30 de marzo de 2014

Rainy Sunday in Lobos

Domingo con lluvia en la ciudad. Probablemente éste sea el último post de marzo, no lo sé. Veremos si me dan los tiempos para redactar algo mañana. Estuve mirando fotos viejas, como acostumbramos hacer en estos días desapacibles, pero felizmente no caí en la melancolía. La mayoría son fotos de 1996, cuando egresé del Secundario. Son momentos que no voy a olvidar mientras mi capacidad cognitiva así lo permita, pero el tiempo ha pasado y ya no soy un pendejo. Un amigo me sugirió que habilitara comentarios en el blog, para permitir que haya un "feedback" entre los lectores y yo, pero las experiencias que tuve no han sido muy buenas. Algunos (con mucho tiempo libre, evidentemente), te rajan a puteadas. Hay mucho spam dando vueltas ofreciendo Viagra y "elongamiento peneano". No obstante, voy a considerar la sugerencia, y posiblemente vuelva a habilitar los comentarios "moderados". Esto significa que yo podré leerlos antes de que aparezcan publicados en el blog, y por lo tanto decidir si contribuyen al espíritu del mismo.

Fiel a lo que mencioné hace unos días, hoy descargué por Internet dos discos muy buenos. Por supuesto (y esto ya lo hablamos) no es lo mismo, pero el costo es cero, y eso es lo que importa. Sería bueno que pudiéramos adoptar un formato alternativo entre lo físico (que se pueda "tocar", que sea tangible) y lo digital. Pero de eso se encargarán otros, más temprano que tarde. En fin, me voy a ver un poco de fútbol por TV. Buen lunes! Punto final.

28 de marzo de 2014

Lo mejor está por venir

Aprendí a manejar mi dinero con austeridad, un poco obligado por las circunstancias. Por supuesto, de vez en cuando me doy el gusto de tomar un café o de leer el diario, pero hay determinadas cosas que cada vez me interesan menos. Pero ojo, no lo veo como algo necesariamente negativo. Me parece natural: pasa el tiempo, uno va envejeciendo y la vida nos lleva a buscar nuevos caminos. Yo admiro a las personas de 60 o 70 años que aún tienen entusiasmo para emprender algún hobby, para dedicarse al arte, o lo que sea. En mi caso, ya no leo tanto, por ejemplo. Compro el diario, lo dejo sobre la mesa, lo hojeo, pero siempre surge algo y nunca puedo terminar de leerlo. La música también me tiene un poco cansado: quienes me conocen bien saben que nunca voy a dejar de escuchar mis discos o los archivos en mp3 del celular, pero de vez en cuando es más interesante escuchar a la gente hablar. Por eso, una buena alternativa para salir de la melancolía y la mediocridad es tomarse el tiempo para escuchar a grandes periodistas, como "Pepe" Eliaschev, María O' Donnell, Magdalena Ruiz Guiñazú y tanto otros que circulan por el dial de la AM. 

Le quedan pocos días a marzo. Cada nuevo ciclo nos brinda la oportunidad o el pretexto para cambiar, para buscar un estilo de vida saludable, lejos de todas esas cosas que nos "intoxican" como el alcohol, el café, ciertos medicamentos, y el cigarrillo. Seamos optimistas. Creamos, tengamos la convicción, de que lo mejor está por venir. 

Discos recomendados del día:

Fito Páez, "El sacrificio" (2013, Sony Music)
Gustavo Cerati, "11 episodios sinfónicos" (2001, BMG)

26 de marzo de 2014

Se agota la paciencia

En un comienzo, la sociedad apoyó de manera casi unánime el reclamo de los maestros de la Provincia, como así también las medidas de fuerza derivadas del mismo. Pero el conflicto no tiene miras de solucionarse en un corto plazo, las aulas siguen vacías, y la paciencia de muchos padres se fue agotando. Los más componedores proponen otras formas de protesta, como concurrir a las escuelas sin dictar clases. Otros, lisa y llanamente exigen que los docentes regresen a su trabajo, sea como sea. La situación se ha vuelto insostenible: tras más de 15 días de paro (que seguramente continuarán hasta quién sabe cuándo), todos se preguntan cómo seguirá esto. Los argumentos de los docentes son razonables y atendibles, dado que aquel que recién da sus primeros pasos como educador percibe un magro salario el cual, inclusive, es inferior al Salario Mínimo Vital y Móvil. Una vergüenza. Ahora bien, lo que se puede advertir es que muchos medios de comunicación se han volcado abiertamente en contra de los docentes (en algunos casos con total desfachatez, como en el canal América), y de esta manera se ha generado un hartazgo en la sociedad. Nadie quiere saber más nada del asunto. Tampoco importa cómo se resolverá. Que los maestros vuelvan a clases y ya. Así, en resumidas cuentas, se piensa hoy en distintos estratos sociales. Lo que es innegable es que, a esta altura, será imposible garantizar los 180 días de clase establecidos por Ley, y mucho menos llegar a tiempo con los contenidos del Diseño Curricular. No sé qué ni cómo, pero alguien haga algo urgente.

24 de marzo de 2014

Crónica del otoño lobense

"La naturaleza es sabia", dirán algunos. Yo digo que la naturaleza del ser humano es estúpida, porque siempre sigue a la manada, a la corriente, y es por ello que nunca es capaz de formarse un juicio de valor propio. Entonces es frecuente escuchar: "Me dijeron que...", "Hay fuertes rumores de que...", etc. Basta, flaco!!! Decí con nombre y apellido quién te dijo lo que estás propalando tan alegremente y hacete cargo. Y demostrá con sólidos argumentos que lo que sostenés desde un medio de comunicación, o en una conversación casual, tiene algo de asidero. En lo que respecta al periodismo, uno se nutre de fuentes y muchas veces no puede divulgar los nombres de los informantes. Pero si estás denunciando o difamando a alguien en base a un rumor, dedicate a otra cosa. Dicho esto, paso a citar un texto que puede echar un poco más de luz sobre el asunto que estoy abordando.

Gordon W. Allport y Leo Postman, profesionales especializados en el estudio de la información directa, han estudiado el fenómeno del rumor desde distintos puntos de vista, tratando de esclarecer las motivaciones particulares de las personas que se dedican a difundir rumores y la ingenuidad de la mayoría al caer víctima de sus propósitos, participando en una elaborada cadena generalmente instrumentada con intenciones malignas.
Debemos tener en cuenta que gran parte de la información que intercambiamos cotidianamente con nuestros semejantes son chismes ociosos que no siempre son inocentes, como manera de llenar un diálogo que creemos necesario para comunicarnos con la gente. Quiere decir que existe interés en la gente tanto de enterarse de lo que acontece como de contarlo después, con aditamentos subjetivos extraídos de su propia imaginación.
Es difícil saber a ciencia cierta el propósito verdadero que cumple la difusión de un tipo de información que pretende ser secreta y novedosa; pero de lo que no hay ninguna duda es que despierta el interés de la mayoría. La última noticia siempre lleva consigo la ilusión de despejar la incertidumbre y el vano propósito de calmar la ansiedad que provoca el miedo a lo desconocido.
El rumor es un problema social, principalmente en momentos difíciles cuando la avidez de noticias estimula la imaginación y puede llegar a afectar la moral de la gente, creando alarmas innecesarias o vagas esperanzas. Es una amenaza para la paz social y siembra el odio entre la gente.
El rumor sigue el mismo curso de la comunicación humana, se distorsiona con las sucesivas interpretaciones subjetivas y los intereses de cada uno, para terminar siendo algo totalmente diferente.
Las personas tienen la tendencia a modificar lo que oyen cuando lo difunden, desde su perspectiva, aunque esa información no resista ningún análisis crítico.
Los rumores que se esparcen con mayor rapidez son los que se transmiten por los medios de comunicación masiva, siempre que se vincule con personas de notoriedad de cualquier ámbito de la sociedad y que pueda significar la posibilidad de un escándalo; pero también corren rumores entre personas que se conocen porque pertenecen al mismo grupo.
Lo más peculiar de un rumor es la facilidad con que circula sin ninguna prueba que lo sustente.
Aunque la fuente de un rumor sea fidedigna, al dispersarse a través de muchos individuos pierde su categoría de autenticidad para transformarse en algo ambiguo y diferente.
Estos autores consideran saludable mantener un cierto grado de escepticismo ante cualquier información verbal como la más segura defensa.
Para que un rumor se disemine como reguera de pólvora es necesario que cuente con dos ingredientes básicos: tiene que tratarse de algo que tenga importancia para la mayoría y tiene que ser ambiguo, por la ausencia de detalles precisos o por los datos que a veces resultan incoherentes.
Un rumor puede partir de una minúscula verdad que luego se modifica hasta hacerla irreconocible.
Los momentos más favorables para la circulación de rumores en una sociedad son los críticos, principalmente en tiempos de guerra.
El rumor sólo avanza a través de personas con mentalidades semejantes ya que en un ambiente demasiado heterogéneo con pocos puntos en común e intereses diversos, tenderá a desaparecer.
El rumor cumple una función de descarga emocional en forma inmediata al proporcionar alivio mediante una salida verbal.
Fuente: Psicología del Rumor, de Gordon W. Allport y Leo Postman, Editorial Psique, Buenos Aires, 1973

23 de marzo de 2014

La discoteca imposible



Como les he comentado en alguna oportunidad (a quienes les interesa saberlo), a fines del año pasado dejé de comprar CD's. Lo hice, en principio, porque se venden a precios imposibles de afrontar para mi modesto presupuesto. Hablar de $ 100 o $ 120 por un disco de doce o tres canciones es un despropósito. En segundo lugar, con mucho esfuerzo, considero que en todos estos años logré reunir lo mejor, el "Seleccionado del Rock": Pink Floyd, Genesis, Phil Collins, Rod Stewart, Los Beatles, Los Rolling Stones, AC/DC, Iron Maiden, Bruce Springsteen, Blach Sabbath, y muchas otras bandas más que en este momento no recuerdo. En lo que respecta al jazz tengo a Thelonious Monk, Miles Davis y Gerry Mulligan, entro otros. De tango, no tengo demasiado: Astor Piazzolla y Roberto Goyeneche. Y de rock nacional ni hablar. Pero en realidad no es la intención de este texto jactarme de los discos que poseo, sino explicar por qué motivos dije "basta". Seguramente aparecerán nuevas bandas que conciten mi atención, pero no me interesa mucho lo nuevo, ya está todo inventado. Por lo menos lo último que he escuchado, con excepción de Daft Punk. Una de mis "preocupaciones" es qué hacer con cerca de 400 discos una vez que los mismos hayan quedado obsoletos. Me imagino que mis herederos los tirarán a la mierda, o los venderán en un remate, como pasa con todo. 

Uno, a menudo, se apega a los objetos, porque traen recuerdos. Por ejemplo, cuando después de ahorrar mucha guita pude comprarme el Album Blanco de Los Beatles. O aquellos  últimos CD que compré en la disquería Canepare, de la calle 9 de Julio, antes de que el comercio en cuestión cerrara en 2007. Y si hago memoria, es probable que surjan muchas otras "notas mentales". Aclaración: yo nunca me consideré un coleccionista. Escuché todos y cada uno de los discos que compré, y como es natural, algunos me gustaron más y otros menos. Pero esa es otra historia. Pero uno siempre vuelve a las fuentes: Los Beatles. Punto final.

22 de marzo de 2014

Personas que extrañamos (Argentina- Siglos XX y XXI)

(El orden es totalmente arbitrario): Arturo Frondizi, Arturo Illia, Leandro N. Alem, Raúl Alfonsín, Néstor Kirchner, Alfredo Palacios, Alicia Moreau de Justo, Juan Domingo Perón, Evita, Juan Manuel Fangio, Froilán González, Carlos Monzón, Ringo Bonavena, Jorge Luis Borges, Ernesto Sábato, Marco Denevi, Julio Cortázar, Leopoldo Marechal, Manuel Mujica Láinez, Roberto Arlt, Victoria Ocampo, Silvina Ocampo, Alfonsina Storni, Alejandra Pizarnik, José Ingenieros, Luis Alberto Spinetta, Miguel Abuelo, Federico Moura, Luca Prodan, Sandro, Floreal Ruiz, Edmundo Rivero, Roberto Goyeneche, Nelly Omar, Astor Piazzolla, Aníbal Troilo, Beba Bidart, Tita Merello, Olga Zubarry, Juan Carlos Thorry, Juan Carlos Calabró, Alberto Olmedo, Jorge Porcel, Fidel Pintos, Facha Martel, Javier Portales, Adolfo García Grau, René Favaloro, Ramón Carrillo, Bernardo Houssay, César Milstein, Carlos Saavedra Lamas,  y otros más que se "fueron" y que en este momento no recuerdo.

19 de marzo de 2014

La plenitud

Si bien, como ustedes saben, me fascina la música, también aprendí a disfrutar del silencio. Dejar que los segundos transcurran sin sonido alguno, o escuchando el ladrido de algún perro vecino. Me gusta tirarme en la cama mirando al techo y pensar en boludeces, o en ideas para escribir un texto. Es mi cable a tierra cuando me siento un poco agotado. Le estoy agradecido a la vida, porque me dio unos padres que me apoyan en todo. Y que no soy condescendientes, sino que me marcan mis errores. Pero por sobre todas las cosas, nunca me faltó nada: ni comida, ni ropa, ni educación. Y todo eso se lo debo a ellos. 

Luego llega el momento de empezar a recorrer el propio camino, hay que buscar trabajo, y es entonces cuando nos enfrentamos al mundo "de verdad". Cuando descubrimos que hay gente que te caga, te forrea, o que hace todo para que no progreses. Y es entonces cuando tenemos que imponernos, no en base a la violencia, sino mostrando que hacemos un trabajo de calidad. De esta manera nos diferenciamos de los mediocres y podemos desplegar nuestro verdadero potencial. Podrán envidiarnos, pero no quitarnos nuestras capacidades y aptitudes. Es difícil conseguir trabajo hoy en día. Yo tengo casi 35 años y mi generación es muy diferente a la actual, lo cual no quiere decir que sea mejor o peor. En 1996 o 1997, los índices de desocupación eran altos. En los últimos años han bajado considerablemente, pero los chicos que recién empiezan tienen que hacer laburos de mierda. Antes por ahí podías meterte en un estudio contable, o trabajar en una oficina. Es la percepción que yo tengo, no estoy seguro de que sea así. Lo que sí puedo afirmar es que soy Perito Mercantil y nunca me dediqué a nada relacionado con los números o la contabilidad. Pero así se dieron la cosas. 

Por eso, volviendo a la idea iniciar, el asunto es buscar la plenitud. No hace falta viajar al Caribe o pasar unos días en un Spa. Lo que necesitamos es tranquilidad en medio de un mundo cada vez más violento e imprevisible. Punto final.

16 de marzo de 2014

Escuchando a Bob Marley

Domingo por la noche. Qué calentura!!! Hace como media hora había escrito un post buenísimo y estaba muy satisfecho con él, pero no lo pude publicar porque se desconectó Internet. Y ahora no recuerdo bien qué había redactado en el texto original.

 En este blog he dejado marcas de mi vida, de estos 9 años desde aquel lejano 30 de junio de 2005. Sinceramente, me gustaría mantenerlo todo el tiempo que me fuera posible, pero quién sabe lo que sucederá dentro de unos años o dentro de unos meses. Hoy fue un día perfecto, que compensó una semana de trabajo agotador. Como bien dice la Biblia, el domingo es día de descanso. Así que estuve buena parte del día en la cama escuchando música. Me gustó hurgar en aquel hermético disco de Pink Floyd, "A saurceful of secrets" (1968), el último antes de que Syd Barrett no pudiera seguir por los estragos que le produjo el consumo de LSD. El tema que da título al álbum es instrumental, largo y monótono, pero es el estilo de Pink Floyd en aquellos primeros años de la banda. Todo era rock psicodélico, el LSD supuestamente te deliraba y te volvía más creativo. Claro que varios quedaron en el camino, entre ellos el propio Barrett, que terminó con la cabeza quemada por el ácido lisérgico y pasó el resto de su vida recluido.
 También estuve escuchando al gran Bob Marley, concretamente su álbum "Kaya" (1978), sucesor del consagratorio "Rastaman Vibration". Es un disco prolijito y amistoso, que no da para escucharlo todo el tiempo, pero que se presta para determinadas situaciones o momentos. La edición que yo tengo es del "35º aniversario" y viene con un CD extra. El mismo registra un concierto de Marley en Holanda, en julio de 1978. Se nota que esa grabación es un "bootleg", es decir, una grabación casera, que no fue pensada con fines comerciales. Pero la industria discográfica es voraz, y el artista, vivo o muerto, sigue siendo fuente de ingresos. Luego, como en cualquier parte, está el tema de los derechos de autor, propiedad intelectual, a quiénes corresponden las regalías si se trata de un músico fallecido, etc. Así transcurrió el día, entre tazas de café, unos puchos, un poco de buena música y tratando de hacerle frente al maldito lunes. Veremos qué ocurre. Punto final.

14 de marzo de 2014

Al fin viernes, al fin la lluvia

Viernes de lluvia en la ciudad. La verdad es que pasó menos tiempo de lo que pensaba entre este post y el anterior. Suponía que ya había transcurrido una semana, pero fueron sólo cuatro días. La cuestión es que he estado muy ocupado y somnoliento como para actualizar el blog y escribir algo medianamente coherente. Me quedé pensando en un libro que estoy leyendo: "Nominados", de Marcos Grobán. El autor fue productor general de Gran Hermano, y de algún modo desmitifica todo lo que se estuvo hablando respecto al ciclo. En realidad, "Gran Hermano" fue un producto traído de países europeos, donde tuvo éxito pero no al punto de convertirse en tema de conversación de cualquier reunión como sucedió aquí. En la Argentina, Gran Hermano se convirtió en un fenómeno social, que sería interesante analizar. En lo personal, ver a un grupo de personas al pedo encerradas en una casa y siendo filmadas todo el tiempo no me genera ningún tipo de entusiasmo. Pero acá la gente lo siguió y los consumió como si se tratara de una telenovela. Estamos bastante lejos de 2001, cuando se estrenó el primer "Gran Hermano" por Telefé. Recuerdo que en aquel momento, a pesar de que el país se caía a pedazos, era difícil charlar con alguien sin que surgiera alguna alusión a este reality. 

Y ahora, volviendo a 2014, nos encontramos con una televisión pobre, tanto en contenidos como en calidad. Sé que es un tema reiterativo en mis textos, pero es complicado encontrar algo interesante en la tele. Yo tengo cable, y hace unos días estuve haciendo zapping durante cinco o diez minutos buscando algo que valiera la pena. La series del Canal Sony, todas ellas de Yanquilandia, no me interesan. No me siento identificado con las historias ni con los personajes. Por lo tanto, habrá que volver a la radio portátil. Punto final

10 de marzo de 2014

Mañana puede ser mejor

Cuando vivimos momentos de zozobra, no nos queda otra alternativa que pensar que el futuro puede ser mejor. Ya sea a largo o a corto plazo, saldremos adelante. Por supuesto, no tenemos certeza alguna de algo que todavía no ocurrió, pero es una "tabla de salvación" que en muchos casos sirve para no bajar los brazos. Puede ser que hoy no haya sido un buen día, o que quizás los últimos meses nos haya ido realmente mal. Pero estoy convencido que "lo que vendrá" es lo único a lo cual podemos aferrarnos. 

Todos tenemos derecho a ser felices, a disfrutar de la vida, a ilusionarnos, a soñar. Y no podemos permitir que nadie nos quite esos derechos en este breve tránsito por este mundo. Hace unos meses escribí un post que sostenía la necesidad de "romper con el pasado". Pero les puedo asegurar que no es fácil. No lo ha sido para mí, ni para otras personas que conozco. Lo único que nos salva es volver a lo esencial, a lo básico, y dejarnos de joder con cosas que nos intoxican. Algunos podrán encontrar consuelo y contención profesando una religión, y es totalmente válido. Lo que realmente es nuestra responsabilidad, es buscar la manera de sentirnos mejor, aún en la adversidad. Punto Final.

4 de marzo de 2014

10 años de cambios

Hace ya 10 años que vivo en esta casa, que me queda a cuatro cuadras del Centro de la ciudad. Anteriormente vivía frente al Parque Municipal, y allí transcurrió la mayor parte de mi infancia y adolescencia. Con el tiempo, fue llegando el progreso: luz, agua corriente, gas natural, etc. Pero costó: para muchos Intendentes, el Bº Parque no esa tenido en cuenta, por lo cual bien podría decirse que era un barrio postergado. Mi familia tuvo que pagar, al igual que el resto de los vecinos, para que el asfalto llegara y pusiera fin a esa nube de tierra que se levantaba cuando los autos circulaban a toda velocidad. Hoy, muchos lobenses de otros barrios se ven beneficiados con el asfalto gratis, y únicamente deben abonar el cordón cuneta. Pero no siempre fue así. El Barrio Parque, a mediados de los '80, era un barrio humilde, pero no marginal: en él residía gente de trabajo, que al igual que mi familia ansiaba progresar y que alguna vez las autoridades se acordaran de que existíamos. Hoy solamente concurro al Parque cuando tengo ganas de caminar, o a veces cuando organizan alguna actividad cultural. 

El 10 de enero de 2004 nos mudamos con mi familia a la casa donde vivimos actualmente. La mudanza llevó bastante tiempo, y como suele suceder, nos dimos cuenta que en tantos años habíamos acumulado cosas inútiles. Lo más importante fue trasladar los muebles, el televisor, los colchones, y la ropa. Con eso nos fuimos arreglando hasta que se terminó con la tarea. Hoy puedo decir que ganamos en confort y en calidad de vida, pero quizás perdimos el contacto diario con uno de los espacios verdes más bellos de Lobos. A diferencia de lo que le sucede a otras personas, no tengo nostalgia por mi vivienda anterior. Desde luego, guardo muchos recuerdos, pero no se trata de algo que aparezca a menudo. Renegué al principio cuando mi padre me hizo saber que nos mudaríamos, pero las decisiones no las podía tomar yo y además debo reconocer que fue una decisión acertada. Diez años pasan rápido, demasiado rápido. Las trancisión 2002/2004 fue la más jodida, pero por suerte todo eso quedó atrás. Es momento de mirar hacia adelante. Punto final.

2 de marzo de 2014

Marzo, mes jodido

Ya casi podemos despedirnos del verano, de los helados, de la playa, de los largos atardeceres y de las tardes de mate y pileta. Marzo es uno de los meses que menos me simpatiza, porque se vuelve largo y tedioso. Lo positivo, para quienes nos dedicamos a ejercer el periodismo en un pueblo chico, es que se retoma la actividad en todos los órdenes y en consecuencia hay más material para redactar noticias. Hoy vi por TV la imágenes del show de Charly en el Cosquín Rock. Me duele decirlo, pero su actuación me pareció decadente. Ya no puede cantar, y supongo que menos aún podrá componer. Tampoco voy a caer en la estupidez de decir, como sostienen muchos, que "falopeado estaba más lúcido", o cosas por el estilo. Si Charly García sigue vivo y haciendo shows, lamentables pero shows al fin, es gracias a la desintoxicación que debió hacer luego de varios años de excesos. Prefiero verlo como está antes de perder al músico más grande que ha dado el rock argentino. Es probable que la torpeza para expresarse o coordinar algunos movimientos se deba al cóctel de medicamentos que debe estar consumiendo para paliar sus adicciones. Las pastillas te voltean, y tienen muchos efectos secundarios más allá de que sean recetadas por un profesional idóneo. Charly ha escrito las páginas más gloriosas del rock nacional, es una leyenda viviente, y hay que bancarlo. Yo no soy incondicional, y es por ello que reconozco que no es el mismo de antes. Pero sigo sosteniendo que fue el mejor de todos. El único que pudo pelearle el "podio" fue el Flaco Spinetta. El resto está muy lejos de aproximarse a la genialidad de Charly. Insisto: duele verlo "empastillado", con esos movimientos cuasi robóticos y esa dificultad para hablar, pero al menos está vivo y le auguro muchos años más por el placer que me genera disfrutar de su música. Punto final. 

El tiempo no para

"El tiempo es oro", solía decir Henry Ford, el magnate de la industria automotriz que cambió para siempre el modo de trabajar, con...