9 de diciembre de 2012

Otra vez por aquí!!!

Domingo por la noche. Creo que ya lo comenté alguna vez, pero detesto la "hora de la siesta". Podría ser un momento de descanso si pudiera dormir y despertarme renovado, pero eso no sucede a menudo. A las tres de la tarde, por ejemplo, son pocas las cosas que se pueden hacer en pleno verano si uno no tiene pileta o alguna otra comodidad. Yo me tiro en la cama y trato de relajarme, mientras se van consumiendo los minutos. Casi siempre pongo un disco en la compactera y escucho música un rato pero por momentos siento el hastío que agobia, y busco algo en la radio. Necesito escuchar gente hablando, y extraño grandes programas de la radiofonía vernácula como el de "Pepe" Eliaschev. Por suerte todavía nos queda Lanata en Radio Mitre, que aporta un poco de sensatez en medio de tanto desconcierto. 

Espero transitar este verano lo mejor posible. No está en mis planes irme de vacaciones y además tengo que seguir trabajando. Supongo que veré a mis amigos esporádicamente, no como antes, porque estamos en una etapa en que cada uno hace la suya y cuesta combinar un horario para encontrarse a tomar unos mates. 

Tengo que bajar unos cuantos kilos, pero no pretendo alcanzar una flacura extrema, sino recuperar mi peso normal. Aunque me cueste admitirlo, estoy gordo, qué le vamos a hacer. No lo tomo como un aspecto frívolo o estético, sino ligado a no tener problemas de salud. Creo que ya para mediados de este año mi panza prominente era imposible de disimular. Lo peor de todo es que los alimentos más sabrosos son los que más calorías tienen, y no sé si tengo fuerza de voluntad para hacer una dieta en serio. Veremos si puedo meterle pilas a las caminatas y los recorridos en bicicleta, que no vienen nada mal. Punto final. 

El culto a la haraganería es el éxito del celular

  Los recuerdos de la infancia son los mejores. No digo que toda la etapa de la Secundaria carezca de momentos buenos, pero eso es otra hist...