19 de abril de 2012

Nuevos enfoques, nuevas miradas

(Publicado originalmente en abril de 2012)
Hola amigos, me encuentro redactando un nuevo post, en este mediodía de jueves. De algún modo, necesito expresarme en este espacio, que fue mutando desde 2005 a esta parte. No puedo aseverar si esos cambios han sido provechosos, pero lo que resulta evidente es que me cuesta más actualizar el blog con la frecuencia de antes. Por el momento, pondré énfasis en hablar un poco más de Lobos, que es lo que nos interesa. Por algo decidí llamar a este blog "Cultura Lobos". Quiero volver a eso, a trazar pinceladas de la historia pueblerina, al relato de situaciones absurdas que nos ponen en aprietos,  a zambullirme en la cotidianeidad. Desde luego, esto no significa que dejaré de abordar cuestiones que tengan que ver con la realidad nacional. Por citar un caso, antes de sentarme frente al monitor tenía pensado dedicar unas líneas a la expropiación de YPF, pero creo que desde otros medios ya lo han hecho antes y seguramente mejor. Se trata también de mirarse el ombligo, de indagar, de salir de la melancolía y la mediocridad que nos abruma todo el tiempo. Las pequeñas boludeces que nos hacen felices y que nos permiten pensar que el mundo todavía puede perdurar merecen tener su espacio, porque nos nutrimos de ellas. Una charla de café puede ser la excusa perfecta -o la motivación- para redactar un posteo, y es totalmente válido, porque como mencioné antes, nuestra ciudad atesora muchas historias que se esconden detrás de cada persona, por algo somos seres individuales y únicos. Quien quiera encontrar información, que lea los diarios. Me retiro raudamente por hoy, porque se me enfría el almuerzo. Que tengan un buen día y aprovechen que falta menos para terminar la semana!

El culto a la haraganería es el éxito del celular

  Los recuerdos de la infancia son los mejores. No digo que toda la etapa de la Secundaria carezca de momentos buenos, pero eso es otra hist...