15 de octubre de 2015

De regreso con el blog!

Luego de estar varios días "jodido" del estómago y siguiendo una dieta para desintoxicarme de tantos alimentos dañinos, me vuelto a encontrar con ustedes. Ayer tenía ganas de redactar algo, pero preferí esperar a que me sintiera bien y pudiera darle sustento al blog. Debido a lo que mencioné más arriba, me mantuve alejado de todo lo que sea TV y radio, y recién anoche empecé a escuchar un poco a Radio Rivadavia. Pero no dejé que el hecho de estar transitoriamente enfermo me impidiera realizar mi trabajo, por lo cual todas las notas y las actividades que estaban en agenda se cubrieron con normalidad. Creo que lo sucedido me sirve para darme cuenta de que no soy "de fierro", y que pese a que soy relativamente joven, si no me cuido en la alimentación, puedo ser víctima de estos trastornos, como esas terribles puntadas en la panza, o sentir que vas como un barco a la deriva y se revuelve todo lo que hay en tu vientre. 

Bienvenido jueves, hoy sí puedo decir que estoy listo para salir a la cancha y dar lo mejor de mí, como corresponde a la vida del asalariado. El periodismo es lo que elegí y a menos que estés muy grave, no podés dejar que otros hagan las cosas por vos. Así de simple, hacerse cargo de las obligaciones. Punto final. 

El culto a la haraganería es el éxito del celular

  Los recuerdos de la infancia son los mejores. No digo que toda la etapa de la Secundaria carezca de momentos buenos, pero eso es otra hist...