6 de octubre de 2014

Lunes otra vez

Me gusta dormirme sintiendo el ruido de las gotas de lluvia sobre el techo...y esas cosas. Todo muy romántico y sutil. Pero ayer llovió casi todo el día, totalizando 50 mm. y un poco más si contamos lo que cayó en la zona rural. Lo positivo es que el clima por fin se dejó de joder y llovió "como correspondia", no esas gotitas diminutas y miserables que aún así te estropean una salida o un paseo al aire libre. 

Lunes otra vez, a empezar la semana. Por ahora, viene tranquilo. Cuando dependés de vos mismo para lanzar un proyecto o proponer una idea, asumís los riesgos. Pero no tenés a un supervisor o a un jefe respirándote la nuca y controlando cada movimiento tuyo. Eso ya me pasó, entonces dije nunca más. Nunca más voy a permitir que me boludeen, porque soy un profesional de los medios. Aunque resulte arrogante decirlo, no es mi intención. Por lo general, las empresas está dirigidas por personas inútiles, que heredaron ese capital de sus padres, y sin embargo no saben nada de gestión o de cómo tratar a sus empleados. Por eso suceden estas cosas, por eso hay gente forra que ocupa puestos jerárquicos y ejerce ese acoso laboral, ese "bullying" tan en boga, pero con sus empleados. La culpa siempre es del otro, parece ser, y el Gerente delega en su personal, aunque si alguien se manda "un moco" la cara la ponga él. Como es cara de piedra, mucho no le importa ni le afecta. Ese es su juego: poner la cara, cara de póker, y someter a sus empleados. Exagerando un poco, podríamos decir que algunos no se han enterado aún que en el país se abolió la esclavitud. Punto final.

El culto a la haraganería es el éxito del celular

  Los recuerdos de la infancia son los mejores. No digo que toda la etapa de la Secundaria carezca de momentos buenos, pero eso es otra hist...