23 de agosto de 2015

PENSAR ANTES DE HABLAR



Los periodistas no somos Jueces ni Fiscales. No podemos condenar a alguien por una acción determinada, y menos aún podemos hacerlo cayendo tan bajo en el chusmerío barato y esa falsa moral que todavía persiste en las pequeñas urbes como la nuestra. La comunidad a menudo exige a los periodistas de Lobos que investiguen esto o lo otro, pero no percibe el hecho de que toda investigación debe hacerse recogiendo pruebas sobre el hecho que se desea denunciar. Siempre me viene a la mente la frase del fallecido Antonio Cafiero: “tengo sospechas, no certezas”. Se refería a los presuntos sobornos en el Senado, allá por el año 2000. Los periodistas tratamos de guardar el secreto profesional, lo cual significa no revelar la fuente de información que nos otorga un dato clave para empezar a tener algo de sustento en lo que se pretende comunicar, sea en una nota editorial, en una crónica, o en una columna de opinión. La psicología del rumor, como he escrito en textos anteriores, funciona en los pueblos chicos y ese rumor se expande rápidamente como una bola de nieve, sin que el aludido por el mismo pueda hacer nada para evitarlo.   
En la Argentina, este oficio ha sido bastardeado por los mercenarios de siempre, por los que compran voluntades, por los amigos del poder. No en vano el periodismo es considerado “el cuarto poder”, en virtud de la influencia que tiene para torcer el rumbo de los acontecimientos. Pero ese poder que le es conferido al periodista honesto, debe ser ejercido con responsabilidad, y no con el ánimo de “hacer lobby” para un determinado sector o montar una operación de prensa. Las operaciones de prensa, a gran escala, no son gratis: se financian con dinero sucio, que proviene de partidos políticos o de sindicatos escindidos. Por todo lo expuesto, ratificamos nuestro compromiso indeclinable en la búsqueda de la verdad, dejando de lado todo tipo de comentarios maliciosos, porque estamos convencidos de que vamos por el camino correcto. 

Desde luego, yo estoy abierto a todo tipo de sugerencias y consejos, pero siempre que sea en el marco del respeto y no desde el vulgar anonimato en que se cobijan los cobardes. Nuestra lucha no es con nuestros colegas, a quienes apreciamos. Es con nosotros mismos, para mejorar cada día y ofrecer un producto periodístico de calidad. Punto final.  

El culto a la haraganería es el éxito del celular

  Los recuerdos de la infancia son los mejores. No digo que toda la etapa de la Secundaria carezca de momentos buenos, pero eso es otra hist...