29 de septiembre de 2012

Papelón en Harvard?

Hola, gente! Pasó un "tiempito" sin que actualizara el blog, pero en mi defensa puedo decir que estuve rindiendo parciales y que preferí concentrarme en ellos antes que esbozar alguna idea en este espacio. Porque en definitiva, acá es donde me siento cómodo y relajado: puedo quejarme, comentar discos o películas, e intentar de trazar un análisis sobre hechos de actualidad. 

Todavía resuenan los ecos de la visita de la Presidenta a la Universidad de Harvard (ocurrió lo mismo en Georgetown), y está visto que la polémica continuará. Es natural que suceda: Cristina se vio obligada a responder a los estudiantes de la Universidad preguntas que nunca contesta a los periodistas argentinos. Pero el común denominador sigue siendo la negación de la realidad. Aparentemente, estamos bien, vamos bárbaro, y como diría Duhalde, "estamos condenados al éxito". Ingenuamente, Cristina creyó que apabullando a los estudiantes con cifras y estadísticas lograría dar la imagen de un país en crecimiento. Estadísticas que, dicho sea de paso, son manipuladas prolijamente al punto tal que no son tenidas en cuenta por los principales medios internacionales. Pero las preguntas fueron puntuales y directas. Las respuestas, en cambio, no. Por ejemplo, eludió pronunciarse sobre su re-reelección y sólo dijo que la Constitución no lo permite. Lo cual es algo que sabe cualquier joven argentino que haya cursado Construcción de la Ciudadanía o (en otros tiempos) Instrucción Cívica.La mentira genera rencor, impotencia, frustración, y hasta violencia. Yo no pretendo que Cristina diga que Argentina es un país signado por la marginalidad y las desigualdades sociales, pero que al menos establezca un puente entre la realidad y la ficción antes de que "el relato oficial" empiece a hacer agua. Punto final. 

El culto a la haraganería es el éxito del celular

  Los recuerdos de la infancia son los mejores. No digo que toda la etapa de la Secundaria carezca de momentos buenos, pero eso es otra hist...