30 de noviembre de 2016

El rock lobense busca su lugar

Miércoles por la tarde en la ciudad. Ultimo día del mes. Ya tenemos a diciembre encima, que trae consigo su habitual agenda de despedidas, actos de fin de curso, agasajos, Pesebres Vivientes, y eventos varios. La vida pueblerina se nutre de estos hechos que en urbes más grandes serían meramente anecdóticos. Pero no lo digo de un modo peyorativo, o despectivo. Cualquier ciudad chica tiene menos actividad que otra más poblada. Aún así, Lobos brinda una oferta cultural interesante, pero orientada a un público adulto. Me refiero a que casi no hay festivales de rock, para jóvenes y adolescentes. Y hay muchas bandas que pugnan por ganarse un lugar y dar a conocer lo que hacen. Es una pena, porque sería cuestión de buscar un espacio físico, fijar una fecha, y hacer algo bien organizado. Concretamente, que los músicos se suban al escenario y empiecen a tocar de inmediato, para que el público no tenga que soportar las tediosas pruebas de sonido.El último "Rock al Parque" que se hizo este año, a mi modo de ver, no estuvo bien organizado. Faltó difusión, y muy poca gente se enteró. Sería lamentable que no se le pudiera dar continuidad con el marco de público que se merece. Insisto, muchas bandas lobenses están buscando un espacio para tocar, para dar a conocer lo que hacen, y desde el Municipio se podría armar una "movida rockera", que incluso exceda a los jóvenes, sino que sea para toda la familia. El rock trasciende una determinada franja etaria, hace más de 50 años que en la Argentina este género empezó a surgir. Y nuestra ciudad no puede permanecer ajena a esto. 

Además, si bien los orígenes del rock se remontan a Elvis Presley o a Chuck Berry, ya tiene una identidad argenta, que está dada por las letras y las composiciones, por ser un espejo de la realidad social o bien por sentirse influenciados por próceres como Spinetta o Charly García. Es difícil vivir de la música, en principio por la voracidad comercial de las discográficas, que buscan temas que duren tres minutos para que suenen en la radio. Conseguir un contrato con una multinacional parece una utopía. Pero es entonces donde, a modo de paliativo, debemos darles un lugar a las decenas de grupos que se han formado en Lobos, y que ensayan todas las semanas, graban demos, o difunden sus canciones por Internet. Si les damos la espalda, o dejamos que se autogestionen como puedan tocando en bares de los pocos que quedan, nos estamos perdiendo la oportunidad de apostar por el futuro, por quienes quizás tengan el talento suficiente para alcanzar una consideración masiva. No es tan difícil, es cuestión de mirar como hay una radio que tiene únicamente rock nacional, como La Mega, y de ser permeables a este fenómeno. Tengo muchos amigos que son músicos y que se merecen una oportunidad. Punto final.

27 de noviembre de 2016

Una hazaña histórica en Croacia



Histórico, sublime, inconmensurable. No alcanzan los adjetivos. Estoy en mi casa, a miles de kilómetros de Croacia, viendo el momento decisivo por la televisión, y tengo la misma adrenalina que los afortunados que pudieron viajar a presenciar este hito del deporte. No, no es fútbol. Es tenis. Argentina, por primera vez, es Campeón Mundial. Por primera vez, ganó la Copa Davis, y el equipo conmovió hasta las fibras más íntimas por su entrega y sacrificio. Hasta ayer, parecía todo perdido, muy cuesta arriba de remontar. Pero Argentina ganó los dos partidos decisivos de singles y se llevó la "Ensaladera de Plata", como se la conoce en la jerga, el trofeo más importante del tenis mundial. Juan Martín Del Potro primero, y Federico Delbonis después, vencieron en singles a los croatas y todo fue celeste y blanco en Zagreb, la capital de aquel país que nos suena tan lejano, aquel país que alguna vez se llamó Yugoslavia. "Delpo" dio vuelta un partido increíble y le hizo morder el polvo a Marin Cilic, número 6 del ranking mundial. Y luego Fede Delbonis dio por concluido el pleito al derrotar en tres sets a Ivo Karlovic. 

El tenis hace rato que dejó de ser un deporte elitista, o al cual los argentinos permanecemos ajenos. No es para cualquiera, por supuesto, ya que convertirse en profesional exige competir en los circuitos internacionales, viajar mucho, sumar puntos en el ranking de la ATP, y lo más importante: un buen "coach" (entrenador), que trabaje no sólo en lo físico sino en lo psicológico. Esa generación de jugadores dio cátedra mucho antes de consagrarse campeona. Pero faltaba ese trofeo, ese cetro que parecía esquivo, imposible, distante. Argentina ya había perdido 4 finales de la Copa Davis, y como suele decirse, "de los segundos no se acuerda nadie". Había que ganar o ganar. Y no fue una parada cómoda, sentir la presión de un estadio lleno, en embullición, con Maradona alentando como si estuviera viendo un partido de la Selección. Otro mito derribado: el Diez dejó de ser "mufa", al menos hoy. Asistió a todos los partidos de la Davis y el resultado fue el que todos soñábamos. Dejamos atrás la generación dorada del básquet, la que derrotó a Estados Unidos y nos dio el Oro en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004. Hoy, el protagonista es el tenis. Al gran tenis argentino, salud! Punto final.

26 de noviembre de 2016

Fidel dijo adiós


Me desayuné hoy, tardíamente, con la noticia de la muerte de Fidel Castro, tal como lo definió Clarín, "el padre de la Revolución Cubana". Enseguida me produjo sensaciones encontradas: por un lado, es cierto que en Cuba durante su extenso gobierno hubo (y seguramente hay aún) presos políticos, disidentes que no comulgaban con el modelo comunista. Es cierto que la Cuba que muchas veces nos contaron quienes tuvieron oportunidad de visitar la isla en plan de turismo, no es la misma que viven a diario sus habitantes. Pero no puedo negar su extraordinaria oratoria, su tenacidad, su capacidad de liderazgo. Fue un estratega, un hombre que dejó una huella indeleble en la historia mundial, que enfrentó a los EE. UU. y que sufrió el bloqueo (o embargo) de la mayor potencia mundial durante más de 50 años. Fue el hombre que desorientó y burló a los yanquis en la fallida invasión de Bahía de Cochinos, en abril de 1961, cuando cubanos exiliados y tropas estadounidenses quisieron tomar control y derrocar al líder. Ya se había impuesto el embargo, en octubre de 1960, a sólo dos años del triunfo de Fidel para derrocar al dictador Fulgencio Batista. Podría decirse que él terminó convirtiéndose, de algún modo, en un dictador, dado que no hubo alternancia en el poder hasta que por sus achaques de salud le cedió el mando a su hermano Raúl. 

Tras la fragmentación de la Unión Soviética y el Nuevo Orden Mundial, con el fin de la Guerra Fría, Cuba se quedó sin su principal aliado y sostén económico. Fue entonces cuando se empezaron a flexibilizar algunas restricciones, y las autoridades de la isla comprendieron que el turismo era una buena fuente de ingresos. Los últimos acercamientos con Estados Unidos, bajo la presidencia de Obama, no alcanzaron para que el pueblo cubano saliera del aislamiento internacional. Se reabrieron las embajadas y sedes diplomáticas en ambos países, y se firmaron acuerdos. Pero el embargo, que asfixia la economía cubana, persiste. 

Mientras tanto, en Miami, los cubanos exiliados bailan y festejan la muerte de Fidel. Lamentable por cierto, que se piense en Castro como el demonio, el responsable de todos los males que aquejaron a su país, un país con una salud pública y educación de excelencia reconcida internacionalmente. El fallecimiento de Castro marca el fin de un ciclo de más de medio siglo, una historia de amores y odios, de intelectuales argentinos que, al decir de Ernesto Sábato, eran "comunistas de salón", porque es muy probable que de ningún modo aceptarían vivir en las condiciones de los cubanos. El propio Fidel profetizó, en uno de sus libros, lo que sucederá de ahora en adelante: la historia lo absolverá. Punto final. 

23 de noviembre de 2016

Lobos: pronóstico reservado

¿Cómo está Lobos hoy? Mi diagnóstico es: este año ha sido durísimo. Y no importa si Ud., estimado lector, es oficialista u opositor. Es una cuestión de sentido común. Ninguno de los estamentos de Gobierno le termina de encontrar la vuelta a la economía, todos los índices de producción industrial van en caída libre, y no se visulmbra que haya medidas tendientes a mitigar este cimbronazo. El comercio local, además de afrontar una fuerte carga impositiva y tributaria, está en crisis. La gente de clase media, o media-baja, no consume porque no puede hacerlo, gasta lo imprescindible para subsistir. Si el objetivo era que haya menos circulante ($$$) en la calle, lo consiguieron.  El ex Ministro Lavagna trazó un panorama poco alentador, pero sincero: la economía puede colapsar. Hay un conflicto, o una  interna, entre Prat Gay (Ministro de Economía) y Sturzenegger (titular del Banco Central). ¿Qué pasa? Las altas tasas de interés y el dólar "planchado" hacen que el ahorrista se vuelque a los plazos fijos y a títulos de la deuda pública.  Me indigna que el Presidente Macri haya expresado muy suelto de cuerpo su deseo de gobernar por 8 años (es decir, ser reelecto), cuando ni siquiera en un año de gestión ha podido sofocar todos los frentes de tormenta que se ciernen en el horizonte.

Resabios de la bicicleta financiera se ven en Lobos: hace unos días fui al Banco (no diré cuál) a realizar un trámite, en hora no pico, y me sorprendió la cantidad de gente que estaba haciendo operaciones no sólo en el sector de cajas, sino en las oficinas de atención al cliente. Nuestra ciudad replica el modelo macrista, y reitero: no hago una crítica al PRO en tanto fuerza política, sólo digo lo que veo. También es preocupante la denuncia de los trabajadores municipales afiliados a ATE, que se movilizaron hasta el HCD denunciando "aprietes" y persecuciones. Yo no tengo pruebas de que ello haya ocurrido, pero no me extrañaría que así fuera. En rigor de verdad, siempre ha sido así, y trabajar en Maestranza debe ser bastante jodido por la cantidad de alcahuetes y buchones que debe haber.

En concreto, lo que ATE reclama es tener participación en la negociación de las paritarias municipales, porque ya cumplió con el requisito necesario para tal fin: lograr el cupo de 10 % de representatividad. Esto es, para hacerlo simple, que tienen una cantidad de afiliados igual o superior al 10 % del total de la Planta Permanente del Municipio. El Ejecutivo tiene el derecho y el deber de recibir a los delegados de todos los gremios que se ajusten a la normativa vigente. Hasta ahora, lo que se rumorea es que en Salgado 40 no están para nada contentos con la protesta que hizo ATE en el interior del Municipio, allá con septiembre, bombas de estruendo incluidas. Y que ese fue un punto de quiebre. Por supuesto, cuando uno entrevista por separado a cada una de las partes, los argumentos son tan disímiles e incongruentes que hay que separar la paja del trigo y analizar lo que dice la Ley, puesto que es el único instrumento mediante el cual se pueden establecer acuerdos y dejar de lado viejas disputas. Punto final. 

Usuarios del Sarmiento piden el reestablecimiento de los trenes directos Once-Lobos



Nota al Ministro de Transporte por el Servicio directo Once – Lobos, enviada por la ONG “Usuarios Organizados del Sarmiento”
Domingo, 23 de octubre de 2016
 Tal como adelantamos, enviamos una nota al Ministro de Transporte, solicitando la reactivación del Directo Lobos-Once. Como debe desconocer estas zonas, y quienes lo asesoran, deben conocerlo menos, es que decidimos hacer llegar este pedido con un poco de información de los beneficios que traería el mencionado servicio.  
At.: Lic. Guillermo Dietrich
Ministerio de Transporte
Ref.: Solicitud de Reactivación del Servicio Lobos-Once.
 Introducción
Lobos es una ciudad bonaerense, ubicada a mas de 90 kilómetros de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. La ciudad fue urbanizada por la llegada del tren, pero no perdió su perfil de "ciudad de campo" donde oportunamente, turistas iban a sus “camping”, para pasar el día o el fin de semana.  Además, muchos lobenses desempeñan su actividad laboral en Capital o en el GBA con lo cual contar con un medio de transporte público y eficiente es indispensable.
Mencionamos Lobos debido a que es la ciudad cabecera del ramal, pero no hay que olvidar los ciudadanos de los poblados intermedios como Empalme Lobos, Speratti, Zamudio, Zapiola, Hornos, etc, quienes deben movilizarse y tienen al tren como UNICO medio de transporte porque en muchos caminos rurales de acceso a los mencionados pueblos, el colectivo no ingresa. Esto quedó plasmado durante el cierre parcial del ramal con la infinidad de denuncias que recibimos de parte de los usuarios, cuando los colectivos del servicio alternativo no observaban paradas en estos pueblos, con el argumento del "pésimo estado de los caminos de acceso".
Quienes se movilizan entre Lobos y Once (o viceversa) deben contar con un tiempo de viaje excesivo, producto de la duración propiamente dicha del viaje entre Lobos y Merlo, sumado, además, que deben hacer transbordo en esta última para abordar el tren a Once. Descontamos si deciden viajar en colectivo, el gasto diario en pasaje es exorbitante más aún si consideramos los últimos aumentos tarifarios que rigen en el transporte público.  Cabe destacar en este punto que un pasaje ida y vuelta en servicio de Charter entre Lobos y Capital Federal cuesta por día $ 440 lo cual es INSOSTENIBLE para el bolsillo de una familia trabajadora.
La falta, desde hace años, de un transporte público seguro y digno que conecte estos poblados con la Capital Federal ha provocado un "exilio autoimpuesto" de sus habitantes hacia la misma Capital Federal o ciudades del oeste del Gran Buenos Aires.
 Antecedente
Hasta que fuera cancelado en el año 1991, luego de la gran huelga ferroviaria y bajo la administración de la extinta FE.ME.SA (Ferrocarriles Metropolitanos Sociedad Anónima), "el lobero" (como se lo conocía popularmente a este servicio) unía en forma directa las estaciones de Lobos y Once.
El Lobero corría con dos servicios diarios (de lunes a sábado) uno temprano a la mañana y el otro por la tarde. El servicio matutino partía a las 6.32 aproximadamente de la estación de Lobos y observaba paradas en todas las del ramal diesel (Empalme Lobos, Zapiola, Speratti, Las Heras, Hornos, Zamudio, Marcos Paz, Mariano Acosta, Agustín Ferrari) arribando a Merlo a las 8:22 am. Desde  esta última se dirigía en forma directa hacia Once llegando a dicha estación en torno a las 9:00 am.
El servicio vespertino partía de la estación Once a las 18:00 hs arribando a Merlo a las 18:45 hs. Desde Merlo a Lobos observaba paradas en todas las estaciones intermedias del ramal (Agustín Ferrari, Mariano Acosta, Marcos Paz, Zamudio, Hornos, Las Heras, Speratti, Zapiola, Empalme Lobos) Llegaba a la estación cabecera de Lobos a las 20:39 hs.
 Pedido
Considerando  que no se necesita grandes inversiones, ya que una misma formación (una locomotora junto con tres o cuatro coches remolcados) puede cubrir los dos servicios diarios es que solicitamos a las autoridades competentes en el tema la REACTIVACIÓN del servicio directo Lobos - Once (el lobero) bajo el siguiente esquema operacional:
Dos servicios diarios directos entre Lobos y Once (de lunes a sábados hábiles) uno por la mañana y otro por la tarde.
Servicio Matutino: partiendo de Lobos a las 6:30 aprox observando paradas en todas las estaciones y apeaderos intermedios del ramal diesel  a saber: Empalme Lobos, Zapiola, Speratti, Las Heras, Hornos, Zamudio, Marcos Paz, Mariano Acosta, Agustín Ferrari y Merlo. Desde Merlo directo a Once.
Servicio Vespertino: partiendo de la estación Once a las 18:00 hs observando como única parada la estación Merlo. Desde Merlo y hacia su destino final Lobos observando paradas en todas las estaciones y apeaderos intermedios a saber: Agustín Ferrari, Mariano Acosta, Marcos Paz, Zamudio, Hornos, Las Heras, Speratti, Zapiola, Empalme Lobos.
 Beneficios
Los beneficios del servicio Lobos-Once son:
  - Los pasajeros de esta zona del Oeste lejano serán nuevamente incluidos.  - Se incrementará la valoración de los lugareños para con el ferrocarril.
  - Reactivación del turismo, teniendo en cuenta que muchas de estas localidades son ideales para el mini turismo o turismo de fin de semana..
  - Conectividad entre estos pueblos, la zona oeste del GBA y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
  - Se elimina la necesidad de los pasajeros de hacer transbordos que insumen una gran cantidad de tiempo y un gasto extra para quienes realizan ese viaje.
  - Se favorecerán los desarrollos comerciales en las cercanías a estas estaciones. Y como todos sabemos, donde florecen comercios lo hace también el trabajo.
 Resumen
La restitución de un servicio de trenes directo y sin trasbordo entre Lobos y Once es necesaria para la recuperación de este ramal de pasajeros, además, como se mencionó anteriormente, tendrá un alto impacto favorable en cuanto  a las economías regionales, reactivación del turismo, etc.
La reactivación del Servicio directo Lobos-Once, impactará en forma directa en las personas que viven por estas zonas. La recuperación de este servicio se traducirá en reducción del tiempo de viaje hacia su trabajo en Capital Federal, eliminación de un considerable gasto extra de dinero en colectivos o chárter y, lo más importante, elimina la necesidad de un exilio autoimpuesto por falta de alternativas de transporte.
  Usuarios Organizados del Sarmiento es una agrupación de usuarios, que no lleva bandera partidaria alguna. Solo somos usuarios que nos agrupamos con la intención de sugerir y aconsejar sobre un mejor servicio de pasajeros, con el valor agregado que, además, somos usuarios consuetudinarios del Ferrocarril Sarmiento.
  Hacemos este y otros pedidos porque solo pretendemos que la línea Sarmiento de trenes sea un Transporte Público Seguro y Digno.

21 de noviembre de 2016

Lobos tiene mucho para dar


Domingo por la noche, agotado del laburo que significó pasar varias horas bajo un calor sofocante, por las actividades con motivo del Día de la Tradición y Día de la Soberanía. La verdad es que como experiencia piloto resultó interesante que se haya decidido enlazar ambos festejos, que tuvieron como corolario el desfile de peñas y centros tradicionalistas por las calles céntricas. 
Estoy contento de que el desfile haya vuelto a realizarse, porque va más allá de si te gusta el folklore o no. Se trata de que la ciudad tenga una fiesta popular, un motivo de encuentro, algo con lo cual nos sintamos identificados. Me parece bastante boluda la queja que hacen algunos vecinos porque los caballos dejan las calles llenas de bosta. Primero, son animales, no tienen un baño a su disposición. Y en segundo lugar, es un evento que se lleva a cabo una vez al año. Hagamos foco en lo esencial y dejémonos de nimiedades que no conducen a nada. 

Un desfile de estas características, si se tiene la capacidad y el ingenio de promocionarlo, puede ser un atractivo turístico importante. De esta manera, Lobos dejaría de depender tanto de la Laguna como fuente de ingresos del turismo y podría explotar más su casco urbano. Esas políticas son a largo plazo, y deben mantenerse aunque haya un cambio de gestión. Es la única manera de que el esfuerzo dé sus frutos. El porteño, o el hombre del Conurbano, tiene que reconocer a Lobos como una "marca registrada", y buena parte de ese anhelo será posible con el remodelado Cine Italiano. Ofrecer espectáculos de calidad, funciones de cine y teatro, exposiciones, todo contribuye, todo suma. Es cuestión de decidir qué camino decidimos tomar, o qué estrategia vamos a adoptar, para que nuestra ciudad sea conocida y valorada. Punto Final.

18 de noviembre de 2016

Los gajes del oficio

Buenos días, amigos. Luego de algunos días de ausencia (en realidad pensé que eran más), me vuelvo a encontrar con ustedes, con mucha satisfacción porque veo que las cosas se van dando de a poco, tanto en el plano personal como profesional. Reitero: de a poco. Mi prioridad siempre ha sido la salud, sentirme bien, porque sin esa necesidad básica de todo ser humano, no se puede rendir al 100 % en el trabajo o en cualquier actividad que emprendas. Y el laburo es importante por varios motivos, no sólo por la plata: te hace sentir útil, idóneo, te mantiene activo, y te permite relacionarte con tus compañeros o colegas.

El periodismo no es una profesión sencilla, del mismo modo que tampoco lo son otras. Uno asume la responsabilidad de lo que escribe o dice, al hacerlo público en un medio de comunicación. Muchas veces los lectores acusan al periodismo de callar o ocultar información. Puede ser cierto en algunos casos y no me voy a poner a juzgar a nadie. Pero no podemos denunciar un hecho sin pruebas, o hacernos eco de un rumor. Porque la Carta Documento después llega a nombre de quien escribió la nota, y es uno quien debe rendir cuentas ante la Justicia por delitos tales como calumnias, injurias, o daño moral. Para tener pruebas de lo que se dice, hay que investigar y consultar diversas fuentes, informantes, gente cercana al entorno. Esto a veces es posible, y otras veces no. También sucede que quien omite la información no es el periodista, sino el que la envía. Me pasó eso durante esta semana, por una gacetilla de prensa que mandó el Municipio sobre decomiso de mercadería en los comercios. La gente nos pedía los nombres, lo cual me parece lógico, pero desde la Comuna se negaron a reverlarlos. Y aunque uno pueda suponer fácilmente qué supermercado vende productos en mal estado, no lo dije por ese motivo. Pedí explicaciones a las autoridades de Inspección General, que me dijeran por qué no daban a conocer los nombres de los comercios en falta. Los argumentos que me dieron no me convencieron para nada, y creo que eso no hace más que generar sospechas en la población de una supuesta complicidad. Por todo esto, sostengo que las cosas deben ser claras, para evitar acusaciones cruzadas que no conducen a ningún lado. Es el Municipio quien debe esclarecer la polémica, ponerse al frente de los hechos, más allá de la tarea que uno pueda hacer como periodista. Punto final. 

14 de noviembre de 2016

Qué pasará con los diarios en papel?

Dos noticias acapararon la atención de los medios la semana pasada: el triunfo de Donald Trump en las elecciones presidenciales de EE. UU., y la lapidaria derrota de la Selección ante Brasil. Los dos diarios más leídos, Clarín y La Nación, me producen un profundo desencanto, porque se nota poca producción periodística, noticias recicladas, y un intento desesperado de captar nuevos lectores con menos texto y más fotos. La venta de diarios impresos viene en caída libre, desde que se multiplicaron los sitios informativos de Internet. Y como cada vez más gente tiene acceso a un celular moderno, puede leer las noticias desde allí. Antes era cita obligada sentarse a la mesa de un bar, tomar un café y hojear los diarios. Asistimos a un cambio de hábitos que obliga a los editores a reinventarse. Casi ningún joven de 20 años o menos va a comprar un diario en papel, y ni siquiera lo lee online, sino que se entera de lo que pasa alrededor por la tele.Abunda, en el periodismo gráfico, una suerte de eterno deja vu, y uno tiene la sensación de que esa crónica o artículo ya lo leyó antes.Como mencionaba antes, en el afán de adaptarse a los tiempos que corren, donde la gente va a mil y cada vez lee menos, se privilegia las fotos, las infografías. Entonces se nota que el texto, la nota en cuestión, queda reducida a unos pocos párrafos. Es una estrategia equivocada la que están empleando, porque hay un público "cautivo" que quiere que el diario siga siendo lo que fue. El cambio más inesperado y sorprendente se dio en La Nación, que adoptó el formato tabloide (similar al de Clarín), y sólo dejó para los fines de semana su tradicional formato sábana. Por el momento, ambos medios se pueden leer en forma gratuita por Internet, aunque en ciertos casos hay que registrarse. En otros países más desarrollados, ya hay que pagar una suscripción para entrar a la versión digital. 

El gran interrogante, es cuál será el futuro de los diarios impresos, qué sucederá con los kioscos que los venden, con los canillitas, que ven con preocupación cómo merma su fuente de trabajo. A medida que surjan más medios de comunicación, mayor será la resistencia que deberán afrontar los diarios como los conocimos siempre. Además, se eliminaron suplementos, se suprimieron páginas, se adoptó un criterio opuesto al aconsejable. Al que está pagando para informarse hay que ofrecerle más de lo que pueda encontrar por Internet, porque nadie va a pagar por lo que puede conseguir gratis. Hace falta volver a las notas de análisis político, que ayuden a comprender la realidad que estamos viviendo con este nuevo Gobierno, en lugar de esconder la basura bajo la alfombra como hacen muchos, dado que tienen intereses creados para no ser críticos. Si no sos crítico, de algún modo te convertís en cómplice. Punto final. 

11 de noviembre de 2016

Aguas turbulentas

Un viernes cálido en la ciudad, palpitando lo que será un fin de semana intenso, con mucha actividad. Escribir en este espacio, tratando de analizar la realidad o los nuevos fenómenos que van surgiendo, ha sido desde el principio el objetivo que me propuse para este blog. Y como no tengo compromisos políticos con nadie, puedo decir que a Lobos no lo veo mejor que antes. Quizás, durante 12 años vivimos en una burbuja o en un limbo y recién ahora nos damos cuenta de cómo son las cosas. Pero basta caminar la calle para advertir lo que estoy diciendo: calles rotas, llenas de baches, veredas donde faltan baldosas, la Plaza 1810 totalmente devaluada como espacio público. Y el colmo fue tomar la decisión política de destruir las parrillas en la Costanera de la Laguna. ¿A qué "iluminado" se le ocurrió tan brillante idea? ¿Acaso el turista o cualquier vecino de Lobos no tiene derecho a comer un asado un fin de semana? El argumento es que "hay que preservar el recurso". Por supuesto, la Laguna es un recurso natural, pero en nada afecta o perjudica al ecosistema que haya parrillas o fogones en la Costanera. Es falso afirmar que la gente deja suciedad y mugre por ese motivo. Si nos ponemos a pensar, la gente arroja basura en cualquier lado, no sólo en la Laguna, pero nadie dice nada, es más fácil hacer la vista gorda. Bien podría decirse que el árbol les impide ver el bosque, como reza el dicho popular. 

No estoy diciendo que la actual gestión sea mejor o peor que la anterior, sólo digo que no se ven resultados concretos, y no podemos desaprovechar la oportunidad de que Municipio, Provincia y Nación tienen el mismo signo político. En su momento le tocó al kirchnerismo, ahora se abrió una nueva etapa y el ciudadano de a pie ya está harto de excusas, de que le digan que los fondos para obra pública no llegan, que hay que tener paciencia, que las cosas mejorarán. Cada vez que se presenta el nuevo Presupuesto Municipal ante el Concejo Deliberante, hay un aumento en las tasas o tributos que pagamos todos los lobenses. El ajuste, el sacrificio, el aguante, parece que siempre lo tenemos que hacer nosotros. Porque la clase política tiene dinero de sobra en sus bolsillos para satisfacer sus gustos y placeres. En cambio, los que estamos en el llano somos los que vivimos el "día a día", y muchas veces, aunque parezca insólito, estamos más al tanto de las cosas y de lo que sucede en Lobos que los propios políticos. El funcionario que se asesora por un tercero, y no camina la calle, nunca va a saber medir el pulso de la sociedad. Porque solamente va a escuchar lo que le quieran decir, una realidad distorsionada, se va a terminar creyendo su propio relato como ocurrió con los K. Ya pasó el tiempo de hacer campaña, ahora es momento de gobernar. Y quien no esté preparado para hacerlo, venga de donde venga, que tenga la nobleza de dar un paso al costado y dejarle el lugar a otro más idóneo. Punto final.

8 de noviembre de 2016

Hay que dejar la soberbia de lado

Apostar a un proyecto superador en los momentos difíciles, es lo que nos salva del naufragio. Cada vez más, tenemos que agudizar el ingenio para crear alternativas que nos rindan económicamente. Y lo bueno de esto, es que uno se da cuenta de todo lo que es capaz de hacer, con su formación y sus estudios, para emprender algo que sea rentable. Ya no podemos darnos el lujo de vivir con un solo trabajo, hay que empezar a buscar aquello que sea una segunda opción. Hacer valer todo lo aprendido para volcarlo en una fuente de ingresos. En mi caso, creo que pronto volveré a dar clases de inglés, como hice durante casi 9 años, aunque más no sea en forma particular. Puedo ayudar a un alumno a aprobar la materia, y a cambio recibo un dinero por ese trabajo. 

Cada vez más gente se entusiasma con la idea de aprender un oficio, una salida laboral, a una edad en la que quizás ya deberían estar consolidados o con seguridad económica. En un país tan imprevisible como el nuestro, nadie puede dar por hecho que conservará el mismo empleo durante toda su vida, y el hecho de aprender herrería, carpintería, o lo que fuere, de algún modo nos hace autosuficientes. Somos nosotros juez y parte, patrón y empleado a la vez. En muchas ocasiones veo cómo se degrada el periodismo, que es mi profesión. Cómo aparecen "jefes de prensa" o "secretarios de prensa" que no saben redactar un texto. Y no lo digo por hacerme el superado, sino porque de tan común, se ha hecho costumbre. Probablemente todos tenemos alguna falta de ortografía, pero he visto casos en los que uno se pregunta cómo es posible que esa persona envíe un comunicado o gacetilla representando a una institución. Yo defiendo mi laburo, nunca me creí más que nadie, del mismo modo que no acepto que me subestimen. Hace ya bastante tiempo que pagué "derecho de piso" en estas lides, y que me tuve que tragar varios sapos, trabajando por dos mangos. Cuando uno sabe cómo son las cosas, o cómo se maneja la gente con el recién llegado,  ya no quiere volver a ese lugar. En lo personal, nunca hice sentir mal a alguien que recién empieza. Me parece cruel y de poca hombría. Por el contrario, en la medida de mis posibilidades, ayudo a mi colegas y ellos me ayudan a mí. Cada uno defiende lo suyo, es cierto, o tiene sus primicias, pero compartimos el trabajo diario, las conferencias de prensa, varias cosas que hacen que nos veamos seguido en el trajín de la rutina.  Es en ese momento cuando hay que saber diferenciar los tantos: somos colegas, no amigos. Desde luego, no tiene nada de malo ser amigo de un colega, pero es poco frecuente que suceda, por lo general colaboramos entre nosotros, sin embargo los momentos de camaradería no abundan, excepto el Día del Periodista. Punto final.

6 de noviembre de 2016

Domingo de siesta de verano

Domingo por la tarde, hora de la siesta, ni un alma en la calle. El Centro es un enorme desierto de cemento y persianas bajas. El calor empieza a apretar, situación que es natural por la época del año en que estamos pero que sobrevino tan de repente que nos obligó a todos a revolver el placard y buscar remeras, bermudas, todas aquellas prendas de vestir que sean lo más livianas y cómodas posibles. 

Faltan pocos días para las elecciones presidenciales en EE. UU., y sinceramente no creo que la política exterior de cualquiera de los dos candidatos vaya a cambiar. Los países subdesarrollados como el nuestro, seguiremos siendo tratados como tales. Parece ser que estos comicios han calado más hondo en el País del Norte, porque un impresentable como Donald Trump, populista y demagogo, despierta amores y odios. El tipo es millonario, se sabe, y no tiene ningún problema en endulzar los oídos de los yanquis con promesas de deportaciones masivas de extranjeros, sembrando el odio contra los mexicanos y los latinos en general. Algo similar está ocurriendo por estos días en Argentina, cuando las declaraciones "sin filtro" del Senador Miguel Angel Pichetto (FPV), abrieron el debate sobre la inmigración ilegal. Este señor, que ocupa una banca y que debería pensar antes de hablar, apuntó contra los bolivianos y peruanos que llegan a nuestro país, a quienes tildó de "resaca". Es cierto que Pichetto hizo público lo que muchos piensan pero no se animan a decir, por temor a ser acusados de "fachistas". En su fuero íntimo, y dejando la hipocresía de lado, muchos argentinos coinciden con él. 

Lo que se podría plantear, sin caer en la xenofobia, es una política de inmigración responsable, reforzando los controles en las fronteras, preguntándole a todo extranjero (no sólo boliviano o peruano), qué viene a hacer a nuestro país, y siendo mesurados con el argumento de que "nos sacan el trabajo". Para empezar, ningún extranjero puede estar indocumentado, ni acá ni en ninguna parte del mundo, inclusive por su propio bienestar, ya que de tener documentación -en nuestro caso- podría acceder a la ciudadanía argentina si así lo desea. Los bolivianos hacen el trabajo que muchos argentinos no querrían hacer, como trabajar en los hornos de ladrillos o en quintas de verdura. Del mismo modo que los argentos hacen en EE. UU. o en España trabajos de lavacopas, mozo, limpieza de casas, o el cuidado de niños. Entonces, ante todo, dejémonos de joder y empecemos a construir un debate en serio, con altura. Lo que sí estoy de acuerdo, es que el extranjero que comete un delito debe ser deportado inmediatamente. Así sucede en la mayoría de los países, que cumpla su condena en prisión y luego que vuelva por donde vino. Si hablamos de chorros, tenemos suficientes entre los nuestros como para ir a "importar" a cualquier otro país. Siempre es injusto generalizar, o caer en lo "políticamente correcto", y es por ello que inesperadamente hubo voces a favor y en contra de los exabruptos de Pichetto. Nunca falta el que deja un mensaje en la radio y dice: "hace 15 años que vivo en Estados Unidos y acá no es así". Probablemente no sea así, pero poco importa la política exterior de una potencia mundial. Nosotros debemos reformular la propia y mantener relaciones de respeto y reciprocidad con los países vecinos, entre ellos Brasil. Punto final.

4 de noviembre de 2016

Cuando el celular se vuelve invasivo

Viernes por la tarde en la ciudad, muy caluroso por cierto. Este anteúltimo mes del año ya nos encuentra a todos un poco agotados, con deseos de tomarnos un descanso o unos días de vacaciones, lo cual no siempre es posible. El ritmo de vida que  estamos llevando, aún en el "micromundo" de un pueblo chico, ha ido cambiando. Los trámites, las cuentas por pagar, se multiplican. A mayor confort o comodidades, más llamados hay que hacer a los servicios de Atención al Cliente para que te presten un servicio aceptable. Como dice el tango, "el que no llora no mama". Las compañías de telefonía celular son un desastre, y como en la actualidad casi todos tenemos un teléfono, no pierden oportunidad para informarte por un mensaje de texto (si siquiera lo hacen por escrito en un papel), que te van a aumentar el abono. Otro detalle que he advertido, es que mucha gente aborda cuestiones serias, o casi confidenciales, por WhatsApp. Por supuesto que esto tiene su explicación en que no tiene costo. Hay muchas conexiones de Wi Fi disponibles en este momento. Pero, a mi modo de ver, es demasiado impersonal. Muchos médicos dan turnos a sus pacientes o responden una inquietud por WhatsApp, lo cual me parece una falta de respeto. Podemos determinar caso por caso, pero no podés decirle a un paciente "bajá la dosis de tal remedio" por un mensaje. Lo correcto es buscar un horario fuera del consultorio, llamarlo por teléfono y explicarle los ajustes que sea necesario realizar. 

A veces el celular se vuelve demasiado invasivo, y aunque sé que es un tema recurrente, no puedo dejar de mencionarlo. Estar conectado todo el tiempo, que todo el mundo te pueda localizar el cualquier lugar cuando quizás en determinado momento quieras estar solo o tranquilo, asusta un poco. Enviar fotos de momentos íntimos por WhatApp, o con personas desnudas, me parece una tontería, y los mismos que proceden de esta manera después se quejan de que se "viralizó". Eso es una red social utilizada sin control: viralizar, significa que lo que publicaste se expandió de tal modo, que ya se convirtió en una "bola de nieve" y no lo podés parar. Generalmente estos episodios toman trascendencia cuando se van en los "famosos de la tele", pero nadie está exento de que tus fotos pasen de teléfono en teléfono, por eso es mejor ser discreto, al menos en mi caso. Estoy casi seguro de que las parejas que se filman o fotografían teniendo sexo, por ejemplo, tienen esa búsqueda de que otros los vean en la cama, de lo contrario no lo harían y menos con un celular. A la gente le gusta mirar, y ser mirada, fíjense, sin ir más lejos, cuando un sábado a la noche van a un lugar muy concurrido y el resto te mira de arriba a abajo por puro chusmerío. Hay que comprender, quizás, que por esos tan mentados 15 minutos de fama, mucha gente es capaz de cualquier cosa para que su nombre aparezca en los medios. Punto final.

DESPUÉS DE LA PASO: CONCLUSIONES

Hoy domingo, la mayoría del electorado votó ratificando un modelo de país, con el cual se puede o no estar de acuerdo. Pero así es la democr...