10 de marzo de 2014

Mañana puede ser mejor

Cuando vivimos momentos de zozobra, no nos queda otra alternativa que pensar que el futuro puede ser mejor. Ya sea a largo o a corto plazo, saldremos adelante. Por supuesto, no tenemos certeza alguna de algo que todavía no ocurrió, pero es una "tabla de salvación" que en muchos casos sirve para no bajar los brazos. Puede ser que hoy no haya sido un buen día, o que quizás los últimos meses nos haya ido realmente mal. Pero estoy convencido que "lo que vendrá" es lo único a lo cual podemos aferrarnos. 

Todos tenemos derecho a ser felices, a disfrutar de la vida, a ilusionarnos, a soñar. Y no podemos permitir que nadie nos quite esos derechos en este breve tránsito por este mundo. Hace unos meses escribí un post que sostenía la necesidad de "romper con el pasado". Pero les puedo asegurar que no es fácil. No lo ha sido para mí, ni para otras personas que conozco. Lo único que nos salva es volver a lo esencial, a lo básico, y dejarnos de joder con cosas que nos intoxican. Algunos podrán encontrar consuelo y contención profesando una religión, y es totalmente válido. Lo que realmente es nuestra responsabilidad, es buscar la manera de sentirnos mejor, aún en la adversidad. Punto Final.

El culto a la haraganería es el éxito del celular

  Los recuerdos de la infancia son los mejores. No digo que toda la etapa de la Secundaria carezca de momentos buenos, pero eso es otra hist...