31 de octubre de 2014

Por siempre joven


El ser humano es por naturaleza hedonista: busca el placer. Lo puede encontrar en el sexo, en la comida, en la lectura, en la música, o en lo que fuere. Algún sociólogo podrá refutarme lo que estoy diciendo, pero siempre pensé que es así. Que buscamos cosas que nos hagan sentir bien, aunque en un mediano plazo nos hagan mierda, como el alcohol, el cigarrillo y las drogas. Pero no hay debate sobre estas cuestiones, quizá porque a nadie le importa, quizá porque dos minas en bolas "miden" más en rating. Con una dosis de suerte, por ahí encontramos algún canal de cable que se ocupe de estas cosas. Y es entonces, con el control remoto en la mano, cuando uno se vuelve un dictador: si no me brindás entretenimiento en diez segundos, te cambio de canal. Y a otra cosa. ¿Será que la gente quiere todo "masticado"? ¿Será que nuestras prioridades han cambiado? Sería bueno imaginarse cómo era la vida en una familia tipo cuando no había TV, o en su defecto, cuando había televisión sin control remoto. Nadie quería tomarse el trabajo de levantarse de la mesa a cada rato para cambiar de canal, entonces se miraba lo que había. Y si hablamos de rock, las bandas salían de un garage, no de un "reality show" lleno de pendejos arrogantes que se creen la encarnación de Axl Rose o Mick Jagger. El único caso en que se requiere de un casting es para elegir los actores de una película o miniserie. ¡Pero no lo vas a mandar a Robert Redford a hacer un casting!

¿Estaré renegando porque soy demasiado viejo? ¿O tendré alguna dosis de razón? Punto final. 

Amo lo extraño

Viernes por la noche en la ciudad. Por fin un día en que la conexión de Internet funciona como debería ser: "va como trompada", carga rápido las páginas, inclusive hasta he logrado el prodigio de ver algunos videos en YouTube. Lo cual es tarea ardua para mí, no sé si por mi máquina o por la conexión pedorra. Con este post, creo que estoy rompiendo el récord de cantidad de textos escritos en un sólo mes. Pero fue saliendo así, naturalmente, no es que me haya propuesto alcanzar determinada cantidad de post. En fin, estoy leyendo un libro muy interesante sobre la Conquista de América, y todos los atropellos y barbaridades cometidas por los españoles. Aunque muchas cosas uno las conoce, no deja de ser valioso cuando el autor aporta documentación que sostiene su postura. Y eso es algo que debería suceder también en el periodismo: una primicia es válida y todo el mundo la quiere tener, pero tiene que tratarse de un hecho real y que se pueda comprobar. 

Vivimos en la "época de lo verosímil": es decir, de hechos o situaciones que parecen verdaderas, se dan a conocer como tales, pero no lo son. El uso del modo potencial ("habría renunciado a su cargo", etc.), es un recurso legítimo, no obstante lo cual muchos periodistas sólo lo emplean para no comerse un juicio. Yo no soy quién para hablar de ética periodística, pero puedo darme cuenta claramente cuándo hay algo que no corresponde. Ahora que Clarín rediseñó su edición en papel, cada vez hay más fotos y menos texto, lo cual es un error, porque los editores intentan hacer un facsímil de la página de Internet, lo cual es imposible. Y además, no sirve. Quien compra la edición impresa, no quiere andar cliqueando por aquí o por allá, sino que quiere recorrer las páginas y mancharse los dedos con tinta como era antes. Punto final.

29 de octubre de 2014

Basta de lluvia!!!

Luego de casi ocho horas ininterrumpidas de agua y más agua, cesó la lluvia. Al menos por ahora. Ya casi estamos entrando en el jueves, y el Servicio Meteorológico pronostica nuevas lluvias y tormentas para el fin de semana. Hoy me puse a escuchar a (la banda de rock inglesa) Keane en pleno diluvio, y pienso que por la melancolía que despertaba en mi ánimo, deberían haber puesto al disco un sticker que dijera: "está música inicita al suicidio" (cuack). Es así hermano, en un día de sol radiante te podés cagar de calor y quejarse de haber perdido medio litro de agua en transpiración, pero vas a estar mejor predispuesto para afrontar la jornada. Vas a poder salir a dar un paseo sin necesidad de usar ese paraguas "chino" berreta que se desarma todo con las ráfagas de viento. Vas a poder sentir esa energía, esas ganas de empezar el día con pilas, sin tener que quedarte encerrado en tu casa mirando por la ventana a ver cuándo para de llover. O peor aún, estar haciendo zapping con la TV que te quema la cabeza. Hasta que encontrás algún capítulo de "How I met your mother" (Canal Sony), que te salva. Pero, insisto, ver el cielo límpido, respirar ese aire sin humedad, tomar conciencia de que estás vivo, no tiene precio. Para todo lo demás, existe la lluvia. Punto final. Y me despido escuchando a Bryan Adams.

27 de octubre de 2014

Lunes con tormenta y sin música

Ahora que por "desperfectos técnicos" no puedo usar el equipo de audio, me he entretenido leyendo varios libros que tenía olvidados. La lectura de determinados textos, complejos, duros, insume mucho más tiempo que los 3 minutos que dura una canción promedio. Y hasta tanto no solucione el problema, escucharé música con los temas que tengo cargados en el celular. Después de varios días de calor agobiante, en la tarde de hoy se desató una tormenta que provocó un fuerte aguacero. Fue breve, es verdad, pero suficiente para que baje la temperatura y ahora tengamos el termómetro en 25º C. Suficiente como para caminar por la calle sin derretirse por el sudor. No deja de asombrarme el hecho de que no se haya cortado la luz: es increíble cómo nos hemos acostumbrado al pésimo servicio de EDEN, al punto tal que apenas empieza a llover ya preparamos las velas y las linternas. Espero que esta "excepción" continúe durante el resto del día. Punto final.

25 de octubre de 2014

Los amigos, la guita, y las formas de pensar



Siempre consideré que en la vida uno debe ser agradecido: a los amigos, a aquellos que aún sin ser amigos te dan una mano, a la familia. No hay cosa que me fastidie más que la ingratitud. Yo no espero que me levanten un monumento, pero uno necesita cierta gratificación. Y a todos nos ha pasado de ayudar a gente que luego nos traiciona o se muestra indiferente. ¿Es cierto que “hay que dar sin esperar nada a cambio?”. Me parece bastante relativo: si querés donar algo para una colecta, sería una estupidez hacer alarde de ello. Pero si realmente dedicaste tu tiempo en acompañar a una persona en un momento difícil, lo menos que podés esperar es que algún día alguien te lo reconozca.

 A veces es complicado: por ejemplo, yo nunca presté plata ni jamás lo haría, pero habría que estar en la situación. Quizás si un amigo o un familiar cercano me lo pidiera, aceptaría. Pero antes, me aseguraría de que realmente necesita la plata para sus necesidades y no para gastarla en el Casino o en el Bingo. Son formas de pensar. Tal vez, esto que estoy diciendo, que pensaría dos veces antes de prestar plata, es porque a mí nunca me gustó tener deudas o pedir fiado. No estoy juzgando a las personas que lo hacen, sólo digo que yo no lo haría. Por ejemplo, si me gusta un determinado disco o libro, y no tengo la guita para comprarlo, me quedaré con las ganas. Ya llegará el momento. Y si ese momento nunca llega, al menos tengo Internet para poder escuchar música o leer buenos textos. Buen domingo para todos. Punto final.

Un nuevo dia, un nuevo post



No me andan los tildes en el teclado de la notebook, de manera que este post fue redactado primero en Word y luego pegado a la plantilla del blog. Me revienta cuando tengo que renegar con la computadora: en este caso no tanto porque escribo en mi página personal, pero sí me fastidia si tengo que redactar una crónica o una nota para un medio de comunicación.

En fin, algún día encontraré los famosos tildes, y descubriré en qué parte del teclado está. Mientras tanto, seguiremos con este modo de trabajo. Hoy fue otro día agobiante en la ciudad, y desde el punto de vista periodístico hubo que cubrir boludeces varias que caracterizan a la idiosincrasia lobense. La cultura, en todas sus manifestaciones, es un placer, pero uno se cansa de cubrir exposiciones de cuadros, fotos, esculturas o lo que fuere. Una asignatura pendiente que tengo es escribir una nota deportiva. Soy totalmente ignorante en esas lides, lo reconozco. Sé algo de básquet, porque lo practiqué cuando era chico, pero de fútbol no entiendo demasiado. Digamos que, más que entender o no, no estaría capacitado para escribir la crónica de un partido. Si no conocés a tal o cual jugador, no podés saber si tuvo un rendimiento superlativo o si “camina” por el campo de juego. Por otra parte, no quiero ser un opinólogo sobre cuestiones que ignoro. Me gusta el fútbol, de ello no caben dudas, pero para verlo por televisión. La ventaja de la TV es que te muestra las jugadas desde diferentes ángulos, hay repeticiones de los goles, y aunque uno no esté en el estadio, se disfruta más. Desde luego, ver un partido en la cancha debe ser inolvidable, pero corrés el riesgo de que te maten, te caguen a tiros, o te peguen con medio ladrillo en la cabeza. Así funciona el perverso fútbol doméstico. Punto final.

24 de octubre de 2014

Los ciudadanos, rehenes de las empresas privatizadas

Habrá que bancarse este "veranito". No soy pesimista, pero es muy probable que se produzcan bajones de tensión como consecuencia de alto consumo de energía. Aunque, pensándolo bien, con las desproporcionadas facturas que está cobrando EDEN, no está para instalar un equipo de aire acondicionado. Yo tengo uno en el living, que es el ambiente de la casa donde permanezco más tiempo, y nada más. Y como siempre, EDEN pregona el "uso recional" de energía, cuando los "irracionales" son ellos al brindar un pésimo servicio. Para hacer un reclamo y llegar a una respuesta satisfactoria, hay que pasar por numerosos "filtros" si uno concurre a la sucursal. La empresa nunca se hace cargo de nada, eso está claro. Y esto me hace pensar en las privatizaciones menemistas: ¿Sirvieron para algo? ¿Mejoraron el servicio? ¿Invirtieron lo necesario? Excepto en algunos casos puntuales, la respuesta es no. Sin embargo, haber "nacionalizado" YPF no obtuvo demasiados resultados, más allá del discurso para la tribuna, porque los combustibles siguen aumentando. 

Entonces, ¿A qué estamos jugando? Recuerdo febrero de 1999, cuando yo todavía vivía en Buenos Aires, y media ciudad se quedó sin luz durante casi 15 días. Afortunadamente, en el barrio donde yo vivía no se sintió tanto, pero familias enteras tuvieron que comprar agua mineral para higienizarse o para beber, y tirar la comida de la heladera porque se pudría. Y como siempre, el Estado ausente. Tuvieron que morir centenares de personas en la Tragedia de Once para que el Gobierno se decidiera a mejorar el transporte ferroviario. Lo más indignante de todo, es que ahora Florencio Randazzo (Ministro de Transporte), es uno de los presidenciables K gracias a dos o tres trencitos que compraron a China y otros países donde esas formaciones ya quedaron obsoletas. Randazzo no es un héroe nacional o un "reivindicador de la causa popular". Es un oportunista. Punto final.

23 de octubre de 2014

Realidad y ficción

Un jueves de calor agobiante en la ciudad. Seguramente, como suele suceder en esta época del año, reaparecerán los mosquitos y toda clase de insectos que durante el invierno no hicieron acto de presencia. La verdad es que hoy estoy cansado, pero no podía dejar pasar la oportunidad de escribir algunas líneas. Habrá que armarse de paciencia en 2015, cuando florezcan las inauguraciones de placitas y boludeces varias. Lo único que rescato de todo ello es el Cine Italiano. Se nota que se está trabajando a conciencia para recuperar el edificio. Claro está que, con un monto presupuestado de 8 millones de pesos, cualquiera puede hacer maravillas. Lo que caracteriza a una gestión eficiente es brindar un buen servicio a los ciudadanos cuando los recursos son escasos. Los Municipios deberían "autogestionarse", esto es, no depender de los planes que bajan de la Provincia o Nación para así derrochar a gusto y arrogarse como propios los logros en materia de obras públicas. Pero quienes caminamos la calle sabemos que esto no sucede: mientras haya inauguraciones por doquier, a la gente le importa un carajo de dónde salió la guita.

 Quizás por eso (y cambiando de tema), me pareció terriblemente infantil y mala leche que se haya promovido el ARSAT como "el primer satélite argentino". El diario Clarín podrá ser opositor o todo lo que ustedes quieran, pero informó con lujo de detalles que con anterioridad ya se habían puesto en órbita ocho satélites, algunos de los cuales se encuentran fuera de servicio. Un satélite de mierda no es una prioridad. La prioridad es que los chicos que concurren a los comedores escolares reciban una merienda nutritiva, y no que se destine una suma miserable, como $ 6, para ese fin. Y de los indios wichi en Formosa nadie se acuerda: esto es así porque no aportan votos, son un grupo pequeño, entonces, ¿para qué gastar pólvora en chimangos? Ese es el razonamiento que impera en un Gobierno que tiene fecha de vencimiento. Más allá del bien y del mal. Punto final.

Disco recomendado del día: 

Scorpions, "Comeblack" (2011, Sony Music)

22 de octubre de 2014

El verano llegó hace rato...

El otoño va diciendo adiós: por citar un caso, hoy se registraron temperaturas de 26º C, y si esta tendencia continúa será momento de ir a buscar las remeras, bermudas y camisas de manga corta que dormían plácidamente en el placard. Y cuando eso sucede, nos encontramos con la sorpresa de que hemos aumentado de peso y nuestra remera preferida ya no nos entra. Además, si la ropa no fue guardada adecuadamente, nos provocará asco sentir el olor a humedad y "encierro". Ahora estoy rescatando la ropa de verano, para ver qué sirve y qué no. Como es sabido, uno acostumbra a acumular cosas que luego pierden su razón de ser. Nunca fui muy obsesivo con la ropa, basta no que las prendas me calcen bien para que no haga falta nada más. A veces los colores son chotos: por ejemplo nunca vestiría una prenda amarilla o roja. Creo que el 90 % de mi guardarropa está compuesto por camisas blancas o con diferentes diseños. Y en cuento a las remeras, predominan el negro y el azul. Me parece que es bueno rescatar lo que sirva del vestuario, porque la ropa está carísima, incluso aunque no sea una marca "VIP". 

Espero que surja la oportunidad de ir a la pileta este 2015, y nadar un poco, que me relaja y me pone de buen humor. Pero falta mucho todavía, quién sabe lo que puede suceder. Punto final!

Disco recomendado del día: Soda Stereo, "Comfort y música para volar" (Sony/BMG, reedición año 2007)

19 de octubre de 2014

Ladrillo por ladrillo


Por curiosidad, por nostalgia, o quizás para ver qué pensaba yo hace casi 10 años, es que hoy me puse a indagar en mis viejos posts. Debo reconocer que muchos de ellos estaban más logrados que los actuales. ¿Qué ha pasado, mi capacidad cognitiva se ha "erosionado"? No creo, pero de cualquier manera lo que tenían los textos viejos es el "remate", esa última frase que caía como un mazazo para quien lo leía. Sin embargo, el ayer y el hoy no me preocupan el absoluto, en lo que a calidad editorial respecta. Sí considero que, en muchos aspectos, he cambiado mis hábitos, mis costumbres, mi fisonomía, mi forma de pensar, mis gustos, y podría seguir enumerando cosas. Y está genial que así sea, porque si seguís siendo el mismo boludo que hace 10 años, estás en problemas. Yo ya tengo 35 y hay determinadas situaciones que no me banco, y que hace una década podía llegar a tolerar. En parte, creo que cuando uno se vuelve más viejo, también se vuelve más intolerante. Pero intolerante ante la estupidez, ante la falta de talento de algunos "artistas", etc. Te vas dando cuenta quién la tiene clara y quién es un gil. Desde luego, todo lo expuesto no quita que te puedan cagar o estafar, pero vas aprendiendo que tu trabajo vale, que tiene un precio, y que aquel que no esté dispuesto a pagarlo, que se vaya por donde vino. Son los famosos "aprendizajes". Y no vuelvo a 2005, estoy en 2014 y a vivir lo que queda hasta que todo estalle (jaja!). Punto final.

Domingo soleado y con calor

Qué facil (y con qué rapidez), se olvida la gente de lo que uno ha hecho por los demás. Eso se llama ingratitud. No es que uno espere recompensa, o que le levanten un monumento. La cosa es distinta.Yo, aunque no lo diga todo el tiempo, no me olvidaré nunca de la gente que me ayudó a progresar, que me acompañó en momentos de zozobra, o que simplemente me hizo pasar un buen rato. Pero al parecer, no todos actúan del mismo modo. Esto no es un "palo" para nadie en particular, y el que se sienta aludido, ya no es mi problema. No obstante, creo que a todos nos ha sucedido alguna vez. Cuando vos sonreís, el mundo sonríe contigo. Cuando estás con pilas, todo parece de maravillas. Ahora bien, cuando tenés algún problema, los mismos aludadores desaparecen. 

Para el ciudadano de a pie quizá no resulte tan grave o traumático, porque tarde o temprano uno sabe en quién puede confiar. Creo que los que deberían darse cuenta de esta metodología con los políticos, empezando por la Presidenta. Tiene funcionarios parásitos, inútiles, sin la mínima idoneida, pero son "aplaudidores". Sin embargo, me imagino que cuando Cristina debe tomar una decisión drástica, está sola. Primero, porque los Ministros son totalmente incapaces, con alguna que otra excepción. Y segundo, porque la propia CFK se empecina en decidir cuestiones cruciales sin asesorarse debidamente. Asesorarse con gente capacitada, no importa si son K o no, sino que tengan dos dedos de frente. Manejar el timón del barco no es sencillo, eso es algo indudable. Pero si a ello le agregamos que la Presidenta no puede delegar ni siquiera en su Vice, un corrupto serial, la cosa se complica. Feliz domingo para la juventud! Punto final.

16 de octubre de 2014

Un jueves a las 7 de la mañana


Transcurrieron apenas unos minutos de las 7 AM del jueves y sigo somnoliento. No pude dormir bien anoche, entre el calor y la humedad. Sumado a esto, estamos en la recta final del año y no cabe dudas de que las temperaturas serán todavía más altas. Pero más allá de lo expuesto, me levanté con  pilas. No dormir bien siempre te pone de malhumor, pero qué le vamos a hacer. Desayuné un mate cocido con un trozo de pan, y me puse a revisar las fotos más recientes que tengo en la cámara. Ayer, entre conferencias de prensa y otras cuestiones, redacté como 6 notas, un número considerable, y estaba muy cansado. Pero así es la profesión, el trabajo que elegí, y sería una necedad quejarme.

Tengo un compilado de música electrónica titulado "Otoño 2009". Y me quedé pensando en aquellos hechos significativos que habían ocurrido ese año. Ralmente me intrigaba, porque ya la memoria no me funciona como antes. La verdad, más allá de las elecciones que provocaron la derrota de Néstor Kirchner contra el mediático De Narváez, no recuerdo nada trascendente de 2009. Por eso fue que me puse a revisar en los archivos de este blog, para ver si hallaba algo. Lo que sí me acuerdo es que para ese entonces, yo había dejado de ejercer la docencia y ya hacía tiempo que era redactor de un semanario local. 

Bueno gente, trataré de despabilarme, y de afrontar el día de la mejor manera. Y aguantemos un poco más hasta 2015, donde se "verán los pingos" y se tomarán decisiones importantes para el país. Punto final.

13 de octubre de 2014

Los diarios y las radios

Desde hace dos días, no tenemos diarios impresos en la Argentina, supuestamente debido a conflictos gremiales y al Día del Canillita. Considero que todavía les falta mucho a los portales Web de La Nación y Clarín para ofrecer información de calidad ante situaciones como éstas. El reciente rediseño del sitio de Clarín no me agrada en absoluto, pero uno supone que habrán hecho un estudio previo para determinar las preferencias de los lectores. Ahora, todos están focalizados en las "Apps": cómo hacer que se pueda leer el diario desde un celular o una tablet. Los que tienen una modesta PC con el noble Windows XP, que se jodan. Y más aún si tenés una conexión lenta, y no podés ver el contenido interactivo, los videos y todas esas cosas, que en rigor de verdad no aportan demasiado. 

Ya hemos hablado aquí del futuro de los diarios en papel, y yo sostengo que no desaparecerán en un corto plazo. Pero está claro que, el acceso masivo de muchos argentinos a Internet, hace que prefieran leer las noticias desde allí y ahorrarse unos pesitos en adquirir el ejemplar. Algo que sí me gupista, debo decirlo, es escuchar radio por Internet. Porque muchas radios de baja potencia, como Radio del Plata o Radio Ciudad, resultan casi imposibles de sintonizar en Lobos. Lo cual es una pena, porque tienen muy buenos programas. Entonces, en ese caso está bueno que mientras te cebás unos mates, puedas escuchar la radio como la vieja Spika, pero con la compu. Y si descargás Itunes, además de poder convertir archivos a MP3 o comprar música, podés escuchar radios de todo el mundo (en su mayoría de EE. UU.), divididas por géneros: rock, pop, R&B, soul, hip hop, música de los '80, o lo que fuere. Me parece una alternativa práctica para no desaprovechar. Punto final.

12 de octubre de 2014

El gran Michael Jackson

Espléndida tarde de domingo en la ciudad. Recién duchado y afeitado, me siento de buen semblante, cosa poco frecuente en mí que soy bastante renegado. Estoy escuchando el último disco de Lenny Kravitz, "Strut", que realmente suena muy bien. Es lo mejor que ha hecho Lenny en los últimos ocho o diez años. Un punto flojo, hay que decirlo, son las letras, pero la música (en el sentido estricto del término), es excelente. Muy buenos arreglos, mucha dosis de funk, R&B, soul, y todas esas cosas que me gustan cuando me dispongo a escuchar un disquito. Las vertientes más ricas de la música popular de EE. UU. tienen raíces afroamericanas, fueron los negros quienes nos enriquecieron con el blues, el jazz, el funk, y otros géneros que acabo de mencionar más arriba. Ignorados, marginados, estigmatizados (sobre todo en la década del '60), los negros aportaron a EE. UU. el legado musical más importante del siglo XX, que quedará para la posteridad. Y me da por las bolas cuando se meten con Michael Jackson, mi ídolo máximo. Podrán decir que cambió su fisonomía y cambió el color de su piel, que fue un presunto pedófilo, y todo lo que quieran, pero el tipo fue extremadamente talentoso. Y hasta el día de hoy, desde aquel 25 de junio de 2009 en que nos dijo adiós, no ha aparecido nadie que lo pueda despojar del trono de "Rey del Pop". 

Michael Jackson fue un artista sin igual, el mejor de su generación, obsesivo al punto de grabar casi 50 tomas en el estudio hasta lograr la "canción ideal" para sus oídos. Es por ello que en los próximos años aparecerán discos póstumos de Michael, porque al ser tan prolífico grabando material que nunca fue incluido en sus discos, los buitres (no confundir con "fondos buitre") tendrán para hacerse un "festín" y seguir lucrando con aquel niño que, a fines de los '60, cantaba "I'll be there", o "I want you back". Punto final.

10 de octubre de 2014

Cada loco con sus hobbies

Va anocheciendo en la ciudad. Hoy fue un día soleado, pero fresco. Durante el fin de semana tengo previsto actualizar el blog, dado que distintos motivos me impidieron acercarme hasta el cyber. Hoy estoy sentado frente al monitor, y las ideas que pretendía esbozar y que concibo generalmente por la noche, antes de dormir, han esfumado de mi mente, del mismo modo que se borran todos los datos cuando se formatea un disco rígido.
En estos momentos estos leyendo dos libros que hay sido una agradable sorpresa: uno de ellos es "En busca de uno mismo", del filósofo Jaime Barylko, y el otro es un ensayo histórico titulado "Argentina 1930-1960", publicado por editorial Sur, que dio nombre a la famosa revista literaria donde escribieron las plumas más notables de la argentina. Algunos se regodean con la televisión pública. Yo, por el contrario, prefiero las bibliotecas públicas.

Tema 2: Ante todo, aviso que no me andan los tildes del teclado.  Lamentablemente, en Lobos no hay buenos comercios donde uno pueda comprar CD's. Por otra parte, no mucha gente estaria dispuesta a comprar un compacto pudiendolo bajar gratis por Internet.  En realidad, existe sólo una disqueria, que en lo que respecta a la mercadería, se limita a traer los lanzamientos más recientes, o lo que más vende. Y es razonable, en la medida de que eso es lo que la gente busca. Sin embargo, esto implica que el jazz, el funk, y el soul, por citar tres géneros esenciales de la música del siglo XX, están ausentes. Por todo lo expuesto, es probable que si trajeran algo que realmente me interesara no tuvieran mucha demanda, en tiempos donde la voracidad comercial y el éxito fugaz arrasan con todo intento por tener una colección de discos respetable. Por ejemplo, si te gusta la música tropical, no me parece mal, pero escuchá a la música que proviene realmente de allí, y puedo citar el caso del talentoso panameño Rubén Blades. Y aunque en lo personal no me gusta, podríamos incluir en la lista a Celia Cruz. No a la cumbia villera "compuesta" (por llamarlo de algún modo) en base a dos acordes, vino y merca.
Entre los últimos discos que compré ayer (lunes), porque juzgué que tenían cierto interés, puedo mencionar: "Un lugar soñado", interesante álbum en vivo del español Ismael Serrano, que fue grabado en el Teatro Gran Rex de Buenos Aires una gira que lo trajo al país en junio del año pasado. También conseguí, allá por 2009, un interesantee compilado de Phil Collins, titulado simplemente "Love Songs". Se trata de un álbum doble, sin grandes pretensiones pero que recorre de un modo bastante completo las baladas de su etapa solista.
Finalmente, en lo que respecta las voces de la nueva generación, fue una grata sorpresa el CD de Demi Lovato, que lleva por título su propio nombre. Tengamos en cuenta que esta señorita tiene 21 años y -por lo que he escuchado hasta ahora- demuestra más talento y versatilidad que Hilary Duff, y tantas otras adolescentes salidas de la fábrica de High School Musical o de esos engendros concebidos por Disney y que son de consumo masivo entre los niños. Esto me hace pensar que a veces hay que escuchar un disco o ir a un recital sin prejuicios, a pesar de que no tengamos buenas referencias de la banda o del artista en cuestión.
Como dije alguna vez, la única alternativa para comprar música de calidad y variedad y ir a alguna de las grandes cadenas de disquerías que todavía subsisten, tal es el caso de Musimundo (que desde hace tiempo se dedica más a vender heladeras y lavarropas que discos). Excepto el anticipado (y esperado) álbum de Pink Floyd que saldrá a la venta el 10 de noviembre a nivel mundial, no pienso comprar más discos en el mediano plazo. Tengo suficientes. Es por ello que me voy a dedicar a escuchar, sin apuro, todos los que tengo, lo cual me llevará un tiempo considerable, pero es la mejor manera de darle valor a todos aquellos CD's olvidados que costó tanto esfuerzo comprar.
Sin embargo, hay que ser realistas y dejarse de boludeces: Además de los motivos que acabo de exponer, la verdad es que hoy tengo otras prioridades, otros gastos pendientes, y ello hace que uno deba plantearse cómo y de qué forma administrar el dinero. Es algo que se aprende con el tiempo, pero sobre todo, con la necesidad. Cuando aparece una necesidad que no puede esperar (medicamentos, ropa, alimentos, etc.), no queda otra alternativa que decidir por los imprescindible. Es, entonces, un buen momento para disfrutar de las cosas que ya tenemos (sean libros, películas, o cualquier objeto que nos provoque placer) y evitar la compra compulsiva o caprichosa de cualquier basura con aires de novedad.

El espectacular recital de Led Zeppelin

Una linda tarde de viernes en la "aldea". Aproveché unos momentos de ocio para ver el DVD de Led Zeppelin que documenta la "reunión" de este supergrupo del rock & roll, en 2007. Fue con Jason Bonham (hijo del fallecido John Bonham), como baterista. Escuchar demasiado a Zeppelin puede cansar un poco, al menos es lo que me sucede a mí, pero no cabe duda de que son músicos de la puta madre, virtuosísimos. Y es un placer ver cómo el gran Robert Plant sigue intacto, siendo el mismo "frontman" de siempre, quien toma el control de la escena y se lleva todas las miradas junto al inefable Jimmy Page.
También estoy escuchando aquel recordado disco de Gustavo Cerati, "Amor Amarillo" (1993), el cual tuve en mi poder al menos en tres oportunidades y se fue extraviando o rompiendo. Pero desde hace un tiempo conservo una copia de este trabajo discográfico. Testimonia una época en la cual Gustavo se hallaba con un brote que creatividad, tomándose su tiempo para salir del "encorsetamiento" de Soda Stereo, y animándose a buscar sonidos nuevos. Me gustó mucho más que "Fuerza Natural" (2008), su último álbum que nunca me terminó de convencer del todo. ¿Pero quién soy yo para cuestionar la trayectoria de un músico magnífico como Cerati? Creo que lo mejor, más allá de las consideraciones que acabo de hacer, es que los lectores que gustan de la buena música se formen su propia opinión. Y para ello, es necesario escuchar, y no guiarse por lo que yo o cualquiera revista chota como Rolling Stone les pueda decir. Punto final.

6 de octubre de 2014

Lunes otra vez

Me gusta dormirme sintiendo el ruido de las gotas de lluvia sobre el techo...y esas cosas. Todo muy romántico y sutil. Pero ayer llovió casi todo el día, totalizando 50 mm. y un poco más si contamos lo que cayó en la zona rural. Lo positivo es que el clima por fin se dejó de joder y llovió "como correspondia", no esas gotitas diminutas y miserables que aún así te estropean una salida o un paseo al aire libre. 

Lunes otra vez, a empezar la semana. Por ahora, viene tranquilo. Cuando dependés de vos mismo para lanzar un proyecto o proponer una idea, asumís los riesgos. Pero no tenés a un supervisor o a un jefe respirándote la nuca y controlando cada movimiento tuyo. Eso ya me pasó, entonces dije nunca más. Nunca más voy a permitir que me boludeen, porque soy un profesional de los medios. Aunque resulte arrogante decirlo, no es mi intención. Por lo general, las empresas está dirigidas por personas inútiles, que heredaron ese capital de sus padres, y sin embargo no saben nada de gestión o de cómo tratar a sus empleados. Por eso suceden estas cosas, por eso hay gente forra que ocupa puestos jerárquicos y ejerce ese acoso laboral, ese "bullying" tan en boga, pero con sus empleados. La culpa siempre es del otro, parece ser, y el Gerente delega en su personal, aunque si alguien se manda "un moco" la cara la ponga él. Como es cara de piedra, mucho no le importa ni le afecta. Ese es su juego: poner la cara, cara de póker, y someter a sus empleados. Exagerando un poco, podríamos decir que algunos no se han enterado aún que en el país se abolió la esclavitud. Punto final.

3 de octubre de 2014

El sobreviviente

Los dos guitarristas de rock más virtuosos de los últimos 30 años, ya no están entre nosotros. Hablamos de María Gabriela Epumer y del "Negro" Carlos García López. Lo llamativo (o no tanto), es que ambos integraron en distintas oportunidades la banda de Charly García, prócer máximo del rock argentino. Y digo que no es tan "llamativo", en el sentido de que siempre Charly se rodeó de los mejores músicos de su tiempo. En el caso de María Gabriela, falleció a la temprana edad de 39 años, el 30 de junio de 2003. Y el Negro García López, la semana pasada. Particularmente me interesa destacar el rol de Epumer en la banda de Charly, dado que se mantuvo con un estoicismo admirable en las épocas más turbulentas del Señor Say No More. Quienes hayan tenido oportunidad de escuchar el MTV Unplugged grabado en 1995 en Miami, podrán apreciar los impresionantes solos de guitarra acústica de la Negra Epumer, y cómo tenía esa intuición para salvar los baches cuando Charly se quedaba sin voz o se olvidaba la letra de las canciones. Hace poco leí un comentario de un forista del diario La Nación, cuando se conoció la noticia del fallecimiento de García López (otro violero de la puta madre), que decía: "Charly los va a enterrar a todos". El comentario no es casual: Charly, podría decirse, es casi un sobreviviente. En un período relativamente breve, murieron el Flaco Spinetta, Pappo, Mercedes Sosa (íntima amiga de García), Adrián Otero (de la banda de blues Memphis), y otras tantas glorias de la música popular vernácula cuyo nombre no recuerdo en este momento. 

En lo que respecta al "Negro" García López, basta con escuchar el disco "Cómo conseguir chicas" (1989), para apreciar los furiosos riffs de guitarra de este hombre. En vivo, del mismo modo que lo hiciera Epumer, llenaba los baches que dejaba Charly con unos solos impecables que te erizaban la piel. Fue, sin dudas, el mejor guitarrista de su generación. Y hasta el final de sus días, lo acompañó a Charly. El Negro era un tipo de carácter: palo y a la bolsa. Una vez que Charly estaba totalmente dado vuelta en un show, y dijo en público que García López lo había iniciado en la droga y el alcohol, el Negro no dudó en bajarle los dientes de un puñetazo. Charly siguió su carrera sin sus "piezas dentales" por varios años, como testimonio de aquella justificada reacción, hasta que le hicieron un implante en los últimos años. 

La Negra Epumer, el Negro García López: dos pérdidas irreparables para el rock argentino (no me gusta llamarlo "nacional"). Y me temo que Charly se queda cada día más solo. Punto final.

1 de octubre de 2014

Una cuestión de miradas

"Si me pasa algo, miren hacia el Norte", dijo Cristina anoche, en medio de su pelea con los "fondos buitre", la cual se hizo extensiva también al Gobierno de EE. UU. De acuerdo, Presidenta, lo tendremos en cuenta. Ahora bien, si a nosotros, los ciudadanos de a pie, nos pasa algo, ¿Hacia dónde miramos? ¿hacia la Casa Rosada? ¿Las cuevas que venden dólares ilegales en el Microcentro?. Las teorías conspirativas parecen haber tomado inusitado vigor en la Argentina. Lo peligroso es cuando la máxima autoridad del país las adopta como propias. Los yanquis no nos van a invadir como hicieron con Cuba en Bahía de Cochinos, o mucho más tarde en Panamá. Lisa y llanamente, no les interesamos demasiado, somos apenas un puntito perdido en el mapa donde suceden cosas inverosímiles. Por supuesto, los yanquis tampoco tienen el culo limpio, y sabido es que la corrupción no tiene bandera. Pero me parece, con todo respeto, que hay que poner los pies sobre la tierra y pensar en lo concreto. La Presidenta sabe que con los discursos de barricada gana algunos puntos en su imagen positiva. Ha hecho de la pelea contra los buitre una "causa nacional", y aquel que no quiera involucrarse en ella es considerado un cipayo o un gorila. Sería bueno pensar a qué estamos jugando: tenemos funcionarios impresentables, como Boudou, Timerman y Kicilloff. Esto no es lo peor. Lo peor de todo, y quizás lo más preocupante, es que tienen "línea directa" con CFK y por ende, ella avala cada una de sus acciones. Me parece que estamos en problemas. 

No hay que ser apocalípticos tampoco: el país llegará a 2015, con una transcisión difícil, pero llegará bastante castigado por años de saqueos y abusos. El próximo Presidente, sin embargo, seguirá siendo peronista: Massa, Randazzo, o Scioli. Quedará en cada uno de ellos seducir al electorado para diferenciarse de este modelo que, aparentemente, ya tiene fecha de vencimiento. Punto final.

DESPUÉS DE LA PASO: CONCLUSIONES

Hoy domingo, la mayoría del electorado votó ratificando un modelo de país, con el cual se puede o no estar de acuerdo. Pero así es la democr...