29 de junio de 2010

ESTE MES CUMPLIMOS 5 AÑOS EN LA WEB!!!

Falta poco para que termine el mes, y mañana, 30 de junio, se cumple un nuevo aniversario de este blog. Redacto este post ahora, porque quizás mañana no tenga tiempo de hacerlo y pase por alto tan grato acontecimiento.
No me gusta emplear palabras solemnes para ocasiones como éstas. Lo que hago es muy humilde y es por el mero placer de escribir. Al igual que el resto de la gente, soy un observador de la realidad, con la diferencia de que he elegido este medio para compartir con ustedes esas consideraciones.

Del mismo modo en que el país fue cambiando en este cinco años, era inevitable yo también cambiara mi manera de pensar sobre determinados aspectos de mi vida y de mi entorno. Y celebro que así sea, porque no me gustaría ser un retrógada que se resiste al cambio y a la evolución. De todos modos, en ese proceso de cambiar, de hacer foco, de buscar un equilibrio, se nos va la vida, y debemos ser conscientes de ello.
A ver si soy claro: para quienes me conocen, yo sigo siendo el mismo de cinco años atrás, pero cuento con otras estrategias para manejarme ante situaciones que antes me afectaban, como nos sucede a todos.
Aprendí a ser más reservado en mis juicios y opiniones, a tolerar cosas que me indignan o irritan, tragándome la bronca, porque sé que si reacciono ante cada cosa que me molesta, el que se jode soy yo.
También creo que aprendí a aceptar el pensamiento diferente que puedan tener los otros, incluso en tópicos sensibles como política o religión. Esto lleva tiempo y es difícil de lograr. Hay que ser muy amplio de criterio y no perder la calma cuando nos dicen algo que va contra nuestros principios. El problema (por pensar así) es del otro, no nuestro. Parece un ejercicio sencillo planteado de esta manera, pero no lo es. Menos ahora, que las posturas están tan radicalizadas.
Una vez, un filósofo de la calle me dijo: "el gusto no se discute". Por ejemplo, podemos discutir si el programa de Tinelli es una basura denigrante o no, pero no puedo juzgarte porque te guste verlo.

Como último recurso, si no te bancás la idea política del otro, evitá encontrarte con esa persona, para evitar ir al choque o a la confrontación. Esto último es muy útil y da resultado sin mayor esfuerzo.


Han sido cinco años en los cuales pasaron muchas cosas, tanto en el país como en mi vida personal. Y espero que el futuro me encuentre en Lobos, o en cualquier lugar, haciendo lo que me gusta y rodeado de mis afectos más cercanos.

Un abrazo, amigos, y nos estamos viendo pronto.

27 de junio de 2010

Argentina y México: tan lejos, tan cerca

Debo reconocer que, a pesar de mi escepticismo, uno se deja llevar por la euforia colectiva que genera el Mundial. Por eso, hoy vi el partido de la Selección contra México como un hincha más, y obviamente me puse contento por el 3-1 a favor de nuestro equipo.

Pero también me pregunto por qué, en los foros o en los espacios para cometarios que tienen los diarios online, se advierte tanta xenofobia y racismo de la peor calaña. México es uno de los países que mejor ha tratado a la Argentina, más allá de lo estrictamente deportivo. Durante la década del '70, miles de argentinos que fueron amenazados o perseguidos por la Triple A se exiliaron en el país azteca. Son personas amables y cordiales, en su gran mayoría. Entonces, ¿por qué agredir a una nación cuyos habitantes nos han dado tanto? Los argentinos que se creen superados consideraron un buen entretenimiento cagarse de risa de los mexicanos, mezclar cuestiones políticas que nada tienen que ver con el fútbol, y buscar la provocación. Al fin y al cabo, se trata de un partido de fútbol, que dura 90 minutos y luego de ese lapso la vida continúa.

Me dolieron mucho, también, los comentarios que han dejado los españoles sobre el desempeño de la Selección. En principio, porque recuerdo frases que nada tienen que ver con lo deportivo: según parece, nos consideran una "raza inferior", "ladrones", y por si cabe alguna duda nos aconsejan "vuélvanse a su país", como para avisarnos de que no somos bien recibidos. Esos tipos, que seguramente existen y se esconden detrás de la pantalla de un monitor, son unos hijos de puta. Así de simple. Porque están insultando a los argentinos, mostrando su rechazo a la inmigración cuando en el siglo pasado eran ellos quienes venían acá cagados de hambre y buscando un porvenir mejor. Es cierto, también, que el comportamiento de los argentinos en el exterior no ayuda a que tengan un buen concepto de nosotros. Pero bajo ningún punto de vista se justifica esa violencia cargada de odio y resentimiento. Hago la salvedad de que varios de estos comentarios pueden leerse en la edición online de "Marca", el diario deportivo más leído de España.

Cuando se cae en la bajeza de aprovechar un resultado deportivo para sacar todo el veneno que tenemos dentro, estamos en problemas. En Italia se vivió la eliminación del Mundial como una tragedia nacional, cuando es uno de los países más desarrollados de Europa y tiene todas las condiciones para seguir siéndolo. Ojalá los argentinos seamos sensatos en lo que resta del Mundial y evitemos estas actitudes que flaco favor le hacen al fútbol. Una cosa es la rivalidad con Inglaterra, y otra muy distinta es suponer que un partido es la "revancha" de la derrota en Malvinas. Lamentablente, conozco gente que piensa así. Lo cierto es que ganen o pierdan, seguirán manteniendo el control de las Islas.
Espero que en el próximo partido ante Alemania, el equipo pueda mostrar su verdadero potencial ante un rival de jerarquía. Y que logremos prepararnos mentalmente para una hipotética derrota.

Para finalizar, podemos rescatar como un hecho positivo que tengamos la posibilidad de contar con jugadores jóvenes y talentosos, que seguramente no están rindiendo al máximo y tienen ante Alemania una inmejorable oportunidad de mostrar por qué están en la Selección Argentina.

21 de junio de 2010

Crónica de un lunes feriado

A pesar de que ayer (domingo) se conmemoró el Día de la Bandera, por esa costumbre que se ha adoptado con el supuesto objetivo de fomentar el turismo, el feriado es hoy, lunes 21. Y es en días como éstos cuando me pongo a pensar en quienes tienen que trabajar como si fuera un día cualquiera (yo entre ellos). Pero hay empleos que realmente no soportaría, o al menos, creo que me costaría bastante acostumbrarme. Por ejemplo, ser cajero de un supermercado, tener que soportar el malhumor de la gente, la discusión porque la persona argumenta que le diste mal el cambio, el trámite inútil y vergonzoso de un tipo que quiere pagar una compra de 20 pesos con una tarjeta de crédito.
Pasar encerrado en una oficina o en un lugar del cual no te podés mover, como es el caso de una caja, es sumamente ingrato. Desde luego, en los tiempos que corren debemos sentirnos afortunados de tener un trabajo, y es lamentable que se recurra a los sectores más necesitados para obtener mano de obra barata.

También los jóvenes que queremos independizarnos padecemos las consecuencias de este complejo escenario en el cual la inflación y la suba de los servicios públicos hace que alquilar una casa se convierta en algo utópico, porque te consume todos tus ingresos. No hay nada más gratificante que tener tu propio espacio, aunque sea un departamento monoambiente, por la tranquilidad que te da saber que puertas adentro podés hacer lo que quieras, manejarte tus tiempos, y empezar a forjar hábitos como la limpieza y el orden, que son tediosos pero necesarios. Hay que aprender también a cocinar, para abaratar costos y no tener que recurrir a un sandwich o un tostado en un bar. En fin, se trata de una experiencia que puede resultar difícil al principio, cuando estamos acostumbrados a tener un plato de comida en la mesa familiar, pero sin lugar a dudas es un paso hacia adelante para aprender que llega un punto en el cual estamos solos y cada decisión que tomemos será de nuestra exclusiva responsabilidad.

Por todo ello, en representación de todos los jóvenes que viven con sus padres, sostengo que no es que uno no quiera "dejar el nido". Simplemente, los números no cierran y resulta imposible pensar en un proyecto a largo plazo. Pero no hay que perder las esperanzas, y si por ahora no podemos concretar ese paso, volvamos nuestra mirada hacia otras metas que siguen pendientes y que resultan más a nuestro alcance. Les aseguro que no tardarán mucho tiempo en encontrarlas.

18 de junio de 2010

La búsqueda del balón imaginario


Viernes con llovizna y frío en la ciudad. Quería aprovechar esta oportunidad para pedir disculpas a quienes me envían consultas vía mail, por no poder responderlas con la brevedad que yo quisiera. A veces me olvido de revisar la casilla, pero tengan por seguro que todos los mensajes son leídos y respondidos (en la medida de lo posible).
Resulta evidente que todos, de una u otra manera, estamos pendientes del desarrollo del Mundial. O al menos, de los partidos de la Selección. Mientras esto ocurre, deberíamos indagar en la historia de Sudáfrica, sede de este evento, y que según los cronistas que transmiten desde allí, se trata de un país con profundas desigualdades sociales. La hipótesis que resulta más coherente es que Joseph Blatter, número 1 de la FIFA, necesitaba de los votos de los países africanos para continuar en el cargo, y ofreció a cambio que el próximo Mundial (es decir, éste) se celebrara en el continente más pobre del planeta.
Creo que deberíamos replantearnos nuestras prioridades. Es cierto que un Mundial constituye un evento que se da cada cuatro años y que permite que se enfrenten equipos que nunca se han visto las caras, como Inglaterra y Argelia. Pero la vida continúa, y hay muchas personas que no pueden darse el lujo de interrumpir su jornada laboral para ver un partido.

Tema 2: Estoy empezando a escuchar nuevamente discos que compré hace varios años, y que parecían dormir el sueño eterno. Yo sigo llamando "discos" a los CD's. A decir verdad, sólo una vez compré un vinilo auténtico, en 1991. A los pocos años fueron reemplazados por los discos compactos. En fin, la cuestión es que revolviendo la discoteca me encontré con agradables sorpresas, y también con otros discos inconfesables que vaya uno a saber en qué carajo estaba pensando cuando los compró. Si bien escucho música en formato MP3, insisto en que el CD merece mantener su respeto como soporte de música. Estamos viviendo tiempos de profundos cambios en la industria discográfica, y hoy a un músico le resulta más rentable salir de gira que editar un disco. Me parece injusto cargar toda la culpa en la gente que compra CD's o DVD's pirateados, cuando el material original se consigue a precios imposibles de adquirir para una persona de clase media que tenga intenciones de darse un gusto de vez en cuando. Lo mismo sucede con los libros y con lo que suele llamarse "industria cultural". Se llegó a esta situación porque la gente está harta que le metan la mano en el bolsillo por un CD que en épocas del 1 a 1 valía 22 dólares mientras en EE.UU. se conseguían a 9 de la misma moneda.

Me voy a dormir escuchando a Joan Manuel Serrat, y su último disco en homenaje al poeta Miguel Hernández. Altamente recomendable, por cierto. Y aunque no hay muchos puntos en común con el gran catalán, el último CD de Julieta Venegas es bastante aceptable (al menos para mí).

Eso es todo, señores. Buenas noches y nos vemos cuando la situación lo requiera!!!

16 de junio de 2010

Post Express!!!!!!!!

Aquí estamos, de nuevo en contacto. Escribo este post rápidamente porque el tiempo apremia, pero quería redactar algo a mitad de semana, como suelo hacerlo todos los miércoles. A pesar de que los partidos del Mundial no me despertaron gran entusiasmo, vi fragmentos de algunos de ellos, y el nivel de juego sigue sin convencerme. Como los lectores habrán advertido, a diferencia del Mundial anterior, sólo dos canales de aire televisan los partidos de la Selección: Telefé y Canal 7. Quienes tengan abono de cable pueden optar entre TyC Sports o la completísima grilla de canales de la Copa de Mundo que ha dispuesto Direct TV.
En el partido de las 11 (hora argentina), España, el candidato de todos, último campeón Europeo, perdió con justicia, presa de su propia mezquindad. Realmente decepcionante la performance del equipo del entrenador Del Bosque. A no confundirse: lo de los suizos no fue para la ovación, pero tiene su mérito.
Tema dos: después de días de lluvia, niebla y humedad, el clima parece querer mejorar. Hoy algo de cierte en que el buen tiempo nos pone de mejor ánimo y nos predispone mejor para afrontar el día. Debo decir que avalé rotundamente esa hipótesis, pero una mañana soleada y con el cielo límpido constituye un aliciente para que lo que la jornada sea más llevadera y nada nos parezca tan terrible como en realidad es. Cuando llueve torrencialmente y mi única protección del temporal es un paraguas y un impermeable, maldigo el hecho de no tener un auto. Está claro que en estos momentos no podría comprar uno ni siquiera remotamente, pero pienso que aun cuando contara con el dinero para adquirir uno, los gastos que demanda el mantenimiento de un coche (VTV, Patente, Seguro, combustible), serían una carga muy pesada de sostener. A pesar de que me gustaría tener un vehículo, le tengo terror a un accidente, ya sea por mi impericia y porque me encuentre con un conductor alcoholizado al volante. No tomo alcohol, pero se vas a manejar, dejale el auto a un amigo.

Me tengo que ir, pero pronto tendrán otro post con más extensión y detalles del acontecer diario. Nos vemos, gente!

13 de junio de 2010

El día después del debut

Hola, amigos, ¿cómo les va la vida en este domingo nublado y de calles desiertas? Las primeras líneas de este post las quiero dedicar a agradecer la nota que publicó el colega Eduardo Bobbio en su página www.lobosdiario.com.ar sobre el inminente aniversario de este blog. Desde que comencé con este proyecto, lo hice por el mero placer de escribir, pero despojado de toda vanidad. Yo redacto un texto sobre un tema determinado y tan pronto como es publicado ya está a disposición de cualquiera que quiera leerlo, sin ningún tipo de restricciones. En sus inicios, hubo muchas personas que me ayudaron y me dieron aliento para siguiera adelante con esto. Y, como siempre he sostenido, prefiero no saber quién entra al blog. Me quedo con el misterio de pensar que alguien, quizás sin tenerlo previsto, llegó aquí buscando algo en Google, o que lo hizo por intermedio de los "links" (o enlaces) que algunas páginas web amigas gentilmente han colocado.

Tema dos: Como la mayoría de los lobenses, ayer vi el partido de la Selección ante Nigeria, en el cual ganamos por la mínima diferencia. Es cierto que se desaprovecharon muchas ocasiones de gol, y que de haber concretado el resultado sería diferente. Y aquí volvemos a entrar en la vieja discusión que se suele dar entre los "resultadistas" y los que priorizan el buen juego. Está claro que los goles no se merecen, se hacen. Pero en esta oportunidad, tampoco hubo un rendimiento superlativo del equipo: en resumen, no hubo buen juego. Obviamente, se trata del primer partido y todavía queda un largo camino por recorrer. Creo que desde la derrota con Camerún en Italia '90, los entrenadores argentinos comprendieron que era un error subestimar el poder ofensivo de los equipos africanos. Puede ser que no estén dotados de mucha técnica, pero son ágiles y veloces, saben poner el cuerpo, y pueden dar vuelta el resultado de un partido con un contragolpe. No soy periodista deportivo ni pretendo serlo, simplemente estoy esbozando algunas ideas como simple espectador de un evento deportivo, ni siquiera en calidad de hincha.

Por lo que se pudo ver hasta ahora, los partidos de esta Copa del Mundo serán mezquinos en el marcador. Los partidos se definirán por pocos goles, y quizás Brasil pueda sacar alguna diferencia abultada en la ronda clasificatoria. De todas maneras, ver un partido del Mundial, aunque sea entre equipos sin la menor chance de salir campeones, no deja de ser una experiencia singular para una abúlica tarde de domingo como la de hoy.

11 de junio de 2010

Cumpleaños y Mundial


Fría noche con cielo parcialmente nublado en la ciudad. Ayer, jueves, festejé mi cumpleaños, aunque en realidad entre el trabajo diario y los compromisos de mis amistades no hubo oportunidad de hacer ninguna reunión social. Pero debo decir que mucha gente se comunicó conmigo para saludarme por un nuevo aniversario de mi existencia en este mundo, lo cual no es poca cosa. Además, creo que la época de las grandes fiestas, en las cuales uno invitaba a sus amigos con variedad de platos y bebidas, música, y todo lo que implica un cumpleaños para un número importante de personas, ha quedado atrás. Muchas veces se pierde tiempo y dinero invitando a personas con quienes no hay demasiada afinidad, y que son amistades por "carácter transitivo": amigos de amigos, clientes, o meros conocidos. La cuestión es que pasé este cumpleaños de un modo totalmente distinto a los anteriores, y a medida que uno va envejeciendo comienza a ver las cosas de otra manera. Antes esperaba que llegara la fecha con gran expectativa, y cada vez que recibía un almanaque del nuevo año lo primero que hacía era fijarme en qué día de la semana caería mi cumpleaños. Siempre es gratificante recibir regalos o muestras de afecto por la gente de tu entorno, pero creo que esas cosas se van dando solas y muchas veces no es posible saber cómo reaccionarán quienes nos rodean ante algo que nos toca tan de cerca.

Cambiando de tema, hoy empezó el Mundial, y me perdí la ceremonia inaugural por quedarme en la cama hasta tarde. Salí de casa a media mañana para hacer unas cobranzas cuando el primer partido del torneo, Sudáfrica-México, estaba a punto de empezar. Desayuné en el Escritorio y me quedé un rato viendo el partido cuando ya iban 6 minutos de juego. Me pareció bastante aburrido, por cierto, si bien todavía es demasiado pronto como para hacer conjeturas sobre el desarrollo del resto del Mundial.

Eso sí, lo que más me irritó, fue esa suerte de "zumbido de mosquito" provocado por las trompetas, cornetas, o como quiera que se llame, de los miles de espectadores del estadio. Nada de cánticos, bombos, bengalas o pirotecnia: siempre el mismo sonido, que provoca un fastidio imposible de explicar.
Otro aspecto que me llamó la atención fueron los carteles publicitarios, y las pocas empresas y marcas que acaparan todo el perímetro de la cancha. Ya no están más FUJIFILM, JVC, o incluso Mc Donald's, al menos por lo que alcancé a ver en los dos partidos que se jugaron hoy. Por otra parte, el realismo que uno vive desde la pantalla resulta sorprendente. La señal de alta definición (HD) permite que podamos ver hasta las gotitas de transpiración en la frente de los jugadores. Definitivamente, con la tecnología no hay vuelta atrás, es un camino que se transita en un sola dirección, más allá de que sus resultados no siempre implican un mejoramiento en la calidad de vida. Mañana, todo el país espera el debut de Argentina con Nigeria. Creo que será un partido trabado en la mitad de la cancha pero accesible, como así también es probable que el equipo nacional no pueda mostrar todo su potencial en su debut mundialista. Históricamente, la Selección que alcanzó instancias decisivas fue evolucionando de menor a mayor en su rendimiento. Faltan pocas horas para elucidar esta cuestión y ver qué tiene para ofrecer el representativo local.

9 de junio de 2010

Buscando la felicidad en una pelota de fútbol

Miércoles, mitad de semana, mucho frío en la ciudad. Intenté dormir la siesta sin quitarme la ropa y con una frazada como abrigo, pero las bajas temperaturas no me lo permitieron. Estamos viviendo los días previos al Mundial, y siento que a pesar del entusiasmo propio que despierta un evento deportivo de estas característica, no se vive con tanta euforia como en 2006. Recuerdo que hace cuatro años era imposible no hablar del Mundial, no ver programas de TV dedicados al torneo, y en Buenos Aires los cines y teatros permanecían vacíos cuando había un partido importante.

Tampoco es un dato menor que, cuatro años atrás, estábamos viviendo la "primavera kirchnerista". Todo parecía encaminarse lentamente hacia la normalidad, la inflación no era significativa todavía y el desempleo se mantenía estable. Ya por aquel entonces la mayoría de los argentinos presumíamos que Cristina sería candidata a Presidenta.

No recuerdo exactamente qué me encontraba haciendo en 2006, pero sí guardo en mi memoria el partido que la Selección jugó con Alemania, en cuartos de final, terminó empatado y luego se definió por penales en favor de los alemanes. El arquero del equipo rival también pasó a la historia por haber anotado prolijamente en un papelito en qué dirección patearía cada uno de los futbolistas argentinos encargados de ejecutar los penales. Sin embargo, la Selección de Pekerman vivió ciclos notables, tuvo a jugadores de alto nivel y permitió un recambio que era a todas luces necesario. Le dio la oportunidad a los juveniles de demostrar su talento en la Selección Mayor y de jugar de igual a igual con los equipos más poderosos del mundo. Fue una tristeza muy grande haber perdido con Alemania, sobre todo por la manera en que se dio el resultado. Por el contrario, cuando quedamos eliminados del Mundial 2002 y era Argentina el equipo favorito, su prematura eliminación me resultó totalmente indiferente, por ser un equipo mediocre, egoísta y sin ningún hambre de gloria.

Me tengo que ir a trabajar, pero no olviden la frase que tituló mi post anterior: "El silencio no es tiempo perdido". (Aparece en la canción "El rito", de Soda Stereo, 1986)

6 de junio de 2010

El silencio no es tiempo perdido

Domingo por la noche en la ciudad. Estoy cansado del trajín diario y quiero acostarme temprano, aunque como suele suceder, no me voy a dormir enseguida. Me estoy preparando mentalmente para comenzar la semana de la mejor manera posible, y creo que todos deberíamos hacer lo mismo, para que el lunes no nos encuentre con la guardia baja.

A veces siento que el fin de semana pasa demasiado rápido, cuando uno quiere acordar ya es lunes otra vez. Pero también es cierto que hay cosas gratificantes que adquieren significado por su sencillez, como comer una pizza con un amigo o tomar un café mientras leés el diario. Son pequeñas boludeces que nos permiten alejarnos por un momento de la agobiante rutina semanal. Yo ya estoy en una etapa de mi vida en la que encuentro placer en esas cosas, más que en el hecho de ir a baila una discoteca. Incluso, el hábito de escuchar música y de comprar discos, que siempre fue importante en mi vida, ha empezado a ocupar un lugar secundario. Uno va buscando nuevos caminos, y espero que todos podamos separar lo esencial de lo superfluo, porque les aseguro que no es fácil.

Los días previos al Mundial están dando que hablar, y cada día que pasa este evento irá ocupando más espacio en los noticieros de TV. Seguramente voy a redactar un post en el cual me dedique específicamente al tema, pero lo que puedo decir es que un Mundial siempre es una buena oportunidad que utilizan los gobiernos de turno para distraer a la población y lanzar todo tipo de medidas impopulares entre gallos y medianoche. De manera que veamos los partidos y alentemos a la Selección, pero no perdamos de vista lo que sucede en el país.

3 de junio de 2010

Luego de casi 5 años, el blog se consolida cada día más


Estimados amigos y recién llegados: Aquí estamos de nuevo, en una fría noche de jueves. Cada tanto me consultan vía mail personas que han visitado el blog e integran alguna banda de rock. Por lo general, buscan información sobre lugares donde puedan tocar en Lobos. A veces es difícil hacer de nexo entre una banda y los dueños de los bares, pero trato de orientarlos en lo que esté a mi alcance. Además, me siento bien de que el blog sea leído y de poder ayudar a alguien. Y siempre hay gente que lo descubre por mera casualidad, buscando alguna palabra en Google. Cambiando de tema, hoy le regalé a mi viejo un libro de Alejandro Apo, gran periodista deportivo y narrador de cuentos. Tuve oportunidad de verlo a Apo a mediados de 2005, cuando presentó en Lobos su espéctaculo "Y el fútbol contó un cuento", junto con Marcelo "El Turco" Sanjurjo. Fue en ocasión de los festejos por el centenario de Boca Juniors. Más o menos para esa época nació este blog, y desde entonces me mantengo en pie, redactando cuando puedo. Mi intención es ofrecer algo digno de ser leído, pero sin demasiadas pretensiones ni solemnidad. Con el tiempo uno va aprendiendo el sentido de las cosas. Por ejemplo, ese blog, y los años que lleva en la Web, me han permitido ver cómo fue cambiando mi vida todos estos años. No es que hubo un cambio radical, pero siempre hay pequeñas boludeces que hacen que comiencen a actuar de otra forma. Estoy preparando el post por el aniversario del blog, que se conmemora este mes. Por el momento, no puedo adelantarles demasiado, pero les aseguro que pondré lo mejor de mí para que el texto sea ameno y de fácil lectura. Voy a revolver el archivo para rescatar los hechos más significativos de estos cinco años. A medida que uno asume nueva responsabilidades, crece la necesidad de buscar momentos de distensión. Como ustedes saben, la música juega un rol importante en mi vida.

Ultimamente estoy escuchando un compilado de Patti Austin (si no saben quién es, busquen en Google), y de Air Supply. Estoy en una etapa en que no quiero estridencias ni distorsión, quizás por eso artistas como Norah Jones me generan tanta admiración y me provocan una gran satisfacción interior.

Discos recomedados: Patti Austin, "The best of Patti Austin" (Sony Music, 1994). Es una edición remasterizada y no fue editada en la Argentina, solamente se consigue importada. Altamente recomendable. Air Supply, "Forever Love" (2 CD). Editado por BMG/Arista antes de la fusión con Sony Music. Un compilado de canciones que por momentos se vuelven demasiado melosas pero que tienen buenos arreglos. Ideal para escuchar con tu novia, o tomando una taza de café en una tarde lluviosa de domingo.

2 de junio de 2010

Primer post de junio

Comenzamos a transitar la segunda mitad del año, y esta mañana del 2 de junio me despertó la sirena de los Bomberos, lo cual no es extraño, ya que el Cuartel queda a pocas cuadras de mi casa. El motivo no fue, afortunadamente, ningún siniestro: los servidores públicos celebraron, a su manera, el Día del Bombero Voluntario. Como es sabido, hoy también se conmemora un nuevo aniversario de la fundación de Lobos. Hace 208 años que existimos como pueblo, y a pesar de que el progreso ha sido innegables, todavía quedan muchas asignaturas pendientes.

Pero en un día de tantos actos protocolares y festejos, quiero ser optimista, y pensar que si Lobos continúa ocupando un lugar en el mapa de la Provincia, ha sido porque hubo gente que se ocupó de darle identidad de pueblo, con los usos y costumbres propios de los lobenses. Porque aunque parezca un pueblo más, perdido en la inmensidad del territorio bonaerense, Lobos es distinto a otros que he tenido la oportunidad de visitar. No digo mejor o peor, simplemente distinto. Hay momentos en que me siento orgulloso de haber nacido aquí, y otros en que me pongo a conjeturar cómo hubiera sido mi vida en el caso de haberme nacido y criado en Capital, por ejemplo. Pero lo concreto es que el destino quiso que éste fuera mi lugar, y de a poco uno va aceptando la realidad que le toca vivir, admirando a los artistas que hacen bella esta ciudad, y descubriendo que no todo lo que reluce es oro.

Me tengo que ir a trabajar, pero no podía dejar de redactar este breve post en un día que reviste muchas interpretaciones y tiene un valor histórico innegable, más allá de que nuestros queridos Bomberos hayan elegido las 8 de la mañana para despertarme con su estridente sirena.

Resistir desde la barricada

Cuando las cosas no me salen bien, siempre pienso que el día siguiente (o el intento siguiente), puede ser mejor. Nos frustramos por accione...