4 de mayo de 2013

Desvelado en la madrugada

Hoy me desperté temprano, como a las 6 AM. Me costó conciliar el sueño y cuando lo logré no sentí que hubiera descansado. En fin, la cuestión es que di un par de vueltas en la cama, hasta que me harté y me levanté en silencio para no depertar a los otros habitantes de la casa, y comprobé cómo todavía estaba en total oscuridad dado que en esta época del año el sol empieza a salir pasadas las siete de la mañana. Me preparé un té con leche y mientras lo bebía me puse a hacer zapping con el televisor. Había poco para ver: la mayoría de los canales ponían en el aire los denominados "informerciales", también conocidos como "Teleshopping", vale decir, venta telefónica de productos inútiles y seguramente carísimos. La radio tampoco ofrecía demasiadas opciones de interés, dado que los sábados a esa hora están los programas sobre el campo y yo nunca vi un grano de soja en mi vida. De a poco el sol fue asomando, y me brindó una sensación placentera tras el diluvio del viernes que provocó tantos inconvenientes para salir a la calle y hacer cualquier trámite. Al menos, era una señal de que el fin de semana no sería un total desperdicio. Un día con el cielo despejado siempre nos hace ver las cosas un poco mejor, aún en las situaciones más adversas. Es increíble lo lento que transcurren las horas durante la madrugada. Sólo cuando comienza a amanecer, nuestra percepción del tiempo cambia y entramos de lleno en la vorágine propia de un nuevo día. Para finalizar este humilde post,si estuviera a mi alcance les pediría  a los responsables de contenidos de los canales de noticias que no rompan las bolas con el dólar "blue", no sé qué efecto tendrá en nuestras vidas porque no soy un economista, más que fomentar la codicia y la especulación. Me hace acordar a la paranoia por el "riesgo país", y un epílogo nefasto. Punto final.  

El culto a la haraganería es el éxito del celular

  Los recuerdos de la infancia son los mejores. No digo que toda la etapa de la Secundaria carezca de momentos buenos, pero eso es otra hist...