31 de agosto de 2015

Lucha de ideas

Ultimo día de agosto, y es momento de pensar que nos depararán, los tres últimos meses del año. En rigor de verdad, vivimos pensando demasiado a largo plazo en un país donde eso no es posible, porque las reglas de juego para asalariados y empresarios cambian constantemente. Pero vamos a dejarlo ahí, lo importante es tomar conciencia de lo fugaz de la vida, de cómo "ayer" estabas con el ventilado o el aire acondicionado al mango, rodeado de mosquitos, y "hoy" estás con dos frazadas, bolsa de agua caliente, y un dólar a más de $ 15. Siempre dije que, en política, hay sectores de la oposición que sirven y ayudan. Que marcan la cancha, para que el Gobierno no haga lo que quiera con los fondos públicos, para preservar la división de  poderes. Y también hay otra oposición "onda Carrió", que denuncia cosas sin fundamento porque tiene fueros, que vienen con esos delirios místicos como si el pobre Dios tuviera la culpa de que formen alianzas que no conducen a nada. Fíjense que ya no se habla más de partidos políticos, son "espacios". Dicen "nuestro espacio", no "nuestro partido". Carrió está como vaticinó Menem, en la estratósfera. Es una persona honesta, no creo que haya sido corrupta, pero no la votaría ni en pedo.

Me da bronca el clientelismo, que quieran aprovecharse de la gente, que no se respete a los pueblos originarios (nuestros queridos indios), y que nos sigamos creyendo que estamos a la vanguardia de todo. En los '90, éramos del "Primer Mundo" porque teníamos todo importado. Ahora, somos un país supuestamente de avanzada porque está sustentado en una legislación retorcida, tramposa y totalmente inconstitucional. La Ley de Medios tiene algunas cosas rescatsables, pero no me jodan, no me van a negar que fue concebida con el único propósito de perjudicar al Grupo Clarín. Gracias por leerme, gente, y por atender a la diversidad de ideas!!! Punto final

29 de agosto de 2015

Basta de estupideces

Tiempo cada vez más caluroso en la ciudad, en este invierno que va diciendo adiós. Una mañana radiante, con el cielo sin nubes, sinceramente no es un buen escenario para rezongar ni quejarse por nada, aunque motivos no falten. De lo sucedido en Tucumán ya hablé bastante, y parece ser que los grandes medios tampoco están interesados en seguir con el tema, porque como dije una vez, todo pasa por Buenos Aires. Las provincias del Interior, y los pueblos ídem, raramente son noticia por algún hecho positivo o auspicioso. Pero en principio, habría que darse cuenta de que, para muchos medios, una "buena noticia" no es noticia. En medio de tanto malhumor, de tanta bronca contenida, cuando por alguna razón ocurre un hecho que es bueno para la comunidad, a nadie le importa. Quizás alguna donación de órganos, un niño que necesita un trasplante, eso sí puede medir unos puntos de rating. Pero el resto no: no interesa, no sirve, no "vende". Lo que vende es el escándalo y la mentira.
 ¿Cómo es posible que estemos dedicando minutos de televisión al precio de la cebolla o de la lechuga cuando sabemos que las verduras tienden a bajar, cosa que no ocurre con la carne? Con lo costoso que resulta tener una pauta publicitaria en TV (se cobra por segundo en el aire), pensemos que se están derrochando cientos de miles de pesos en difundir boludeces. Sí, el preocupante el precio de la verduras, y como nota de color da rating entrevistar a las vecinas de barrio indignadas, y todo eso. Pero no aporta nada más. Eso también es televisión basura. O mejor dicho, noticieros basura, que cuando faltan casi dos meses para las elecciones se ponen a hablar de gansadas. Hay mucha gente que no sabe a quién votar, y que se siente defraudada. Tienen razón y los comprendo. Por eso sostengo que el periodismo debe ser esclarecedor en la polémica, para no permitir que tipos que se creen con derecho a todo, como Aníbal Fernández, salgan a decir cualquier cosa. Como que "no hay pobreza en la Argentina, ni la habrá" ¿Quién es este que nos toma por estúpidos y nos miente en la cara? Seguramente el próximo Gobernador de la Provincia, el ex Intendente de Quilmes, el mismo que se tuvo que escapar de ls Justicia metido en el baúl de un auto. A ver si nos damos cuenta de que "Guillermito Andino" y ese panqueque de Gustav o Sylvestre (ex periodista del Grupo Clarín y hoy fervoroso oficialista), nos están tomando por chicos de jardín de infantes y subestiman nuestra inteligencia. Punto final.

27 de agosto de 2015

Post Express vol 2

Son las 10 AM del jueves, hoy me espera una jornada agotadora, estoy "complicado" (económicamente, digamos) porque estamos a fin de mes, pasan miles de cosas por día en la vida de una persona. A veces me resisto a creer que morimos como animales y que todo se termina acá. Que los sentimientos más nobles del ser humano y todo lo que dimos (o hicimos),  terminan en un cajón. Y otras veces, me pongo a pensar que quizás sea lo contrario, y deberemos aceptar que no hay alma ni nada que se le parezca, que la única vida que conocemos y que conoceremos será ésta.

Volviendo a cuestiones más triviales, me molesta la gente que se cree educada por "hablar bien" o no tener faltas de ortografía, pero tiene pésimos modales o es soberbia y arrogante. Ciertamente que hablar y escribir bien influyen sobre la percepción que tenemos de alguien, pero el maltrato, y por sobre todas las cosas la falta de sentido común, son a mi modo de ver señales de una falta de educación mucho más preocupante que la que mencioné anteriormente. Ceder el paso, respetar los semáforos, comportarse como un buen vecino en el más amplio de los sentidos, y no creerse solidario por donar un paquete de yerba en una inundación o por comprar una rifa. Dejémonos de joder, a ver si nos sacamos la careta y le damos a la palabra "solidaridad" el peso que realmente debe tener. Asistir con alimentos a los más pobres es responsabilidad del Estado, y si nosotros asumimos el rol de un Estado "ausente", de algún modo le estamos haciendo el juego del gato y el ratón, cosa que sería saludable evitar. El Fisco nos persigue, nos dice que nuestros impuestos o que la plata que gastamos en la Quiniela va a a parar a obras para todos, y en realidad nos están cag... No digo que esté mal hacer una donación, pero ello no te hace necesariamente una persona solidaria.

Y retomando por enésima vez el meollo del asunto, sostengo que son esos los aspectos o facetas que hacen a la educación, el hecho de ser asertivo y entender que no todos pensamos igual, y no llevar todo al terreno de la discusión y la violencia.  Punto final. 

26 de agosto de 2015

Fuera de este mundo

Miércoles de invierno con 20º C en la ciudad. Mucha humedad, me parece que se viene la lluvia de nuevo. Este fenómeno de la Corriente del Niño (o Niña, no sé cuál es exactamente), nos tiene a mal traer. Qué increíble, ¿no? Estamos tan acostumbrados a los palos, a la represión, a la violencia física y verbal, a la mentira, a la corrupción...que lo sucedido hace tres días en Tucumán ya no le importa más a nadie. Hay que dar gracias a Dios que no hubo muertos, pero claro, como Tucumán es una provincia chota perdida en el mapa, a nadie le importa, está lejos de Buenos Aires y de la "civilización porteña". Del militante radical muerto en Jujuy nadie se acuerda. Y si alguno de puta casualidad se acuerda, no le importa tampoco. Es así, hermano. Aunque la Constitución diga lo contrario, no somos un país federal, fijate que cuando pasás la General Paz ya no existís, aparece "algo" denominado Gran Buenos Aires, y después un montón de pueblos desperdigados por ahí, como Lobos. Por eso es necesario que en el Hospital se pueda terminar de construir la Sala de Terapia Intensiva, para que no haya que derivar pacientes a La Plata, con toda la burocracia, el papeleo, el helicóptero que no llega, la ambulancia que llega tarde, y un sinfín de desatinos que pueden decidir la vida o la muerte de una persona. En Lobos hay buena gente, siempre estuve convencido de eso. No es la mayoría, pero hay. La salud pública debe ser de excelencia, porque nos rompen el c... con los impuestos y  la guita que usan para financiar sus camapañas políticas, entonces es el propio Estado el que se hace el gil cuando te pasa algo. O no hay médico de Guardia, o un pediatra, y uno se pregunta qué hace el Ministerio de Salud, además de repartir preservativos y de vacunar niños. El Hospital de Lobos ha mejorado, nadie duda de ello, pero no puede ser que la solidaridad de todo un pueblo sea la que pague los ladrillos para construir una Terapia Intensiva mientras se despilfarran millones de pesos. Punto final.

25 de agosto de 2015

Reflexiones de invierno



Anoche me dormí escuchando el notable disco de The Doors, "Absolutely Live". En rigor, la edición que conseguí no es la original que constaba de dos CD's, esta versión (más reciente) tiene un arte de tapa distinto, y un solo disco. Recoge diferentes actuaciones del grupo de Jim Morrison entre 1969 y 1970. Como poeta, y como símbolo de mediados de los '60, el legado Morrison me parece más fuerte de lo que fue Bob Dylan. Es que Dylan fue eminentemente folk hasta 1965/66, cuando comenzó con un sonido más eléctrico y a seducir a un público más rocker. 
The Doors es una de las bandas que más influenció la música popular americana del siglo XX. Los tipos hicieron cosas que nadie había hecho antes, Jim Morrison era todo un sex symbol y en la época de los hippies y del "amor libre", el firmamento brillaba con los grandes del rock: Janis Joplin, Jim Morrison, Jimi Hendrix, Syd Barrett y Pink Floyd, Jefferson Airplane, entre otros. Y por supuesto, Los Beatles y los Stones. Hoy sólo queda esa música chata, masticada, lista para digerir, que pasan las radios "de clásicos de los '80". Cada década tuvo referentes talentosos, pero entre 1980 y 1990, la industria de la música estuvo dominada por el pop. Por Michael Jackson y Madonna, por un Bruce Springsteen pop y rockero a la vez, y por todos los temas de boliche que hasta el día de hoy las radios repiten hasta el hartazgo. Una cosa es Depeche Mode, y otra es....Fabio Concato o Spagna, que tuvieron dos hits en la vida. Son cosas que uno va percibiendo según pasan los años. Pero volviendo a The Doors, el único disco que no me gusta (contrariamente a la opinión de la mayoría y de muchos de mis amigos), es "Morrison Hotel". El álbum tiene un arranque glorioso con Roadhouse Blues, pero luego se vuelve demasiado monótono para mi gusto. Mi preferido es "Strange Days". 

En fin, la intención de este post, para poner "blanco sobre negro", es que comprender que NO TODO TIEMPO PASADO FUE MEJOR. Así como comencé estas líneas hablando de una banda que ya no existe y tiene más de 40 años, creo que cada generación es hija de su tiempo y que en base a los acontecimientos que van ocurriendo deja huellas culturales en el arte. Ya sea música, literatura, o cine, por mencionar algunas vertientes. El hip hop o el rap no me gusta en lo más mínimo, pero es un género que surgió de los negros del Bronx, en New York, como una forma de manifestarse frente a los apremios ilegales de la Policía, y la discriminación racial. Podría seguir graficando el espíritu de este texto, pero que quedó claro que cada uno es hijo de su tiempo. Está el que creció escuchando a Charly García y el que ahora tiene 20 y pico y  escucha a....Tan Biónica, Miranda, y esas cosas que me resultan algo desagradables. Pero siempre va a ser así, como los jóvenes que se rebelaban de los puritanos y encontraron en figuras como Elvis Presley o James Dean una manera distinta de entender las cosas, una forma de sentirse identificados. La música es un territorio tan vasto, que podés escuchar el disco "Queen II" y encontrar muchas similitudes con el sonido de los Guns N' Roses. De hecho, el propio Axl Rose reconoció a Queen como una de sus influencias. Bueno, podría seguir dando ejemplos medio burdos, pero creo que se entendió la idea que quise expresar. Un abrazo, amigos. Punto final. 

Volvimos a la Década Infame

Estoy podrido de que este Gobierno acuse, a quienes piensan distinto, de "gorilas", "cipayos", o "destituyentes". Cada denuncia de corrupción que cae sobre el universo K es vista a los ojos del oficialismo como un intento destituyente. Que me expliquen entonces por qué lo esconden al Vicepresidente Boudou, que ya no aparece ni en figuritas y fue a votar "camuflado" para evitar el escarnio público. 
Estamos volviendo a la Década Infame, a la quema de urnas, al fraude, a los bolsones de comida a cambio de votos... todo eso fue lo que pudimos ver en esa provincia-feudo llamada Tucumán, que bien podría ser el escenario de una novela del genial García Márquez. La gente se manifestó y la Policía reprimió de la peor manera, dejando personas gravemente heridas sin que haya motivo alguno que lo justifique. Lo paradójico que la provincia que nos dio la libertad, donde se declaró la Independencia, es desde hace años un nido que corrupción y nepotismo. Esto no es nuevo: lo fue desde los tiempos de Domingo Bussi (represor de la dictadura devenido en hombre democrático), de "Palito" Ortega, el mismo forro que hacía campaña tocando a los pobres en caravana y luego se lavaba las manos con alcohol. 
Lo de Tucumán es inadmisible. Es un país serio, la provincia debería haber sido intervenida de inmediato, pero como en este caso es territorio kirchnerista, eso no sucederá de ninguna manera. No tengo nada contra las personas que adhieren a este modelo, pero dejen de echarle la culpa a TN o a Magnetto, porque la represión, la entrega de bolsones con alimentos, y las irregularidades que se produjeron en los comicios tucumanos, las vimos todos. Basta de seguir sosteniendo una mentira en base a teorías conspirativas, según las cuales siempre hay alguien detrás de los incidentes. Los incidentes se produjeron porque la gente será pobre, tendrá hambre, pero no es boluda, y está cansada de ver cómo los tipos gobiernan 12 años o más sin que nada cambie, viendo cómo se pisotea la Ley Sáenz Peña de hace dos siglos. Y no me estoy "rasgando las vestiduras", porque si ocurriera en una provincia donde gobernara otro partido político, diría lo mismo. El pueblo es manso, pero en algún momento dice basta. 

Quizás sea un iluso pensando que el 10 de diciembre de 2015 algo va a cambiar, pero la esperanza es lo único que nos queda. Para los que quieran levantar un dedo acusador sobre mi persona, les recuerdo que yo escribí un post (texto) en este mismo blog, donde reconocía todas y cada una de las buenas medidas que tomó el kirchnerismo, a mi modo de ver. Yo sé reconocer las cosas que me parecenn acertadas y no me importa quién las haga, sino que se hagan. Pero cada día me despierto con el desasosiego de pensar que no estamos en 2015, sino en 1930. Punto final.

23 de agosto de 2015

PENSAR ANTES DE HABLAR



Los periodistas no somos Jueces ni Fiscales. No podemos condenar a alguien por una acción determinada, y menos aún podemos hacerlo cayendo tan bajo en el chusmerío barato y esa falsa moral que todavía persiste en las pequeñas urbes como la nuestra. La comunidad a menudo exige a los periodistas de Lobos que investiguen esto o lo otro, pero no percibe el hecho de que toda investigación debe hacerse recogiendo pruebas sobre el hecho que se desea denunciar. Siempre me viene a la mente la frase del fallecido Antonio Cafiero: “tengo sospechas, no certezas”. Se refería a los presuntos sobornos en el Senado, allá por el año 2000. Los periodistas tratamos de guardar el secreto profesional, lo cual significa no revelar la fuente de información que nos otorga un dato clave para empezar a tener algo de sustento en lo que se pretende comunicar, sea en una nota editorial, en una crónica, o en una columna de opinión. La psicología del rumor, como he escrito en textos anteriores, funciona en los pueblos chicos y ese rumor se expande rápidamente como una bola de nieve, sin que el aludido por el mismo pueda hacer nada para evitarlo.   
En la Argentina, este oficio ha sido bastardeado por los mercenarios de siempre, por los que compran voluntades, por los amigos del poder. No en vano el periodismo es considerado “el cuarto poder”, en virtud de la influencia que tiene para torcer el rumbo de los acontecimientos. Pero ese poder que le es conferido al periodista honesto, debe ser ejercido con responsabilidad, y no con el ánimo de “hacer lobby” para un determinado sector o montar una operación de prensa. Las operaciones de prensa, a gran escala, no son gratis: se financian con dinero sucio, que proviene de partidos políticos o de sindicatos escindidos. Por todo lo expuesto, ratificamos nuestro compromiso indeclinable en la búsqueda de la verdad, dejando de lado todo tipo de comentarios maliciosos, porque estamos convencidos de que vamos por el camino correcto. 

Desde luego, yo estoy abierto a todo tipo de sugerencias y consejos, pero siempre que sea en el marco del respeto y no desde el vulgar anonimato en que se cobijan los cobardes. Nuestra lucha no es con nuestros colegas, a quienes apreciamos. Es con nosotros mismos, para mejorar cada día y ofrecer un producto periodístico de calidad. Punto final.  

21 de agosto de 2015

Políticas que fracasaron

Pasaron ya dos siglos pero las cosas no han cambiado demasiado: Argentina sigue siendo un país agroexportador, por más trabas comerciales que existan. Vale decir: exportamos cereales y carne, e importamos todo lo demás. La política de "sustitución de importaciones" impulsada por el Gobierno es un fracaso absoluto, por varios motivos: 1) Los productos electrónicos que se fabrican o ensamblan aquí son de pésima calidad, 2) Aunque aparentemente ciertos juguetes o autopartes, por citar dos ejemplos, se fabriquen en ARG, están a "precio dólar", y 3) Si se te rompe cualquier cosa que haya sido industria argentina, vas a tener que esperar tres o cuatro meses, con suerte, para que puedas conseguir el repuesto y que lo dejen ingresar a la Aduana. 

La gente no compra algo por el sólo hecho de ser importado (al menos no es mi caso), sino porque es de mejor calidad. Y los estándares de calidad que se manejan en el país dejan mucho que desear. Insisto, la soja, el "yuyo" del que tanto habló Cristina, sigue siendo la tabla de salvación de este Gobierno en concepto de retenciones. Esto no significa que yo sea un gorila o un oligarca, son hechos objetivos: no tenemos en ARG un "Silicon Valley", un polo tecnológico, es totalmente impensado suponer que acá se puede fabricar un televisor o un celular. Y lo poco que entra importado, es de China. Seguramente, como consecuencia del acuerdo comercial que Argentina suscribió con el gigante asiático. Así, es difícil que las cosas funcionen, que los artefactos no se rompan, porque un aparato chino es sinónimo de berreta, aunque sea feo decirlo. Los coreanos y  los japoneses, ¡inclusive los mexicanos! se manejan con otros estándares de calidad. México lo hace, sobre todo, porque es socio comercial de EE. UU. y a los yanquis no les pueden vender cualquier basura. Y no me jodan más con las trabas arancelarias, con que no nos dejan competir, con esto y aquello. Si hacen las cosas bien, si invierten para fabricar electrodomésticos como debe ser, la gente va a apoyar a la  industria nacional. Caso contrario, seguiremos con el atraso crónico que es propio de un país periférico, totalmente desconocido fuera del ámbito del Mercosur. No hace falta mirar muy lejos. Si Brasil puede fabricar celulares, tablets, y otros artículos "hi- tech", ¿por qué no podemos hacerlo nosotros? Punto final. 

20 de agosto de 2015

Recordando a Michael



Un lindo jueves en la ciudad. La verdad es que demoré unos días en actualizar el blog, pero no fue por ningún motivo en particular, quizás porque me mantuve "entretenido" u ocupado en otras cuestiones. Había pensado hablar del panorama político local, pero creo que ya han una sensación de hastío entre la gente que yo también comparto. Este mes, concretamente el 29 de agosto, se cumple un nuevo aniversario del natalicio de Michael Jackson, el cantante pop más talentoso de todos los tiempos. En rigor, sería un error llamarlo simplemente "cantante": era un performer, un actor sobre el escenario, un bailarín excepcional, como James Brown o Fred Astaire. Para las nuevas generaciones, dejó un legado que nadie podrá borrar o tergiversar: los discos están, la música está, los videoclips que costaron millones de dólares están. Michael Jackson fue un artista único, que atravesó tres décadas, y que día tras día acrecienta más su figura. A diferencia de otros grandes como Elvis Presley, Jackson no tuvo una discografía muy prolífica. Es decir, no grabó demasiados discos, lo cual a menudo es considerado de un modo peyorativo. Pero era tan obsesivo en el estudio de grabación, que por ese motivo se están lanzando discos póstumos, con canciones excelentes que el propio Rey del Pop no quiso nunca que vieran la luz. Centenares de canciones que, por la voracidad comercial que siempre les comento, seguramente serán lanzadas en CD o en tiendas digitales. Y prueba de lo exigente que era Michael consigo mismo y con los demás, es el documental "This is it", en el cual (valga la redundancia), se documentan los ensayos previos a la frustrada gira final, que quedó trunca tras su muerte en 2009. 

No me hablen de esos estúpidos de Justin Bieber, Miley Cyrus, o inclusive Madonna: Michael Jackson está a años luz de ellos, y su estrella brillará por siempre. Punto final.

18 de agosto de 2015

Invierno con 20º C!!!

Cada día que llega nos presenta una nueva oportunidad. De mejorar, de progresar, de demostrar que podemos. La chance de descubrir en la radio o en Spotify una banda de rock que quizás la está "rompiendo" en Australia y acá no la conoce nadie. Las ganas de decir "basta" y dejar de fumar, tomar alcohol, o cualquier vicio que vos tengas. El entusiasmo de releer un libro como si fuera la primera vez, lo cual es bastante difícil de lograr. Realmente, un libro tiene que haberte gustado mucho como para que vuelvas a recorrer sus páginas tras una primera lectura. Y, en definitiva, lo único que vale son las ganas de suuperarse, que no te las van a prodigar los políticos ni los curas o pastores. Ni siquiera esos gurúes de El Arte de Vivir (o "el arte de currar"). Yo estoy convencido de que el que las hace, las paga. Y no hay cielo ni infierno, esto se paga acá. El tipo que es abyecto y cruel, que vive con el signo $$$ en la cabeza, que se cree superior al resto por su condición  económica, ya la va a pagar. Porque yo prefiero considerarme superior por mi intelecto y no porque tengo un Audi A 6 con vidrios polarizados. Déjenme de joder. Son cosas que siempre existieron, esos tipos que se creen intocables, pero como ahora hay tanto "nuevo rico" dando vueltas, se percibe más.

Antes, en Lobos había 20 o 30 familias con guita y nada más. Ahora, el que la pega con una financiera o con una mesa de dinero, ya podrá comenzar a disfrutar del Toyota Corolla. Qué auto choto, por Dios. Es el oscuro objeto de deseo de la clase media, y no es más máquina que un Renault Megane o que un Ford Focus. Pero no: los nuevos ricos eligen el Toyota Corolla. Que lo disfruten con salud, mientras me voy a dormir escuchando a los Rollling. Punto final.

16 de agosto de 2015

Declaración de principios 2015




Como dijo Fangio en una de sus frase más recordadas, "hay que ser el mejor, pero nunca creerse el mejor". Yo no me duermo en los laureles, si es que los tengo. Cuando escribo una nota periodística que me parece que está bien lograda, me pongo contento conmigo mismo y con la gente que probablemente vaya a leerla, pero nada más. La vida sigue y el trabajo es lo que nos dignifica. Y a menos que seas un delincuente, no queda otra forma de ganarse la vida que saliendo a trabajar. Yo me doy mis "gustos", porque para eso trabajo, pero cada vez puedo hacerlo menos por esta inflación que no nos da respiro. Y entonces uno se pregunta para qué trabaja, si para pagar las cuentas y nada más, porque el Monotributo o los impuestos no va a venir Dios a pagártelos. Pero quienes me conocen saben que no me arrepiento de esta profesión, siempre sostengo que es lo que elegí hacer, con lo bueno o lo malo que tenga como cualquier otro trabajo. En esta soleada tarde de domingo, más ganas tengo de salir a la calle a ver qué onda, a buscar notas, a seguir con el laburo. No tengo ganas de quejarme ni de vicitimizarme, porque ninguna de las dos cosas sirve para nada. Tengo ganas de seguir caminando, y de que el que quiera acompañarme en el camino que lo haga. 

Hoy, que el agua de esta terrible inundación ya casi ha desaparecido, es momento de reflexionar, de valorar lo que tenemos, y de pensar en el futuro. Sí, pensar un futuro mejor para nosotros y para nuestros seres queridos. Porque si no lo hacemos, nadie lo hará por nosotros. Y no tiene sentido perder el tiempo pensando qué vino primero, si el huevo o a la gallina. Hay que seguir, porque la vida es demasiado corta para envenenarte el alma con envidias y viejos rencores. Punto final. 

Disco recomendado del día: Soda Stereo, "Dynamo" (1992, Sony Music)

13 de agosto de 2015

Escuchando a Queen

Jueves por la tarde en la ciudad, otro asqueroso día de lluvia. Estoy escuchando a Queen, aprovechando que el diario La Nación lanzó una colección con todos los álbumes de la banda. Realmente es una muy buena oportunidad para aquellos que crecimos con la voz de Freddie Mercury en los auriculares, pero quizás nos limitamos a conseguir los compilados de "Grandes Exitos". En rigor de verdad, hay discos de Queen que no me agradan en absoluto, pero los de mediados de la década del '70 son, para mi gusto, lo que tienen esa contundencia, ese aire a hard rock con el cual la banda fue concebida allá por 1973. Tener la posibilidad de escuchar discos como "News of the world" (1977) o "Queen II" (1974), es un placer. Tal vez lo percibo así por ser un fan de la banda, al punto tal que el primer CD que me compré fue de ellos, es que me cuesta ver objetivo en el análisis de la obra o de la trayectoria que se prolongó por casi 20 años. Todo lo que vino después de la muerte de Freddie, no tiene ningún valor, al menos para mí. No sólo porque su voz y liderazgo es ireemplazable. Sino también, porque siguen haciendo refritos, y no aparecen composiciones nuevas que permitan ver que el grupo tiene ganas de seguir en un ciclo post-Freddie, como lo hizo AC/DC. Una transición sumamente difícil, para la cual se necesita que una persona tome la posta, y el resto del grupo pueda adaptarse a un proceso creativo que implica componer canciones de calidad, saber adaptarse a los tiempo sin perder la escencia o la identidad, y desarrollar la capacidad para que las nuevas generaciones sepan "qué es (o qué fue) Queen". Tener un sonido característico, no ser un pastiche que no aporta nada. Digamos que no hay secretos, es así de simple. Por algo Los Beatles se disolvieron, o los Rolling hace tiempo que no graban material nuevo. Porque ya hay demasiada guita en las cuentas suizas y poco entusiasmo en aportar algo diferente. Punto final.  

11 de agosto de 2015

El drama de vivir bajo el agua llegó a LOBOS

Desde 1983 (o 1985, existen varias versiones) que los lobenses no vivíamos una situación semejante. Inundados, con vecinos que vieron azorados cómo el agua entraba a sus casas como consecuencia de 300 mm. de lluvia que cayeron entre el viernes y el lunes. Hoy la situación mejoró levemente, por el sólo hecho de que no llovió, pero los expertos en meteorología aseveran que se trata de un paliativo, y que a partir de mañana miércoles, el cielo volverá a llorar. Más agua, más angustia, más miedo e incertidumbre para decenas de familias, sobre todo aquellas que residen cerca del Canal Salgado. Un curso de agua donde los hijos de puta de siempre arrojan basura, total qué más da, para qué tener residuos en casa o esperar que alguien los recoja cuando se pueden tirar en en canal. Es así como aparecieron bolsas, cubiertas de autos, gabinetes o carcazas de televisores viejos, flotando sobre el agua. Porque es así, a nadie le importa nada, a ver si nos hacemos cargo de lo desaprensivos que somos, y de la discriminación. "Los negros de m....", dale con eso, dale con lo mismo, ojalá no fueras vos en que tiene el agua hasta las rodillas, por forro y fascista.
Señor de la extrema derecha: permítame que le explique que los "neg..." no son necesariamente delincuentes, chorros, drogadictos o proxenetas. Hay gente de bien, gente de trabajo, en los barrios más postergados, lo cual es algo que cierto sector de la clase media venida a menos nunca va a saber entender. Para qué preocuparse en entender cuando es más fácil recurrir a los prejuicios, ¿no? Porque como suele suceder, esa misma clase media resentida es la que se cree el Papa Francisco por donar un paquete de yerba. A ver si aprendemos de una vez, dejémonos de joder, y que esto nos sirva de lección A TODOS. Porque evidentemente hubo obras que no se hicieron, o que se hicieron mal, y es tan perverso quien se robó la guita y no las hizo, como aquel que pretende sacar un rédito político de esto. Ahora que (casi) nos tapó el agua, nos damos cuenta de que la fiesta de los cortes de cintas, de las inauguraciones, terminó, y que hay que ponerse las botas para meter las patas en el barro. Punto final.

8 de agosto de 2015

De regreso


Sábado con lluvia y viento en la ciudad. Volví a redactar en la notebook luego de algunos días en que me mantuve ajeno a este querido blog, por motivos que no vale la pena mencionar. Vísperas de elecciones. Tenemos la oportunidad de cambiar algo metiendo el sobrecito en la urna, o de seguir como estamos. No hace falta mencionar que hay un candidato oficialista que promueve "profundizar el modelo" (quizás hasta el punto de hundirlo), y otros candidatos presidenciales que no son precisamente de lo mejor, pero que tal vez puedan tener la capacidad de torcer la historia. La PASO son un buen test, en principio, para saber si Scioli ganará (o no) en primera vuelta. Como respeto la veda electoral, me limitaré a decir solamente eso. Creo que hemos llegado a una instancia en la cual quien no definió su voto, debería hacerlo con convicción, pero NUNCA votar en blanco, porque eso es desentenderse del asunto, dejar que otros decidan por vos, desligarte del problema. Por supuesto que es respetable el voto en blanco, pero desde 1997, cuando me tocó sufragar por primera vez, nunca apelé a esa modalidad. Me equivoqué un montón de veces, y otra tantas los candidatos que yo voté no ganaron. Pero aún así, y en el peor de los escenarios, elegí (aunque más no sea), lo que yo consideraba que era el mal menor. Lo que menos daño le iba a causar a la democracia. Yo ya soy un adulto, y me doy cuenta de que ninguno de los que asuman van a poder cambiar drásticamente las cosas. Pero si nos dejamos llevar por el desánimo, sintiendo que no vale la pena elegir, como venimos haciendo desde hace 32 años, estamos complicados. Todos somos grandes y sabemos lo que tenemos que hacer. Inclusive todos conocemos lo que hacen los punteros políticos en el Conurbano y cómo se manejan. De manera que vamos a hacer un pedido unánime: basta de violencia, basta de odio, que gane cualquiera pero que no sigamos discutiendo por el huevo o la gallina. Punto final.

5 de agosto de 2015

Nadie sale vivo de aquí

Muchas veces perdemos tiempo intentando buscar una explicación a cosas que, en realidad, no la tienen. No hablo de fenómenos sobrenaturales o "paranormales", sino a las reacciones que puede tener una persona, a sus sentimientos, y a su modo de manifestarlos. Sin ser biólogo ni nada parecido, creo que el carácter, el temperamento de cada uno, es heredado o por lo menos influenciado por su padres y el resto del núcleo familiar (si lo hubiere). Cuando uno es niño o pre adolescente, pasa la mayoría del tiempo en contacto con sus padres, y con sus compañeros de la escuela. Y como todavía no podemos forjar nuestros propios rasgos, tomamos como modelo aquello que vemos en nuestros seres más cercanos. 

Pero lo que sí tiene explicación, es que una persona que ha atravesado una situación límite, que ha debido hacerse cargo sola de la crianza de sus hijos, y otros casos parecidos, conoce lo que es "el mundo real", mucho más del que vive encerrado en un country. La mujer o el tipo que tuvo que sacar fuerzas de donde no las hay, que pasó por momentos jodidos, que tuvo que afrontar la muerte, la pobreza, la desgracia, la humillación, sabe cómo son las cosas. Porque en esta sociedad lo más "fácil" es estigmatizar al otro. Y digo que es más fácil, porque en lugar de ponerse a pensar por qué Fulano actúa de tal o cual manera, ya lo crucificamos o lo rotulamo. Si tenés que tomar decisiones en consecuencia, salís fortalecido (más allá del resultado de esas decisiones). Como reza el dicho, "lo que no te mata te hace más fuerte". Y el que puede hacer el duelo ante la pérdida, buscar contención emocional, finalmente descubre el sentido de la vida. Todo el resto de tu vida lo pasaste pagando cuentas y cambiando el modelo del auto, hasta que tomás conciencia que algún día te vas a morir y nada de eso tendrá valor. Por eso, desde mi humilde lugar, sostengo que la vida se compone de pequeños momentos, como si fuera un collage, y que en esos instantes podemos ser felices. Punto final.

2 de agosto de 2015

Tendencias que desconciertan

Domingo por la noche en la ciudad. Una de las posibilidades que nos brinda YouTube, es la de acceder a todo tipo de material audiovisual: sketchs de programas cómicos, publicidades de televisión que marcaron una época, y el trabajo de mucha gente que ha dedicado su tiempo para transferir los viejos videotapes y así poder verlos en Internet. Y la industria de la música está abarcando cada vez más un determinado segmento, que accede a los videoclips o a los "singles" (también llamados "cortes de difusión") de una determinada banda. Acá en Argentina no se dan demasiados casos, pero entre los yanquis siempre fue muy común que antes de lanzar un disco, pasaran por la radio el single, el "hit", y de este modo se generaba el interés por conocer el resto del disco. 

Por otra parte, cada vez hay más sellos discográficos independientes: muchos artistas conocidos se cansaron de hacer la música que Sony o Warner querían, y entonces comenzaron a editar sus discos y a promocionarlos por Internet. Siempre sostuve que lo que realmente importa es la música, si un álbum fue producido por Fulano o Mengano, o editado por una discográfica determinada, no me interesa. Muchos de los discos de Pappo, el mejor guitarrista de rock y blues de dio la Argentina, fueron grabados en sellos independientes, o con pocos recursos, porque no eran "comerciales". Si vos sintonizás cualquier radio FM de Lobos, difícilmente escuches una canción de blues, o de jazz. No "vende", no interesa. Es una falta de respeto a la gente, como si el oyente tuviera que recibir siempre esa música chota, mascticada y procesada, para consumirla de un sólo bocado. Pappo, Litto Nebbia, Miguel Mateos, Baglietto, y muchos más, no suenan en la radio. ¿Por qué? De vez en cuando escuchamos algún tema de Charly, pero no mucho más. Me parece bárbaro que haya gente que le guste la cumbia, la música electrónica, o lo que sea, pero debería haber lugar para todos los géneros. Si una radio transmite las 24 horas, ¿no le podés dedicar aunque sea 30 minutos al rock nacional, y me refiero al rock nacional "del bueno"? Si  las radios FM de Buenos Aires pudieran sintonizarse fácilmente desde aquí, sin lugar a dudas elegiría alguna de ellas. Punto final.

Nuevos concejales y consejeros: vecinos que tienen todo un camino por delante

Comenzamos una nueva semana. Ayer, domingo, terminé agotado luego de cubrir la asunción de los nuevos concejales y consejeros escolares. Afo...