4 de marzo de 2023

Dos horas

Cualquiera tiene derecho a ser militante político. Para más de uno, es una forma de vida. Incluso, a lo largo de la historia, ha habido varias figuras de diferentes ideologías cuya conducta ha sido intachable y que han contribuido con propuestas reales al mejoramiento de la sociedad, porque esa postura que asumieron nacía de una convicción de dogmas o principios. 

Lo que no puedo concebir es que esa pertenencia a un partido te lleve a una mirada sesgada, a una miopía crónica porque vas repitiendo lo que los medios oficialistas se empeñan en difundir y que ni siquiera merece ser considerado información. Es un planteo ingenuo el mío, lo sé. Se consideran verdades irrebatibles a determinados juicios de valor u opiniones antojadizas que están sustentadas en hechos reales, pero de un modo distorsionado. Ahora los K no dicen nada pese a que el barco se está viniendo a pique. Pero ustedes recordarán a aquellos actores militantes (Nancy Duplaá, Pablo Echarri, Dady Brieva, y varios idiotas útiles más), repetir a coro: “La Patria está en peligro”, mientras gobernaba el macrismo. Lejos está de mí la intención de hacer una defensa de Macri si es lo que erróneamente suponen. Lo único que me pregunto es si ahora estamos "tan bien" como para no afirmar que la República (no diría la Patria), está en peligro. El discurso de Alberto F. en el Congreso fue patético. Y además, no tiene h..., porque mostró tal grado de genuflexión que evitó en todo momento confrontar con CFK. Sus forzados gestos de cordialidad quedaron reducidos al polvo. La Vice lo ninguneó desde el primer minuto. Y Alberto, también en un acto que él habrá ensayado impostando la voz como si fuera un estadista que quedará para la posteridad, acusó a los jueces de la Corte Suprema que no son afines a sus deseos y caprichos. Nunca nadie se había animado a lanzar en vivo y en directo semejante diatriba contra el Poder Judicial, siendo vos el Jefe del Ejecutivo. 

Los jueces escucharon las gansadas de Fernández con resignación e indiferencia. Desde luego que yo no pondría las manos en el fuego por ellos, pero no por eso los sometería al escarnio público de un modo tan burdo y soez como el Presidente. Vuelvo a lo mismo: Parece ser que antes estábamos en peligro, ahora no. Ahora todo está en calma, armonía, y paz social, ahora la plata alcanza, los salarios son dignos, y los pibes concurren a escuelas en condiciones óptimas. Sí, claro, Presi, te seguimos la joda y tomamos tus expresiones casi con humor, porque si nos ponemos a analizar seriamente la sarta de gansadas que proferiste en el lapso de dos horas, cualquier alienígena que se le ocurriera visitar este confín del Planeta Tierra pensaría que somos subnormales. Recapitulemos: Durante la sesión, televisada en vivo, Fernández se desvivió para caerle bien a CFK, la misma que lo puso en el lugar que hoy ocupa. No te salió bien, Alberto: Cristina te humilló públicamente de un modo tan evidente que es mejor que no vuelvas a intentarlo otra vez. ¿Qué loco, no? Los mismos que criticaron la ampliación de los jueces de la Corte Suprema y la “mayoría automática” durante el menemismo, son lo que hoy proponen exactamente lo mismo para garantizar su impunidad. 

No jodan más con Macri, muchachos, el Gato gobernó 4 años y se mandó varias cagadas, pero ustedes no son precisamente el emblema de la eficiencia y de la gestión de políticas públicas. Son tan inmorales y corruptos como los que estuvieron antes. “Ah, sí, pero Macri se fugó con 50.000 millones de dólares que le entregó el FMI”. Perfecto, podemos discutirlo y debatirlo, pero no desde una mirada simplista. El error del ex Presidente, más que haber pedido un préstamo imposible de saldar, fue no haberlo comunicado a la ciudadanía correctamente. Lo hizo en un breve discurso grabado que fue el comienzo del estallido inflacionario (devaluación de 2018), y que marcó el fin de sus aspiraciones políticas para una reelección.

Se ha sustituido al famoso "atril" de antaño por el salón de conferencias de Olivos. Bueno, para eso contrataron a Gabriela Cerruti, que ejerce el rol de vocera y es la encargada de aclarar las incoherencias de Alberto, además de tener alguna aparición ocasional para hacer anuncios huecos y rimbombantes, con el objeto de que provoquen impacto en la opinión pública. Están dejando un tendal de desocupados, de marginalidad, de violencia, siendo ellos los que afirman que los demás promueven discursos de odio. No tuvieron los cojones de ir a fondo con una auditoría de los planes sociales porque temen que los excluidos, que ostenten esa condición con justa causa, ganen la calle y vuelvan a multiplicarse las protestas y los piquetes. El desvío de fondos es millonario y alcanza a gente que con el dinero que percibía compraba dólares y hacía transacciones por montos más que sospechosos en función de sus ingresos.

En 21 años de trayectoria, he soportado estoicamente a las personas "no gratas" (que siempre las hay) de la gestión anterior y tambien de la actual, que además ejercían abuso de poder. Pero esa gente que hoy ya no gobierna, está en edad de jubilarse y no los va a votar ni el Fiscal de Mesa. Te la pueden vender como quieran, pero salvo que tengan la capacidad de reorganizarse a tiempo y dejar de jugar a las figuritas, los comicios de octubre ya los pueden dar por perdidos. Aquí en Lobos, ellos mismos lo saben: Algunos conocidos no han tenido reparos que confiármelo en una alguna charla informal. No tienen la menor chance. Pueden considerarse afortunados si logran renovar la cantidad de concejales que ponen en juego. No esperen más que eso. Y si los resultados terminan siéndoles favorables, no les quepan dudas de que seré el primero el retractarme por un análisis político equivocado.

Este blog ha ido mutando, quizás sin que me lo haya propuesto, pero hay varias cosas que ya me hartaron, no pretendo ser autorreferencial, y ya es hora de pensar también en cuestiones inherentes a Lobos como ciudad, seguramente cuando estén en campaña a vos, que me estás leyendo, van a ir a “visitarte” a tu casa a la usanza de los Testigos de Jehová, pero en este caso será para dejarte la boleta. Y si te ofrecen algo a cambio de tu voto, básicamente se trata de comprar voluntades. Yo te aconsejaría que agarres todo lo que estén dispuestos a darte y que después en el cuarto oscuro votes a quien se te ocurra. Nos estaremos viendo pronto. Punto final.

No hay comentarios.:

El culto a la haraganería es el éxito del celular

  Los recuerdos de la infancia son los mejores. No digo que toda la etapa de la Secundaria carezca de momentos buenos, pero eso es otra hist...