propios compañeros, si impide que el resto del alumnado pueda prestar atención al contenido de la clase. Pero esto es un síntoma de la sociedad en la que estamos viviendo, de la decadencia moral, de la falta de valores, del no importarnos nada del otro. Esos alumnos lo ven a diario en sus hogares y lo replican en la escuela. Claro está que no son ingenuos ni inocentes, y saben muy bien lo que están haciendo cuando le pegan una trompada a un profesor. Situaciones como ésta eran impensadas 20 o 25 años atrás. Vas a trabajar, te pagan mal, y encima podés salir lastimado o sumariado si respondés a la agresión. Me parece que estamos viviendo en el reino del revés. Punto final.

18 de noviembre de 2015

Por fin ganó la Selección!


Hubo tiempos en que la Selección despertaba entusiasmo, pasión, y daba gusto ir a ver un partido de la albiceleste. Pues bien: eso hace tiempo que no sucede. Inclusive, no importa como juegue el representativo local, la indiferencia de la gente se mantiene de un modo sorprendente. Creo que todavía, la Argentina no hizo el "duelo" (apelando a un término de la psicología) del retiro de Maradona, del mismo modo que tampoco lo hizo Brasil en su momento tras la salida de Pelé. Pero en un país exitista como el nuestro, se castiga a los talentosos, a los que se diferencian del resto por su rendimiento superlativo. Messi no merece de ningún modo todos los calificativos que le propinaron. Ahora que está lesionado y no puede jugar, nos damos cuenta de la falta que nos hace. 

Aún cuando Messi en algunos partidos juegue "a media máquina", su sola presencia incentiva y motiva al resto del equipo. Es un líder, un conductor. No al estilo de lo que fue Maradona quizás, ¿pero de qué sirven las comparaciones? Sin Leo, la Selección es un equipo más, con buenos jugadores por cierto, pero uno más del montón. Y no quieren entender que si no juega como en el Barcelona, es porque el tipo cuando tenía que disputar un partido de Selección, se bajaba del avión y enseguida tenía que concentrar y entrenar con jugadores que ni siquiera conocía, y acoplarse a un esquema de juego de acuerdo con las directivas del entrenador. No todo es tan fácil como parece. Messi podría estar jugando en la Selección de España, porque se lo ofrecieron mil veces, pero eligió la celeste y blanca. ¿Ese gesto no vale nada para nosotros? Punto final. 
 

15 de noviembre de 2015

Un debate con final abierto

Domingo por la noche en la ciudad. Estoy viendo los últimos minutos del debate presidencial, y creo que, como dije en otra oportunidad, no torcerá la decisión que cada uno tenga respecto de la intención de voto. Es evidente que cada uno estudió los puntos débiles del ocasional adversario, pero me cansó un poco escucharlo a Scioli machacando con el tema de la devaluación. Y digo esto, porque no es un secreto para nadie que el próximo Gobierno tendrá que devaluar para salir de esta olla a presión. Scioli habla de una devaluación como si fuera una catástrofe, cuando en la década kirchnerista se redujo considerablemente el poder adquisitivo, y se negó sistemáticamente la inflación. Aún así, el actual Gobernador estuvo "filoso" en sus preguntas, en parte porque se dio cuenta que con su discurso habitual no iba a llegar a ninguna parte. Por primera vez, confrontó con Macri directamente, y pudo haberlo dejado en "off side" en un par de situaciones. Pero el niño Mauricio mantuvo la calma en todo momento, no se dejó arriar o -mejor dicho- no se dejó llevar por las chicanas de Scioli, y podríamos decir que el debate tuvo un final abierto. 

Ninguno de los dos se impuso claramente, muy por el contrario, lo único que consiguieron fue fortalecer los votos que ya tenían asegurados en los comicios de octubre, pero sin sumar nuevas voluntades. Estuvieron demasiado guionados ambos candidatos, sabiendo que se ponía en juego una oportunidad inmejorable para llegar con su mensaje a casi todo el país.
 Sin embargo, no dejó de resultar interesante que en lugar de cruzarse en los titulares de los diarios, aceptaran debatir como personas civilizadas que están dispuestas a gobernar. Punto final. 

12 de noviembre de 2015

A tres días del debate

Por primera vez en la historia, este domingo habrá un debate presidencial. Será en la Facultad de Derecho de la UBA, y hay una enorme expectativa. Se transmitirá por casi todos los canales de TV, en lo que se considera "una cadena nacional voluntaria", y hay cientos de periodistas extranjeros acreditados. Los dos adversarios políticos que ocuparán el centro de la escena, Macri y Scioli, no podrán emplear ninguna ayuda externa, ya sea videos o cualquier elemento multimedia. Estarán solos, pero a su vez rodeados de asesores y de sus respectivos equipos técnicos. Desde luego, todo este nutrido grupo tendrá que ver el debate "desde afuera" y no podrá irrumpir de ninguna manera en medio de los atriles. 

Los analistas políticos aseguran que Scioli tiene previsto un discurso más duro y agresivo que en sus apariciones públicas hasta el momento. Intentará demostrar que tiene carácter y temple para conducir un país. En tanto que a Macri, hasta ahora, le ha ido muy bien con su estrategia no confrontativa. Pero si el ex motonauta lo "chicanea", obviamente deberá responder. En Cambiemos saben que esto sucederá, porque Scioli está 8 puntos abajo en la intención de voto y esta es una de las últimas oportunidades que tiene para achicar la diferencia. A medida que vayan pasando las preguntas, quedará claro quien logra imponerse por su claridad de conceptos. Macri no es ningún gil, y uno supone que estará preparado para los cuestionamientos que le endilgará Scioli. Y que a su vez, sacará algún "as de la manga" para dejar en off side a su adversario. Por el momento, todo es incertidumbre. Ambos candidatos saben que es una instancia decisiva, y hasta podría arriesgar que si se nota claramente que uno de los dos se impone en el debate, la balanza que volcará definitivamente a su favor. Los dos asumen riesgos, y Macri tranquilamente podría haber declinado la invitación, como lo hizo Daniel Scioli en el debate de las PASO. Pero ahora, obligado por las circunstancias, el actual Gobernador decidió jugar "a todo o nada". La política argentina no se construye sólo con personas fieles y leales, también hay traidores y conspiradores. El escritor Miguel Bonasso escribió un libro sobre este fenómeno tan nuestro. Esperemos por la expectativa que hay en torno a este debate, los candidatos estén a la altura de lo que ello significa. Punto final. 

10 de noviembre de 2015

Frentes de tormenta

Por primera vez en mucho tiempo, coincido con algo que dijo Estela de Carlotto: "Cristina no se va a quedar tejiendo en su casa" (cuando deje de ser Presidenta). Y por primera vez en 32 años de democracia, habrá sesiones ordinarias del Congreso hasta el 9 de diciembre. Es decir, un día antes de la asunción del próximo Presidente. Una de la cuestiones que más preocupan es la designación de los dos nuevos miembros de la Corte Suprema. Desde el Ejecutivo ya enviaron el pliego de ambos postulantes al máximo tribunal, pero su imparcialidad es dudosa. El oficialismo busca que el nombramiento de los magistrados sea antes que de asuma Macri o Scioli. Por otra parte, mientras esto acontece el Parlamento, numerosos empleados contratados están siendo pasados a Planta Permanente, en áreas claves del Gobierno Nacional. Esto no es nuevo: todos los Gobiernos lo han hecho, y de esta manera por cada persona que trabaja, hay tres inútiles en cualquier oficina pública. No hace falta ser inteligente para verlo. Por el contrario, diría que hay que "padecerlo" para darse cuenta de esto. Gente que no cumple horario, que se pone a tomar mate como si fuera el living de su casa, los que consiguen una licencia psiquiátrica para hacer tareas pasivas (lo cual es poco menos que nada), forma parte del paisaje cotidiano. Por eso es que cuando vas a una repartición pública y alguien te trata bien, te atiende como corresponde, y te ayuda, te sorprendés. Porque no es lo común, aunque debería ser la norma. No por nada el famoso sketch de Antonio Gasalla, "La empleada pública", fue un éxito total. Porque es lo que pasa, el que labura bien queda como un gil y los parásitos que lo rodean siguen ahí, hasta que un buen día se jubilen y aparezca otro ñoqui en su reemplazo. 

Insisto, esta nefasta práctica no es patrimonio exclusivo de los K, siempre se acomodó a los amigos antes de que naufrague el barco. Algunos podrán decir que yo soy neoliberal, o cualquier boludez. Nada que ver: el Estado crece cada vez más, hay más sueldos que pagar para gente que no trabaja, y mientras tanto el pibe de 18 años que recién está empezando tiene que mandar un CV (o varios) para conseguir su primer empleo, remándola como puede, y encima tiene que soportar que le digan que no tiene experiencia. ¿Cómo va a tener experiencia si recién egresó, recién terminó sus estudios? Esto es lo indignante. Punto final.

Adiós a la Fiesta del Día del Niño

Es oficial: mañana, en conferencia de prensa, se anunciará la disolución definitiva de la Comisión Fiesta del Día del Niño. De esta manera, a menos que otro grupo de lobenses tome la iniciativa, se pondrá fin a una tradición de 50 años del popular festejo con los chicos en la Plaza 1810. Sus integrantes, seguramente, darán a conocer los motivos, pero podemos intuir varios: el desgaste de un grupo ejemplar que siempre trabaja, las dificultades para lograr comprar juguetes con una inflación creciente, y quizá la necesidad de innovar para brindarle a esta Fiesta (si es que continúa) un perfil diferente.

 Ha sido largo el camino recorrido, y varias generaciones de lobenses corrieron en los carritos a rulemanes, tomaron el chocolate con tortas, se subieron al "palo enjabonado", y recibieron sin excepción un juguete. Muchos de los vecinos que hoy gozan de un buen pasar económico, cuando eran niños y sus padres no podían afrontar los costos, tuvieron su juguete, al cual de otro modo no habrían podido acceder. Esta Comisión ha dado muestras de un manejo ejemplar de los recursos, y tanto los que están como los que los precedieron, dejaron su legado. Porque trabajaron por los chicos, para que todos se sientan incluidos, en estos tiempos que la palabra "inclusión" es tan fácil a los labios de cualquiera. Estar en la Plaza 1810 ese domingo era un placer, y yo lo viví siendo niño, y ya cómo adulto, al comprobar el esfuerzo que ponía esta gente que me cruzo a diario todos los días, y que dejaba de lado un día de descanso para seguir adelante con aquella semilla que sembró el Padre Luis Troiano. ¿Es tristeza que esto se termine? ¿Es pena por confirmar algo que ya se rumoreaba? Ambas cosas. La Comisión, en definitiva, tomó la decisión acertada, en el sentido de que es inútil continuar con un evento si cada año, en diferentes barrios, hay más fiestas por el día del niño. Por otra parte, los chicos de hoy no son los mismos que los de 1965: hace 50 años apenas había televisión en algunos hogares, y ni hablar de celulares, Internet, o la codiciada Playstation. Insisto, quizás un análisis más profundo sería aventurado puesto que no se han dado a conocer los motivos de esta decisión, pero en mi fuero íntimo, puedo decir que más de lo que hizo esta Comisión no se le puede pedir. Mi reconocimiento a Ricardo "Bocha" Coseglia, que nunca bajó los brazos, y a toda la gente que lo acompañó en este medio siglo. Punto final.

6 de noviembre de 2015

El pueblo pide sangre

Ya lo dije una vez y no me canso de repetirlo: es totalmente FALSO eso de que "el pueblo nunca se equivoca". Nos equivocamos con Menem (no una, sino dos veces), con De la Rúa, con 12 años de kirchnerismo, y quizás no se trata tanto de una equivocación, sino que los tipos una vez que ganaron hacen lo que quieren y se "cagan" en las propuestas de campaña. Tanto Scioli como Macri prometieron crear "millones de puestos de trabajo". Que me expliquen cómo lo van a hacer, cuando las reservas del Banco Central están tocando fondo, el único país que nos presta plata es China, pactamos con el terrorismo internacional (entiéndase por esto el Memorando con Irán), e innumerables desaciertos de los cuales nadie se quiere hacer cargo. Si una persona está convencida, pero convencida de verdad, de que Scioli puede cambiar esto, me parece perfecto, que vaya el 22/11 a la urna más próxima a su domicilio y que lo vote. Lo que yo creo, anticipándome a los hechos (probablemente pueda hacer un análisis erróneo), es que si Scioli no se pone las pilas y se da cuenta que se está jugando la Presidencia, en el debate del 15/11 la va a pasar pésimo. Macri es un tipo de lengua filosa, inclusive podríamos decir que es forro y soberbio en muchos aspectos. Y el actual Gobernador es un tipo que tiene que hacer equilibrio para seducir por igual a los estratos sociales más bajos y a la clase media. Y lo que no entiende Scioli, es que sus propios asesores le están mintiendo y la están pifiando con la estrategia. La gente no es boluda, y se da cuenta. Pero todo puede suceder en el largo camino hacia el 22/11. Punto final.

Los panfletos anti macri

Estos últimos días, los lobenses hemos asistido a un hecho deplorable: afiches contra Mauricio Macri en viviendas particulares, en lo que se se percibe como un intento desesperado de que Daniel Scioli tenga alguna chance. Para empezar, si yo a esos estúpidos les pego en la pared de la casa un afiche de Macri, dudo que sea de su agrado, pero el asunto es más complejo de un mero acto de vandalismo. Porque en sus consignas, en sus discursos de barricada, en sus proclamas, ni siquiera apoyan a su propio candidato. De manera que es claramente "en contra de". Ayer, dejaron en mi casa (como en otros domicilios), un panfleto contra Macri. Lo mas indignante es que ni siquiera tienen h... para decir quiénes son y dar la cara, simplemente se denominan "vecinos autoconvocados". Mirá vos qué lindo, hermano, entonces el día de mañana yo digo que soy un vecino autonvocado y te lleno tu casa y el parabrisas de tu auto de panfletos. El FPV repudió lo sucedido, pero es evidente que esto no es espontáneo, sino premeditado, y que hay un grupo de militantes dispuestos a todo. Sinceramente es lamentable, porque podrían apoyar más a Scioli sin ensuciar a Macri. Esto sería posible si realmente están convencidos del proyecto que proclaman.

Hay inmuebles abandonados que cuentan con paredones donde se pueden hacer pintadas o proclamar consignas políticas. Entonces me pregunto qué  necesidad de hacer esto, que por otra parte tuvo el efecto opuesto. Mucha gente se sintió naturalmente molesta por estos autores ignorados que ni siquiera defienden a su propio candidato, un candidato que busca despegarse del kircherismo duro y que tiene que hacer malabares para hilvanar un discurso que suene creíble a propios y extraños. Insisto, lo se que busca es ensuciar al adversario. Si gana Scioli, será el Presidente de todos los argentinos, no del FPV. Y merecerá el mismo respeto que cualquier mandatario. Eso no se discute.

 Pero dentro de pocos días, el 15 de noviembre, Scioli y Macri debatirán (si es que el actual Gobernador no se arrepiente). Y allí no habrá papelitos que los salven a ambos. Es a todo o nada, serán esclavos de sus propias palabras.

4 de noviembre de 2015

Psiquiatras por TV

El episodio de este actor y/o "mediático", Matías Alé, quien tuvo un brote psicótico, está ocupando un generoso espacio en los noticieros y en las revistas de la farándula. Psiquiatras de todas las latitudes son llamados por los canales para preguntarles: "Qué le pasa a Matías Alé". Y lo único que me pareció MUY coherente, fue una psiquiatra que se plantó y les dijo a los conductores del noticiero: "no se puede hacer un diagnóstico a distancia". Por fin una dosis de razón. Sin embargo, tuvo que pasar esto para que mucha gente se enterara de lo que es el trastorno bipolar, por citar un caso, y cómo afecta la vida de muchas personas que no reciben el tratamiento adecuado. ¿Por qué no se hace un programa de TV "serio", que sea de divulgación, en el cual un profesional explique las enfermedades mentales que cada vez son más frecuentes? Antes de que el lector me diga la respuesta, se la adelanto: no lo hacen porque no lo vería nadie. Matías Alé no tiene ninguna clase de talento, y se hizo conocido por estar en pareja con Graciela Alfano. Después la remó como pudo, y consiguió un minúsculo espacio en la farándula local. Pero en lugar de perder tiempo hablando de este señor (que ojalá pueda recuperarse), quisiera detenerme en una reflexión. 

Pensemos que todavía persisten muchos mitos, muchos tabúes, como que una persona que toma pastillas (psicofármacos de receta archivada), no puede llevar una vida normal. Nada más alejado de la realidad. Todo se puede en esta vida, hay historias de superación personal que realmente emociona escuchar. Una persona medicada, simplemente padece una patología que en determinados casos es crónica, como puede suceder con un paciente asmático o diabético. Es un poco de sentido común, de entender que nadie está "completamente sano" en este mundo, más aún en los últimos años donde la presión por ascender en la escala social, el acoso laboral, y la vorágine cotidiana nos agobian como nunca antes. Punto final. 

2 de noviembre de 2015

El Gato Sylvestre

Otro "compañero de ruta" de Víctor Hugo, en el esfuerzo por sostener el modelo K a cambio de billetes, es Gustavo Sylvestre, "periodista estrella" de C5N. Estuvo más de 10 años conduciendo "A dos voces" con Marcelo Bonelli por TN, vale decir, en el Grupo Clarín, y apoyó (obviamente) los intereses de ese Grupo. Pero es otro panqueque: desde que está en C5N (un canal de noticias claramente oficialista), hace lo mejor que puede por hacernos creer que él no fue quien fue. Pero no le sale: con Bonelli se sacaban chispas en TN, al mejor estilo Hadad-Longobardi o Neustadt-Grondona, y lograron generar un programa que pese a ser tendencioso y algo aburrido, se podía ver sin que tu cerebro se intoxique. Hasta que llegó el momento en que Sylvestre "quemó las naves", y se cortó solo. Son él y el otro impresentable de Roberto Navarro (quien conduce un programa denominado "Economía Política"), quienes el grupo Indalo escogió como su fuerza de choque. Hace un rato terminé de ver una suerte de "debate" que Sylvestre quiso hacer entre un Diputado de Cambiemos y otro legislador del FPV. No hacía falta tener un cronómetro para ver que al Diputado Edgardo Depetri le dedicaban muchos más minutos que a Pablo Tonelli, quien estuvo por Cambiemos. Muchachos, somos grandes... si van a hacer un "debate", por lo menos disimulen un poco y no tomen a los televidentes como estúpidos. Depetri insistía en que "están en juego dos modelos", que "votar a Macri es volver a los '90", entre otras frases que soltó apurado de las ganas que tenía de hablar. Me gustaría saber dónde estaba Depetri en los '90, porque acá nadie resiste un archivo, y me gustaría saber de qué se ganaba la vida. Dudo que haya sido un hombre de clase media baja, como los que dice defender. Hasta los zócalos (o videograph) eran un mamarracho, por dos motivos: 1) Los chimpancés de C5N escribían desde el control con faltas de ortografía, y 2) Claramente, por cada frase para la tribuna que lanzaba Depetri, de inmediato aparecía en la pantalla, mientras que su compañero en el Congreso no tuvo ese privilegio. 

Lo que sí rescato de la retórica kirchnerista, es que "educó" a mucha gente respecto a los medios: es decir, a no creer todo lo que te muestran. Por ese motivo, siempre que tengo tiempo para hacerlo, veo todos los canales de noticias, hasta Crónica TV que me parece pura timba y carreras de caballos. Pero es la capacidad de discernir cuando te están mintiendo en la cara, o cuando alguien toma una posición política jugándola de periodista ecuánime, lo que te permite ver estos mamarrachos y decir: con mi capacidad intelectual no van a jugar, que le vayan a vender pescado podrido a otros. Punto final.

30 de octubre de 2015

Música que conmueve



Chris Cornell es uno de los músicos más talentosos que sobrevivió y trascendió al sonido "grunge" de los '90. Vocalista de la legendaria banda Soundgarden, sacó este mes un nuevo disco solista, titulado "Higher Truth". Realmente notable, con un aura intimista, muchas influencias a Bruce Springsteen, y cero distorsión, ruido y fuegos de artificio. Es él y la guitarra, con percusión en algunos temas. Cornell tuvo una trayectoria musical sin pausa: después de la disolución de Soundgarden, formó Audioslave en 2002, y tanto él como sus compañeros de ruta alcanzaron el reconocimiento unánime de la crítica. Cuando vos escuchás un disco con un sonido tan "limpio", tan despojado de sintetizadores o los trucos de los estudios de grabación, te da la sensación de que el tipo está sentado en una silla de tu casa, tocando para vos. Sobre todo si te ponés los auriculares y te dejás llevar, tratando de interpretar las letras, que son muy buenas por cierto. Compuso todas las canciones, pero no hay un hilo conductor: frustraciones, el paso del tiempo, los amigos que se van, amores de adolescencia, confluyen en un disco de esos que te ponés a escuchar sin saltear un sólo tema, y que podés disfrutar de principio a fin. Para tener en cuenta. 

Disco recomendado del día: 
Chris Cornell, "Higher Truth" (2015, Universal Music)

El país que se viene

La sociedad ya está cansada, hastiada, de los candidatos y quiere que todo se defina ya. Por primera vez en la historia argentina, habrá un balotaje para elegir presidente (si es que Scioli no se "baja" como lo hizo Menem en 2003). Era sabido que la intención de voto se polarizaría entre Macri y Scioli, pero aún asíi considero que Sergio Massa hizo una buena elección. Por eso, no me sorprende que lo intenten seducir para que llame a su tropa a votar por uno u otro. Massa es un tipo valioso: aprendió mucho de Kirchner, tuvo una "remontada" en las encuestas que nadie esperaba cuando endureció su discurso y fue más concreto en sus propuestas, pero no le alcanzó. Sería bueno que si gana "X" o gana "Y", tomen las propuestas de los candidatos que quedaron fuera de la segunda vuelta, porque el 82 % móvil a los jubilados debe ser una medida que cualquier Gobierno tiene que tomar para que nuestros abuelos cobren un haber digno. Hay otras cuestiones, como por ejemplo el cepo cambiario, y es un secreto a voces que el próximo Gobierno va a devaluar el peso. En rigor de verdad, ya venimos de una serie de "microdevaluaciones", y de una suba constante de las tasas de interés que el Banco Central viene implementando para evitar que la gente que vuelque al dólar. Yo no soy economista ni mucho menos, pero no hace falta ser un iluminado para darse cuenta de que son parches y no soluciones. O si prefieren tomarlo así, son medidas a corto plazo, que se toman en una coyuntura determinada, pero no dejando todo en "piloto automático". No importa ya si es Macri o Scioli, lo que realmente debe importarnos es que cualquiera de los dos tenga un buen equipo económico, que garanticen fuentes de trabajo genuino, y que digan de una vez qué van a hacer con los fondos buitre. Podemos discutir si los buitres son unos especuladores o unos HDP, pero más tarde o más temprano habrá que tomar la decisión política de pagar. Estimados Scioli y Macri, les deseo suerte y que gane el que la gente elija. Punto final. 

Después de las elecciones

Esperé unos días antes de redactar este texto, porque me sorprendió la violencia de los comentarios que hicieron muchos vecinos por Facebook y Twitter. Como es sabido, el actual Intendente Gustavo Sobrero perdió las elecciones, y en consencuencia, a partir del 10/12 no ocupará más el sillón del Municipio, al menos por los próximos cuatro años. Cuánta intolerancia pude ver (y escuchar) durante estos días. Personalmente, nunca discutí el liderazgo y la capacidad de gestión de Sobrero, más allá de que no coincido en muchos aspectos con él. El mayor capital de sus tres mandatos fue la obra pública, con la cual benefició a miles de vecinos, que seguramente se sentían postergados por vivir en una calle de tierra, no tener gas natural, o cloacas. Pero esto se veía venir: había un desgaste evidente, las bases (mal llamados punteros) no le respondieron como quizá él esperaba, y muchos lo dejaron solo. Es la soledad del poder. En lugar de sentirse defraudado por los vecinos que no lo votaron, debería sentirse defraudado y/o traicionado por gente que creía de su confianza y no le brindó el apoyo necesario. Si Sobrero hizo mucho o poco por Lobos, quedará a criterio de cada uno, y nadie tiene derecho a apuntar el dedo acusador sobre el otro por haber pensado diferente. 

Por otra parte, me parece muy mezquino criticar a un tipo (Etcheverry), que ni siquiera asumió, y sacar conclusiones apresuradas. Hay que darle una oportunidad, lo cual NO SIGNIFICA un "cheque en blanco". Cada dos años hay elecciones, y el pueblo en las urnas determinará si la gestión del Intendente electo colma sus expectativas. Es momento de dejar las palabras de lado y pensar en el futuro. Gustavo Sobrero quedará para la historia por ser el único Intendente de Lobos elegido por tres mandatos consecutivos, y además si es su deseo podrá postularse nuevamente, o hacer lo que le plazca. Es un hombre que dedicó su vida a la política y que no se va a quedar en su casa. Tanto Jorge Etcheverry, el ganador, como Gustavo Sobrero, el derrotado en esta instancia, tienen mucho para dar. Basta de polémicas, los seguidores de Tacho deberían ser los primeros en aceptar el resultado como el propio Sobrero lo hizo. Reitero, en dos años, si este nuevo Gobierno no nos convence o nos decepciona, tenemos la posibilidad de expresarnos en las urnas. Las cartas están echadas, y ahora sólo hay que esperar el balotaje entre Macri y Scioli. Cada uno, con su conciencia cívica, sabrá que hacer. Punto final.

26 de octubre de 2015

Vencedores y vencidos

Esta vez, el Frente para la Victoria fue el "Frente para la Derrota". Lo dicen los números del escrutinio. Resulta increíble cómo a alguien se le haya ocurrido postular a Anibal Fernández en la Provincia, cuando es el funcionario que más rechazo genera en la sociedad. Por primera vez, una mujer gobernará la provincia más rica del país, y necesitará temple para medirse con los "barones del Conurbano". María Eugenia Vidal, además de ser atractiva, es una mujer inteligente. Me atrevería a decir que es más inteligente que el propio Macri, porque cuando Vidal vino a Lobos, mostró mucho más conocimiento de la Provincia del que tenía el niño Mauricio. Después de 28 años de peronismo, Buenos Aires será gobernada por Cambiemos, la alianza entre radicales, macristas y "lilitos" que derrotó al poderoso aparato justicialista. Sinceramente no le tenía fe a Vidal, pensé que iba a hacer una buena elección pero ni remotamente me imaginé que iba a ganar. Sobre todo, porque en La Matanza no le fue demasiado bien, y andaba flotando el fantasma de Pinky, que se autoproclamó ganadora y terminó derrotada por el infame Ruckauf. Pero volviendo al presente, el verborrágico Fernández, por primera vez en mucho tiempo, eligió el silencio. En rigor de verdad, como dicen los yanquis, "todo lo que diga puede ser usado en su contra". El resultado lo dejó tan mal parado, que quedó knock out. Pero como suele suceder, seguramente antes de que se quemen las naves, conseguirá alguna Embajada donde lo mantengan en el freezer, como hicieron con Moreno. Al menos hay que celebrar que no se haya escapado en un baúl, como cuando era Intendente de Quilmes. 

Sin embargo, subestimar al FPV sería unn error que ningún periodista serio debería cometer. El peronismo siempre vuelve, más tarde o más temprano, y conserva la herramienta más valiosa: una capacidad de movilizar a las masas que ninguna otra fuerza política tiene. Si no hubiera habido una interna en la Provincia y el candidato del FPV hubiera sido Julián Domínguez, probablemente el resultado sería distinto. Pero eso es una mezcla de futurología e historia contrafáctica que no conduce a nada. Lo que valen son los números, que se plasmaron en hechos. Punto final.

23 de octubre de 2015

¿Voto útil o inútil?

Nunca estuve de acuerdo con el denominado "voto útil".Si vos tenés convicciones, simpatizás para un candidato, y las encuestas (muchas de ellas "dibujadas") indican que supuestamente no tiene chances, ¿Por qué le vas a regalar el voto a alguien  que no te representa? Est traicionarse a uno mismo. Es votar "en contra de", no "a favor de". Me hace acordar al "voto castigo", que en ese caso tiene un poco más de fundamento, porque el pueblo está repudiando en las elecciones una gestión de Gobierno. Pero me parece vergonzoso salir a buscar votos de otros partidos, todos lo han hecho, y en realidad quien es simpatizante de ese partido debería tomar a esto como una falta de respeto: lo quieren usar para el "voto útil". Estos comicios tendrán características muy particulares, y aparece la posibilidad de un balotaje. Pero la gente en el cuarto oscuro hace lo que quiere, y sobradas muestras hay de que las miserias de la política no pueden doblegar el hastío de la gente, o el deseo de continuidad. Habrá quienes voten por convicción, quienes lo hagan porque el que eligieron es "un mal menor", y cada ciudadano tomará la decisión que crea conveniente. Yo no avalo de ningún modo el voto útil, me parece una manera de claudicar y de tirar la toalla, de decir: "Ya está, voto a Fulano porque lo puede derrotar a Mengano". A veces me parece que en estas tres décadas de democracia no hemos aprendido nada. Hay que votar al que vos sientas que te convenció con sus propuestas o proyectos, y no "al menos peor". Yo no soy el dueño de la verdad ni me creo más inteligente que nadie, simplemente es el criterio que debería primar, porque hasta que no se abran las urnas nadie tiene la elección asegurada. Este es mi humilde mensaje para el domingo, me nació escribir este texto, aunque respeto a quienes no estén de acuerdo con mi pensamiento. Punto final.

21 de octubre de 2015

Todos a votar

En estos días, hemos visto spots publicitarios de candidatos de todo tipo. Por más que uno quiera hacer zapping resulta inevitable toparse con uno de ellos. La gran duda parecer ser, reconociendo que Daniel Scioli lidera las encuestas, si el caudal de votos le alcanzará para consagrarse Presidente en primera vuelta. El 25 de octubre se acabarán las especulaciones, las encuestas, los sesudos análisis, y llegará la hora de la verdad. Y creo que, más allá de si haya que volver a votar, hay que pensar en "el día después". Con qué país se encontrará el próximo mandatario, cómo hará para levantar el cepo cambiario del dólar, y si de una vez por todas, algún funcionario corrupto va preso. Esta democracia que supimos conseguir, con tanto esfuerzo, no puede ser degradada ni corrompida con el fraude. Queremos elecciones limpias, que gane el que tenga que ganar, pero que sea de un modo legítimo, no como el bochorno que sucedió en Tucumán. Que nunca más haya quema de urnas, robo de boletas, telegramas del correo adulterados, punteros de uno u otro partido operando impunemente en plena veda. Que nunca más se lucre con las necesidades de la gente, cambiando bolsas de alimentos por votos. Que nunca más se ponga en duda el resultado de los comicios, que no haya que hacer recuentos de votos interminables, que se ponga fin a toda esta burocracia. Que algún día el voto electrónico sea una realidad en todo el país, para terminar definitivamente con el reparto de boletas y para que de esta manera se conozcan más rápidamente los resultados. Todo esto es posible, sólo hace falta voluntad o decisión política. Tantas veces nos prometieron terminar con las listas sábana, y hoy vemos que una boleta electoral mide más de un metro. Que alguien no importa de qué partido sea, aporte un poco de sentido común. Si no es en estas elecciones, en las próximas, pero terminemos con este sistema arcaico que flaco favor le hacer a una democracia del Siglo XXI. 

Es responsabilidad de los partidos políticos garantizar sus propios Fiscales de Mesa, por ello sería bueno que más ciudadanos participen, para que ningún otro se apropie del voto ajeno. Las autoridades de mesa deben estar capacitadas, y en buena medida esto se ha hecho, pero no es suficiente. Porque el electorado también tiene que asumir el deber de votar con madurez, y sabiendo que está en juego el futuro de los próximos cuatro años. Lo que más me reconfortaría es saber que la mayor parte del Padrón concurrió a votar el domingo, porque ello demuestra un auténtico compromiso, más allá de la filiación política de cada argentino. Punto final.

El duro y apasionante oficio de escribir


Miércoles de mediodía en la ciudad, con mucha actividad proselitista. Hay gente que piensa que ser periodista en un pueblo chico es una tarea relativamente sencilla: permítanme decirles que es todo lo contrario. Uno está mucho más expuesto, el tipo al que criticaste o cuestionaste te lo podés cruzar tranquilamente por la calle y necesitás los huevos suficientes para sostener todo lo escribiste y ser consecuente con tus palabras. Además, la labor del periodista no se reduce sólo a cubrir conferencias de prensa: hay que rescatar lo que realmente vale la pena publicar, seleccionar los textos, editarlos, hacerlos comprensibles para el lector, y que resulten esclarecedores. Y esto va desde un torneo de tejo hasta una primicia que pone en vilo a la comunidad. Para el caso, es lo mismo, porque si el mensaje no es claro, no sirve dado que no tiene llegada. Hay que escribir para un público amplio, no estamos en el diario La Nación o en El Cronista, que se permiten utilizar cierto vocabulario apuntando a un determinado sector de lectores. Los periodistas de pueblo hacemos lo mejor que podemos, al menos yo, por evitar caer en "lugares comunes", en cosas que la gente ya sabe o conoce, y aportar algo nuevo. La información debe contener algo nuevo, de lo contrario no tiene sentido leerla, es como leer el diario de ayer. Y en el fragor de la camapaña política, hay que ser mesurado, pero no por cobardía, sino porque uno asume una postura independiente y deja que los candidatos hablen o se expresen. En este caso, son ellos los protagonistas. No podemos (o no debemos) tomar partido por una determinada posición, ya que eso queda a criterio de los lectores. Así me enseñaron y así debe ser. Tenemos la posibilidad de redactar una columna de opinión o una nota editorial si queremos dar a conocer nuestro pensamiento, pero me molesta cuando se quiere confundir a la gente y se editorializa desde una noticia. Esto va en contra de todas las reglas básicas del periodismo. Hay un espacio y un lugar para vertir opinión, donde el periodista firma su nota y se hace cargo de lo que dice. 

Otra cosa que en particular me molesta (y a los lectores también), es la excesiva adjetivación: no todo es "sensacional", "espléndido", "espectacular", o "importante". La crónica debe estar despojada de calificativos, y será el lector quien juzgue si ese evento que se anuncia o informa reviste importancia o no. Por supuesto que nadie puede ser enteramente objetivo, y el hecho de calificar algo con un adjetivo no es motivo de condena para nadie. Cada periodista tiene su estilo, su forma de escribir, su impronta, lo cual no está mal. No se trata aquí de cuestionar a otros colegas, de Lobos o de afuera, sino de reflexionar que la responsabilidad de informar es mucho más importante que lo que la gente supone. Nosotros ponemos la cara y tenemos la libertad de expresarnos como cualquier vecino, con la diferencia que lo hacemos en un medio de comunicación y no en una mesa de café. He aquí la diferencia entre quien opina en cualquier lado y quien escribe para difundir información de interés público. Punto final.

18 de octubre de 2015

Domingo soleado en la ciudad.

Estamos atravesando una primavera muy particular, con jornadas cálidas por las tardes, y un brusco descenso de la temperatura cuando empieza a bajar el sol. Ya ni los veranos son tan cálidos ni los inviernos son tan fríos. Y aunque resulte tedioso hablar de "cambio climático", es evidente que este fenómeno no deja de sorprendernos y, lo que es peor, de afectarnos. Lobos hacía más de 30 años que no padecía inundaciones como las de agosto, y con lo hechos consumados, quedó en evidencia algo mucho más grave: la improvisación y la falta de expertos para hacerle frente a este cambio. Obviamente, no se puede impedir que llueva, pero sí mantener los desagües y los canales limpios. Pero como "aquí no ha pasado nada", ni bien la situación empieza a mejorar, la gente vuelve a arrojar basura al Canal Salgado, al Canal Muñiz, a las zanjas, y no se entienden los motivos. ¿Por qué no esperar a que pase el recolector y la recoja? ¿Cuál es el problema, si hablamos de basura de gran tamaño, en hacer un esfuerzo económico y contratar un volquete? Aún hoy, la ciudad está llena de basurales a cielo abierto, algunos que son responsabilidad de propio Municipio y otros de particulares. Paradójicamente, son las mismas autoridades sanitarias las que piden prevención contra el hantavirus y otras enfermedades que se transmiten por roedores. 

La inundación de agosto desnudó lo desaprensivos que somos con los residuos domiciliarios, y lo fácil que nos resulta arrojar basura a cualquier curso de agua, total nuestro "problema" ya está resuelto y así nos sentimos más limpios en el hogar. Pero el costo no es gratis. Esos residuos se acumulan y van generando sedimentos. Entonces hace falta realizar nuevamente un dragado para limpiar toda esa podredumbre, lo cual no es grato para nadie, sobre todo cuando esos recursos se podrían destinar a otros fines. 

Mientras tanto, en la efervescencia de la campaña, son pocos quienes tienen una propuesta seria para el Medio Ambiente. Crear una Secretaría no es una solución en sí misma, porque en definitiva significaría más burocracia, más sueldos, y más gasto para algo cuya eficacia es hipotética. De paso, sería bueno que aprendiéramos a ser más racionales en el gasto público, y no crear Secretarías o dependencias adminstrativas compulsivamente. Punto final.

15 de octubre de 2015

Diez días para decidir

A diez días de las elecciones, podemos decir que al menos en el orden nacional, no habrá sorpresas: se impondrá Scioli, en tanto que Macri y Massa se disputan la posibilidad de llegar al ballottage, ese engendro que fue uno de los condicionamientos de los radicales para el Pacto de Olivos y la posterior reforma constitucional de 1994. Por un momento me pongo en la piel de estos tres tipos: seguramente van a cuatro o cinco lugares por día, dan conferencias de prensa, deben responder siempre con alguna "chicana" para el adversario de turno, y así será hasta que llegue la veda. Veda que es prolijamente violada en las redes sociales como Facebook, debido a que hay un vacío legal que nadie se preocupó demasiado en corregir. 

Hoy, haciendo zapping, lo vi fugazmente a Scioli en una aparición televisiva en Córdoba: el tipo estaba demacrado, respondía casi como un autómata, tenía unas ojeras terribles, y su semblante no demostraba mucho interés en estar allí. Pero está en juego nada más y nada menos que la Presidencia, y la ambición sin límites ante tan tentador bocado hace que los candidatos lleguen al límite de sus fuerzas para convencer a los indecisos. Hoy hablaba de esto con un amigo, y para mí que estos tres están medicados con algún ansiolítico, no creo que puedan descansar o conciliar el sueño tan fácilmente sabiendo que al día siguiente los espera una jornada agotadora. Estas campañas no son como las de Alfonsín y Luder, o Menem y Angeloz: hay mucho Twitter, mucho Facebook, mucha boludez dando vueltas. Como sucede en el deporte, todos van a querer tener una foto con el campeón. Punto final.

De regreso con el blog!

Luego de estar varios días "jodido" del estómago y siguiendo una dieta para desintoxicarme de tantos alimentos dañinos, me vuelto a encontrar con ustedes. Ayer tenía ganas de redactar algo, pero preferí esperar a que me sintiera bien y pudiera darle sustento al blog. Debido a lo que mencioné más arriba, me mantuve alejado de todo lo que sea TV y radio, y recién anoche empecé a escuchar un poco a Radio Rivadavia. Pero no dejé que el hecho de estar transitoriamente enfermo me impidiera realizar mi trabajo, por lo cual todas las notas y las actividades que estaban en agenda se cubrieron con normalidad. Creo que lo sucedido me sirve para darme cuenta de que no soy "de fierro", y que pese a que soy relativamente joven, si no me cuido en la alimentación, puedo ser víctima de estos trastornos, como esas terribles puntadas en la panza, o sentir que vas como un barco a la deriva y se revuelve todo lo que hay en tu vientre. 

Bienvenido jueves, hoy sí puedo decir que estoy listo para salir a la cancha y dar lo mejor de mí, como corresponde a la vida del asalariado. El periodismo es lo que elegí y a menos que estés muy grave, no podés dejar que otros hagan las cosas por vos. Así de simple, hacerse cargo de las obligaciones. Punto final. 

11 de octubre de 2015

El ajuste, sí o no?


Hay mucha gente que aún no tiene definido su voto, y es natural que así sea. Las propuestas de los candidatos son tas disparatadas e inverosímiles, que no se le puede creer a ninguno. En rigor de verdad, hay dos cuestiones a considerar: primero, que proponen millones de puestos de trabajo sin explicar de dónde va a salir la plata o quién les va a dar empleo a quienes lo necesitan. Y segundo, que también tiene que ver con lo anterior, es que no explican cómo van a hacer lo que proponen. Yo puedo prometer que mi blog tendrá 1 millón de visitas (o lectores), pero si no brindo precisiones de cómo lo voy a hacer, carece de todo sustento. Creo que los tres candidatos con mayores chances son muy flojos, sinceramente no me los imagino tomando decisiones cruciales sin que les tiemble el pulso. Y otra cosa: no hay que tenerle miedo a la palabra "ajuste". Acá hay que ajustar y recortar gastos superfluos, terminar con el "Estado bobo" que financia todo. Y no soy gorila ni cipayo: hay que recortar los gastos que correspondan, no aquellos que afecten la calidad de vida de la gente.

 Hay que ser más austeros, predicar con el ejemplo, como hizo Mujica en Uruguay. Alguien va a tener que levantar el cepo cambiario, sea quien fuere el que asuma, porque la situación es insostenible. Pero para eso habrá que pagar un costo político que no muchos están dispuestos a afrontar. Las decisiones "duras" requieren firmeza, pero también pensar que por cada decisión o medida que se toma, se deja a un montón de argentinos a la deriva. El ajuste debe hacerse de un modo racional, empezando por los de arriba, como corresponde, para que el costo de la fiesta lo paguen los que más tienen y no el que vive en una zona marginal. ¿Es tan difícil de entender? Punto final.

9 de octubre de 2015

Messi es único

Anoche, la Selección dejó una imagen lamentable en la primera fecha de las Eliminatorias, y cayó 0-2 ante el modesto representativo de Ecuador. Sin Messi, el equipo es otro, y se nota. Se gustaría escuchar los argumentos de quienes sostenían que "La Pulga" era pecho frío, que no tenía huevos, entre otros calificativos. Messi es el conductor indiscutido de la Selección, precisamente por ello, cada vez que juega lleva la cinta de Capitán. Pero además, aunque no juegue al 100 %, mete pases imposibles, brinda asistencias, genera espacios de juego... pero no hay caso, parece ser que para algunos no da con "el gusto argentino". Creo que se merece mucho más reconocimiento del que tiene, y no me importa ese argumento de que en Barcelona mete 2 o 3 goles por partido y acá ninguno. El tipo se baja de un avión, llega a Ezeiza unos días antes, y entrena con jugadores que apenas conoce, ¿qué pretenden? En un club cuyo plantel se mantenga relativamente estable como es el caso del Barcelona, esto no es así, he aquí el detalle. 

Pero si lo trasladamos a otros ámbitos, cuando algo nos sale bien y es aplaudido por el mundo, los argentinos seguimos disconformes, criticamos con dureza a quienes triunfan en el Exterior, y tenemos esa mezquindad que siempre nos ha caracterizado, el famoso "enano fascista", esos comentarios de peluquería o de vieja en chancletas que no aportan nada. Uno no se da cuenta de lo importante y valiosas que son las personas hasta que ya no están. Fíjense lo que pasó con Piazzolla, cómo lo criticaron, cuando fue un adelantado, un innovador. Seguimos con la misma mentalidad de hace dos siglos. Y esto no tiene nada que ver con la política, puesto que hoy decidí abocarme a otro tema, a ver si nos damos cuenta que siempre vemos la paja en el ojo ajeno. No hay nada que nos venga bien. Los que dominan la pantalla de TV son todos frívolos, inútiles y drogadictos. El talento genuino, ese que resulta inmediatamente reconocible porque es una caricia a la inteligencia, no aparece por ningún  lado, porque no "vende". Y esto no lo cambia ningún político, ya está en nuestro ADN, parece ser. A ver si cambiamos a tiempo antes de que nos tape el agua. Punto final.

7 de octubre de 2015

Un día más para vivir a pleno



Mediodía de miércoles en la ciudad. Me dispongo a escribir estas líneas aprovechando que esta vetusta notebook aún funciona. Por favor, que alguien permita el ingreso de productos electrónicos importados a un precio razonable, porque la situación no da para más. Para quienes nos dedicamos a esto y necesitamos grabadores, cámaras de fotos, y una computadora que permita cargar los textos rápidamente, la situación se complica. Estamos tapando todo con "parches", y todo lo que se ensambla en Tierra del Fuego es de pésima calidad. Gracias a Dios, por el momento no necesito ni quiero un celular nuevo, porque varios amigos me han contado que se "tildan", que los materiales son muy berreta, y que la pantalla es muy sensible a los golpes. Si se te cae al piso un celular de los denominados "smartphones", cagaste. 

Pero siempre hay  motivo para sonreír, como leer un buen libro, tener una grata compañía, tomar unos mates espumosos y sabrosos, ver una película, y compartir un momento con algún amigo que hace tiempo que no veías. Cuando sucede alguna de las cosas que acabo de enumerar, te olvidás de la economía y de lo mal (o bien) que estamos, y aprendés a darle valor a lo que realmente importa. Nacimos para ser felices, no para sufrir y dar lástima todo el tiempo. Es agotador escuchar a la gente que se queja de todo, hasta de cosas que ni siquiera están al alcance de nadie resolver, como si llueve, hace frío, y boludeces por el estilo. La queja se ha convertido en un deporte nacional, y no es de ahora porque las cosas están mal. Lo ha sido desde que tengo uso de razón, porque cada generación le traslada sus problemas y frustraciones a la siguiente. Es triste que te digan que este país no tiene arreglo cuando vos estás viviendo acá y hacés todo lo posible por mejorar en lo tuyo. Me parece que no debemos dejar que el árbol nos tape el bosque. Existe un descontento en la sociedad que es justificado, porque se había creado una expectativa que no se ve (hasta el momento) reflejada en los hechos. Pero no por eso vamos a claudicar, ni a dejar de hacer lo que nos corresponde. Mientras se pueda, hay que seguirla remando. No queda otra.


Yo trato de no victimizarme por nada. Cuando no tengo dinero me la banco, y cuando sí tengo unos pesos en el bolsillo, es una retribución por mi trabajo. A decir verdad, como podrán comprobar, más allá de los problemas de lidiar con gente que no entiende razones, estoy contento con la vida que llevo y agradezco a quien me acompañan en este camino. En el devenir cotidiano te vas a encontrar con personas que te valoran y otras que te harán sentir como la peor escoria. Está en cada uno elegir de un modo inteligente a qué rebaño seguir.
Punto final. 

6 de octubre de 2015

El costo de los ladrillos

Cuesta caro construir en la Argentina. Si bien es cierto que el Plan PROCREAR ha permitido a muchas familias acceder a un terreno para comenzar a hacerlo, los materiales, cuando uno va a averiguar precios al corralón, están carísimos. Y mucha gente prefiere comprarlos lo antes posible, o incluso ver corralones de ciudades vecinas y reservar una determinada cantidad de ladrillos o lo que fuere, porque sabe que la inflación no da tregua y que en cuestión de un mes el precio va a aumentar. Y digo un mes siendo generoso, porque de una semana a otra el precio de un ladrillo hueco o de una bolsa de cemento ya puede aumentar sin que nadie se haga cargo. Insisto, el PROCEAR ha sido una iniciativa excelente de este Gobierno, y cuando las cosas se hacen bien hay que decirlas. Pero toda la logística se fue al diablo desde el momento en que el beneficiario compra y escritura el terreno.

 Empezar a construir implica no sólo el costo de los materiales, sino también de planos, instalaciones de agua, luz, y gas, y todo lo que debe tener una vivienda para poder estar en condiciones de ser habitada. Porque en pleno siglo XXI, es inadmisible que haya vecinos que no tengan gas natural y que deban comprar garrafas. Del mismo modo, los tarifazos del gas por una supuesta quita de subsidios suenan a "fin de fiesta". Era sabido que el costo de importar el fluido desde Bolivia no se iba a solventar con buenas intenciones. Y es lógico que todos miremos con terror la factura del gas, que nos llega con cifras de cuatro dígitos en algunos casos, siendo que el consumo realizado no se condice con semejante aumento. Esperemos que el próximo Gobierno pueda seguir avanzando para que más gente tenga acceso a la casa propia y no deba tener una carga fija todos los meses pagando un alquiler. Punto final.

Una nueva etapa en el Hospital?

Ayer fue un  lunes extraño, un feriado "puente" que no me pareció tal, en parte porque muchos comercios o negocios prefieron mante...