14 de febrero de 2015

Fiscal Nisman (parte 2)

Sábado, buen momento de poner el blog a punto. Tengo ganas de hacer un rediseño del blog, buscando una nueva plantilla (template). La plataforma blogger ofrece varias, cuando tenga tiempo (en realidad el tiempo no es un problema, sino el entusiasmo), lo haré. Por el momento lo que puedo decir es que llegó San Valentín nomás, y hoy el tradicional florista ambulante que llega a nuestra ciudad se hizo unos buenos pesos, del mismo modo que sucede en el Día de la Primavera. Lo que pude apreciar en los últimos días, es que el verano va diciendo adiós. Esto no es nada nuevo ni que no se sepa, pero el calor ha ido menguando progresivamente, y no es extraño encontrarse con una "nochecita" de 20º C o menos. Esta secuencia calor-lluvia-calor, no se está dando con la frecuencia de enero, por citar un caso. Febrero pasará rápido, y como se puede prever, llegarán los reclamos (justos o no) de los docentes, Scioli negociando las paritarias, y los días de clases perdidos. Los mismos días que se prometen recuperar, cosa que nunca sucede porque en realidad a ninguna de las partes les interesa demasiado. Sólo quieren que comiencen las clases, que los pibes estén en las aulas (a cualquier costo, es decir, incluyendo a aquellos que deberían tener un tratamiento psiquiátrico). Así funciona la cosa, mi amigo, en este lado del mundo. 

Lo que sucede, me dijo un amigo alguna vez, es que la gente se olvida rápido, ya casi todos volvieron de sus vacaciones, pero en realidad con los infinitos feriados las "vacaciones" seguirán, como está sucediendo ahora con los feriados de Carnaval. No voy a decir nada al respecto porque ya emití mi opinión varias veces, y habrá a quienes les importe y a quienes no. Pero lo que no podemos hacer, es permanecer indiferentes ante lo obvio. Uno podría pensar si verdaderamente, existen noticias "más importantes" para publicar que el crimen del Fiscal Nisman. Probablemente no, pero la ambición y voracidad del "periodismo policial", conduce a que se filtren todos los días detalles del expediente, los cuales deberían mantenerse a resguardo. ¿Quién los brinda? ¿Los canales de noticias pagan por eso? ¿Hasta que punto esta práctica de la peor calaña aporta algo a la opinión pública? Son preguntas, sólo preguntas, que me hago en esta aún calurosa tarde de fin de semana. Punto final.

Cuando lo insólito se vuelve costumbre

  Tenía la intención de escribir una nueva nota antes de que finalizara febrero, pero no fue posible. Simplemente no encontraba los horarios...