26 de enero de 2016

Facebook se desvirtuó

Facebook ya dejó de ser una red social para convertirse en cualquier cosa. Un pastiche de boludeces para perder el tiempo. Gente que te envía "solicitudes de amistad" y que nunca viste en tu vida. Grupos que se forman entre personas que parecen compartir un interés común, pero en realidad están ahí como si fuera un "bar virtual". Publicidades por doquier. Mister Facebook te recuerda las fotos o lo que publicaste hace 4 o 5 años, y que no tenés ganas de volver a ver. Lejos que lo que pensó Mark Zuckerberg, su fundador, cualquiera dice y hace lo que quiere, como si se creyeran con derecho a todo. Se pelean por fútbol, por política, por amores no correspondidos, por lo que sea. Otros comparten cartelitos ("memes") compulsivamente, como si al resto les interesara recibirlos. Las típicas cadenas de oración, como si ya ir a la Iglesia estuviera "demodé" y ahora rezamos por alguien escribiendo "Amén". 

Más tarde o más temprano, habrá otra red social que sustituya a esta, que tenga políticas de privacidad más estrictas, y que ofrezca a los usuarios todo aquello de lo que Facebook adolece. Nadie sabe adónde van a parar nuestros datos personales, nuestras fotos, o las cosas que publicamos. Hay teorías conspirativas que dicen que detrás de todo esto, está la CIA o los servicios de inteligencia. Es que como hay gente tan estúpida que tiene la necesidad de comentar cada cosa que hace, no sería descabellado suponer que se puede conseguir información "valiosa" de FB. El uso que cada uno le quiere dar, determina en buena parte el perfil de la persona. ¿Qué necesidad tenés que contarle al resto del mundo todo lo que hacés por FB? ¿O de tirar indirectas a tu ex pareja porque seguís enganchado con el/ella? Punto final.

El culto a la haraganería es el éxito del celular

  Los recuerdos de la infancia son los mejores. No digo que toda la etapa de la Secundaria carezca de momentos buenos, pero eso es otra hist...